IV CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO
Documento de SANTO DOMINGO
12-28 de Octubre del 1992
Resumen por Dino Lorenzon

 

 

ÍNDICE

Primera Parte

JESUCRISTO, EVANGELIO DEL PADRE

1. Profesión de fe

2. A los 500 años de la primera evangelización

Segunda Parte

JESUCRISTO, EVANGELIZADOR VIVIENTE EN SU IGLESIA

1. La nueva evangelización

1.1. La iglesia convocada a la santidad

1.2. Comunidades eclesiales vivas y dinámicas

1.3. En la unidad del Espíritu y con diversidad de ministerios y carismas

1.4. Para anunciar el reino a todos los pueblos

2. La promoción humana

2.1. La promoción humana, una dimensión privilegiada de la nueva evangelización

2.2. Los nuevos signos de los tiempos en el campo de la promoción humana

2.3. La familia y la vida: desafíos de especial urgencia en la promoción humana

3. La cultura cristiana

3.1. Valores culturales: Cristo, medida de nuestra conducta moral

3.2. Unidad y pluralidad de las culturas indígenas, afro americanas y mestizas

3.3 Nueva cultura

3.4. La acción educativa de la Iglesia

3.5. Comunicación social y cultura

Tercera Parte

JESUCRISTO, VIDA Y ESPERANZA DE AMÉRICA LATINA

1. Líneas pastorales prioritarias

 

 

Resumen

 

Introducción

La Conferencia general del Episcopado Latinoamericano celebrada en S. Domingo, además de la explícita intención de seguir aplicando la renovación conciliar, mantiene vigente las enseñanzas de Medellín y Puebla, actualizándolas a través de nuevas líneas pastorales. La Iglesia atenta a las profundas transformaciones que han acontecido en América latina en los últimos años pos-conciliares, quiere hacer presente y actualizar el misterio de redención realizado por y en Jesucristo.

Juan Pablo II dijo que la nueva evangelización parte del hecho de que en Cristo tenemos una "inescrutable riqueza (Ef 3, 8)," que no agota ninguna cultura ni ninguna época, y a la cual los hombres podemos siempre acudir para enriquecernos.

Santo Domingo acentúa la llamada a conversión haciendo una lectura de la realidad, tanto eclesial como social. Mantiene, respecto a Puebla y Medellín, el esfuerzo de evangelizar la cultura y salir al encuentro de la pobreza, pero además profundiza el compromiso por la justicia y los derechos humanos; mejora la pastoral juvenil y familiar; acentúa el rol de los laicos; cobran fuerza temas como la defensa de la vida, la cultura urbana, los movimientos y asociaciones eclesiales, el papel de la mujer, las expresiones culturales de los amerindios y afro americanos, la misión ad gentes.

 

 

Primera parte

JESUCRISTO, EVANGELIO DEL PADRE

 

1. Profesión de fe

Los obispos de Latinoamérica proclaman su fe en Jesucristo, que es el mismo "ayer, hoy y siempre". Él es el Señor de la historia que quiso extender el anuncio del Evangelio hasta el nuevo continente. Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, ha venido al inundo para librarnos de toda esclavitud del pecado, darnos la gracia de la adopción filial y a reconciliarnos con Dios y con los hombres. El es el Evangelio viviente del amor del Padre, y sólo en él todos los hombres pueden encontrar su dignidad y su promoción humana.

Sólo en Jesucristo, que una vez más se ofrece a todos los hombres y mujeres de América latina, puede haber liberación de la dramática situación de pecado y de muerte: guerras, terrorismo, injusticias sociales, droga, prostitución, abortos, explotación de los más débiles, que amenaza a todos los estrados de la sociedad. La Iglesia, peregrina y misionera por su naturaleza, quiere realizar una nueva evangelización que transmita, consolide y madure en todos los pueblos de América latina la fe en Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo.

2. A los 500 años de la primera evangelización

En este continente ya estaban presentes, al momento de su descubrimiento, "las semillas del Verbo", y Dios mediante la evangelización y la fe en Cristo ha renovado su alianza con América latina. Esta obra de evangelización, inspirada por el Espíritu Santo, ha sido llevada a cabo, en su conjunto, por todo el pueblo de Dios: obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos; entre estos últimos hay que contar también con los indígenas bautizados y con los afro americanos.

