[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

La Cruz gloriosa – antología de textos

El Señor crucificado de Velásquez

José María Iraburu
Blog 'Reforma o apostasía'

Páginas relacionadas 

 
–Este artículo resume quince artículos suyos ya publicados en este mismo blog Reforma o apostasía (142-156).

–Sí, ya me había dado cuenta. Va especialmente dedicado con afecto y oración a los muchos teólogos, sacerdotes, obispos, laicos y religiosos que hoy se obstinan en sacar de la vida cristiana la cruz: «son enemigos de la cruz de Cristo» (Flp 3,18). «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34).


San Pablo (+67)

«Cuando vine a vosotros a anunciaros el misterio de Dios… nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna, sino a Jesucristo, y éste crucificado» (1Cor 2,1-2). «En cuanto a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo» (Gal 6,14).
San Clemente Romano (+101)

«Fijémonos atentamente en la sangre de Cristo y reconozcamos cuán valiosa es a los ojos de Dios y Padre suyo, ya que, derramada por nuestra salvación, ofreció a todo el mundo la gracia de la conversión» (Cta. a Corintios 6).
–San Cipriano (+258)

«Como sabéis, desde el comienzo del mundo las cosas han sido dispuestas de tal forma que la justicia sufre aquí una lucha con el siglo. Ya desde el mismo comienzo, el justo Abel fue asesinado, y a partir de él siguen el mismo camino los justos, los profetas y los apóstoles. El mismo Señor ha sido en sí mismo el ejemplar para todos ellos, enseñando que ninguno puede llegar a su reino sino aquellos que sigan su mismo camino: “El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna” (Mt 16,24-25)» (Carta 6, 1-2).
–San Basilio Magno (+379)

«Nuestro Dios y Salvador realizó su plan de salvar el hombre levantándolo de su caída y haciendo que pasara del estado de alejamiento, al que le había llevado su desobediencia, al estado de familiaridad con Dios. Éste fue el motivo de la venida de Cristo en la carne, de sus ejemplos de vida evangélica, de sus sufrimientos, de su cruz, de su sepultura y de su resurrección: que el hombre, una vez salvado, recobrara, por la imitación de Cristo, su antigua condición de hijo adoptivo» (Libro sobre el Espíritu Santo 15,35)
San Cirilo de Jerusalén (+386)

«Él no perdió la vida coaccionado ni fue muerto a la fuerza, sino voluntariamente. Oye lo que dice: “soy libre para dar mi vida y libre para volverla a tomar. Tengo poder para entregar mi vida y tengo poder para recuperarla” (Jn 10,17-18). Fue, pues, a la pasión por su libre determinación, contento con la gran obra que iba a realizar, consciente del triunfo que iba a obtener, gozoso por la salvación de los hombres; al no rechazar la cruz, daba la salvación al mundo. El que sufría no era un hombre vil, sino el Dios humanado, que luchaba por el premio de su obediencia» (Catequesis de Jerusalén 13)
San Agustín (+430)

«¡Oh, cómo nos amaste, Padre bueno, que “no perdonaste a tu Hijo único, sino que lo entregaste por nosotros”, que éramos impíos [Rm 8,32]!… Por nosotros se hizo ante ti vencedor y víctima: vencedor, precisamente por ser víctima. Por nosotros se hizo ante ti sacerdote y sacrificio: sacerdote, precisamente del sacrificio que fue él mismo. Siendo tu Hijo, se hizo nuestro servidor, y nos transformó, para ti, de esclavos en hijos. Con razón tengo puesta en él la firme esperanza de que sanarás todas mis dolencias por medio de él, que está “sentado a tu diestra y que intercede por nosotros” [Rm 8,34]» (Confesiones 10,32)
San León Magno (+461)

