[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Matrimonio usa los métodos naturales y preservativos para evitar la concepción de nuevos hijos.

 

Páginas relacionadas 

Anticoncepción: métodos naturales o preservativos


La Consulta


Estimados hermanos,

Un saludo muy grande y un abrazo en Cristo Jesús, mi caso y consulta es el siguiente:
Yo y mi esposa tememos 2 hijos, nos amamos somos fieles. Y seguimos creciendo en la vida conyugal y lo que nuestra iglesia nos enseña.
Hablando sobre paternidad responsable, tenemos una economía en la cual vivimos con lo necesario y gracias a Dios es lo suficiente para ser felices.
No deseamos tener mas hijos por ahora. Hemos leído sobre la planificación natural, o método billings de respetar la biología de la mujer, que santamente Dios creó, queremos vivir nuestra sexualidad respetando los tiempos de mi esposa. Con amor y abstinencia calculando más o menos sus procesos infértiles pero usando por a o b preservativo hasta dominarlo.
Pues no tenemos cerca las capacitaciones necesarias.

La consulta es que técnicamente nosotros creemos en que hay una falta, pero no grave o mortal. No nos quedamos enfocados en el placer con puro erotismo y pura excitación en el momento del acto sexual, sino más bien vivir ese hermoso acto , aprendiendo de las enseñanzas de la teología del cuerpo y su espiritualidad.

En oración con mi esposa, vamos a pedir a Dios nos tenga paciencia en su infinita misericordia, y nos ilumine el corazón y la mente para vivir nuestro matrimonio a luz de Jesús
.

Saludos cordiales.



La Respuesta

Estimado hermano en Cristo

La paz del Señor ilumine su vida.

Para su información le enviamos unos pasajes de la encíclica Humanae vitae de Paulo VI. Puede leer el texto completo en

http://www.mscperu.org/biblioteca/1magisterio/1PauloVI/blhuman_vitaePaulVI.html

He aquí unos pasajes:

"Bajo esta luz aparecen claramente las notas y las exigencias características del amor conyugal, siendo de suma importancia tener una idea exacta de ellas.

Es, ante todo, un amor plenamente humano, es decir, sensible y espiritual al mismo tiempo. No es por tanto una simple efusión del instinto y del sentimiento, sino que es también y principalmente un acto de la voluntad libre, destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los dolores de la vida cotidiana, de forma que los esposos se conviertan en un solo corazón y en una sola alma y juntos alcancen su perfección humana.
Es un amor total, esto es, una forma singular de amistad personal, con la cual los esposos comparten generosamente todo, sin reservas indebidas o cálculos egoístas. Quien ama de verdad a su propio consorte, no lo ama sólo por lo que de él recibe sino por sí mismo, gozoso de poderlo enriquecer con el don de sí.

Es un amor fiel y exclusivo hasta la muerte. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que asumen libremente y con plena conciencia el empeño del vínculo matrimonial. Fidelidad que a veces puede resultar difícil pero que siempre es posible, noble y meritoria; nadie puede negarlo. El ejemplo de numerosos esposos a través de los siglos demuestra que la fidelidad no sólo es connatural al matrimonio sino también manantial de felicidad profunda y duradera.

Es, por fin, un amor fecundo que no se agota en la comunión entre los esposos sino que está destinado a prolongarse suscitando nuevas vidas. "El matrimonio y el amor conyugal están ordenados por su propia naturaleza a la procreación y educación de la prole. Los hijos son, sin duda, el don más excelente del matrimonio y contribuyen sobremanera al bien de los propios padres".
….
La paternidad responsable comporta sobre todo una vinculación más profunda con el orden moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia. El ejercicio responsable de la paternidad exige, por tanto, que los cónyuges reconozcan plenamente sus propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una justa jerarquía de valores.

En la misión de transmitir la vida, los esposos no quedan por tanto libres para proceder arbitrariamente, como si ellos pudiesen determinar de manera completamente autónoma los caminos lícitos a seguir, sino que deben conformar su conducta a la intención creadora de Dios, manifestada en la misma naturaleza del matrimonio y de sus actos y constantemente enseñada por la Iglesia.
….
Es por tanto un error pensar que un acto conyugal, hecho voluntariamente infecundo, y por esto intrínsecamente deshonesto, pueda ser cohonestado por el conjunto de una vida conyugal fecunda.

Licitud del recurso a los periodos infecundos
16. A estas enseñanzas de la Iglesia sobre la moral conyugal se objeta hoy, como observábamos antes (n. 3), que es prerrogativa de la inteligencia humana dominar las energías de la naturaleza irracional y orientarlas hacia un fin en conformidad con el bien del hombre. Algunos se preguntan: actualmente, ¿no es quizás racional recurrir en muchas circunstancias al control artificial de los nacimientos, si con ello se obtienen la armonía y la tranquilidad de la familia y mejores condiciones para la educación de los hijos ya nacidos? A esta pregunta hay que responder con claridad: la Iglesia es la primera en elogiar y en recomendar la intervención de la inteligencia en una obra que tan de cerca asocia la creatura racional a su Creador, pero afirma que esto debe hacerse respetando el orden establecido por Dios.

Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales.

La Iglesia es coherente consigo misma cuando juzga lícito el recurso a los periodos infecundos, mientras condena siempre como ilícito el uso de medios directamente contrarios a la fecundación, aunque se haga por razones aparentemente honestas y serias. En realidad, entre ambos casos existe una diferencia esencial: en el primero los cónyuges se sirven legítimamente de una disposición natural; en el segundo impiden el desarrollo de los procesos naturales. Es verdad que, tanto en uno como en otro caso, los cónyuges están de acuerdo en la voluntad positiva de evitar la prole por razones plausibles, buscando la seguridad de que no se seguirá; pero es igualmente verdad que solamente en el primer caso renuncian conscientemente al uso del matrimonio en los periodos fecundos cuando por justos motivos la procreación no es deseable, y hacen uso después en los periodos agenésicos para manifestarse el afecto y para salvaguardar la mutua fidelidad. Obrando así ellos dan prueba de amor verdadero e integralmente honesto." (Paulo VI, Humanae vitae 16ss)

Hasta aquí los pasajes en referencia. Creemos que subraya la seriedad del asunto.

Usted es consciente que está obrando mal. Su pregunta es: ¿Es pecado grave/mortal utilizar anticonceptivos?

Lea la respuesta de un teólogo
http://www.teologoresponde.org/2014/03/16/la-anticoncepcion-es-pecado-grave/

Si le interesa existe una exposición muy amplia y razonada en
http://www.corazones.org/moral/anticoncepcion_materia_grave.htm

Usted utiliza anticonceptivos para 'estar seguro'. Lea la información de una experta al respecto. Como verá que el método natural cuenta con varias técnicas: viscosidad, temperatura, ovulación, ritmo) que utilizados en su conjunto son muy seguros
http://www.portumatrimonio.org/catolico/v/planificacion-familiar-natural/

Para terminar le ofrecemos el testimonio de una madre de 11 hijos.
http://www.mscperu.org/neos/ntestimonio/Maritza.htm


La Bendición de Dios
se la deseamos a los dos y por ello rezamos





[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]