 

 

Segunda parte

JESUCRISTO, EVANGELIZADOR VIVIENTE EN SU IGLESIA

 

1. La nueva evangelización

El sujeto de la nueva evangelización es toda la comunidad eclesial: los obispos en comunión con el papa, los presbíteros y diáconos, los religiosos y las religiosas, todos los laicos. Esta nueva evangelización tiene como finalidad formar hombres y comunidades maduras en la fe, y dar respuesta a la nueva situación actual, provocada por los cambios sociales, económicos, políticos y culturales. Además tiene la tarea de suscitar la adhesión personal a Jesucristo y a la Iglesia de tantos bautizados que viven apáticamente el cristianismo.

1.1 La Iglesia convocada a la santidad

La Iglesia es llamada a la santidad por la presencia en ella de Cristo, que la santifica con su Espíritu. Su oficio principal es predicar el Evangelio, con el Kerygma y las catequesis. La Iglesia encuentra el sentido de su convocación mediante la vida de oración, la acción de gracias y el ejercicio de la liturgia.

1. 2 Comunidades eclesiales vivas y dinámicas

La Iglesia particular, que prolonga la presencia y la acción evangelizadora de Cristo, está llamada a vivir el dinamismo de comunión-misión en las parroquias. La parroquia, comunidad de comunidades y movimientos, anima y orienta la comunión, la participación y misión de los fieles, porque es una comunidad orgánica, eucarística y misionera a la vez. Tarea principal de la parroquia es evangelizar, celebrar la liturgia, impulsar la promoción humana, fomentar la enculturación de la fe. Expresión de esta realidad son las comunidades eclesiales de base, células vivas formadas por laicos que están llamados a vivir como comunidad de fe, culto y amor.

1.3 En la unidad del Espíritu y con diversidad de dones y carismas

Es por la acción del Espíritu Santo que todos los bautizados participan de las riquezas de gracia que les regala el Señor Jesús. Es El que lleva a todos los cristianos a construir la unidad de la Iglesia desde distintos carismas y ministerios que se actualizan a través del servicio.

El ministerio de los obispos, presbíteros y diáconos es esencial en el anuncio de la palabra, en la celebración de los sacramentos y en la conducción pastoral. La vida de los consagrados, como don del Espíritu Santo, también pertenece a la vida íntima y a la santidad de la Iglesia. Están llamados a vivir fielmente los consejos evangélicos, a participar del misterio de Cristo, a irradiar los valores del Reino de Dios y a interpelar, con su vida, al mundo actual.

Los laicos son llamados por Cristo para ser agentes y destinatarios de la Buena Noticia de la salvación; como consecuencia de su bautismo, los fieles están injertados en Cristo y son llamados a vivir el triple oficio sacerdotal, profético y real, y a tener presente su perfeccionamiento espiritual y su vocación a la santidad. Los movimientos y asociaciones eclesiales, impulsados por el Espíritu Santo, son la respuesta a las situaciones de secularismo, ateísmo e indiferencia religiosa.

1.4 Para anunciar el Reino a todos los pueblos

Es Cristo que nos revela al Padre y nos introduce en el misterio de la vida trinitaria por el Espíritu. Todo pasa por Cristo, que se hace camino, verdad y vida. Por el bautismo recibimos la filiación divina, y hechos todos hijos de Dios, todos los pueblos de América latina hemos sido hechos también hermanos entre nosotros. En Él todos tenemos la liberación del pecado, de la muerte y de la esclavitud. Él da la vida en plenitud para que la Iglesia a su vez, la comunique a todos los hombres y a todos los pueblos, sin diferencia de razas, naciones o situaciones económicas.

 

2. La promoción humana

La doctrina social de la Iglesia es la enseñanza del magisterio en materia social y contiene principios, criterios y orientaciones para la actuación del creyente en la tarea de transformar el mundo según el proyecto de Dios. Con el mensaje evangélico la Iglesia ofrece una fuerza liberadora y promotora del desarrollo precisamente porque lleva a la conversión del corazón v de la mentalidad.

