Lc 10, 38 ¶ Y aconteció que yendo, entró él en
una aldea: y una mujer llamada Marta,
le recibió en su casa.
39 Y ésta tenía una hermana que se llamaba María,
la cual sentándose á los pies de Jesús, oía su palabra.
40 Empero Marta se distraía en muchos servicios;
y sobreviniendo, dice: Señor, ¿no tienes cuidado
que mi hermana me deja servir sola? Dile pues,
que me ayude.
41 Pero respondiendo Jesús, le dijo:
 Marta, Marta, cuidadosa estás, y con las muchas
cosas estás turbada:
42 Empero una cosa es necesaria; y María escogió
la buena parte, la cual no le será quitada.
  Sigue

  Previo

  Todas



Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ]