[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

La muerte del cristiano: doctrina y vivencia de esta realidad

Páginas relacionadas 

 

 

Vida eterna

 

La esperanza de la vida eterna
El cardenal Ratzinger llamaba la atención sobre ello el 2 de diciembre de 1991, en el Sínodo de los obispos, con estas palabras:

Quien habla de Dios, habla de la vida eterna del hombre. Sobre este punto, también, deberíamos examinar nuestra conciencia, Por el temor de ser acusados de alienar al hombre de los compromisos temporales al hablarle de la eternidad, somos, con frecuencia, tibios al hablar de la vida eterna. Pero privado el hombre de la esperanza de ella, queda gravemente mutilado. La certeza de vivir eternamente con Dios no enfría al hombre en la aceptación de sus compromisos temporales, sino que, al contrario, le ayuda a dar a los mismos su verdadero valor y su debida importancia. Por lo tanto, debemos hablar con gran confianza de la inmortalidad del alma y de la resurrección. Dios es nuestra alegría, y esta alegría debemos anunciarla en nuestra evangelización (G. Caprile, "Il sinodo dei vescovi", 28 nov. - 14 dic. 1992, La civiltá cattolica, Roma 1992).

 

Los Novissimos
Juan Pablo II en el libro-entrevista Cruzando el umbral de la esperanza. Después de recordar la importancia doctrinal del capítulo VII de la Lumen gentium, alude al problema de que se haya producido un cierto receso en la predicación sobre los novísimos, y añade:

Recordemos que en tiempos aún no muy lejanos, en las prédicas de los retiros o de las misiones los Novísimos -muerte, juicio, infierno, gloria y purgatorio- constituían siempre un tema fijo del programa de meditación, y los predicadores sa-bían hablar de eso de una manera eficaz y sugestiva. ¡Cuántas personas fueron llevadas a la conversión y a la confesión por estas prédicas y reflexiones sobre las cosas últimas! Además, hay que reconocerlo, ese estilo pastoral era profundamente personal: "Acuérdate de que al fin te presentarás ante Dios con toda tu vida, que ante Su tribunal te harás responsable de todos tus actos, que serás juzgado no sólo por tus actos y palabras, sino también por tus pensamientos, incluso los más secretos". Se puede decir que tales prédicas, perfectamente adecuadas al contenido de la Revelación del Antiguo y del Nuevo Testamento, penetraban profundamente en el mundo íntimo del hombre. Sacudían su conciencia, le hacían caer de rodillas, le llevaban al confesonario, producían en él una profunda acción salvífica (Cruzando el umbral de la esperanza, Plaza y Janés, Barcelona 1994, 182).

 

La muerte ha sido vencida
Por la encarnación del Verbo y su triunfo sobre la muerte ha llegado para los hombres su liberación del poder de la muerte. Cristo, en efecto, con la muerte sufrida en su propio cuerpo ha pagado la deuda de todos y nos ha hecho partícipes de su incorruptibilidad:

8. Y la propia corrupción de la muerte que afecta a los hombres ya no ocupa lugar, porque el Verbo habita en ellos a través de un solo cuerpo. Y como cuando un gran rey llega a una gran ciudad y habita una sola de sus casas, enteramente la tal ciudad se hace digna de gran honor y ya ningún enemigo o ladrón la asalta para saquearla, sino que es considerada digna de todo respeto, porque el rey habita en una sola de sus casas, así también sucedió con el Rey de todas las cosas, ya que habien-do llegado a nuestra tierra y habitado un solo cuerpo semejante al nuestro cesó consecuentemente toda la preocupación en los hombres con respecto a los enemigos y la corrupción de la muerte desapareció, cuando antes tenía tanta fuerza entre ellos. La estirpe de los hombres habría sido destruida si el Señor de todo y Salvador, el Hijo de Dios, no se hubiera presentado para poner fin a la muerte.
(ATANASIO, La Encarnación del Verbo, II, 9: BPa 6, 47)

Has de morir
Si nos causa tristeza la previsión de la muerte, nos consuela el considerarla como una labor de siembra, prometedora de una espléndida cosecha:

20. Es cosa dura, dolorosa y triste; tengo compasión de ti, como también se compadeció de nosotros nuestro Dios y Señor. Cuando dijo: Mi alma está triste hasta la muerte (Mt 26, 38), se mostró a sí mismo en ti, ya ti en Él. Él padeció por nosotros; padezcamos nosotros por El; Él murió por nosotros; muramos nosotros por Él para vivir eternamente con Él. Pero tal vez dudes en morir, ¡oh hombre mortal!, que alguna vez has de morir, porque has nacido mortal. ¿Quieres no temer la muerte? Muere por Dios. Pero quizá temas morir precisamente porque la muerte es cosa triste. Fíjate en la mies; el invierno es el tiempo de la siembra; pero si el agricultor rehúsa la tristeza del frío invernal, no gozará en el verano. Mira a ver si es perezoso para sembrar, aunque durante la siembra se va a encontrar con la tristeza del frío. Pon atención al salmo: Quienes sembraban con lágrimas cosechan con gozo. A la ida iban llorando arrojando sus semillas (Sal 125, 5-6).
(AGUSTÍN, Sermón 313-D, 3: BAC 448, 566-567)

 

Paso a la vida eterna

 

