[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Conversación sobre los Divorciados y la Comunión

Páginas relacionadas 

 


conversando

 

JUAN y ALBERTO trabajan en la misma oficina. JUAN es católico. ALBERTO le plantea un problema:

ALBERTO: ¿Cómo es que la Iglesia no permite comulgar a los divorciados?

JUAN: La Iglesia sí permite comulgar a los divorciados.

ALBERTO: Me refiero a los divorciados vueltos a casar.

JUAN: Incluso en ese caso, no necesariamente quedan excluidos de la comunión.

ALBERTO: Me refiero a aquellos cuyo primer cónyuge vive todavía.

JUAN: En efecto, en esa situación no se puede comulgar. La razón es sencilla: el matrimonio es indisoluble, luego, el que en vida del cónyuge con quien ha contraído matrimonio válido, se une a otra persona, comete adulterio. El adulterio es pecado mortal, y no es posible comulgar en pecado mortal, si se lo hace, se comete un nuevo pecado mortal, que es el sacrilegio. Si se arrepiente de verdad y se confiesa, recibe el perdón en el sacramento de la reconciliación, y puede comulgar. Pero si permanece unido a su nueva pareja, con intenciones de convivir como marido y mujer, no puede al mismo tiempo estar arrepentido de su nueva unión adúltera. Y entonces, no puede recibir la absolución sacramental, y así, no puede comulgar.

ALBERTO: Pero en este caso no hay adulterio, porque la persona en cuestión ya se ha divorciado de su primer cónyuge.

JUAN: La Iglesia sabe por la fe en la Revelación, que ante Dios el divorcio no existe. Es decir, el matrimonio es indisoluble, como dice Jesús en el Evangelio: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”. “Indisoluble” quiere decir que el vínculo matrimonial no puede ser disuelto por ningún poder en la tierra.

ALBERTO: ¿Tampoco por el Estado y sus autoridades legítimas?

JUAN: Tampoco. El Estado no está por encima de Dios ni de la ley de Dios.

ALBERTO: ¿Y porqué entonces en el Registro Civil se les dice a las personas que están divorciadas y que pueden volver a casarse cada una por su lado?

JUAN: Porque en ese aspecto, el Estado moderno no se ajusta a la ley de Dios.

ALBERTO: ¿Y la Iglesia no podría cambiar esa ley, que lleva a situaciones tan duras a tantos cristianos?

JUAN: En primer lugar, no es la ley la que nos lleva a situaciones duras, sino nuestras opciones libres, contrarias a la ley de Dios. En segundo lugar, la Iglesia no es dueña, sino servidora de la ley de Dios. No tiene el más mínimo poder para cambiar una sola coma de la misma.

ALBERTO: ¿Y si la pareja encuentra imposible la convivencia, qué debe hacer, permanecer unida hasta que uno de los dos o los dos salgan lastimados o muertos?

conversación sobre divoricados y comuniónJUAN: De ningún modo. La Iglesia admite la “separación de cuerpos”. En casos de matrimonios válidamente celebrados, pero en los cuales la convivencia es imposible, porque terminaría resultando en grave daño para uno de los dos, para los dos, o para alguien más, la Iglesia admite la separación y la vida por separado, pero sin nueva unión mientras viva la otra parte, porque el vínculo matrimonial permanece, ya que es indisoluble.
Las personas así separadas sí pueden comulgar, si cumplen los requisitos generales.

ALBERTO: ¿Entonces los divorciados vueltos a casar deben necesariamente pecar contra el precepto dominical, que dice que hay que ir a Misa todos los Domingos?

JUAN: De ningún modo. El precepto vale también para ellos. Deben asistir, no pueden comulgar. El precepto dominical no dice que hay que comulgar todos los Domingos, sino que hay que asistir a Misa todos los Domingos y fiestas de guardar. El que a conciencia entiende que no tiene pecados mortales no confesados, puede comulgar, y es mejor que lo haga, (por supuesto, si además cree verdaderamente en Jesucristo y se esfuerza por seguirlo). El que entiende que está en pecado mortal no debe comulgar hasta que no se haya arrepentido y confesado.

