[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Y tú, ¿qué camino estás siguiendo para obtener la vida eterna? (Jn 14, 4-6)

 

Comentarios al Evangelio del Apóstol San Juan

 

Edward Siancas Cueva
2º de Teología 2009


Y donde yo voy sabéis el camino.
Le dice Tomás: 
"Señor, no sabemos a donde vas, 
¿cómo podemos saber el camino?" 
Le dice Jesús:
"Yo soy el camino, la verdad y la vida.
Nadie va al Padre sino por mi."
 
(Jn 14, 4-6)



Estimados hermanos, al hacer una retrospección en la historia de nuestra vida, podemos darnos cuenta en el transcurso de los tiempos, han existido personas que han escogido el camino correcto para obtener como premio la vida eterna, la cual nos ofrece Dios, aunque ésta les haya costado muchos sufrimientos; pero también han existido muchos personas que se han dejado seducir por todo cuanto el mundo le ofrece, desviándose así de este camino que les conduciría obtener esta vida; hoy en día, nos habremos preguntado ¿qué camino he escogido para obtener esta vida? O es que estamos aletargados y ensimismados, conduciéndonos por vías anexas que nos extravían de nuestro objetivo final, contentándoos tan solo con sucedáneos que el mundo nos ofrece impidiéndonos esta victoria, la cual nos está reservada para cada uno. Sabemos que todo en este mundo cuesta, nada es fácil, pero obtendremos una recompensa gratificante.

San Juan quiere expresar que Jesús es el Cristo, Hijo de Dios y para que creyendo en él tengamos vida en su nombre (Jn 20, 31), además quiere hacer ver la necesidad que hay de "creer" en su enseñanza, y el "hacer la verdad" (Jn 3, 21) y así seguirle para tener "vida" en el "nombre" de Cristo que es su realidad de Hijo encarnado.

En el mundo podemos vislumbrar que se presentan dos caminos en la vida del hombre, el camino del bien que es el camino estrecho, que le conducirá a la luz; y el camino del mal, camino ancho que le conducirá a la oscuridad; es decir un camino de vida y un camino de muerte.

El camino de la vida que es Jesucristo, un camino de sufrimiento para llegar a alcanzar el premio eterno, por otro lado el camino de la muerte, aparentemente ofrece la felicidad, pero una felicidad superflua, la cual te conducirá a tu propia destrucción.

Por otro lado, quiere resaltar la importancia que tiene el seguir el camino que nos conducirá a la salvación; este camino que no es otro sino Cristo mismo, un camino de amor, de esperanza y de fortaleza; puesto que conducirse por él, implica estar dispuesto a configurarse con él, si es posible padecer lo que él padeció. Por lo tanto, es preciso tener en claro que, aceptar este camino significa aceptar la cruz y ello implica dejar nuestra voluntad para entrar en la suya, la cual nos conducirá a la vida eterna.

Recuerdo que cuando participaba en la catequesis de primera comunión en mi parroquia, un hermano contó su experiencia de vida la cual me ayudó mucho, manifestaba que cuando estaba inmerso en el mundo, esclavizado por el sexo, la infidelidad a su esposa, con su matrimonio a punto de destruirse, y con sus hijos prácticamente en mal camino; se encontraba en un sinsentido, desesperado y a punto de suicidarse, precisamente porque el camino que estaba siguiendo lo conducía a la desesperanza; hasta que un día fue invitado a un retiro del grupo de matrimonios Bodas de Caná, y que fue ahí donde se logró encontrar con el verdadero camino que es Jesucristo, llegando a tener la alegría de ser feliz, y logró que su matrimonio se reconstruyera y ahora estaba dentro de la Iglesia en agradecimiento a Dios por darle otra oportunidad.

Al escuchar la palabra "camino" se nos viene a la mente la idea del concepto de tierra hoyada o plana y preparada de cierto modo, por donde se transita para ir de un lugar a otro, pero también es necesario saber que en lenguaje figurado bíblico, "camino" se le denomina a la conducta del hombre (cristianismo), se dice que al practicar la justicia y el derecho es estar en el camino de Dios (Gn 18, 19); lo mismo que guardar los mandatos del Señor, es seguir sus caminos (Dt 11, 22; 26, 17) no se debe torcer ni a la derecha ni a la izquierda, se debe seguir rectamente el camino trazado por Dios (Dt 5, 33).

Cuando el pueblo se pervirtió en el desierto, Dios le dice a Moisés que se han apartado del camino prescrito (Ex 32, 8; Dt 9, 12; 16, 11. 28; 13, 6; 31, 29). De aquí podemos darnos cuenta que en el mundo existen dos caminos:
" Un camino bueno (1S12, 13), sin mácula (Sal 101, 2), recto (Eclo 11, 15) y que lleva a la paz (Is 59, 6).
" Otro camino que conduce a la muerte (Pr 14, 12).
Dios deja actuar al hombre en su libertad sin coaccionarlo para nada, por ello podemos decir que es posible andar por camino del hombre, el cual le conduce a su propia destrucción (1Re16, 2). Pero es mucho mejor andar por al camino de Dios que le conduce a la felicidad (2Re 21, 22), camino por el cual él mismo anda (Ez 18, 25) y él lo recomienda, puesto que este camino es la santidad (Jr 5, 4ss).

Muchos son los que transitan por el camino ancho de la perdición, que conlleva a la muerte; y pocos son los que deciden entrar por el camino angosto, el cual lleva a la vida (Mt 7, 13-14), hoy en día al hombre no le gusta sufrir, es decir, deponer su voluntad y ceñirse a la voluntad de su creador, quien le dará la vida eterna. Ya Juan Bautista, fue enviado a preparar el camino del Mesías (Mt 11. 10; Mc 1, 12) para que la humanidad se preparara para recibirlo.

En el AT el camino no se determina por el término que atrae al hombre y hacia el cual debe tender (Hb 9,8), sino más bien por un mandato de Dios, el cual viene ser como el punto de partida de tal camino; en tanto en el NT, Dios es el término hacia el cual avanza el camino (Hb 19, 22; Jn 14, 1-4). yo soy el "camino" (Jn 14, 5-6) nos da como repuesta que él es el camino, puesto que como Hijo de Dios tiene el poder de llevarnos consigo hasta la casa de su padre (Jn 14, 5ss), por eso también podemos tomar como camino o vía al conjunto de todas aquellas directrices prácticas que ocupan un lugar tan importante en la predicación de Jesucristo (Mt 22, 16), en Hechos 9, 2; 18, 25ss se llaman caminos a las enseñanzas cristianas.

El camino que ha de recorrer la comunidad se identifica claramente con Jesucristo mismo, pues la asimilación de su vida y su muerte es el itinerario de cada uno. La meta es el Padre, pues al fin del camino, en el don de sí como el de Jesús, se manifiesta plenamente en su presencia.
Se describe en términos de camino la relación progresiva de semejanza entre el discípulo y Dios que lo va convirtiendo en don suyo para la humanidad, cada vez más pleno como lo fue Jesús, con la seguridad que nos da Jesús de ser admitidos en el hogar del Padre (Jn 14, 1-3), enseguida les señala el camino que han de seguir, que se identifica con él mismo (Jn 14, 4-6).

Nos hace presente que la meta es conocida por nosotros porque su persona hace presente al Padre y el camino es posible porque sus palabras realizan las obras del padre (Jn 14, 7-11) y asegura que su ayuda no nos hará falta, que será constante (Jn 14, 12-14).

Jesús el camino hacia el Padre
"Y para ir a donde yo me marcho, ya sabéis el camino" (Jn 14, 4-6)

Jesús nos va ha aperturar el camino, se va a constituir en camino hacia el Padre. El se marcha con Dios (Jn 13,13) por el amor hasta la muerte, como lo ha mostrado en las escenas anteriores.

Aquí se puede admitir una diferencia en el uso del verbo: ir, puesto que admite una vuelta (Jn 14,3), que a diferencia de marcharse, en cambio, denota la entrada en un estado definitivo, en la esfera divina, de donde seguirá actuando. Allí termina el camino.

Los discípulo, capacitados por el don del Espíritu, han de aprender a amar hasta el final; ese será su camino. También ellos han de ir manifestando hasta donde llega el amor de Dios al hombre. El don de sí total lo realizará plenamente y hará brillar en ellos la presencia de Dios.

Tomás no legaba a comprender nada y le dice a Jesús "Señor no sabemos a dónde te marchas" ¿cómo podemos saber el camino?, el un primer momento, él estaba dispuesto a morir con Jesús, pero es claro que no ve cómo la muerte puede expresarse en términos de para qué permites alcanzar una meta; para él ello mismo es la meta y el final del viaje. De allí que no sepa a dónde 'se marcha Jesús, aún después de la Resurrección le costará verlo (Jn 20, 24ss). Está desconcertado y no encuentra su propio camino.

En la respuesta de Jesús "yo soy el camino la verdad y la vida", cuando Jesús expone en primer lugar cuál es el camino, enseguida manifiesta que quien es la meta es el Padre, ya él mismo se define como el camino, pero uniendo esta cualidad suya a otras dos, "la verdad y la vida". Hay que Examinar el significado de estos términos y su relación:
"Camino": es u concepto relativo subordinado a un término al que conduce.

"Verdad": por su parte, es un concepto adjetivado, que supone un contenido que se refiere a él. En el prólogo ha quedado patente que la verdad-luz, tiene como contenido la "vida" (Jn 1,4) ella contenía vida y la vida era la luz del hombre. De los tres términos el único absoluto es la vida, los otros dos están él relación con ella (Jn 11, 25).