Quieres andar y no quieres llegar
23. Y el mismo vivir largo tiempo, ¿qué es sino correr hacia el fin de la vida? Viviste el día de ayer y quieres vivir el de mañana. Pero al pasar el de hoy y el de mañana, ésos tendrás de menos. De aquí que cuando deseas que brille un día nuevo, deseas al mismo tiempo que se acerque aquel otro al que no quieres llegar. Invitas a tus amigos a un alegre aniversario y a quienes te felicitan les oyes decir: "Que vivas muchos años". Y tú deseas que acontezca según ellos dijeron. Pero ¿qué deseas? Que se sucedan unos a otros y que, sin embargo, no llegue el último. Tus deseos se contradicen: quieres andar y no quieres llegar.
(AGUSTÍN, Sermón 108, 3: BAC 441, 773)

cristiana sepultura

 

Cristiana sepultura 
Es laudable, y aparece recomendada en la Sagrada Escritura, la obra de misericordia de dar sepultura a los cuerpos de los difuntos:

32. De lo dicho no se deduce que hayamos de menospreciar y abandonar los cuerpos de los difuntos, sobre todo los de los santos y los creyentes, de quienes se sirvió el Espíritu Santo como de instrumentos y receptáculos de toda clase de buenas obras. Si las vestiduras del padre y de la madre, o su anillo y recuerdos personales, son tanto más queridos para los descen-dientes cuanto mayor fue el cariño hacia ellos, en absoluto se debe menospreciar el cuerpo con el cual hemos tenido mucha más familiaridad e intimidad que con cualquier vestido. Es el cuerpo algo más que un simple adorno o un instrumento: forma parte de la misma naturaleza del hombre. De aquí que los entierros de los antiguos justos se cuidaran como un deber de piedad; se les celebraban funerales y se les proporcionaba sepultura. Ellos mismos en vida dieron disposiciones a sus hijos acerca del sepelio o el traslado de sus cuerpos. Se prodi-gan elogios a Tobías, que por enterrar a los muertos, según el testimonio de un ángel, alcanzó merecimientos ante Dios. Y el Señor en persona, que había de resucitar al tercer día, elogia como buena la acción de aquella piadosa mujer, y quiere que sea divulgada como tal: el haber derramado el exquisito perfume sobre sus miembros con vistas a la sepultura. Con elogio se cita en el Evangelio a quienes pusieron delicadeza en bajarlo de la cruz, lo envolvieron respetuosamente y lo colocaron en el sepulcro.
(San Agustín, La piedad con los difuntos, 3, 5: BAC 551, 443)

 

Juicio después de la muerte
Incluso quienes fueron fieles y valerosos siervos del Señor pueden, en el decurso de su lucha contra el pecado, haber incurrido en faltas; de ellas serán purificados después de su muerte:

59. Pienso que los valerosos atletas de Dios, los cuales durante toda su vida estuvieron frecuentemente en lucha contra enemigos invisibles, después de haber superado todos sus ataques, al llegar al final de la vida serán examinados por el príncipe del siglo, a fin de que, si a consecuencia de las luchas, tienen algunas heridas o ciertas manchas y vestigios de pecado, sean detenidos; pero, si son hallados ilesos e incontaminados, como invictos y libres hallen el descanso junto a Cristo.
(BASILIO DE CESAREA, Homilías sobre los Salmos, 7, 2: PG 29, 232)

Purgatorio

 

Purgatorio
Para poder unirse a Dios y contemplar cara a cara su infinita santidad es preciso que el alma esté perfectamente purificada de las manchas del pecado, aunque ya haya obtenido el perdón:

60. Si (el hombre) ha distinguido lo irracional de aquello que es propio de su naturaleza y, mediante una vida ordenada, ha ejercido un control sobre sí mismo, la malicia que se haya mezclado en su existencia la expiará durante la presente vida, dominando con lo racional aquello que es irracional. Mas, si cede al ímpetu irracional de las pasiones como cubriéndose con la piel de los irracionales, pero después decide volver al buen camino; esta persona, después de haber dejado el cuerpo y conociendo la diferencia que hay entre la virtud y el vicio, no podrá tener participación con la divinidad, a no ser que por medio del fuego purificador se limpie de la suciedad que tiene mezclada en el alma.
(GREGORIO DE NISA,Discurso sobre los muertos: PG 46, 525)

 

Orar por los difuntos




Orar por los difuntos
En la Iglesia se reza por aquellos difuntos que puedan ser purificados de sus culpas:

61. En cuanto a la recitación de los nombres de los difuntos, ¿qué puede haber que resulte más útil y que sea más oportuno y digno de alabanza, a fin de que los presentes se den cuenta de que los difuntos siguen viviendo y no han quedado reduci-dos a la nada, sino que siguen existiendo y viven junto al Señor, y así quede afianzada la esperanza de aquellos que rezan por sus hermanos difuntos considerándolos como si hubieran emigrado a otro país? Son útiles, en efecto, las preces que se hacen en su favor, aunque no puedan eliminar todas sus culpas.
(EPIFANIO DE SALAMINA, Panarion, 75, 8: PG 42, 513)


Memoria de los difuntos durante la celebración eucarística
La Iglesia es consciente de que la práctica de la oración en favor de los difuntos se remonta a los orígenes del cristianismo:

62. No sin razón quedó determinado, mediante leyes establecidas por los apóstoles, que en la celebración de los sagrados e impresionantes misterios se haga memoria de los que ya han pasado de esta vida. Sabían, en efecto, que con ello los difuntos obtienen mucho fruto y consiguen gran provecho. Cuando todo el pueblo y los sacerdotes están con las manos extendidas y se está celebrando el santo sacrificio, ¿acaso Dios no se mostrará propicio con aquellos en favor de los cuales le imploramos? Se trata de aquellos que han muerto conservándose en la fe.
(JUAN CRISÓSTOMO, Homilías sobre la Carta a los filipenses, 3, 4: PG 62, 203)

 



 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 



[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]