[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Domingo 32 del Tiempo Ordinario B - Iglesia del Hogar: en Familia, como Iglesia doméstica, preparamos la Acogida de la Palabra de Dios durante la celebración de la Misa dominical parroquial

 

 

¿Cómo acoger la Palabra de Dios?
La Palabra de Dios y yo - cómo acogerla
Falta un dedo: Celebrarla

 

 

 

Introducción a las lecturas

Primera Lectura: 1 Re 17, 10-18

La viuda de este pasaje entrega todo lo que tiene porque se fía de la palabra del profeta Elías. Su esperanza no es defraudada. Es fácil dar cuando uno vive en abundancia. Pero los que aman a Dios pueden realizar gestos de generosidad también en la escasez porque su vida gira no alrededor de su propia persona sino alrededor del amor de Dios. Escuchemos con atención porque podemos aprender como ama Dios.

Segunda Lectura: Hebr 9, 24-28

A través de la historia del Antiguo Testamento los creyentes han ofrecido muchísimos sacrificios a Dios para reconciliarse con él, para pedir sus favores. Los cristianos anunciamos la buena noticia que el sacrificio de Cristo ha obrado nuestra salvación, una vez por siempre. Que esta lectura nos ayude a estar siempre con el corazón dócil ante las inspiraciones de Dios para que la salvación de Cristo pueda tener su efecto también en nuestra vida.

Evangelio: Mc 12, 38-44

Vamos a escuchar un mensaje un tanto inquietante: los pobres con facilidad dan más que nosotros que vivimos con cierta seguridad y opulencia. A la sociedad de consumo no le gustan estas palabras. Pero los cristianos abrimos nuestro corazón a las palabras de Cristo aunque nos denuncian y nos ayudan a cambiar. Son palabras de espíritu y de vida.

 

Reflexionemos los padres

La comunidad cristiana y cada cristiano somos llamados a vivir un continuo proceso de crecimiento hacia la generosidad y disponibilidad de cara a Dios y de cara a los hermanos. No puede ser de otra manera pues nos reunimos domingo tras domingo para celebrar el acto de entrega total de Cristo, su muerte y su resurrección.

Pensemos un poco: ¿Qué mérito es mayor: que des de lo que de sobra o de lo que necesitas tú también? Este Evangelio nos invita a compartir con aquellos que tienen menos. Demos con amor procurando que aquel que recibe no se sienta humillado. Esta actitud es posible cuando pones tu confianza en Dios en todas las circunstancias de la vida.

 

Reflexionemos con los hijos

Todos tenemos la inclinación a tener cosas, a guardarlas, a tener reservas en caso de necesidad. Y fácilmente acumulamos cosas. Es que estamos pensando en nosotros mismos. Cuando el Hijo de Dios se hizo hombre no estaba pensando en sí mismo sino en nosotros. Se hizo hombre para cargar con nuestros pecados, estrellarlos en la cruz en su muerte y resucitar para que todos nosotros nos salváramos. Todo por amor. Dios nos ama y nos cuida cada día por amor. También es nuestra experiencia que, cuando ayudamos y compartimos, nos sentimos mucho más felices que cuando guardamos alguna cosa. En la familia hay muchísimas oportunidades de compartir, en otras palabras, de amar. Pensemos un poco como podemos ser menos egoístas, como amar más.

Relación con la Santa Misa

En la Santa Misa se borra el tiempo y el espacio porque cuando estamos participando en la celebración eucarística es el mismo Señor Jesús que se hace presente con su sacrificio en la cruz, con su resurrección y con la última cena. Realmente estamos viviendo la última cena, la pasión y muerte y la resurrección de Cristo y la santa comunión es como hacernos físicamente uno con toda esta realidad. Tanto nos ama Dios.

 

Vivencia familiar

Hay familias que tienen una alcancía para los pobres para que todo el que quiera puede dejar sigilosamente sin que nadie se dé cuenta algo de su dinero y de su propina. Hay otras familias que adoptan a una familia necesitada y le ayudan por medio de terceros para que su donación quede en el anonimato. Hay otras familias que al fin del año hacen una colecta de todo aquello que no se ha utilizado durante ese año para donarlo a los necesitados.

 

Nos habla la Iglesia

Vaticano II, sobre la Iglesia en el mundo actual 24: Dios, que cuida de todos con paternal solicitud, ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí con espíritu de hermanos.

 […] El amor de Dios y del prójimo es el primero y el mayor mandamiento. La Sagrada Escritura nos enseña que el amor de Dios no puede separarse del amor del prójimo: “… Cualquier otro precepto en esta sentencia se resume: amarás al prójimo como a ti mismo… El amor es el cumplimiento de la ley” (Rom 13, 9-10; cf. 1 Jn 4, 20)

Vaticano II, sobre la actividad misionera de la Iglesia 15 y 8: [los cristianos] cultiven verdadera y eficazmente, como buenos ciudadanos, el amor a la patria, evitando por entero, sin embargo, el desprecio por las otras razas y el nacionalismo exagerado, y promuevan el amor universal de los hombres.… Cristo es en principio y modelo de esa humanidad renovada, a la que todos aspiran, lleno de amor fraterno, de sinceridad y de espíritu de paz.