«¡Oh admirable poder de la cruz! ¡Oh inefable gloria de la pasión! En ella podemos admirar el tribunal del Señor, el juicio del mundo y el poder del Crucificado. Atrajiste a todos hacia ti, Señor, porque la devoción de todas las naciones de la tierra puede celebrar ahora con sacramentos eficaces y de claro significado, lo que antes solo podía celebrarse en el templo de Jerusalén y únicamente por medio de símbolos y figuras. Ahora, efectivamente, es mayor la grandeza de los sacerdotes, más santa la unción de los pontífices, porque tu cruz es ahora fuente de todas las bendiciones y origen de todas las gracias: por ella los creyentes encuentran fuerza en la debilidad, gloria en el oprobio, vida en la misma muerte» (Sermón 8, sobre la Pasión del Señor).
San Andrés de Creta (+740)

«La cruz es cosa grande y preciosa. Grande, porque ella es el origen de innumerables bienes, tanto más numerosos, cuanto que los milagros y sufrimientos de Cristo juegan un papel decisivo en su obra de salvación. Preciosa, porque la cruz significa a la vez el sufrimiento y la victoria del mismo Dios: el sufrimiento, porque en ella sufrió una muerte voluntaria; y la victoria, porque en ella quedó herido de muerte el demonio y, con él, fue vencida la muerte. En la cruz fueron demolidas las puertas de la región de los muertos, y la cruz se convirtió en salvación universal para todo el mundo» (Sermón 10).
San Francisco de Asís (+1230)

«Rogaron por aquel tiempo a Francisco sus discípulos que les enseñase a orar… A ello contestó: “cuando oréis, decid: Padre nuestro, y también Adorámoste, Cristo, en todas las iglesia que hay en el mundo entero, y te bendecimos, pues por tu santa cruz redimiste al mundo”» (II Vida Tomás de Celano p.I, c.18,45). Según el mismo Autor, compañero suyo, «el santo Padre se vio sellado en cinco partes del cuerpo con la señal de la cruz, no de otro modo que si, juntamente con el Hijo de Dios, hubiera pendido del sagrado madero. Este maravilloso prodigio evidencia la distinción suma de su encendido amor» (I Vida II, 1,90). Con razón la Iglesia en la oración del ofertorio de la misa del Santo dice: «Al presentarte, Señor, nuestras ofrendas, te rogamos nos dispongas para celebrar dignamente el misterio de la cruz, al que se consagró San Francisco de Asís con el corazón abrasado en tu amor» (4 octubre).
–Santo Tomás de Aquino (+1274)

«¿Era necesario que el Hijo de Dios padeciera por nosotros? Lo era, ciertamente, y por dos razones fáciles de deducir: la una, para remediar nuestros pecados; la otra, para darnos ejemplo de cómo hemos de obrar. Para remediar nuestros pecados, en efecto, porque en la pasión de Cristo encontramos el remedio contra todos los males que nos sobrevienen a causa del pecado. La segunda razón tiene también su importancia, ya que la pasión de Cristo basta para servir de guía y modelo a toda nuestra vida. Pues todo aquel que quiera llevar una vida perfecta no necesita hacer otra cosa que despreciar lo que Cristo despreció en la cruz y apetecer lo que Cristo apeteció. En la cruz hallamos el ejemplo de todas las virtudes. Conferencia 6 sobre el Credo).
Santa Brígida (+1373)

«Alabanza eterna a ti, mi Señor Jesucristo, por todos y cada uno de los momentos que, en la cruz, sufriste las mayores amarguras y angustias por nosotros, pecadores; porque los dolores agudísimos procedentes de tus heridas penetraban intensamente en tu alma bienaventurada y atravesaban cruelmente tu corazón sagrado, hasta que dejó de latir y exhalaste el espíritu e, inclinando la cabeza, lo encomendaste humildemente a Dios, tu Padre, quedando tu cuerpo invadido por la rigidez de muerte. Bendito seas tú, mi Señor Jesucristo, que con tu sangre preciosa y tu muerte sagrada redimiste las almas y, por tu misericordia, las llevaste del destierro a la vida eterna» (Oración 2. Revelaciones de Sta. Brígida, lib. 2).
Santa Catalina de Siena (+1380)

