Testimonio de Laura: Siete Hijos por Cesárea


 

Que la Paz de Jesús y María habite en todos los hermanos que reciben esta página, en especial a David y Silvia. Me he emocionado mucho con la historia de ellos porque yo creía ser de las pocas mujeres que han tenido el don de ser madres, de alto riesgo a través de partos por cesárea.

 Mi nombre es Laura Ysabel, estoy casada con Jovanny desde hace quince años y tenemos 7 hijos, todos por cesárea. Somos de República Dominicana.

 

Hemos podido descifrar la placa que tienen al fondo de la foto porque también pertenecemos al Camino Neocatecumenal, de hecho este año hemos terminado nuestro proceso de 26 años de camino, renovando las Promesas Bautismales en la noche de Pascua.

Quiero también dar testimonio de fe en Dios Creador y Dueño de la Vida y de la historia de los hombres. En nuestro caso, somos bastante jóvenes (yo tengo 35 años y Jovanny 37) y somos un escándalo por tener una familia numerosa y por las cesáreas. Desde antes de casarnos nos habían diagnosticado esterilidad, a mí por problemas de hormonas y ovarios poliquísticos y a mi esposo por varicoseles en ambos testículos y baja formación de espermatozoides. Ante este cuadro, nos lanzamos a la carrera de tomar medicamentos y tratamientos para que cuando nos casáramos tener al menos un  hijo.

Dios pensaba manifestar Su Gloria de otra manera. Nos casamos el 15 de junio de 1991, (de 20 y 21 años) y yo no salía embarazada. Después de nueve meses de casados, decidimos dejar todo en manos de Dios y suspendimos los tratamientos y los medicamentos. Si Dios quería, Él lo haría.

Cuál no sería nuestra sorpresa y la de los médicos, que al tiempo yo quedé embarazada sin tratamientos ni nada. Mi fecha de parto sería en el mes de octubre de ese año, 1992. En este mes tuvo lugar la visita de S.S. Juan Pablo II a Santo Domingo para conmemorar los 500 años de evangelización de América, exactamente del 10-14 de octubre. Nuestro primer hijo nació el 18 de octubre del 1992, día de San Lucas y en honor al Santo Padre le llamamos Juan Pablo. Hoy tiene 13 años.

Con nuestro segundo hijo pasó algo similar. Después de unos agudos dolores en el vientre me detectaron una gran cantidad de quistes en el ovario izquierdo por lo que tuvieron que operarme de emergencia. Mi ginecóloga, también del Camino, se dedicó a limpiarme todos los quistes de los dos ovarios, incluyendo uno de buen tamaño. Las esperanzas de un nuevo embarazo eran muy pocas, casi nulas. De nuevo se manifestó el Señor y a los tres meses de la operación yo estaba embarazada nuevamente, para asombro de la ciencia y Gloria de Dios. Le hemos puesto por nombre Juan Francisco, nació el día de San Francisco de Sales, 24 de enero de 1995 y tiene 11 años.

Por una enfermedad vaginal que tenía en ese momento, humanamente era imposible quedar embarazada del tercero, sin embargo Dios nos regaló otro niño, Juan Daniel, que nació el día de San Mateo, 20 de septiembre 1996 y ahora tiene 9 años.

 La cuarta, para nosotros es muy especial. Es un regalo directo de la Virgen de Lourdes. En el año 1997, se celebró en Francia la Jornada Mundial de la Juventud, a la que nosotros íbamos a asistir. Nuevamente agudos dolores indicaban la presencia de quistes en los ovarios, se detectaron a través de sonografías,  por lo que la doctora sugirió que nos quedásemos por si había que operar nuevamente. Le dijimos que no, que si había que operar lo haríamos cuando llegáramos del Encuentro. Nos fuimos y al terminar la Jornada de la Juventud, pasamos por el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Francia. Allí tuvimos la gracia de rezarle a la Virgen en la misma gruta de las apariciones. Cada uno por separado, mi esposo y yo, sin ponernos de acuerdo, (porque yo no sabía que él había ido y él no sabía que yo había ido), le pedimos a la Virgen que me ayudara en ese momento de la operación, que me sanara y que si todo salía bien, nos lo confirmara con un embarazo y que fuera una niña (sólo teníamos varones). Así fue. Al llegar y hacerme los exámenes para preparar la operación, no aparecieron más quistes en la sonografía ni he vuelto a sentir molestias desde entonces. Un milagro de la Virgen que no quedó ahí; inmediatamente quedé embarazada, dí a luz una niña, la ofrecí inmediatamente a la Virgen, pues es suya, Ella me la regaló, y le llamamos Mariam de Lourdes en honor a nuestra Madre, nació el 8 de julio de 1998, tiene 8 años. Por eso ella es muy especial además es la primera niña después de tres varones.

Ya los demás, al no haber impedimento científico que demuestre nuestra esterilidad y ser obras de Dios, seríamos muy ingratos no estar abiertos a la vida, así que después han nacido Laura Raquel, nació el 9 de noviembre de 2001, tiene 5 años, Clara Ysabel, nació el 8 de septiembre de 2003, día de la Natividad de María la Virgen, tiene 2 años y medio y Juan Agustín, nació el 25 de julio del 2005, día del Apóstol Santiago que justo cumple 1er. año. (Casi todos han nacido en días de Santos).

No tenemos como agradecerle al Señor todo el bien que nos ha hecho y a Su Madre Santísima de darnos tantas gracias, de fijarse en nosotros para manifestar Su Gloria y ser testigos de su poder y de su amor a todos sus hijos. Es posible tener hijos para Dios, es posible con la ayuda de Dios y confiando en su Providencia.

 

Todos mis hijos han nacido por cesárea, en una clínica privada, sin tener seguro médico y el dinero ha aparecido. Todos han nacido con buena salud, gracias a Dios, con pequeñas complicaciones pero bien de salud, y cada vez que me operan se asombran de mi útero y todo mi aparato reproductor está como si no tuviera tantas operaciones, como de una joven de quince años, dicen los médicos. La Palabra de Dios se cumple: Dios confunde a los sabios e inteligentes. También hemos tenido nuestras persecuciones pero está muy marcada la Palabra del Señor en nuestro ser con relación a esto de estar abiertos a la vida y a Su Voluntad, además del apoyo que nos dan nuestros padres y los hermanos de la comunidad. Recen también ustedes por nosotros, para perseverar en esta misión que el Señor nos ha encomendado.


Jovanny y Laura Kranwinkel

Santo Domingo, 21 de julio de 2006

 

Nota: en la primera foto Jovanny y Laura Kranwinkel, en la segunda foto la familia Kranwinkel Suazo con Su Eminencia Cardenal  Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de Santo Domingo.

En nuestra familia y en nuestras comunidades hay muchísimos testimonios, les enviaremos unos cuantos. La Paz