[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

¿Amas de verdad a Dios? (1 Jn 4, 21)

Páginas relacionadas 

 

Comentarios a la primera carta del Apóstol San Juan

 


Eduardo Dante Reyes Pariona
2º de Teología 2009


 "Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano" (1 Jn 4, 21).

 Si no das pruebas sinceras de amor ¿Cómo puedes decir que amas a Dios?

 No hay conocimiento de Dios sin amor al hermano, ha quien vez todos los días. Este será signo del amor en el mundo. ¿Cómo? Permaneciendo en el amor Uno y Trino, pero dentro de una comunidad (la Iglesia), compartiendo la fe unidos a Cristo el Señor a pesar de no poder amar al hermano y viviendo en el amor a al verdad.
1 Jn 2, 6. 9. Quien dice que permanece en él, debe vivir como vivió él. Quien dice que está en la luz y aborrece a su hermano, está aún en las tinieblas.
Introducción:
La fuente del amor y de la fe, es ser un don, saliendo de sí mismo y donarse absoluta y totalmente al otro hasta el martirio y la visión beatifica de Dios, y esto no se da en la naturaleza misma del hombre caído sino por medio del amor Uno Trino, bajo la acción del Espíritu Santo. Hay que amar, pues Dios es amor, Pero que nadie se engañe creyendo presuntuosamente poseer la caridad perfecta. 

Por eso, San Juan recuerda el criterio infalible del amor perfecto: el que no ama a su hermano, a quien ve, no es posible que ame a Dios, a quien no ve (v.20). La caridad fraterna está en íntima correlación con el amor de Dios que es inseparable del amor al prójimo. Pretender que el primero puede existir sin el segundo es una mentira. El que afirma que ama a Dios, ha de amar también al prójimo. Porque es imposible excluir al prójimo de la caridad. El que no ama a su hermano, con el cual continuamente convive, que es semejante o inferior a él y al que puede exteriorizar en cualquier momento su amor, mucho menos puede amar a Dios, siempre invisible, infinito y, sobre todo, porque Dios ha dispuesto que el amor hacia El y hacía el prójimo estén íntimamente unidos, sean inseparables. Y no solo eso sino que: quien ama a Dios ame también a su hermano (v.21). 

Es voluntad expresa de Dios, manifestada mediante un precepto explícito, categórico, dado por Jesucristo y los apóstoles. Tal vez alude a los dos grandes mandamientos de que nos habla Jesucristo. Los sinópticos, propiamente hablando, no nos transmiten ese mandato tal como es formulado por San Juan. El cuarto evangelio enseña en varios lugares que amar a Dios es observar sus mandamientos, el primero de los cuales es el amor fraterno. San Juan, lo mismo que San Pablo, reduce la ley evangélica a un solo precepto: el del amor al prójimo. Debemos amar a Dios ante todo; pero este amor de Dios se realiza, se lleva a efecto, por disposición divina, amando al prójimo. En el prójimo hemos de amar a Dios, cuyo hijo es el prójimo, y como tal, hermano nuestro. Porque todo amor, para ser santo, ha de fundarse en Dios.


No podemos disociar la caridad y el conocimiento de Dios por medio del prójimo, y el amar en la Verdad.

Cuando uno ama al hermano en la dimensión de la cruz, y en la convivencia diaria verá sus frutos que son la comunión para así llegar a la unidad y llevar la misión ha la cual hemos sido convocados que es vivir en el amor.

Sabemos que nos es imposible amar al hermano, y en nuestras propias fuerzas no lo lograremos nunca, ¿cómo esto se puede dar? Por medio de la fe que se obtiene por la gracia de Dios que no se da por nuestros méritos sino por la infinita misericordia y gratuidad de Dios.

 Antes pensaba que con decir yo amo a Dios o tengo y que debo de amar al hermano como Jesús ha amado era suficiente, mis padres me han mostrado de lo que para ellos era el amor; que ciertamente es condicionado y limitado, ¿Por qué? Porque me han traído a la vida, por ser hijo de sangre me pero no trasciende al amor de Cristo. No me daba cuenta que ese "tengo que" y "debo" es una exigencia impuesta por el mundo y quien lo gobierna hoy, como no llegaba ha realizar lo que tenía que hacer como una meta meramente humanista sentía una gran desilusión y frustración interior que no lo daba a conocer. Y comenzaba a dar cuenta de que no podía amar, pues estaba imposibilitado de amar pues solo se recibe este amor por medio de la gracia y no por el mérito propio, por la gratuita misericordia de Dios. Y si no veo a Dios en el hermano, para que luego se de el amor al enemigo, al quien me persigue, etc.

¿Uno puede amar? en mis fuerzas lo he intentado. Para uno es imposible pero no para Dios. ¡Amaremos!: Sí en la medida en que nos abramos al conocimiento del otro, en la convivencia trasparente y sincera, y ¿cómo? Sólo cuando Dios lo suscite en el corazón de la comunidad y en cada uno de sus miembros.

 Darás pruebas sinceras de amor cuando vivas en la verdad y conozcas realmente lo que es la libertad de los hijos de Dios con relación en el amor al hermano

No conocer al hermano es no conocer a Dios por que Dios está en el hermano. Él te da la posibilidad de ver a Dios en el hermano.

El signo de amor en el mundo será el vivir en comunión a pesar de las diferencias de la propia naturaleza del hombre.

Permanezcamos hermanos en el conocimiento de Dios y viendo a Dios en el amor al hermano. Pues la comunión con Dios se da en Cristo Jesús y se hace visible en la vivencia cotidiana de la comunión entre los hermanos, por medio del pan de vida que es el mismo, en la Palabra encarnada y en la Eucaristía, y en la oración plena con Dios. La Comunión con Dios se da en la comunión con los Hermanos que es signo de amor para el mundo.
 

 

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]