En cierta ocasión «un demonio la atacaba diciéndole: “¿qué pretendes, desgraciada? ¿Quieres vivir toda la vida en ese estado miserable [de penitencias]?” Y ella, dispuesta y segura, le contestó: “por mi alegría he elegido los dolores. No me es difícil soportar ésta y otras persecuciones en nombre del Salvador, mientras así lo quiera su Majestad. Más todavía, ¡son mi gozo!”» (109). Huyó el demonio y la habitación quedó toda iluminada: «en medio de la luz estaba el mismo Jesucristo clavado en la cruz, sangrando como lo estuvo en el tiempo de su crucifixión. Sin bajar de la cruz, llamó a la santa virgen diciéndole: “hija mía, Catalina, ¿ves cuánto he sufrido por ti? No te disguste, por tanto, sufrir por mí”» (Bto. Raimundo de Capua, OP, su director espiritual: Legenda maior 110).
San Juan de Dios (+1550)

Carta a doña María de Mendoza, afligida por muchas penas: «Confiad sólo en Jesucristo: “maldito sea el hombre que confía en el hombre” [Jer 17,5]; de los hombres has de ser desamparado, que quieras o no; mas de Jesucristo no, que es fiel y durable: todo perece sino las buenas obras… No estéis desconsolada, consolaos con solo Jesucristo; no querais consuelo en esta vida sino en el cielo, y lo que Dios os quisiera acá dar dadle siempre gracias por ello. Cuando os vieres apasionada [sufriendo], recorred a la Pasión de Jesucristo, nuestro Señor, y a sus preciosas llagas y sentireis gran consolación. Mirad toda su vida, ¿qué fue sino trabajos para darnos ejemplo? De día predicaba y de noche oraba; pues nosotros, pecadorcitos y gusanitos, ¿para qué queremos descanso y riqueza?, pues que aunque tuviésemos todo el mundo por nuestro no nos haría un punto mejores, ni nos contentaríamos con más que tuviésemos. Sólo aquel está contento que despreciadas todas las cosas ama a Jesucristo. Dadlo todo por el todo que es Jesucristo, como vos lo dais y lo quereis dar, buena Duquesa, y decid que más queréis a Jesucristo que a todo el mundo, fiando siempre en él, y por él queréis a todos para que se salven». San Juan de Dios, a la hora de morir, estando solo, bajó de la cama al suelo, y allí murió de rodillas. Varios testigos oculares ue así lo hallaron, dieron de ello testimonio unánime en su Proceso de beatificación.
San Juan de Ávila (+1569)

«¿Quieres, hermano, que tu corazón arda en viva llama de amor de Dios? Toma una rajica [astilla] de la cruz de Jesucristo. Unos [en la oración] piensan en la creación del mundo, otros en el cielo, otros en diversas cosas buenas; todo es bueno; pero es frío en comparación de la cruz. La cruz de Jesucristo hace hervir el corazón, arder el ánima en devoción» (Sermón 38).
Santa Teresa de Jesús (1582)

En el último capítulo de su Vida declara: «Estaba una vez en oración y vino la hora de ir a dormir, y yo estaba con hartos dolores… vime tan fatigada que comencé a llorar mucho y a afligirme… Estando en esta pena, me apareció el Señor y regaló mucho, y me dijo que hiciese yo estas cosas por amor de Él y lo pasase, que era menester ahora mi vida. Y así me parece que nunca me vi en pena después que estoy determinada a servir con todas mis fuerzas a este Señor y consolador mío… Y así ahora no me parece que hay para qué vivir sino para esto, y [es] lo que más de voluntad pido a Dios. Le digo algunas veces con toda ella: “Señor, o morir o padecer; no os pido otra cosa para mí”. Dame consuelo oír el reloj, porque me parece que me allego un poquito más para ver a Dios, de que veo ser pasada aquella hora de la vida» (Vida 40,20). De ella es la siguiente poesía:

–«En la cruz está la vida y el consuelo, - y ella sola es el camino para el cielo.

