[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

EL VERDADERO SENTIDO DE LAS INDULGENCIAS

Páginas relacionadas 

 

Catequesis de Juan Pablo II
vea también: Más información sobre las Indulgencias 

El verdadero sentido de las indulgencias

Ya un siglo antes de la Reforma de Lutero --basta pensar en reformadores como John Wyclif o Jan Hus--, las indulgencias han sido, sin duda, un argumento que ha dado lugar a malas interpretaciones. Juan Pablo II ha querido aclarar la doctrina de la Iglesia al respecto. Ofrecemos la intervención íntegra que pronunció Juan Pablo II en italiano durante la audiencia general del miércoles:   

1. Relacionado íntimamente con el sacramento de la penitencia, se presenta a nuestra reflexión un tema que afecta particularmente a la celebración del Jubileo: me refiero al don de la indulgencia que, en el año jubilar, es ofrecido con particular abundancia, como está previsto en la bula «Incarnationis mysterium» y en las disposiciones anexas de la Penitenciaria Apostólica.  Se trata de un tema delicado, sobre el que se han dado incomprensiones históricas, que han incidido negativamente en la misma comunión entre los cristianos. En el actual contexto ecuménico, la Iglesia experimenta la exigencia de que esta antigua práctica, entendida como significativa expresión de la misericordia de Dios, sea bien comprendida y acogida. La experiencia atestigua que en ocasiones se han dado actitudes superficiales con respecto a las indulgencias que acaban haciendo banal el don de Dios, arrojando sombras sobre las mismas verdades y sobre los valores propuestos por la enseñanza de la Iglesia. 

2. El punto de partida para comprender la indulgencia es la abundancia de la misericordia de Dios, manifestada en la cruz de Cristo. Jesús crucificado es la gran «indulgencia» que el Padre ha ofrecido a la humanidad, mediante el perdón de las culpas y la posibilidad de la vida filial (cf. Jn 1,12-13) en el Espíritu Santo (cf. Gal 4,6; Rm 5,5; 8,15-16).  Ahora bien, según la lógica de la alianza, que es el corazón de toda la economía de la salvación, no podemos recibir este don sin aceptarlo y corresponder a él.  A la luz de este principio, no es difícil comprender cómo la reconciliación con Dios, si bien está fundada en su ofrecimiento gratuito y rico en misericordia, implica al mismo tiempo un proceso laborioso en el que el hombre está involucrado con su compromiso personal y la Iglesia con su tarea sacramental. A causa del perdón de los pecados cometidos después del bautismo, este camino tiene su punto central en el sacramento de la Penitencia, pero se desarrolla también después de su celebración. De hecho, el hombre debe «curarse» progresivamente de las consecuencias negativas que el pecado ha producido en él (y que la tradición teológica llama «penas» y «residuos» del pecado). 

3. A primera vista, hablar de penas después del perdón sacramental podría parecer poco coherente. Sin embargo, el Antiguo Testamento nos muestra cómo es normal sufrir penas reparadoras después del perdón. Dios, tras definirse a sí mismo como «Dios misericordioso y clemente... que perdona la iniquidad, la rebeldía y el pecado», añade: «pero no los deja impunes» (Éx. 34, 6-7). En el segundo libro de Samuel, la humilde confesión del rey David, después de su pecado grave, le alcanza el perdón de Dios (cf. 2 Sam 12,13), pero no la supresión del castigo anunciado (cf. 2 Sam 12,11; 16,21). El amor paterno de Dios no excluye el castigo, aunque éste siempre queda comprendido dentro de una justicia misericordiosa que restablece el orden violado, en función del mismo bien del hombre (cf. Heb 12,4-11).  En este contexto, la pena temporal expresa la condición de sufrimiento de aquel que, si bien está reconciliado con Dios, queda todavía marcado por estos «residuos» del pecado que no le abren totalmente a la gracia. Precisamente, en vista de la curación completa, el pecador está llamado a emprender un camino de purificación hacia la plenitud del amor.  En este camino, la misericordia de Dios sale al encuentro con ayudas especiales. La misma pena temporal desempeña una función de «medicina» en la medida en que el hombre se deja interpelar por su conversión profunda. Este es también el significado de la «satisfacción» requerida por el sacramento de la Penitencia. 

4. El sentido de las indulgencias ha de ser comprendido en este horizonte de renovación total del hombre en virtud de la gracia de Cristo Redentor, a través del ministerio de la Iglesia. Hunden su origen histórico en la conciencia que tuvo la antigua Iglesia de poder expresar la misericordia de Dios, mitigando las penitencias canónicas infligidas por la remisión sacramental de los pecados. Ahora bien, esta mitigación estaba siempre acompañada por compromisos, personales y comunitarios, que asumieron, con carácter sustitutivo, la función «medicinal» de la pena.  De este modo, podemos comprender que por indulgencia se entiende la «remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos » («Enchiridion indulgentiarum», «Normae de indulgentiis», Libreria Editrice Vaticana 1999, p.21; cf «Catecismo de la Iglesia Católica», 1471).  Por tanto, existe un tesoro de la Iglesia que es «dispensado» a través de las indulgencias. Esta «distribución» no ha de ser entendida como una especie de trasferencia automática, como si se tratase de «cosas». Nos encontramos más bien ante una expresión de la confianza plena que tiene la Iglesia de ser escuchada por el Padre cuando --en consideración de los méritos de Cristo y, por su don, en consideración de los de la Virgen y los santos-- le pide que mitigue o anule el aspecto doloroso de la pena, desarrollando el sentido medicinal a través de otros itinerarios de la gracia. En el misterio insondable de la sabiduría divina, este don de intercesión puede ser benéfico también para los fieles difuntos, que reciben sus frutos de manera apropiada a su condición. 

5. Entonces se puede ver cómo las indulgencias, en lugar de ser una especie de «descuento» del compromiso de conversión, son más bien una ayuda para un compromiso más disponible, generoso y radical. Esto se exige hasta el punto de que para recibir la indulgencia plenaria requiere como condición espiritual la exclusión «de todo afecto hacia cualquier pecado, incluso venial» (Enchiridion indulgentiarum, p.25).  Se equivoca, por tanto, quien piense que puede recibir este don con la simple aplicación de cumplimientos exteriores. Por el contrario, son requeridos como expresión y apoyo del camino de conversión. En particular, manifiestan la fe en la abundancia de la misericordia de Dios y en la maravillosa realidad de comunión que Cristo ha realizado, uniendo indisolublemente la Iglesia a sí mismo, como su Cuerpo y Esposa.

 

Indulgencias, purgatorio

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]