 

Leemos la Biblia con la Iglesia

 

Semana 32 - Lunes Sb 1:1-7 Sl 139:1-3, 4-6, 7-8, 9-10 Tit 1:1-9 Sl 24:1-2, 3-4, 5-6 Lc 17:1-6
Semana 32 - Martes Sb 2:23-3:9 Sl 34:2-3, 16-17, 18-19 Tit 2:1-8, 11-14 Sl 37:3-4, 18, 23, 27, 29 Lc 17:7-10
Semana 32 -Miércoles Sb 6:2-11 Sl 82:3-4, 6-7 Tit 3:1-7 Sl 23:1-3, 3-4, 5, 6 Lc 17:11-19
Semana 32 - Jueves Sb 7:22–8:1 Sl 119:89, 90, 91, 130, 135, 175 Phlm 7-20 Sl 146:7, 8-9, 9-10 Lc 17:20-25
Semana 32 - Viernes Sb 13:1-9 Sl 19:2-3,4-5 2 Jn 4-9 Sl 119:1, 2, 10, 11, 17, 18 Lc 17:26-37
Semana 32 - Sábado Sb 18:14-16; 19:6-9 Sl 105:2-3, 36-37, 42-43 3 Jn 5-8 Sl 112:1-2, 3-4, 5-6 Lc 18:1-8

 

Oraciones

Oraciones al Espíritu Santo para pedir sus siete Dones

I

Oh Espíritu Santo!, llena de nuevo mi alma con la abundancia de tus dones y frutos. Haz que yo sepa, con el don de Sabiduría, tener este gusto por las cosas de Dios que me haga apartar de las terrenas.

Que sepa, con el don del Entendimiento, ver con fe viva la importancia y la belleza de la verdad cristiana.

Que, con el don del Consejo, ponga los medios más conducentes para santificarme, perseverar y salvarme.

Que el don de Fortaleza me haga vencer todos los obstáculos en la confesión de la fe y en el camino de la salvación.

Que sepa con el don de Ciencia, discernir claramente entre el bien y el mal, lo falso de lo verdadero, descubriendo los engaños del demonio, del mundo y del pecado.

Que, con el don de Piedad, ame a Dios como Padre, le sirva con fervorosa devoción y sea misericordioso con el prójimo.

Finalmente, que, con el don de Temor de Dios, tenga el mayor respeto y veneración por los mandamientos de Dios, cuidando de no ofenderle jamás con el pecado.

Lléname, sobre todo, de tu amor divino; que sea el móvil de toda mi vida espiritual; que, lleno de unción, sepa enseñar y hacer entender, al menos con mi ejemplo, la belleza de tu doctrina, la bondad de tus preceptos y la dulzura de tu amor. Amén.

II

Ven Espíritu Santo, inflama mi corazón y enciende en él el fuego de tu Amor. Dígnate escuchar mis súplicas, y envía sobre mí tus dones, como los enviaste sobre los Apóstoles el día de Pentecostés.

Espíritu de Verdad, te ruego me llenes del don de Entendimiento, para penetrar las verdades reveladas, y así aumentar mi fe; distinguiendo con su luz lo que es del buen, o del mal espíritu.

Espíritu Sempiterno, te ruego me llenes del don de Ciencia, para sentir con la Iglesia en la estima de las cosas terrenas, y así aumentar mi esperanza; viviendo para los valores eternos.

Espíritu de Amor, te ruego me llenes del don de Sabiduría, para que saboree cada día más con qué infinito Amor soy amado, y así aumente mi caridad a Dios y al prójimo; actuando siempre movido por ella.

Espíritu Santificador, te ruego me llenes del don de Consejo, para obrar de continuo con prudencia; eligiendo las palabras y acciones más adecuadas a la santificación mía y de los demás.

Espíritu de Bondad, te ruego me llenes del don de Piedad, para practicar con todos la justicia; dando a cada uno lo suyo: a Dios con gratitud y obediencia, a los hombres con generosidad y amabilidad.

Espíritu Omnipotente, te ruego me llenes del don de Fortaleza, para perseverar con constancia y confianza en el camino de la perfección cristiana; resistiendo con paciencia las adversidades.

Espíritu de Majestad, te ruego me llenes del don de Temor de Dios, para no dejarme llevar de las tentaciones de los sentidos, y proceder con templanza en el uso de las criaturas.

Divino Espíritu, por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, María Santísima, te suplico que vengas a mi corazón y me comuniques la plenitud de tus dones, para que, iluminado y confortado por ellos, viva según tu voluntad, muera entregado a tu Amor y así merezca cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.

 

III

Amor infinito y Espíritu Santificador:

Contra la necedad, concédeme el Don de Sabiduría, que me libre del tedio y de la insensatez.

Contra la rudeza, dame el Don de Entendimiento, que ahuyente tibiezas, dudas, nieblas, desconfianzas.

Contra la precipitación, el Don de Consejo, que me libre de las indiscreciones e imprudencias.

Contra la ignorancia, el Don de Ciencia, que me libre de los engaños del mundo, demonio y carne, reduciendo las cosas a su verdadero valor.

Contra la pusilanimidad, el Don de Fortaleza, que me libre de la debilidad y cobardía en todo caso de conflicto.

Contra la dureza, el Don de Piedad, que me libre de la ira, rencor, injusticia, crueldad y venganza.

Contra la soberbia, el Don de Temor de Dios, que me libre del orgullo, vanidad, ambición y presunción.

Cortesía de: 
Devocionario Católico - http://www.devocionario.com

 

 

 



[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]