«En la cruz está el Señor de cielo y tierra - y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra. / Todos los males destierra en este suelo, - y ella sola es el camino para el cielo. […] El alma que a Dios está toda rendida, - y muy de veras del mundo desasida, / la cruz le es árbol de vida y de consuelo, - y un camino deleitoso para el cielo. […] Después que se puso en cruz el Salvador, - en la cruz está la gloria y el honor, / y en el padecer dolor, vida y consuelo, - y el camino más seguro para el cielo».
San Juan de la Cruz (+1591)

«Mi yugo es suave y mi carga ligera [Mt 11,30], la cual es la cruz. Porque si el hombre se determina a sujetarse a llevar esta cruz, […] hallará grande alivio y suavidad para andar este camino así, desnudo de todo, sin querer nada; empero si pretende tener algo, ahora de Dios, ahora de otra cosa con propiedad alguna, no va desnudo ni negado en todo, y así, ni cabrá ni podrá subir por esta senda angosta hacia arriba» (2Subida 7,7). «La puerta es la cruz, que es angosta, y desear entrar por ella es de pocos, mas desear los deleites a que se viene por ella es de muchos» (Cántico 36,13).
Santa Rosa de Lima (+1617)

«El divino Salvador, con inmensa majestad, me dijo: “que todos sepan que la tribulación va seguida de la gracia; que todos se convenzan que sin el peso de la aflicción no se puede llegar a la cima de la gracia; que todos comprendan que la medida de los carismas aumenta en proporción con el incremento de las fatigas. Guárdense los hombres de pecar y de equivocarse: ésta es la única escala del paraíso, y sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo».

«Apenas escuché estas palabras, experimenté un fuerte impulso de ir en medio de las plazas, a gritar muy fuerte a toda persona de cualquier edad, sexo o condición: “Escuchad, pueblos, escuchad todos. Por mandato del Señor, con las mismas palabras de su boca, os exhorto. No podemos alcanzar la gracia, si no soportamos la aflicción; es necesario unir trabajos y fatigas para alcanzar la íntima participación en la naturaleza divina, la gloria de los hijos de Dios y la perfecta felicidad del espíritu”». (Al doctor Castillo, su médico).
San Luis María Grignion de Montfort (+1717)

«Sois miembros de Jesucristo. ¡Qué honor, pero qué necesidad hay en ello de sufrir! Si la Cabeza está coronada de espinas ¿estarán los miembros coronados de rosas? Si la Cabeza es escarnecida y ensuciada por el barro camino del Calvario ¿se verán los miembros cubiertos de perfumes sobre un trono?… No, no, mis queridos Compañeros de la Cruz, no os engañéis: esos cristianos que veis por todas partes, vestidos a la moda, altivos y engreídos hasta el exceso, no son verdaderos discípulos de Jesús crucificado. Y si pensarais de otro modo, ofenderíais a esa Cabeza coronada de espinas y a la verdad del Evangelio. ¡Ay Dios mío, cuántas caricaturas de cristianos, que pretenden ser miembros del Salvador, son sus más alevosos perseguidores!» (Carta a los Amigos de la Cruz, una cofradía de laicos por él fundada, 27).
Santa Teresa del Niño Jesús (+1897)

Dos meses antes de morir, estando en la enfermería del convento: «He encontrado la felicidad y la alegría aquí en la tierra, pero únicamente en el sufrimiento, pues he sufrido mucho aquí abajo. Habrá que hacerlo saber a las almas… Desde mi primera comunión, cuando pedí a Jesús que me cambiara en amargura todas las alegrías de la tierra, he tenido un deseo continuo de sufrir. Pero no pensaba cifrar en ello mi alegría. Ésta es una gracia que no se me concedió hasta más tarde» (Últimas conversaciones 31-VII-1897, 13). Y el mismo día en que murió: «Todo lo que he escrito sobre mis deseos de sufrir es una gran verdad… Y no me arrepiento de haberme entregado al Amor» (ib. 30-IX-1897).
Concepción Cabrera de Armida (+1937)

