La  Cruz


(Griego: stauros)

TRADUCIDO POR DAVID GARCÍA 
vea: http://www.freeminds.org/doctrine/cross.htm
reimpreso del libro, Refuting Jehovah's Witnesses
Cross: Did Jesus Die on a Cross? and New Evidence for the Crucifixion

Apreciación global bíblica  

Aunque la Biblia no describe específicamente el instrumento en que Jesús murió, la tradición nos dice que él murió en una cruz; consistiendo de una estaca y un travesaño.  La palabra griega stauros a veces se utiliza para describir una estaca simple, y en otras ocasiones una forma más compleja como una cruz.  Para determinar qué apariencia tenía el stauros en que murió Jesús, necesitamos considerar lo que el idioma griego nos dice, qué la historia nos dice, y más importante aún, lo que la Biblia nos dice. Además, debemos considerar la importancia que tenía el stauros para los cristianos, y si era un asunto de vergüenza o de gran gozo.  

 

EL GRIEGO:

 

cross pictureEl nuevo diccionario internacional de teología del Nuevo Testamento New International Dictionary of New Testament Theology en inglés dice esto sobre stauros en griego:  

 

“Correspondiendo al verbo (stauroo) qué era más común, stauros puede significar una estaca que a veces era aguda en donde a un delincuente se le ejecutaba y como castigo adicional se hacía públicamente para su vergüenza. Podía usarse para colgarlo (tan probablemente Diod. Sic., 2, 18, 2), clavándole, o asfixiándole.  El stauros también podía ser un instrumento de tortura, quizás en el sentido latín de patíbulo, como se le llamaba al madero que se le ponía sobre los hombros. Finalmente podía ser un instrumento de ejecución en forma de una estaca vertical con un travesaño de la misma longitud que formaba una cruz en el sentido condensado del término. Tenía la forma ya sea de una T (en Latín crux  commissa) o de una + (crux immissa).” (Vol.1, página 391 en inglés)

 

La palabra xýlon en griego puede significar “madero, un pedazo de madera, o algo hecho de madera”, y también puede referirse a una cruz, como se señala en el Diccionario Explicativo Vine, Vol. 4, Pág. 153 en inglés

HALLAZGOS  HISTÓRICOS: 

Los hallazgos históricos han comprobado la existencia de la cruz tradicional. Hay un hallazgo de un dibujo1 que está fechado poco después del  año 200 D.C., en la pared del Palatino Romano.  Se trata de un dibujo de un asno crucificado; como una burla a los prisioneros cristianos quienes adoraban a Cristo. Los romanos indudablemente se amenizaban al ver que los cristianos adoraban a ese Jesús quien ellos habían crucificado en una cruz. 

 

En junio de 1968, excavadoras trabajando al norte de Jerusalén accidentalmente dragaron unas tumbas que se fechan del primer siglo A.C. y el primer siglo D.C.  El arqueólogo griego Vasilius Tzaferis fue instruido por el Departamento de Antigüedades Israelí para que cuidadosamente excavase estas tumbas. Como consecuencia se desenterró uno de los hallazgos más excitantes en tiempos recientes – fueron los restos de un esqueleto de un hombre que había sido crucificado. El factor más significativo es que su fechado era de alrededor del tiempo de Cristo. El esqueleto era de un hombre llamado Yehohanan hijo de Chaggol, quien había sido crucificado entre la edad de 24 a 28 años.  El Sr. Tzaferis escribió un artículo en la revista secular Biblical Archaeology Review [“Revisión de Arqueología Bíblica”] (BAR  por sus siglas en inglés) en la edición de enero y febrero del 1985, he aquí algunos de sus comentarios respecto a la crucifixión en los tiempos de Jesús: 

 

“Al final del primer siglo A.C., los romanos adoptaron la crucifixión como un castigo oficial para los que no eran romanos por ciertas limitadas transgresiones. Inicialmente, no fue empleado como un método de ejecución, sino sólo como castigo. Es más, sólo los esclavos que eran convictos de ciertos crímenes eran castigados mediante la crucifixión. Durante estos primeros períodos, una viga de madera, conocida como furca o patíbulo se les colocaba sobre los hombros al esclavo y se le amaraba a sus brazos.

 

...Cuando la procesión llegaba al lugar de ejecución, una estaca vertical era fijada en tierra. En ocasiones a la víctima sólo se le ataba a la cruz con sogas. En tal caso, el patíbulo o travesaño, donde los brazos de la víctima ya estaban atados, simplemente se alzaba y se fijaba a la estaca vertical; los pies de la víctima entonces eran amarados a la estaca con unos cuantos giros de una soga. 

 

Si la víctima se iba a fijar con clavos, entonces a él se le ponía en el suelo, con sus hombros en el travesaño. Sus brazos se le extendían y se le clavaban a los dos extremos del travesaño, el cual se levantaba entonces y se fijaba sobre la estaca vertical. Los pies de la víctima entonces se clavaban abajo en la estaca vertical. 