2.1 La promoción humana, una dimensión privilegiada de la nueva evangelización

Nuestra fe en el Dios de Jesucristo y el amor a los hermanos tiene que traducirse en obras concretas. El seguimiento de Cristo significa comprometerse a vivir según su estilo. La falta de coherencia entre la fe que se profesa y la vida cotidiana es una de las causas que generan pobreza, porque los cristianos no) han sabido encontrar en la fe la fuerza necesaria para enfrentarse a los desafíos ideológicos, políticos y económicos.

2.2 Los nuevos signos de los tiempos en el campo de la promoción humana

Derechos humanos. Cristo es la fuente que garantiza la dignidad de la persona humana y de sus derechos. Toda violencia de los derechos humanos contradice el Plan de Dios y es pecado. La Iglesia al proclamar el evangelio, raíz profunda de los derechos del hombre, no se arroga una tarea ajena a su misión, sino, por el contrario, obedece al mandato de Jesucristo que hace de la ayuda al necesitado una exigencia esencial de su misión evangelizadora.

Ecología. La creación es obra de la Palabra de Dios y de la presencia del Espíritu que aleteaba sobre todo lo creado. Esta fue la primera alianza de Dios con nosotros. Cuando el ser humano, llamado a entrar en esta alianza de amor, se niega, el pecado del hombre afecta su relación con Dios y al mismo tiempo con toda la creación.

La tierra: don de Dios. La tierra es el primer signo de la Alianza de Dios con el hombre, ya que Dios, al crear a Adán lo colocó en el jardín de Edén para que lo labrara y lo cuidara como administrador y no como dueño. Los límites en el uso de la tierra miran a preservar la justicia y el derecho que todos tienen a acceder a los bienes de la creación, que Dios destinó al servicio de todo hombre que viene a este mundo.

Empobrecimiento y solidaridad. Cristo siendo rico se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Esta es la invitación que él nos hace para que los cristianos podamos dar testimonio auténtico de pobreza evangélica en nuestra vida, y en nuestras estructuras eclesiales. Descubrir el rostro del Señor en los rostros sufrientes de los pobres y marginados es algo que desafía a todos los cristianos a una profunda conversión personal y eclesial.

Trabajo. El trabajo tiene su origen en la vocación co-creadora del hombre como imagen de Dios; y ha recibido su dignificación en Jesús, trabajador e hijo de carpintero. La Iglesia como depositaria y servidora del mensaje de Jesús, ha visto siempre al hombre como sujeto que dignifica el trabajo, realizándose a su mismo y perfeccionando la obra de Dios, para hacer de ella una alabanza al Creador y un servicio a los hermanos.

Orden democrático. Jesucristo, como) enviado) del Padre, vino a anunciar la Buena Noticia y a instaurar el Reino de Dios. Mediante la conversión los hombres pueden lograr una nueva vida según Dios, y un nuevo tipo cíe convivencia y relación social. La Iglesia respeta la legítima autonomía del orden temporal y no tiene un modelo específico de régimen político; fiel a la misión que le otorgó su fundador, ayuda en la construcción de una sociedad donde primen los valores evangélicos.

Nuevo orden económico. La Iglesia es consciente del nuevo orden económico que se está gestando a nivel mundial y que está afectando mucho a América latina. Juan Pablo) II en la "Centesimus Annus" dice que es lícita la libre actividad de los individuos en el mercado, aunque debe tener en cuenta sus límites. Toda la sociedad está llamada a promover el valor de la persona, la honradez, el respeto a la vida y a la justicia por los más pobres y necesitados. Juan Pablo II afirma que es absolutamente necesario encontrar las fórmulas para reducir, dilacionar o extinguir la deuda externa de nuestros países, favoreciendo el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y al progreso.

2.3 La familia y la vida: desafíos de especial urgencia en la promoción humana

La Iglesia sabe que el futuro de ha humanidad se fragua en ha familia. Eh matrimonio y la familia en el proyecto original de Dios son instituciones de origen divino, y no son producto de ha voluntad humana. El hombre y ha mujer, siendo imagen y semejanza de Dios, que es amor, son llamados a vivir en el matrimonio eh misterio de la comunión y relación trinitaria.