La Iglesia condena el pecado, no a los pecadores, a éstos los llama al arrepentimiento y a la reconciliación con Dios. Y si los hermanos que están en esta situación aún no pueden celebrar plenamente su reconciliación con Cristo, y por lo mismo, no pueden comulgar, eso no quita que siguen siendo amados por Dios, y que Él los sigue llamando a que participen, en la medida de lo posible, en la vida de su Iglesia.

ALBERTO: Pero la Iglesia sí admite el divorcio en algunos casos.

JUAN: No es así. A lo que tú te refieres es a las nulidades matrimoniales. Lo que la Iglesia hace en esos casos no es disolver el vínculo, sino reconocer que el vínculo nunca ha existido, porque había impedimentos graves en el momento de dar el consentimiento.

El divorcio, o sea, la disolución del vínculo matrimonial, es algo inexistente e imposible: nadie puede hacerlo.

ALBERTO: Nadie puede hacerlo, dices tú, tratándose del matrimonio entre cristianos, celebrado en la Iglesia, porque es un sacramento.

JUAN: Pues no. Me refiero a cualquier matrimonio válidamente celebrado, sean o no bautizados o creyentes los contrayentes. Si ha sido celebrado válidamente, es indisoluble, y el divorcio es imposible.

ALBERTO: ¿Pero cómo, si no son cristianos, ni bautizados, ni creen en esas cosas?

JUAN: ¿Es necesario creer en las leyes de tránsito para estar bajo su jurisdicción?

ALBERTO: Claro que no, pero no es la misma cosa: la religión es algo personal, íntimo, que no puede imponerse a los demás.

JUAN: Nada de eso tiene que ver con lo que estamos hablando.

ALBERTO: ¿Cómo así?

JUAN: Veamos. ¿Cuántos dioses hay?

ALBERTO: No sé a qué viene esa pregunta.

JUAN: Pues es claro, queremos saber si la ley de Dios es la misma para todos los hombres. ¿Cuántos dioses hay?

ALBERTO: Pues bien, uno solo.

JUAN: Y ese único Dios, ¿es el Creador?

ALBERTO: En efecto.

JUAN: ¿De todos los católicos, de todos los cristianos, de todos los creyentes, o de todos los hombres y de todas las cosas?

ALBERTO: De todos los hombres y de todas las cosas.

JUAN: ¿La ley de Dios es distinta para judíos, cristianos, protestantes, católicos, ateos, paganos, musulmanes? ¿O es la misma para todos los hombres?

conversando sobre divorciados y comuniónALBERTO: Pues todos ellos tienen ideas muy distintas, en muchos puntos, acerca de Dios y de su ley.
JUAN: No es eso lo que te pregunto.

ALBERTO: ¿Cómo?

JUAN: No te pregunto lo que los hombres piensan de la ley de Dios, sino acerca de la ley de Dios misma.

ALBERTO: ¿Y cómo he de saber?

JUAN: Veamos. ¿Todos los hombres son iguales?

ALBERTO: Claro.

JUAN: Y son todos creaturas de Dios.

ALBERTO: En efecto.

JUAN: Y la ley de Dios es la que el Creador le ha dado a sus creaturas.

ALBERTO: Así parece.

JUAN: Luego, la ley de Dios es la misma para todos. Dios no es el Dios de los cristianos, ni de los judíos, ni de los musulmanes: es el único Dios, el Dios de todos los hombres y de todo el Universo. Si hay extraterrestres, es el Dios también de ellos. Pues Él es el que ha creado a todos y todas las cosas que no son Él. Los diez mandamientos no son solamente la ley de los judíos o de los cristianos, sino que son la ley de todo ser humano creado por Dios.
ALBERTO: ¿Pero entonces es lo mismo ser cristiano que ser musulmán o ateo?
JUAN: Claro que no. Jesucristo es la Revelación plena y definitiva de ese único Dios, y la Iglesia Católica es la Iglesia de Cristo. Pero eso no quiere decir que Jesucristo exista sólo para los que creen en Él, y sea Señor solamente de ellos. Más bien, como Hijo de Dios que es, Él es el Señor de todos, cristianos o no, creyentes o no, terrestres o no. Como dice San Pablo: “Todo fue creado por Él y para Él”.