 

Para prolongar la agonía, los ejecutores romanos inventaron dos instrumentos que hacía que la víctima se mantuviera viva en la cruz por períodos extendidos de tiempo. Uno, conocido como un sedile, era un pequeño asiento atado, mas o menos a la mitad de la cruz.  Este aparato proveía un poco de apoyo al cuerpo de la víctima lo que puede explicar la frase usada por los romanos de, “sentarse en la cruz”.  Ambos Ireneo y Justino Mártir describen la cruz de Jesús como que tenía cinco extremidades en lugar de cuatro; la quinta probablemente era el sedile.” (Pág. 48,49) 

 

En un artículo de continuidad sobre este hallazgo arqueológico en la edición de la “Revisión de Arqueología Bíblica” BAR por sus siglas en inglés de noviembre y diciembre se hace esta declaración: 

 

Según las fuentes literarias (romanas), aquellos condenados a la crucifixión nunca cargaban la cruz completa, a pesar de la creencia común, al contrario, y a pesar de las muchas producciones modernas de Jesús caminando hacia el Gólgota. En cambio, sólo el travesaño se cargaba, mientras que la estaca ya estaba fijada en un lugar permanente dónde subsecuentemente se iba a llevar a cabo la ejecución. Como el historiador del primer-siglo judío Josefo indicó, la madera era tan escasa en Jerusalén durante el primer siglo D.C. que los romanos fueron obligados a viajar diez millas desde Jerusalén para buscar madera y así afianzar su maquinaria de sitiar. (Pág. 21)  

 

Similares son los detalles mencionados bajo “Cruz” en el Nuevo Diccionario Internacional de Teología del Nuevo Testamento en inglés:  

 

“Es cierto que sólo los romanos practicaban esta forma de ejecución. Pero es más probable que el stauros tenía un travesaño que formaba una cruz. Las fuentes seculares no nos permiten llegar a ninguna conclusión acerca de la forma precisa que tenía la cruz, si era una crux immissa (+) ó una crux commissa (T). Como no era muy común adherirle titlos (sobrescrito derribado del Latín titulus), no necesariamente se sigue que la cruz tenía la forma de crux immissa.  

 

Había dos posibles maneras de erigir el stauros. Al hombre condenado podía atársele a la cruz que estaba en el suelo en el lugar de la ejecución, y se alzaba con él a la cruz. Alternamente, probablemente ya se tenía la estaca colocada en la tierra antes de la ejecución. La víctima se le ataba al travesaño, y se levantaba con sogas a la viga horizontal y se le fijaba a la estaca vertical. Como esta era la forma más simple de subirlo, y el transporte del travesaño (patíbulo) probablemente estaba conectado con el castigo de los esclavos, la crux commissa puede tomarse como que era la práctica normal. La cruz probablemente no era más alta que la estatura de un hombre.” (Vol. 1, Pág. 392) 

OTROS HALLAZGOS ARQUEOLÓGICOS:  

Aparte de los más recientes descubrimientos, hay otros de interés que observaremos. Aquí hay uno involucrando un descubrimiento en 1873:  

 

En 1873 un famoso erudito francés, llamado Charles Clermant-Ganneau, informó el descubrimiento de una recámara de una sepultura o una cueva en el Monte de los Olivos. Dentro habían unos 30 osarios (unos cofres rectangulares hechos de piedra) donde los restos de esqueletos eran conservados después que sus cuerpos se hubieron desintegrado. . .  Un (osario) tenía el nombre de “Judas” asociado con una cruz con los brazos de igual longitud.  Además, el nombre “Jesús” surgió en tres ocasiones, en dos de las ocasiones estaba asociado con una cruz. . . . 

 

Sería improbable que se hubiesen enterrado judíos cristianos en esa área después del año 135 D.C. siendo que los romanos les prohibieron a los judíos que entraran en Aelia Capitolina. . . después de la segunda revuelta judía. (de Ancient Times [“Los Tiempos Antiguos”], Vol. 3, Núm.1, de julio de 1958, Pág. 3.)

 

En el 1939 las excavaciones en Herculano, la ciudad hermana de Pompeya (destruida en el 78 D.C. por un volcán) se halló una casa dónde una cruz de madera  había clavada en la pared de un cuarto. Según Buried History  [“Historia de Sepelios”], (Vol. 10, Núm.1, marzo 1974 Pág. 15):  

 

Debajo de esta (cruz) había una alacena con un escalón delante. Éste se ha considerado estar o ser en forma de una ara o un altar, pero podría usarse muy bien como un lugar de oración. . .  Si esta interpretación es correcta, y los excavadores están fuertemente a favor de la importancia de los símbolos y los utensilios cristianos, entonces aquí tenemos un ejemplo de cómo era una iglesia primitiva en un hogar.