Mexicana, esposa, madre de familia y fundadora de institutos religiosos. «El que es el Amor quiere hacernos felices por medio de la Cruz, escala única que después del pecado nos conduce, nos aprieta, une e identifica con el mismo Amor… ¿Por qué, ay, el lamentable engaño de que las almas huyan de la Cruz y, por tanto, del amor, haciéndose desgraciadas?… ¡Amor, Amor! me grita cuanto me rodea, y cuando veo a las criaturas engolfarse en las vanidades de la tierra, en el vicio, y en todo lo que no es Él, siento una pena inmensa que me traspasa y una sacudida del corazón me grita: “¡sálvalas…muéstrales la Cruz… santifícate por ellas en el silencio y la oscuridad”… Y crece en mi pobre pecho el amor de celo y quisiera correr y gritar y mostrarles el Amor… Quisiera levantar muy alto el estandarte de la Cruz y recorrer el mundo enseñando que ahí está el camino para llegar al Amor, que sólo por el Dolor, por las espinas y la sangre y el sufrimiento se sube a la unión con el Espíritu Santo. (Escritos enero 1903).
Santa Benedicta María de la Cruz (Edith Stein) (+1937)

Judía conversa, carmelita. Meditación escrita en el día de la Exaltación de la Cruz (14-IX-1939), día en que se renovaban los votos en su comunidad. «Hoy más que nunca la cruz se presenta como un signo de contradicción. Los seguidores del Anticristo la ultrajan mucho más que los persas cuando robaron la cruz [en la batalla de Hattin, 1187]. Deshonran la imagen de la cruz y se esfuerzan todo lo posible para arrancar la cruz del corazón de los cristianos. Y muy frecuentemente lo consiguen, incluso entre los que, como nosotras, hicieron un día voto de seguir a Cristo cargando con la cruz. Por eso hoy el Salvador nos mira seriamente y examinándonos, y nos pregunta a cada una de nosotras: ¿Quieres permanecer fiel al Crucificado? ¡Piénsalo bien! El mundo está en llamas [cf. Sta. Teresa, Camino 1,5], el combate entre Cristo y el Anticristo ha estallado abiertamente. Si te decides por Cristo, te puede costar la vida».

«Ave Crux, spes unica! El mundo está en llamas. ¿Te sientes impulsada a apagarlas? Mira la cruz. Desde el corazón abierto brota la sangre del Redentor. Haz libre tu corazón con el fiel cumplimiento de tus votos; entonces se derramará en tu corazón el caudal del Amor divino hasta inundar y hacer fecundos todos los confines de la tierra… Son innumerables, grandes y diversos los sufrimientos y males del mundo. Mira al Crucificado… Unida a él eres omnipresente como él. Tú no puedes ayudar como el médico, la enfermera o el sacerdote aquí o allí. En el poder de la cruz puedes estar en todos los frentes, en todos los lugares de aflicción; a todas partes te llevará tu amor misericordioso, el amor del corazón divino, que en todas partes derrama su preciosísima sangre, sangre que alivia, santifica y salva.

«Los ojos del Crucificado te están mirando, interrogándote y poniéndote a prueba. ¿Quieres sellar de nuevo y con toda seriedad la alianza con el Crucificado? ¿Cuál será tu respuesta? “Señor, ¿a quién iríamos? Tú solo tienes palabras de vida eterna” [Jn 6,68]. Ave Crux, spes unica!» (Ob. compl. V, 632-634).
Santo Padre Pío de Pietrelcina (+1968)

Primer sacerdote estigmatizado. Al celebrar la Santa Misa, el P. Pío revivía la Pasión de Cristo cada día. El sacerdote don Alejandro Lingua hizo esta descripción: «Desde el primer momento en que hace la señal de la cruz, y en toda la celebración, se ve que está participando plenamente, con toda la emoción vital posible, en el misterio de la Pasión de Cristo… En el ofertorio se puede observar cómo se adentra más y más en Dios, en ese Dios que, en un pacto de dolor y de amor, acepta los sufrimientos que en estos momentos padece. La consagración señala el momento culminante del martirio de Cristo y del celebrante… La comunión era otro de los momentos impresionantes de la misa del padre Pío. Aquí sí que parecía que el Divino Crucificado se unía con unión intensísima con el fraile estigmatizado; crucificado también él en su carne con Cristo» (L. Sáez de Ocáriz, capuchino, Pío de Pietrelcina, S. Pablo, Madrid 1999, 257-259).

José María Iraburu, sacerdote


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]