En el plan de Dios creador y redentor ha familia descubre no sólo su identidad sino también su misión: custodiar, revelar y comunicar el amor y la vida, a través de cuatro cometidos fundamentales:

a) La misión de ha familia es vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas que se caracteriza por ha unidad y la indisolubilidad.

b) Ser "como el santuario de la vida", servidora de ha vida, ya que eh derecho a ha vida es la base de todos los derechos humanos. Este servicio no se reduce a ha sola procreación, sino que es ayuda eficaz para la transmisión y educación de los valores cristianos y humanos.

c) Ser "célula primera y vital de la sociedad". Por su naturaleza y vocación la familia debe ser promotora del desarrollo, protagonista de una auténtica política familiar.

d) Ser " Iglesia doméstica" que acoge, vive, celebra y anuncia la palabra de Dios, el santuario donde se edifica la santidad y desde donde la Iglesia y el mundo pueden ser santificados.

 

3. La cultura cristiana

La cultura nace con el mandato inicial de Dios a los seres humanos: creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla (Gn 1,28-30). Cuando el Verbo se hizo carne, asumió toda la realidad humana, excepto el pecado; por esta encarnación eh Hijo de Dios entra también en la cultura, y viene a ser así la medida de todos los aspectos humanos, incluyendo todos los valores y expresiones culturales.

Se puede hablar de cultura cristiana, dice Juan Pablo II, cuando la vida de un pueblo ha sido penetrada interiormente hasta situar el mensaje evangélico en la base de su pensar, en sus principios (he vida, en sus criterios de juicio, en sus normas de acción.

Por medio de la enculturación la Iglesia encarna eh evangelio en las diversas culturas, e introduce a los pueblos con sus culturas en su misma comunidad; transmite a las mismas culturas sus propios valores, asumiendo lo que hay de bueno en ellas y renovándolas desde dentro. La tarea de enculturación de la fe es propia de las Iglesias particulares bajó la dirección de sus pastores, con ha participación de todo el pueblo de Dios.

 

3.1 Valores culturales: Cristo, medida de nuestra conducta moral

La moral cristiana sólo se entiende dentro de la Iglesia y se plenifica en la eucaristía. El cristiano es consciente que debe caminar hacia y con Cristo para realizar ha moral cristiana. Esta es ha forma de vida del creyente, que con la gracia sacramental vive la alegría de la salvación y abunda en frutos de caridad para ha vida del mundo. Consciente de la necesidad de seguir a Cristo, el cristiano se empeña en la formación de la propia conciencia. De esta formación, tanto individual como colectiva, de la madurez de mentalidad, de su sentido de responsabilidad y de la pureza de las costumbres depende el desarrollo y la riqueza de los pueblos.

 

3.2 Unidad y pluralidad de las culturas indígenas, afro americanas y mestizas

La analogía entre la encarnación y la presencia cristiana en el contexto socio-cultural e histórico de los pueblos nos lleva al planteamiento teológico de la enculturación; la cual es un proceso conducido desde eh evangelio hasta el interior de cada pueblo y comunidad. La Iglesia defiende los auténticos valores culturales de todos los pueblos, especialmente de los oprimidos, indefensos y marginados, ante la fuerza arrolladora de las estructuras de pecado manifiestas en la sociedad moderna.

3.3 Nueva cultura

América latina está profundamente marcada por la cultura occidental. El impacto que ha producido la cultura moderna con sus valores y contravalores: la centralidad del hombre; la absolutización de la razón, el olvido de Dios, relegado a un problema de conciencia personal, ha llevado a desafiar la evangelización de la cultura. La Iglesia es consciente de esta realidad, y mediante el nuevo anuncio del evangelio, vuelve a proponer al hombre moderno la necesidad de un camino hacia la evangelización de la cultura.

3.4 La acción educativa de la Iglesia

Así cómo la educación es la asimilación de la cultura, así la educación cristiana es la asimilación de la cultura cristiana; es la enculturación del evangelio en la propia cultura. La educación cristiana se funda en una verdadera antropología cristiana, que significa la apertura del hombre hacia Dios como Creador y Padre; apertura hacia los demás como a sus propios hermanos; y apertura hacia la naturaleza como obra de Dios. En la situación actual encontramos una pluralidad de valores que nos interpelan, y que son ambivalentes. Surge la necesidad de confrontar los nuevos valores educativos con Cristo revelador (leí misterio del hombre; si estos valores están ordenados a Cristo como su fundamento y término, entonces se puede hablar de una verdadera educación cristiana; de otra manera puede hablar de Cristo, sin embargó no es cristiana.