 

En el 1945 una tumba de una familia fue descubierta en Jerusalén por el Prof. E.L. Sukenik del Museo de Antigüedades Judías de la Universidad Hebrea. El Prof. Sukenik es una autoridad a nivel mundial en osarios judíos. Noten estos resultados: 

 

Dos osarios tienen el nombre de “Jesús” en griego. . .  El segundo de éstos tiene también cuatro cruces grandes dibujadas. . . . (El Prof. Sukenik) concluyó que las inscripciones en su totalidad y las cruces estaban relacionadas, siendo ellas expresiones de pesar por la crucifixión de Jesús, habiendo sido escrita aproximadamente para ese tiempo. . .  El Profesor Sukenik señala. . . (que) la cruz puede representar una  “expresión pictórica de la crucifixión, equivalente a exclamar ‘¡Él fue crucificado!’”.  Siendo que la tumba está fechada por la alfarería, igual como se usaban las inscripciones en las lámparas y las gráficas en las cartas -- del primer siglo A.C. las que no se extienden más allá después de mediados del primer siglo D.C. esto significa que las inscripciones a más tardar caen dentro de las primeras dos décadas de la crucifixión. (Ancient Times [“Los Tiempos Antiguos”], Vol. 3, Núm.1, de julio de 1958, Pág. 35. También vea el Vol. 5, Núm. 3, de marzo de 1961 Pág. 13.) 

TESTIMONIO BÍBLICO SOBRE LA CRUZ 

Uno no puede pasar por alto ó no notar la serie de eventos tal como están registrados en Mateo 27:26, 31-37, Marcos 15:14-26, Lucas 23:26-38, y Juan 19:1-22 (con respecto a la muerte de Jesús) y su armonía en el método de la crucifixión como están descritos por la revista secular Biblical Archaeology Review [“Revisión de Arqueología Bíblica”] (BAR por sus siglas en inglés) y las demás fuentes. Al parece Jesús cargó el travesaño ó patíbulo al Gólgota. Allí, el patíbulo fue colocado en el poste erguido, teniendo un asiento o un entablado para poner los pies, y a Jesús se crucificó en esta estructura integra. Sobre él se puso el título, JESÚS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDÍOS.  

UN SÍMBOLO DE VICTORIA  

Mientras los judíos pueden haber considerado la cruz una cosa vergonzosa, el apóstol Pablo se glorió de la cruz de Cristo. En Gálatas  6:14 él dice:  

 

“Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.”

 

La palabra griega traducida como “gloriarme” es kauchomai, que se traduce jactarse o gloriarse sobre algo. Pablo simplemente se glorió en el símbolo de la cruz; era una señal de victoria, no de derrota. En 1ª Co. 1:17,18 él nos dice que Cristo le envió que predicara el mensaje de la cruz, y personas caerían o levantarían según respondieran al sencillo mensaje! Él continua diciendo que algunos (como los judíos y los Testigos de Jehová) tropezaría con la cruz (debido a la importancia vergonzosa que ellos le han dado en sus mentes), mientras que otros la considerarían locura (versos 21-23). ¡Pero para los cristianos la cruz significa poder y sabiduría de Dios! ¡Él nos dice que esto es porque Dios escogió deliberadamente lo débil y lo despreciado del mundo para hacer su punto, para que sus hijos pudieran gloriarse en lo que otros consideran insensato!  

 

Pablo les dice a los corintios que él había decidido usar el mensaje de la cruz de Cristo como su énfasis principal (1ª Co. 2:2); incluso al punto de evitar argumentos que fueran más eruditos o puntos distinguidos. ¿Por qué? ¡Debido a la habilidad de Dios de desyerbar un huerto y sacar fuera aquellos con malas motivaciones utilizando un mensaje humilde como su forma de llamado! Él no quiere atraer a las personas a la cristiandad dándoles cosas materiales o esperanzas intelectuales, sino que él desea alcanzar aquellos que comprenden el grado de pecado en el mundo y quiénes apreciarían que Jesús murió por sus pecados. 

 

Éste ha sido el mensaje de la iglesia a lo largo de los siglos--que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, y que él está vivo y vive en nosotros (1ª Co. 15:13; Lucas 24:45-47). Este mensaje sólo atrae a ciertas personas; con frecuencia al humilde y al débil. (1ª Co.  1:26-29).   

 

Pablo también utiliza la cruz como un símbolo de la causa de la cristiandad, así como la muerte de la vieja naturaleza. Él habla de la cruz en varios contextos. Él nos dice que algunos se han vuelto “enemigos de la cruz” (Fil. 3:18). Él habla sobre la vieja naturaleza y la Ley como “clavándola en la cruz” (Col. 2:14). Él recoge el tema de Jesús respecto a la cruz (Mt. 10:38; 16:24; Lucas 9:23; 14:27) y habla sobre “crucificar la vieja naturaleza” (Gál. 2:20; 5:24). ¡Vez tras vez, Pablo considera la cruz una señal de victoria, y no de derrota! ¡Él se glorió en la cruz! 

 

Los cristianos no deben temerle a la cruz ni deben adorarla. ¡Es más bien el símbolo del acto más grande de amor qué jamás haya sucedido! 

