[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

¡ES TIEMPO DE LUCHAR! (Jn 1, 6-8)

Páginas relacionadas 

 

Comentarios al Evangelio del Apóstol San Juan

 

Hno. Gino Ruggiero Díaz
3° de Teología 2009



"Hubo un hombre enviado por Dios... Éste vino para dar testimonio; para dar testimonio de la Luz; para que todos creyeran por él; no era él la Luz, sino quien debía dar testimonio de la Luz" (Jn 1, 6-8).

Te conozco y sé que eres un joven emprendedor, muy inteligente y deseoso de conocer la verdad; por eso me he animado a escribirte para iluminar un poco el camino que estás recorriendo.

Aplicación breve de lo que trataré: Voy a exponerte la situación general de la fe y la urgencia de tomar partido frente a lo que está sucediendo a tu alrededor. Beneficios: Te servirá, sin duda, para tener un mejor panorama y decidir qué harás con tu vida en adelante; recordándote aquellas veces en las que me has comentado cómo sentías en tu corazón que Dios te estaba necesitando de una manera muy especial. 

Exhortación: Te animo a leer estas líneas con magnanimidad y con el corazón puesto en Dios.

Antecedente: Muchas cosas se pueden decir de nuestra época: edad del maquinismo, del relativismo, del confort; mejor diríamos, un tiempo en el que Dios está ausente. Esta despreocupación por Dios no se da sólo aquí, es una ausencia universal.
Dios está ausente, expulsado del corazón mismo de la vida.
La gente se ha encerrado en este rechazo a Dios y su ausencia los hace morir.
Los grandes ídolos de nuestro tiempo son el dinero, el placer, el poder, la comodidad: lo que sirve al hombre. Y si pensamos en Dios, siempre hacemos de El un medio al servicio del hombre: le pedimos cuentas, juzgamos sus actos, nos quejamos cuando no salen las cosas a nuestro gusto.
Y, si miramos a nuestra juventud la encontraremos cogida casi exclusivamente por el ansia de gozo carnal, de codicia de la riqueza y del poder.
Y esta avalancha, querido amigo, se viene sobre ti y tendrás que decidir cuál va a ser tu reacción frente a ella.

Mira a tu alrededor, ¿Qué ves? Si te pones a examinar, no verás nada que te llene del todo. Frivolidad, indiferencia, mediocridad y paganismo ocultos entre los pliegues de un cristianismo mal entendido; afanes, placer, como si la vida en la tierra fuera eterna, luchas, disputas... y de Dios muy poco.

Los hombres hemos olvidado a nuestro Creador... Comprendo muy bien los arranques de esos santos que gritaban en calles y plazas en nombre de Cristo y no sé cómo no se volvían locos, al ver que no eran escuchados por las gentes... Comprendo por qué San Francisco predicaba a los peces y a los pájaros.

¡Con cuánta facilidad nos olvidamos del verdadero motivo de vivir y cuántas veces vivimos sin motivo!

Una inyección de idealismo y de valores desinteresados; de coraje y decisión; de amor humano y sobrenatural, es una de las más urgentes necesidades de la juventud de nuestra época para que pueda encontrar su camino en la vida, para que pueda abrirse a Cristo.

Invitación a la acción: Tú puedes ser distinto. No te quedes como tantos que buscan razones y no toman decisiones, que tratan de convencerse que Dios no los necesita, que todo es mentira. ¡Tú se valiente, se hombre!

Te invito a ser un enamorado de Jesucristo y te da temor pensar en eso; vienen preguntas y objeciones a tu mente. Inmediatamente nuestra debilidad humana y nuestra poca confianza empiezan a plantear sus razones para no intentarlo. Si estuvieras frente a mí ahora, seguro me las dirías.

Desarmando sus posibles objeciones: Me dirías que tienes un pasado terrible y que has caído en todos los pecados que yo pueda imaginar. Yo te digo: Confiésate y luego, olvida lo olvidado por Dios. Si Él te da su perdón, no seas injusto contigo mismo y también perdónate. Un instante de verdadero arrepentimiento es suficiente para Jesús, como el ladrón crucificado con Él.

Me dirás que tienes miedo a que tu vida se vuelva rutinaria. La rutina no entra al alma por hacer las cosas de siempre, sino que brota de nuestro interior por hacerlas como siempre; cuando lo que hacemos se transforma en una repetición de actos sin ilusión, sin objetivos, sin fervor, sin ideales, sin alegría. En el seguimiento de Cristo no existen dos días iguales y el día más fácil siempre fue ayer.
Algunos piensan que las exigencias de Cristo son exageradas, yo te digo: Todo lo que no es mediocre es, por la misma razón, exagerado. Y algo que no debes desear nunca es ser mediocre.