Lo que sucede, es que entre sus creaturas, algunas lo conocen más, otras, menos. Algunas han llegado a la verdad de que Dios existe, otras, aún no. Unas han llegado a descubrir en Cristo al Hijo de Dios, otras aún no. Unas han llegado a descubrir en la Iglesia Católica la Iglesia de Cristo y de Dios; otras, aún no. Pero la realidad, en sí misma considerada, es una y la misma para todos.


Conversación sobre divorciados y comunión

En lo que toca al matrimonio, su institución no depende del Nuevo Testamento ni es obra de la Iglesia cristiana. El matrimonio indisoluble fue instituido por Dios Creador, al crear al hombre y a la mujer, y ordenarlos a la vida de familia. “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”, dice el libro del Génesis. Es una institución de derecho natural, y por tanto, rige para todo ser humano que viene a este mundo, independientemente de su credo religioso.
En la Nueva Alianza en Cristo, no se instituye el matrimonio como tal, sino que se lo eleva a la dignidad de sacramento. El matrimonio indisoluble lo es para todos los hombres, pero sólo para los cristianos el matrimonio es un sacramento, que comunica la gracia del Espíritu Santo para poder asumir el compromiso matrimonial según el espíritu del Evangelio. El matrimonio cristiano, así ennoblecido y elevado, conserva la indisolubilidad propia del matrimonio como tal.

ALBERTO: Es muy sorprendente lo que dices. ¿No te parece excesiva arrogancia de los católicos creer que su religión es en el fondo la única religión, de la cual las demás son sólo realizaciones imperfectas?

JUAN: No se trata de arrogancia, sino de que la Iglesia realmente cree en lo que predica y enseña: Que hay un solo y único Dios, que Jesucristo es el único Hijo de Dios, y que Jesucristo es el Fundador de la única Iglesia Católica. La Iglesia ha sido enviada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, a predicar la buena noticia de la única salvación en Jesucristo. Su misión no es ser arrogante ni no ser arrogante, sino obedecer a Dios.

ALBERTO: Pero, si es verdad lo que dices, ¿en qué situación se encuentra la mayoría del género humano?
JUAN: La Revelación nos enseña que el hombre necesita la gracia de Cristo para liberarse del pecado que viene de Adán. La situación de la humanidad es trágica si la miramos desde el pecado original y sus consecuencias, pero mucho más fuerte que todo eso es la gracia de Dios por la muerte y Resurrección de Jesucristo. Eso es precisamente lo que la Iglesia debe anunciar al mundo, para que crea y se salve.

ALBERTO: ¿Y los que no sean católicos no se han de salvar?

JUAN: Se ha de salvar todo aquel que haya sido fiel a la voz de su conciencia y haya hecho todo lo que estaba de su parte por conocer la verdad y vivir de acuerdo con ella. Y todos los que se han de salvar, se han de salvar por la gracia de Jesucristo y de su Iglesia, incluso aunque no lo sepan. No se ha de salvar el que sabiendo que la Iglesia viene de Dios, rehuse prestar fe a su mensaje e incorporarse a ella. La Iglesia tiene de Cristo la misión de anunciar a todos los hombres el Evangelio de la Salvación para que crean y se bauticen, y tengan así la plenitud de los medios de la salvación que sólo se encuentra en la Iglesia de Cristo.

ALBERTO: Ahora comprendo que mi problema no es ya si la Iglesia hace bien o no en negar la comunión a los divorciados vueltos a casar, sino que veo que todo el asunto radica en si efectivamente la Iglesia es lo que dice que es, a saber, la mensajera del Hijo de Dios hecho hombre.
JUAN: Pues te felicito, porque en efecto sólo ahora comienzas a plantear correctamente la cuestión.

Fuente: http://www.feyrazon.org/

 

Conversación sobre divorciados y comunión


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]