Refutando Los Testigos de Jehová

Al tiempo que la iglesia cristiana nunca le da tanta importancia al método exacto de la crucifixión o el fijar en el madero de Jesús como una gran preocupación, la Watchtower ciertamente sí ha hecho de esto un gran problema.  Al hacer esto, ellos demuestran su modelo verdadero de especializarse en temas sin importancia; distrayendo así a sus seguidores con frecuencia de los temas que son más importantes.  

 

La Watchtower considera las iglesias como “inmunda” por usar la cruz como un símbolo de la muerte de Jesús. Mientras que estamos de acuerdo que adorar la cruz o cualquier otro símbolo es equivocado, pero el uso de un símbolo para propósitos ilustrativos nunca ha estado equivocado, ya sea en los archivos del Antiguo o Nuevo Testamento. Por ejemplo, querubines (ángeles) se bordaron en las cortinas del tabernáculo en el tiempo de Moisés (Ex. 26:1). La Atalaya incluso utiliza una torre como su propio símbolo especial. 

 

Hasta los finales de los años 1930 la revista La Torre del Vigía mostraba a Cristo muriendo en la cruz tradicional. Después eliminaron la cruz así como el nombre de Jesús de la portada, pero ellos continuaron usando una torre de vigía como su símbolo. En el libro Enemigos, de 1939, el Presidente J.F. Rutherford atacó la historia tradicional de la cruz como que estaba mal porque:  “La cruz era objeto de adoración por los paganos celtas mucho antes del [nacimiento] y muerte de Cristo.” (Páginas 182 edición española) Sin ser acompañado por ninguna evidencia histórica o arqueológica, Rutherford declaró su nueva doctrina como un hecho. Cuando realmente, lo qué los paganos hicieron con las cruces antes de la muerte de Cristo no tiene nada que ver cómo era que los romanos crucificaban las personas. Además, Jesús no escogió su instrumento de muerte.  

 

Las objeciones de la Watchtower actuales sobre la cruz son: 

 

1. El griego bíblico no sugiere pensar en una cruz, sino en un “poste” o “estaca”.

 

2. La cruz era un símbolo pagano adoptado luego por la iglesia “apóstata”. 

 

3. La arqueología muestra que Jesús murió en una estaca derecha en lugar de una cruz. 

 

4. La cruz debe ser rehuida en lugar de mencionada o desplegada. 

 

Consideremos las respuestas una por una a estas objeciones: 

 

T de Jeh: EN GRIEGO “stauros” NO SE REFIERE A UNA CRUZ. 

 

Según los años pasaron, “prueba” se proporcionó por la Watchtower para probar su posición sobre la cruz.  En 1950 con el descargo de su publicación en inglés del New World Translation of the Greek Scriptures (La Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Griegas), en el apéndice (páginas 768-771 en inglés) primero se argumenta que en el griego stauros (Mt. 10:38) y xýlon (Hechos 5:30) no significa una cruz, y declaran que estas palabras sólo significan una estaca derecha sin un travesaño, y que no hay ninguna prueba que demuestre lo contrario.  

 

En el griego stauros tiene el significado primario de poste o estaca, como señala la Watchtower. Lo qué ellos no mencionan es que con frecuencia la palabra también se refiere a otras construcciones más complejas, como la cruz. La palabra en latín crux que normalmente se traduce “cruz”, en ocasiones se utiliza para referirse a una simple estaca. Lo que la Watchtower específicamente ignora es que los romanos SÍ ejecutaban prisioneros en cruces--siendo esto para la Watchtower un problema tienen mucho cuidado de esquivar esto en sus presentaciones. El lingote horizontal que se cruza se le llamó patíbulo, y se acostumbraba que los esclavos que serían ejecutados transportaran ese patíbulo hasta el lugar de ejecución. (Seneca, De Vita Beata 19:3; Epístola 101:12; Tácito, Historia, IV, 3) 2  

 

Los léxicos autoritarios dan la definición de stauros como una: “estaca hundida en la tierra en una posición vertical; con un travesaño a menudo fijado en su parte superior.” 3

 

Xýlon, como el stauros, también puede usarse para referirse a una cruz, esto es un hecho cuidadosamente eludido por la Watchtower en su esfuerzo para poder demostrar su punto. Ellos no prueban nada con respecto al stauros y xýlon. Por consiguiente nosotros entonces debemos ir a los registros históricos para obtener pruebas más firmes del método de crucifixión. 

 

T de Jeh: “LA CRUZ ERA UN SÍMBOLO PAGANO ADOPTADO LUEGO POR LAS IGLESIAS” 

 

Cualquier uso que se le dio a la cruz antes o después del tiempo de Cristo nada tiene que ver con el tema.  Adicionalmente, no hay ninguna evidencia conclusiva, que en el 1er siglo los judíos o cristianos vieran la cruz de la crucifixión como un símbolo de falsa adoración. Se utilizó como un medio para ejecutar--el castigo o la muerte de un delincuente. Los símbolos significan diferentes cosas en distintos tiempos. Además, Jesús no escogió su instrumento de muerte.  

 

Mientras la iglesia católica puede haber capitalizado después en la imaginería de la cruz, y algunas personas hoy en día la consideran un ídolo, lo que en nada afecta el primer uso de la cruz en la Biblia como un símbolo del evangelio (vea la cuarta objeción). La evidencia revela que tan temprano como el primer siglo hubieron cristianos que usaron la cruz como un símbolo para la cristiandad. Los romanos incluso se mofaban de ellos pintando a Jesús como un asno en una cruz (vea el apéndice para la ilustración). Al parecer la cruz no les recordaba instantáneamente a los cristianos del primer siglo los significados paganos anteriores, sino que les representaba Cristo y su mensaje en lo que se refiere a los creyentes e incluso los no creyentes. Hoy en día es casi igual. Las personas normalmente consideran la cruz como una señal de cristiandad. 

T de Jeh: “LA ARQUEOLOGÍA MUESTRA QUE JESÚS MURIÓ EN UNA ESTACA, NO UNA CRUZ.” 

En la edición de la Traducción del Nuevo Mundo de 1987 (en su apéndice), la Watchtower reproduce una ilustración del siglo16 del escritor Justo Lipsio quien es autor de un trabajo que llamó De Cruce Liber Primus, Secundus and Tres.  Ellos entonces reproducen su cuadro de un hombre empalado en una estaca derecha, pero al mismo tiempo ellos no mencionan que Lipsio produjo otras quince ilustraciones (la mayoría de ellas son de varias crucifixiones en cruces). La Watchtower en sus ediciones de la TNM en inglés del 1950 y 1969 hacen la declaración: “Ésta es la manera que Jesús fue empalado”. Ellos se refieren entonces a un artículo en la Catholic Ecclesiastical Review [“Revisión Eclesiástica Católica”] de 1920 cual dice que la cruz no se usó hasta el 312 D.C. como señal de la crucifixión. 4

 

En la edición de la Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Griegas Cristianas de 1950 en inglés (en el Apéndice, Pág. 770) dice: “En lugar de considerar el madero de tormento que Jesús fue empalado como una reliquia para ser adorado, los judíos cristianos como Simón Pedro lo consideraban ser una cosa abominable.”  Entonces citan la referencia de Pablo en Dt. 21:22,23 en Gálatas 3:13 para poder demostrar que la cruz era una abominación. Ellos continúan: “Los judíos cristianos sostenían como maldita y odiosa la estaca donde Jesús había sido ejecutado.”  La TNM edición en inglés hace su punto final declarando: 

 

“Por lo tanto, falta por completo la prueba de que Jesucristo haya sido crucificado en dos trozos de madera colocados en ángulos rectos. No queremos añadir nada a la Palabra escrita de Dios mediante insertar el concepto pagano de una cruz en las Escrituras inspiradas, sino que vertemos stau·rós y xý·lon según los significados más sencillos. . .  El pasar del tiempo y los futuros descubrimientos arqueológicos ciertamente probarán lo que es correcto.  Aun ahora la carga recae sobre aquellos que contienden con la tradición religiosa para demostrar que Jesús murió en algo más que una simple estaca.” (Pág. 771) 

 

En el 1969 la publicación en inglés de Kingdom Interlinear [“Traducción Interlineal del Reino”], su apéndice contuvo mucha de ésta misma información, como lo hace la Biblia Traducción del Nuevo Mundo con Referencias 1984 en inglés, y la revisión del 1985 del Kingdom Interlinear [“Traducción Interlineal del Reino”] en inglés. La edición en español de la Biblia Traducción del Nuevo Mundo con Referencias del 1987 añade los comentarios del Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento (traducción de S. Escuain), que apoya el punto de vista de que los paganos antes del tiempo de Cristo usaron el símbolo T que representa el dios babilónico Tamuz, no obstante, en inglés añadieron que esta práctica aparentemente influyó en la iglesia católica para adorar la cruz. Vine reclama que el sistema eclesiástico católico adoptó el símbolo de la cruz como un vestigio del paganismo. 

 

¡La cosa más asombrosa de todas es que la Watchtower pudiera hacer una declaración como: “falta por completo la prueba de que Jesucristo haya sido crucificado en dos trozos de madera colocados en ángulos rectos” cuando el MISMO LIBRO que ellos utilizan como “prueba” para apoyar sus demandas DICE QUE JESÚS MURIÓ EN UNA CRUZ!  Uno de los grabados en madera de Lipsio que no es mencionado por la Watchtower, muestra una crucifixión en una cruz. Una traducción parcial de ese texto en latín a lo largo de este grabado en madera dice: 

 

“En la cruz del Señor había cuatro pedazos de madera, la viga derecha, el travesaño, un tronco del árbol (el pedazo de madera) puesto debajo, y el título (la inscripción) puesta arriba.”  