Aún me dirás: El corazón se me va, se me pega a las cosas, se me pega a las personas y no puedo arrancarlo de allí, aunque sepa que por mi desorden caigo continuamente en pecado. No podrás arrancar de allí ese corazón si no le presentas otro objeto más digno de su amor; otro imán más poderoso que los imanes de la carne. Ese Imán es Jesucristo. El corazón del hombre está hecho para amar necesariamente, si no ama cielo, amara tierra. Busca con confiada decisión la amistad de Jesucristo. Él se dejará encontrar por ti.

Me dirás que eres un ignorante, rudo y que Cristo no puede fijarse en alguien como tú. ¿Y cómo crees que era Pedro, a quien Jesús encargó ser el Jefe de los apóstoles? ¿No has leído que era un simple pescador temperamental que sacó su espada para herir antes de decidir racionalmente? ¿Y no has leído que a Santiago y a Juan el Señor los llamaba "Los hijos del Trueno", justamente por las características de su carácter que los llevó incluso a pedir al Señor permiso para invocar que llueva fuego sobre aquellos que no los comprendían?

Exhortación: ¡Levántate y apróntate para la lucha! Y regocíjate de antemano con la victoria.
No será coronado sino el que peleare valientemente...
El Reino de los cielos padece violencia y sólo los esforzados lo arrebatan... El que ama su vida la perderá, pero el que la perdiere por Mí, la hallará... El grano de trigo, si no muere, queda solo y estéril; si muere, dará fruto en abundancia...
Si a Mí me persiguieron, también os perseguirán a vosotros, pues no es el discípulo más que el Maestro...

¿Comprendes esta lección? ¡No vaciles! ¡Pelea valientemente! ¡Sé un hombre!

Reflexiones complementarias El mundo necesita santos ¡Santos! Hombres decididos por el ideal más grande. Para quienes Cristo es una realidad viva; su Evangelio, un código siempre actual; sus normas algo perfectamente aplicable a mi vida y que trato de vivirlo... Hombres que se esfuercen por amar y servir a sus hermanos como Cristo los serviría: esos son los que sacuden y mueven el mundo. Hombres que amen sin condiciones; que continúen en pie luchando por Cristo aun sin sentir su presencia ni su cercanía; ése es el amor más puro que podemos ofrecerle; un amor incondicional por ser Él quien es y no por lo que me da. Hombres así necesita Su Iglesia, hombres así son invencibles.

Él te llama a ser santo. Es el desafío más grande y noble que un hombre puede afrontar. La santidad se reduce a imitar a Cristo en lo que tiene de Dios, por la vida de la Gracia; en lo que tiene de hombre, por la práctica de las virtudes.

Y si quieres llegar al extremo del coraje y la generosidad, si te das cuenta que Él se merece una entrega más radical, un dejarlo todo por Él, no lo dudes; entrégate a Cristo y a Su Iglesia. Vence de una vez para Dios y déjate vencer por Él. Él merece tu amor y te quiere hacer digno del honor de seguirlo.

Las vocaciones sacerdotales serán el fruto de la vida intensamente espiritual de los jóvenes como tú, que se den cuenta de que Cristo quiere vivir y obrar por ellos; que Cristo no tiene otros pies para moverse en el mundo que los tuyos, que no tiene otra voz para hacerse oír de las masas que la tuya, y que no será consagrado por otras manos que por la de sus sacerdotes, que deben salir de nuestras filas.

Finalmente: ¡NO TE HAGAS ESPERAR DE DIOS! Él es quien te dice: "Antes de haberte formado en el vientre de tu madre te conocía y antes que nacieras te consagré. Te he constituido profeta de las naciones, donde quiera que te mande, irás; y todo lo que te mande, proclamarás. No les tengas miedo, que Yo estoy contigo para salvarte. He puesto mis palabras en tu boca, desde ahora te doy autoridad para extirpar y derribar, para reconstruir y plantar..." (Jeremías 1, 1 y ss.).

 Perdóname si mis reflexiones han sido muy agresivas y mal educadas. Quizá la confianza y la admiración que me inspiras me han llevado a excederme en mis intenciones. En cualquier caso, sé que sabrás perdonar y comprender por qué lo he hecho. Mucho te agradeceré las líneas que quieras dedicarme comentando este exabrupto de mi alma.


Tu hermano en Cristo,
Hno. Gino Ruggiero D.

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]