Somos M.S.C. - Testimonios... 


En nuestro 150 aniversario

Misioneros del Sagrado Corazón

 (Lea también el Prólogp más abajo)

 

LOS TESTIMONIOS


 

Prólogo

¡Feliz aniversario!

Estamos viviendo con alegría el sesquicentenario de nuestra fundación, nuestros 150 años de vida al servicio de Dios, revelado en Jesucristo, y al servicio del Reino. Estamos avanzando por los días de nuestro año jubilar, un año que anhelamos sea una Pascua para todos y cada uno de nosotros, un paso de Yahvé por nuestra vida particular y por nuestra vida comunitaria y congregacional.

 

¡Feliz aniversario!

Que este año de gracia sea para todos los MSC un momento pro­picio para crecer en la actitud del agradecimiento por la acción de Dios en nosotros y por nosotros. Un año en el que, profundizando en nuestro Carisma, Espiritualidad y Misión, retomemos la actitud profé­tica propia de la Vida Consagrada y, ante los nuevos signos de los tiempos, sepamos ser los testigos del Amor Dios con fidelidad creativa en el mundo cambiante que vivimos. Un año en el que podamos, con alegría y de un modo personal, libre, consciente e integral, renovar nuestro sí a Dios, nuestra consagración como MSC. Un año en el que, desde la fe, se acreciente nuestra esperanza en el presente y futuro y superemos los miedos que a veces nos invaden sabiendo que "el Señor está con nosotros".

 

¡Feliz aniversario!

A los miembros de la familia Chevalier por lo que este sesquicentenario significa para todos.

 

Introducción

La Administración General, el año pasado, proporcionó tres cuadernos con diversos materiales para reflexionarlos, profundizarlos, compartirlos y dejarnos cuestionar por Dios durante este año jubilar. Este Equipo General, al servicio de todos, agradece la acogida, uso y

cuestionamiento personal y comunitario que con ellos se ha realizado.

u, quizás, se pregunte alguno si no es una cosa muy teórica lo presentado o, al contrario, es algo que responde a la vida de muchos MSC. Por ello, con bastantes temores, nos decidimos formular dos preguntas que enviamos a los Superiores Mayores para que ellos escogieran a un miembro de su Provincia, Pro Provincia o Unión para responderlas. Algunos de ellos acudieron a varios de sus miembros. Estas fueron las preguntas:

1.            ¿Por qué eres Misionero del Sagrado Corazón?

2.            ¿Cuáles fueron los MSC que más influyeron en tu vida y por qué?

Conocemos lo difícil que nos resulta hablar de nosotros mismos. Por eso buscamos unas preguntas abiertas que no fueran un confesarse en público. Pensamos igualmente que sería bueno que nuestros Supe­riores Generales vivos, el actual y el anterior, se sumaran a este gru­po. Nuestra sorpresa fue grande ya que en poco tiempo recibimos las respuestas de nuestros hermanos. Y aquí están. Representan un gran abanico de edades, de los 82 años a los 22, escriben Hermanos y Sa­cerdotes y abarcan todos los continentes y varios de los grupos étnicos que componen la Congregación. Los presentamos por estricto orden de edad.

La riqueza que estos testimonios ofrecen es grande. Su lectura nos manifiesta claramente la acción del Espíritu Santo y la validez de nuestro ser y hacer MSC en el aquí y ahora de nuestra historia. Estos testimonios, sin duda, serán de gran provecho y nos ayudarán a vivir aún más intensamente este año jubilar. La Administración General ha realizado una pequeña lectura interpretativa de ellos que ofrece en la segunda parte del presente cuaderno. Creemos que cada miembro y cada comunidad puede acrecentar la misma para que este cuaderno no sea sólo una ocasión para satisfacer la curiosidad, sino una oportunidad para sentir el paso de Yahvé en este año. Dios lo que desea es que vivamos auténticamente nuestra vocación MSC para servirle en la humanidad y en la Iglesia, conciencia crística y sacra­mento universal de salvación, que está al servicio del hombre para conducirlo a la plenitud que el Padre quiere. Estos testimonios nos pueden ayudar para que esto sea una realidad.

Pensamos que, con una breve introducción y un corto comentario final según la propia cultura de cada una de nuestras entidades, estos testimonios pueden ser un buen elemento para la pastoral vocacional. Es un desafío que dejamos en sus manos.

El Superior General y sus Consejeros agradecen a todos los hermanos que han contribuido para que este cuaderno "Somos MSC" sea una realidad. También agradecen al gran número de personas de la familia Chevalier que, con su trabajo de traducción, revisión y diagramación han hecho posible que éste esté hoy en tus manos. Gracias.