"Jesús es la vida" porque es el único que la posee en plenitud y puede comunicarla (Jn 5, 2). Por ser la vida plena es la verdad total, es decir, puede conocerse como y formularse como la plena realidad del hombre y de Dios. Es pues, el único camino, porque sólo a través de su vida y de su muerte muestra el itinerario que los llevará a realizarse. Por tanto, seguirle implica recorrer un camino, asimilarse a su vida y muerte. La vida que Jesús, la nueva vida, la cual la recibimos por un nuevo nacimiento que produce el espíritu (Jn 1,3; 3,3-9; 7,37-39); esta nueva vida experimentada y consciente en la verdad que se percibe sobre nosotros mismos y sobre Dios que nos manifiesta su amor (Jn 8,38), Jesús es así el camino de los que poseen la vida y con ella la verdad, para llevarlos a su pleno desarrollo. El camino a quedado expresado en su mandamiento (Jn 13,34), la verdad era "su barro", que puso en los ojos del ciego (Jn 9,6); y la vida es el espíritu que comunica (Jn 7, 37-39).
Desde el principio, la vida se revela en el discípulo como verdad, pero a medida que progresa en ella, la va descubriendo cada vez más. Lo que Jesús se encuentra en su cumbre definitiva, en el discípulo es adquisición gradual, por su entrega a imitación de Jesús. Al don de sí total corresponde la plenitud de vida y de verdad, el final del camino, donde la plenitud del hombre encuentra la plenitud de Dios.

"Nadie viene al Padre sino por mí"
El discípulo remarca que el Padre no está lejano, pues su presencia es inmediata una vez nacido del Espíritu (Jn 1,13; 3,6), el acercamiento que se efectúa es el de la semejanza, la realización del ser de hijo (Jn 1,12), que va produciendo una intimidad creciente. Por lo tanto, para ello, no hay más camino que Jesús, el Hijo único. La configuración con Jesús, desarrollado por un amor como el suyo, la vida recibida de él, la hace semejante al Padre.

La obra de Jesús ha sido un comienzo, el futuro de una labor más extensa, él no se propone como modelo inalcanzable, antes bien hace presente que el discípulo puede hacer cosas mayores. Esto confirma, que las señales hechas por Jesús no son irrepetibles por lo extraordinarios, sino que su carácter principal es ser símbolo de la actividad que libera al hombre ofreciéndole la vida. Por ello, estar adheridos a él se vive enseguida y se cumplen sus mandamientos, su presencia y actividad en el mundo a significado un recado en la historia; Jesús ha venido para cambiar su rumbo. Toca pues a los discípulos continuar la dirección dada por él.

En el presente tema expuesto he tratado de desarrollar el verdadero significado que tiene el transitar por este camino que Cristo nos ha aperturado con su muerte y resurrección, y que nos invita a conducirnos por el, es decir que él siendo el camino verdadero nos conducirá a la verdadera y eterna felicidad, es decir a contemplar el rostro del Padre.

La comunidad de Jesús tiene que recorrer un camino, la metáfora del camino expresa el dinamismo de la vida que es progresivo. Es un vivir que va terminando al hombre, pero su término puede ser éxito o fracaso. El éxito es la madurez el pleno desarrollo de las potencialidades; el fracaso, la decadencia, la ruina.

Jesús marca la dirección en el que el hombre se realiza: es el camino que él mismo ha abierto y trazado, el de la solidaridad con el hombre y la entrega, el del amor creciente. Ahí se encuentra el éxito de la vida, la vida definitiva. Todo otro camino lleva a la nada, a la muerte. La meta es la máxima solidaridad con el hombre, dándose enteramente por él. En ese amor se encuentra el Padre. Pero Jesús no es solamente el "camino" como modelo, al mismo tiempo, la energía que él comunica, (el Espíritu) impulsa y desarrolla en su misma dirección, con el Espíritu, Jesús crea una honda de solidaridad con el hombre, de amor desinteresado que sigue sus pasos y lleva ala humanidad al encuentro final con el Padre. Así se constituirá el encuentro definitivo (Jn 3, 3.5). Jesús acompaña siempre a los suyos en ese camino, no es solamente individual, sino comunitario. Su muerte no interrumpe el contacto. Él los acompaña, su amor se asocia al itinerario.

Tras la pregunta insegura de Tomás, suena la respuesta de Jesús como una revelación de la máxima certeza, como una palabra soberana que hasta hoy nada a perdido de su luz refulgente.

Su resonancia grandiosa nos viene ya dada de revelación " ego eimi ", aunque también la refuerza la trilogía de predicados.

Es evidente que todo el acento carga sobre la afirmación "yo soy el camino". De por sí "el camino", resulta una metáfora extraña aplicada a una persona, sus sentidos se esclarecen al agregar que en esa persona se encarnan "la verdad" y "la vida", casi podría sonar como una razón o fundamento, 'pero es mas bien una explicación aclarativa: "yo soy el camino, es decir, la verdad y la vida", para cuantos deseamos alcanzar esa meta. Lo que con otras palabras equivale a decir: porque Jesús revela la verdad que lleva a la vida y a quien acoge con fe y realiza esa verdad, le comunica la vida verdadera, conduce a todo aquel que cree en él hasta la meta de su existencia "hasta el Padre"; y así se convierte en "el camino".
 

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]