3.5 Comunicación social y cultura

La evangelización, anuncio del Reino, es comunicación. Cada persona y cada grupo humano desarrolla su identidad en el encuentro con otros. Esta comunicación es el camino necesario para llegar a la comunión. Dios, el totalmente otro, se ha revelado en Cristo, Palabra eterna, el cual sale al encuentro del hombre, y de él espera una respuesta libre. Este encuentro con el Verbo encarnado es crecimiento, es camino a la santidad. Así se da una relación íntima entre evangelización, promoción humana y cultura, fundada en la comunicación. La Iglesia sabe que hoy nos encontramos en la nueva cultura de la imagen, y que el mensaje evangélico debe inculturarse en esta cultura, y llegar así a hacerla expresiva de Cristo, la máxima comunicación.

 

 

Tercera parte

JESUCRISTO, VIDA Y ESPERANZA DE AMÉRICA LATINA

 

Líneas pastorales prioritarias

La Iglesia en Latinoamérica y el Caribe proclama su fe: "Jesucristo ayer, hoy y siempre" (cf Hb 13,8). Revisando nuestro camino proclamamos nuestra fe en Jesucristo, hijo de Dios vivo, única razón de nuestra vida y fuente de nuestra misión. Él es el camino, la verdad y la vida. Él nos da la vida que deseamos comunicar plenamente a nuestros pueblos para que tengan todos un espíritu de solidaridad, reconciliación y esperanza.

Nuestras Iglesias particulares, unidas en ha esperanza y en el amor, bajo ha protección de Nuestra Señora de Guadalupe, en comunión con el Santo Padre y en continuidad con has orientaciones pastorales de las Conferencias Generales de Medellín y Puebla, se comprometen a trabajar en:

 

1. Una nueva evangelización de nuestros pueblos.

2. Una promoción integral del pueblo latinoamericano y caribeño.

3. Una evangelización inculturada.

 

1. Una nueva evangelización de nuestros pueblos

Eh compromiso es de todos y desde comunidades vivas. Los laicos están llamados a un especial protagonismo, y entre ellos, especialmente los jóvenes. Impulsaremos una vigorosa pastoral de has vocaciones a fin de suscitar presbíteros, diáconos permanentes, religiosos y religiosas para ha nueva evangelización. Todos los cristianos estamos llamados a la santidad; por eso nos urge un decidido empeño por la continua educación de ha fe, por medio de la catequesis, fundada en ha palabra cíe Dios y el Magisterio de la Iglesia. La celebración de ha fe en la liturgia ha de realizarse de manera que permita una participación más viva, activa y comprometida. Es ha hora misionera de América: dirigimos a todos nuestros pueblos un anuncio fuerte y entusiasta para que se lleve a cabo la Nueva Evangelización, no sólo en el seno de nuestras Iglesias sino más allá de nuestras fronteras.

 

2. Una promoción humana integral de los pueblos latinoamericanos y caribeños

Asumimos con renovado ardor ha opción evangélica preferencial por los pobres, en continuidad con Medellín y Puebla. Invitamos a promover un nuevo orden económico, social, político, conforme a ha dignidad de todas y cada una de las personas, impulsando ha justicia y la solidaridad. Proponemos una decidida acción para defender y promover ha vida y la familia, Iglesia doméstica y santuario de la vida; porque toda vida humana es sagrada desde su concepción hasta eh final natural de su etapa temporal.

 

3.3 Una evangelización inculturada

Atenderemos a la evangelización de las grandes ciudades de América Latina donde vive la mayor parte de nuestra población, aunque nuestra solicitud se dirigirá también a has áreas rurales. Nos acercaremos a los pueblos indígenas y afro americanos a fin de que eh evangelio se encarne en sus culturas. Buscaremos también impulsar una eficaz acción educativa y un decidido empeño por una moderna comunicación.

 

 

 


Volver al Inicio del Documento

 

 


 

Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ]