Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]


 

Análisis del fundamentalismo laicista
Un lobo con disfraz de cordero
 

La primera imagen que viene a la mente, cuando se pronuncia la palabra fundamentalismo, es la de un musulmán con un cargamento de bombas pegado al cuerpo y que hace estallar en cualquier lugar concurrido de Israel, o la de los terroristas suicidas que hicieron estallar los aviones de las Torres Gemelas. Solemos identificar a los fundamentalistas como los seguidores de una religión concreta –normalmente, el Islam–, pero no suele ser común que alguien descubra en el desarrollo normal de nuestra sociedad secularizada signos de este fenómeno, toda vez que la llamada tolerancia se ha instalado como valor supremo en el imaginario común.

En nuestro ámbito cotidiano, la concepción del mundo y del ser humano que defiende la Iglesia católica le ha hecho ser el blanco de acusaciones que la tildan de fundamentalista, en la línea de quienes consideran así a quien defiende con convicción determinados postulados religiosos. Sin embargo, pocos parecen darse cuenta del repunte, especialmente en los últimos tiempos, de un fundamentalismo laico que se ha dado en llamar laicismo, y que trae a la memoria hechos de un pasado lejano en el tiempo, pero cercano en la conciencia de la sociedad: la Revolución Francesa. En aquellos días, bajo el amparo de una interpretación muy sui generis de determinados postulados (libertad, igualdad, fraternidad), se cometieron todo tipo de atrocidades contra la Iglesia, con la intención de acabar con todo lo que oliese a religión. Así, se descubre que el fundamentalismo puede abarcar mucho más que las meras creencias religiosas, extendiéndose también hacia otras realidades, en principio nada sospechosas.

Paradójicamente, la tentación fundamentalista se puede encontrar también en aquellos que luchan contra cualquier representación del hecho religioso en la sociedad. Afirma el sociólogo don José Ramón Zabala: «El integrismo y el secularismo están muy ligados, en tanto que los integristas se autoproclaman portadores de una verdad absoluta e incuestionable, ya sea religiosa, política, filosófica o científica. Está claro que el problema del fundamentalismo se viene dando a lo largo de los tiempos, en diferentes culturas, en las más variadas religiones; en las ideologías clásicas y en las emergentes, o en los nuevos referentes sociales tales como el ecologismo. Este dato permite soportar la hipótesis de que el problema del fundamentalismo no está en la creencia, sino en cómo se interpreta».


La fatwa civil

La principal característica del fundamentalismo es el uso de la fuerza –no sólo la física, sino también la política y la mediática, por ejemplo– para imponer las propias ideas. El panorama social en España no se encuentra muy lejos de esta situación. Hace poco menos de un año, el periodista Carlos Herrera escribía: «Los laicistas se han convertido en unos estrictos y fundamentalistas observadores de la convivencia escénica: sólo en la privacidad más absoluta podrá un católico mostrarse como tal, o poner en práctica algunos de sus cultos. No tanto así los seguidores de diferentes confesiones con representación –digamos– minoritaria: poco les importa a los fundamentalistas que los musulmanes ejerzan rígidamente su código de conducta en planos tanto privados como públicos, incluso aunque comporten discriminaciones lacerantes. Sí le conmueve, en cambio, que lo hagan aquellos a los que va dirigida su fatwa civil; al final, verán como habrá que escenificar la Semana Santa con Jesús vestido de manifestante convocado por SMS».

 

Asimismo, el cardenal Julián Herranz, Presidente del Consejo Pontificio para los Textos legislativos, saltaba a la palestra, en octubre pasado, afirmando: «Compartimos esa seria preocupación de que el concepto democrático de laicidad del Estado –que es un concepto justo– se está trasformando en España en otro concepto diferente: el de fundamentalismo laicista. Compartimos el temor de que, respecto concretamente a determinados proyectos legislativos en marcha, ese laicismo agresivo llegará a tener repercusiones muy negativas (contrarias no sólo a la moral católica y de otras religiones, sino también a la ética natural y al mismo concepto jurídico laico de bien común) en sectores y valores fundamentales de la sociedad, como son sobre todo la institución matrimonial, la familia y la educación de la juventud. La jerarquía eclesiástica española está ejerciendo su magisterio dentro de la más absoluta legalidad democrática, ante el fundamentalismo laicista de algunos políticos y medios de comunicación que tratan de obstaculizar la dimensión social de la religión, que es parte del derecho fundamental a la libertad religiosa».

 

La secularización de los últimos años no sólo ha clamado por una supuesta autonomía del hombre frente a la religión, sino que ahora se opone a ella. En España, la aconfesionalidad del Estado parece querer sustituirse por un descarado fundamentalismo laico que hunde su raíz en el odio a la fe que caracterizó a uno de los bandos en la guerra civil, y que está emparentado con los aparentemente inocentes ideales de la Revolución Francesa. El profesor Jaime Nubiola, de la Universidad de Navarra, afirma: «Los recientes debates en torno a la religión en nuestro país son la punta del iceberg del secularismo que viene erosionando, desde hace unas décadas, la sociedad occidental. Con base en una pretendida injerencia de la Iglesia católica en el espacio público, son muchos los que defienden que la religión debe limitarse sólo al espacio de la conciencia. La tradición cristiana defiende como un tesoro aquel Dad al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios; esto es, defiende la separación entre poder público y autoridad religiosa». Y adelanta un atisbo de solución: «Si procuramos escucharnos unos a otros, si tratamos de comprender las razones que asisten a nuestras posiciones, comenzaremos a querernos, será posible trabajar codo con codo, colaborar en la construcción de una sociedad más justa, seremos corazones pensantes latiendo al unísono porque pensamos con libertad. Por esta razón, tengo para mí que las guerras de religión no son de religión, sino en todo caso de falta de religión».


Fundamentalismo e indiferencia

Curiosamente, existe un binomio crucial, presente en la cultura contemporánea, que parece aunar, paradójicamente, dos elementos que parecen excluirse mutuamente: fundamentalismo e indiferencia religiosa. El pensador francés Jean Luc Marion afirma que ambos fenómenos «son las dos caras de una misma moneda: el nihilismo. La religión se ha convertido en un contravalor, que no puede existir si no es en su afirmación débil –la indiferencia–, o fuerte –el fundamentalismo–. La cuestión es si la fe es un producto construido por nosotros o, como creo, el reconocimiento de un hecho que es más fuerte que nosotros, independiente de nosotros, y por nosotros reconocido. Ahora bien, si la religión se reduce a nuestra conciencia, entonces sólo nos queda elegir entre indiferencia y fundamentalismo. Usaríamos la religión como mero medio de gratificación personal.

En cambio, si miramos la religión como relación, ello implica experiencia del Otro, porque la Revelación es un partir del que está lejos y se acerca a mí. Para simplificar, creo que la Revelación es el antídoto contra la doble ilusión del fundamentalismo y la indiferencia». Nuestra sociedad occidental parece permitir en su seno sólo la afirmación débil –la indiferencia–, mientras que asiste, perpleja, a una exacerbación del integrismo religioso –especialmente, el islámico–, que cada vez hace más estragos en su seno. Los atentados del 11-S y del 11-M son una prueba de ello, y parece que la solución a este fundamentalismo islámico no debería ser combatirlo con otro fundamentalismo: el laicista –¿cuántas bombas han puesto los cristianos en Occidente?–


Hacia una salida
 

El fin de las ideologías, que ha caído como una bomba, los últimos años, en Occidente, ha provocado toda una serie de referentes en la vida que ha llevado a algunos al nihilismo; a otros, a la superficialidad y el consumismo; y a otros, a la búsqueda de seguridades en cualquier causa, la que sea. En este último caso, lo importante es identificar bien al enemigo, y así tener algo claro contra lo que luchar. Frente a este panorama, resuenan lúcidas las palabras de Juan Pablo II a los jóvenes reunidos en Cuatro Vientos, en su última Visita a España: «Amados jóvenes, sabéis bien cuánto me preocupa la paz en el mundo. La espiral de la violencia, el terrorismo y la guerra provoca, todavía en nuestros días, odio y muerte. La paz –lo sabemos– es, ante todo, un don de lo Alto que debemos pedir con insistencia y que, además, debemos construir entre todos mediante una profunda conversión interior. Por eso, hoy quiero comprometeros a ser operadores y artífices de paz. Responded a la violencia ciega y al odio inhumano con el poder fascinante del amor. Venced la enemistad con la fuerza del perdón. Manteneos lejos de toda forma de nacionalismo exasperado, de racismo y de intolerancia. Testimoniad con vuestra vida que las ideas no se imponen, sino que se proponen».

 

Recientemente , el arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, escribía en estas mismas páginas: «Lo cierto es que, sin religión y sin moral verdaderas, nuestra sociedad ha perdido, hace mucho, la causa de la razón, y lo único que le queda es el poder. Por eso lo aplica a todo, y desde él quiere interpretar toda la realidad. Por eso, también, la religión laica tiene una irresistible tendencia al fascismo, que no sería sino el uso más eficiente y lógico del poder, una vez que se admite que sólo existe el poder».

 

Frente a este fundamentalismo laicista que pretende eliminar cualquier vestigio de espiritualidad en el hombre, y que busca quitar la cruz de Cristo de todas partes, los cristianos están llamados a ser radicales –que no integristas– en su fe, a ejemplo de Aquel que no hizo violencia a nadie para imponerse, sino que, más bien, sufrió la violencia del otro y la ofreció en su favor. En lugar de esclavizarse en una lucha que, al final, no convence ni vence a nadie, los cristianos están llamados a fermentar la sociedad como lo hicieran los primeros en el Imperio romano. Entonces, en medio de una sociedad corrupta y decadente, se convirtieron en mártires –es decir, testigos– de un Amor inaudito. Hoy como ayer, la crisis de valores y costumbres está llevando a nuestra civilización a una desintegración a todos los niveles. Esta hora es providencial, y constituye una ocasión excepcional para volver a tomar la raíz de la fe: Jesucristo.


(Juan Luis Vázquez A&O 450)

 

 

 


Volver al Inicio del Documento


Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ] 

 

Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ] 

 

Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ] 

 

Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ] 

 

[ Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarP [_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]