 

También ellos pasan por alto (esta narración por) Ireneo: “La construcción de la cruz tiene cinco extremos, dos en el vertical y dos en el horizontal, y uno en el medio dónde la persona sujeta con los clavos descansaba.”  (De Cruce Liber Secundus, Pág. 661)

 

Las primeras ediciones en inglés del la TNM (1950 y 1969), después de referirse a la ilustración de Lipsio de un hombre en una estaca derecha declararon esto, pero solo en inglés, que: “Ésta es la manera en que Jesús fue empalado”.  Ellos intentaron llevar la idea de que el libro de Lipsio estaba probando su punto. ¡Desde entonces esa exposición de su deshonestidad los indujo omitir esta declaración de las versiones en inglés del 1984 y 1985 de la TNM; pero ellos TODAVÍA usan la ilustración de Lipsio para intentar demostrar su punto, sin revelar la historia verdadera! Ellos intencionalmente están evadiendo la verdad. 

 

Además, su referencia a un artículo en la Catholic Ecclesiastical Review [“Revisión Eclesiástica Católica”] de 1920, está anticuada, ya que los nuevos hallazgos arqueológicos por otra parte indican lo contrario,  como es mencionado en la revisión de arqueología bíblica Biblical Archaeology Review de enero y febrero de 1985.

 

Esto les trae otro problema muy bochornoso a la Watchtower--debido a los recientes hallazgos arqueológicos. En las primeras ediciones (1950 y 1969) de la Biblia en inglés TNM ellos habían dicho que: “El pasar del tiempo y los futuros descubrimientos arqueológicos ciertamente probarán lo que es correcto. . . .”  ¿Por qué ellos entonces omitieron esta declaración en las versiones del 1984 y 1985 en inglés y de todas las Traducciones del Nuevo Mundo en español? ¡Precisamente debido a los más recientes descubrimientos arqueológicos! Mientras que la Watchtower ha hecho uso de fuentes anticuadas y que actualmente son obsoletas en un esfuerzo para demostrar su punto, el volumen de nuevos descubrimientos históricos así como las más recientes excavaciones revelan pruebas sustanciales para la historia de la crucifixión tradicional, como siempre se sostuvo por la iglesia. 

T de Jeh: “LA BIBLIA NO DICE QUE JESÚS MURIÓ EN UNA CRUZ”.  

Hay aún mayor evidencia en el trabajo de Lipsio para probar la historia de la crucifixión tradicional, sin embargo, ésta evidencia viene de la propia Biblia. Cuando Jesús le reapareció a sus discípulos en su cuerpo resucitado, él todavía tenía las marcas de los clavos en sus manos. Los discípulos tuvieron miedo que él fuera una forma de espíritu en lugar de su Señor en la carne. Lucas 24:37 nos dice que: “Entonces espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.” Jesús les dijo:  

 

“¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?  Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”  (Lucas 24:38,39)

 

La Watchtower, deliberadamente, quiere hacernos creer que Jesús ERA un espíritu en ese momento y que realmente sólo SE  materializó en un cuerpo para confortarles. Cuánto mejor sería creer lo que la Palabra nos dice, que ERA el cuerpo de Jesús, y sus manos todavía tenían las marcas de los clavos. 

 

Esto nos trae al pasaje más conclusivo de todos, cual revela que a Cristo no lo mataron en la forma como la Watchtower pinta en sus publicaciones. El apóstol Juan nos dice que Tomás, quien no estaba allí cuando Jesús se les apareció primero al resto, se rehusó a creer que realmente era Jesús (¡él pensó también que debió haber sido un espíritu!). Y él les dijo a los otros: 

 

“Si no viere en SUS MANOS la señal de LOS CLAVOS, y metiere mi dedo en el lugar de LOS CLAVOS, y metiere mi mano en SU costado, no creeré.” (Juan 20:25, énfasis añadido) 

 

Noten que Tomás supo que hubo más de un clavo que atravesó las manos de Jesús. ¡No obstante, la Watchtower siempre se imagina a Jesús con UN CLAVO a través de ambas manos! Cuando Jesús reapareció por causa de Tomás, él les mostró sus manos para que Tomás pudiera ver y pudiese creer (Juan 20:26,27). 

 

Aparentemente sintiendo que ellos necesitaban responder a éste desafío, en la sección “Preguntas de los Lectores” apareció un artículo que sólo fue publicado en inglés eliminando ésta parte de su revista paralela en español  La Atalaya del 1º de abril de 1984 (Pág. 31). Allí ellos desfiguraron el tema con una supuesta cita parcial de The Cyclopaedia of Biblical, Theological and Ecclesiastical Literature (la qué no les apoya en nada su reclamación) en un esfuerzo para hacer parecer como que era una “pérdida de tiempo” especular con cuántos clavos Jesús fue crucificado. (Ellos en parte tienen razón: Nosotros no lo sabemos; ¡pero sí sabemos que por lo menos hubo dos clavos uno en cada mano!) Entonces ellos tratan de implicar que Tomás no se expresó correctamente--diciendo que aunque Tomás sólo menciona la impresión de los clavos en sus manos, él podría haber estado refiriéndose a los clavos en los pies de Jesús también. El artículo en inglés concluye con la siguiente declaración:  

 

“Así, justamente no es posible a estas alturas declarar con certeza cuántos clavos se usaron. Cualquier dibujo de Jesús en el madero debe entenderse meramente como una elaboración de los artistas ofreciendo una representación basada en los hechos limitados que tenemos.  Debates sobre detalles tan insignificantes no deben permitirse que obscurezcan la importantísima verdad que “fuimos reconciliados con Dios mediante la muerte de su Hijo,”. Ro. 5:10.

 

Al entender que la evidencia ha girado en contra de ellos, acuden a su vieja táctica de acusar la oposición de lo mismo que ellos siempre han sido culpables. Ellos son los que han hecho declaraciones como: “Por lo tanto, falta por completo la prueba de que Jesucristo haya sido crucificado en dos trozos de madera colocados en ángulos rectos.”

 

Como es su uso y costumbre, ellos le echan la culpa a los demás para escudarse. Recuerden, que ellos son los que han acusado a las personas de “falsa adoración” por usar el símbolo de la cruz.  En lo que se refiere a los cristianos, el método exacto de crucifixión no es un problema de grandes proporciones. ¡Más bien, el énfasis que la Biblia da en cuanto a la cruz es la cuestión real y verdadera!  

T de Jeh: “EL MADERO DE TORMENTO (la cruz) ERA VERGONZOSO Y NO DEBE PRESTÁRSELE ATENCIÓN”. 

Es cierto que los judíos veían la ejecución mediante la cruz como una forma maldita de morir, ya que significaba una vergüenza, y ninguna esperanza de resurrección. De forma similar, la Watchtower ve todo el concepto de la muerte de Cristo en el madero bajo una luz negativa. Noten estas declaraciones en la revista ¡Despertad! del 8 de febrero de 1973: 

 

“¿CÓMO se sentiría usted si uno de sus más queridos amigos fuera ejecutado bajo falsas acusaciones? ¿Haría usted una réplica del instrumento de ejecución, digamos un nudo corredizo del verdugo o una silla eléctrica? ¿Besaría esa réplica, encendería velas delante de ella o la usaría alrededor del cuello como un adorno? ‘Por supuesto que no,’ quizás diga usted.”

 

“Para los judíos y los romanos la manera en que Jesús murió fue humillante y vergonzosa. Fue ejecutado como un criminal de la peor clase, como los malhechores que fueron empalados a su lado. (Luc. 23:32) Por lo tanto su muerte lo representó de la peor manera posible. Por lo tanto para los cristianos el instrumento de ejecución mismo habría sido algo muy repulsivo. El venerarlo hubiera significado glorificar el mal proceder cometido sobre él... el asesinato de Jesucristo.” (Pág. 27)

 

La Watchtower nuevamente confunde el problema clasificando aquellos que “veneran” o adoran a la cruz con aquellos que consideran la cruz sin ser otra cosa mas que un símbolo de la cristiandad.  Ciertamente no hay ninguna justificación para rendirle culto a una cruz o besarla; pero sí HAY justificación para considerar la cruz solamente un símbolo de la cristiandad. 

 

Notas marginales: 

 

1 Buried History  [“Historia de Sepelios”], Vol. 9, Núm. 2, página 41 (junio de 1973, Inst. Australiano de Arqueología)  

 

2 Biblical Quarterly, [“Trimestral Bíblico”], Volumen 13, Número 4, página 442.  

 

3 A GreekEnglish Lexicon [“Léxico Griego-Inglés”], por Arndt y Gingrich, página 772.  

 

4 La cruz se ha descubierto en excavaciones de tumbas cristianas mucho antes del siglo cuatro. (Compare con la revista ¡Despertad! del 8 de febrero de 1973 Pág. 27) 

 

 

“Dos Preguntas Sobre la Crucifixión” lee el título de un fascinante artículo en la edición de abril de 1989 del “Bible Review” [“Revisión Bíblica”]. El mismo tiene dos subtítulos subyacentes: “¿La Víctima Muere de Asfixia?”, Y  “¿Las Manos con los Clavos Sostendrían el Peso del Cuerpo?” 

En el mismo, el autor desacredita la teoría anterior de la crucifixión como fue formulada por A. A. LeBec en el 1925 la que se le dio amplia publicidad por el Dr. Pierre Barbet desde el 1953 en adelante, la que dice qué (1) Jesús murió de asfixia debido a ser incapaz de alzarse para respirar, y (2) que los clavos de sus manos realmente fueron a través de sus muñecas (asumiendo que las palmas de las manos no podían sostener el peso del cuerpo). Al parecer ahora la evidencia no apoya ésta teoría de Barbet. 

 

La investigación médica para este proyecto fue hecha por Frederick T. Zugibe, quien es asesor asociado y profesor de patología en la Universidad de Columbia del Colegio de Médicos y Cirujanos, así como autor del The Cross and the Shroud--A Medical Examiner Investigates the Crucifixion [“La Cruz y el Sudario--Un Examinador Médico Investiga la Crucifixión”]. Zugibe demuestra muy concluyentemente que: 

 

(1) Jesús no murió de asfixia, sino de un choque de postración nerviosa tresnal y trauma. Adicionalmente, un hombre fijado con los brazos extendidos sobre su cabeza (como la Watchtower lo pinta) se sofocaría en minutos, mientras que un hombre con los brazos extendidos hacia los lados en un ángulo de 60 a 70 grados (como en una cruz) podría vivir durante horas sin sofocarse. 

 

(2) Hay dos lugares en la PALMA de cada MANO que permitiría un clavo penetrar y cargar el peso completo del cuerpo de hasta sobre cientos de libras, haciendo innecesaria la “teoría de la muñeca” y las explicaciones de cómo los brazos de Cristo fueron fijados en la cruz. 

 

Hacen años, LeBec y Barbet concluyeron que una persona colgada por sus brazos sobre la cabeza se sofocaría en cuestión de minutos, debido a la incapacidad de los pulmones de expandirse y contraerse en tal posición. Adicionalmente, el radiólogo austriaco, Hermann Moedder, experimentando con estudiantes de medicina en los años 40, colgándoles por sus muñecas con las manos directamente sobre sus cabezas (idéntico como están Jesús en el madero en las fotos de la Watchtower).  En los primeros minutos, los estudiantes se pusieron pálidos, su capacidad pulmonar se redujo de 5.2 a 1.5 litros, les bajó la presión arterial y el pulso les aumentó. Moedder concluyó que la incapacidad para respirar ocurriría aproximadamente en unos seis minutos si no se les permitía ubicarse de pies y descansar. 

 

Lo mismo aplicaría en el caso de Cristo, SI a él lo hubiese sido fijado en un madero como lo pinta la Watchtower, colgado de las manos directamente sobre su cabeza. Él se hubiese sofocado en cuestión de minutos. 

 

No obstante, Zugibe, descubrió que si los estudiantes eran colgados con los brazos extendidos hacia los lados en un ángulo de 60 a 70 grados, ellos no tendrían ningún problema respirando durante muchas horas.  Siendo que Lucas 23:44 y Mateo 27:45,46 muestra que Cristo estuvo en la cruz durante aproximadamente tres horas, la evidencia apunta nuevamente a una muerte en una cruz tradicional. 

 

Zugibe llevó a cabo sus experimentos usando varios voluntarios que estaban dispuestos a probar colgarse de una cruz con varias variaciones, a ninguno se le requería mutilarse su carne o recibir daño corporal. Se usaron guantes de cuero especiales para atarles las manos a la cruz. Para demostrar que un clavo a través de la mano podía sostener varios cientos de libras, Zugibe, en otro experimento, utilizó brazos de cadáveres frescos, clavándolos en la palma de las manos en dos lugares distintos (vea la ilustración) y suspendiendo pesas de los brazos (¡un experimento bastante morboso, por decir lo mínimo!). 

 

¿Si Jesús no murió de asfixia, entonces cuál fue su causa de muerte? Repasemos los eventos del día que Cristo murió. 

 

Primero, Jesús experimentó pérdida en el volumen de su sangre de parte de ambos, transpiración y el sudar la sangre, debido a su angustia mental. Después de ser arrestado, él fue azotado con un látigo de cuero que tenía pedazos de metal o astillas de huesos en los extremos. Según las puntas penetraron la piel traumatizaron los nervios, los músculos y su epidermis. Le sobrevendría entonces el estremecerse con agotamiento, sudar severamente, y las convulsiones. Mucho del fluido corporal  se perdería. Incluso antes de subirlo a la cruz, Jesús ya pudo haber entrado en un estado de choque de postración nerviosa tresnal, por haber sido azotado, la irritación de los nervios y del cuero cabelludo debido a la corona de espinas, y el ser  golpeado por tiempo prolongado en diferentes ocasiones. Finalmente, a él se le clavó en la cruz con clavos de hierro enormes, que eran cuadrados a través de ambas manos, así como sus pies. El daño a los nervios le trajo un dolor increíble, agregándole un choque de postración nerviosa y pérdida de agua. Por un período de más de tres horas, cada movimiento ligero le habría traído un dolor insoportable. La muerte sería el resultado de un choque extremo de postración nerviosa debido a una combinación de agotamiento, dolor y pérdida de sangre. 

 

El área entre el “Grande” y “Semilunar” y entre el “Trapezoide” y “Grande” puede sostener varios cientos de libras cuando una clavo se introduce en este lugar preciso. Cortesía de http://www.fhuce.edu.uy/antrop/cursos/abiol/practicos/extremimg/mano.html