[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

El dolor, ¿enigma o misterio?: el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán comentando Salvifici Doloris de Juan Pablo II

 

San Juan Pablo II -  Comentario a Salvifici doloris

 

Páginas relacionadas 



Publicamos un resumen de la intervención que pronunció Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Salud, en Aquisgrán (Alemania) sobre el sentido del dolor en la carta apostólica Salvifici doloris del papa Juan Pablo II.

«El dolor es una experiencia desagradable, sensorial y emotiva, asociada con un daño que sufre el organismo» (definición de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor).
El dolor puede ser síntoma de enfermedades o una enfermedad en sí mismo. En el primer caso constituye una señal de alarma fisiológica útil; en el segundo, no tiene finalidad y puede constituir punto de partida para otra patología orgánica o psicológica.

La intensidad del dolor es subjetiva (umbral del dolor): hay personas que soportan el dolor más que otras; se observa frecuentemente una diferencia de tolerancia al dolor de parte de la misma persona según la causa del mismo y, sobre todo, de acuerdo con su situación psicológica.

El dolor en las grandes religiones no cristianas
En el hinduismo la causa del sufrimiento es el «karma», que se origina como consecuencia de las acciones malas que se han cometido en la vida presente o en anteriores reencarnaciones. Se libera alguien del «karma» mediante el conocimiento de la verdad y el anuncio de la palabra de Dios. Dios es el remedio.
En el budismo el problema del dolor se expresa en «las cuatro nobles verdades»: 1) Todo es sufrimiento. 2) Su causa es la pasión-ansiedad egoísta. 3) Sólo el «nirvana» puede eliminar la causa. Ya se hace en esta vida, pero será plena en el futuro. 4) El sendero que conduce al «nirvana» es «la óctuple rectitud»: esto es, la rectitud de visión, de pensamiento, de palabra, de acción, de vida, de esfuerzo, de atención, y de meditación.

En el islamismo el dolor se origina por la oposición a la palabra de Dios. Dios es quien puede remediar el dolor.
En la religión africana tradicional el sufrimiento lo provocan los espíritus o los ancestros que se han ofendido por los delitos cometidos contra la vida u otras faltas morales, como el robo, la esclavitud, etc. La solución al dolor será primero identificar el espíritu al que se ha ofendido y luego ofrecerle sacrificios.

En estos esquemas encontramos una cierta constante: la causa del dolor es la falta cometida. Bajo este aspecto no nos encontramos lejos del cristianismo, en el cual también se fija como causa del dolor una falta del todo especial como es el pecado original.

Donde se extrema la diferencia entre estas religiones y el cristianismo es en la solución al problema. Quien se encuentra más lejos de la solución cristiana es el budismo, puesto que piensa en superarlo por una acción meramente humana; en cambio, las demás religiones siempre ofrecen como solución una ligazón con la divinidad.

Dentro de este marco delineamos ahora las líneas maestras del pensamiento de Juan Pablo II, tomándolo de la carta apostólica Salvifici doloris.

Como título de mi intervención he elegido «El dolor, ¿enigma o misterio?», porque para el papa Juan Pablo II el dolor es un enigma que sólo se resuelve en el misterio.

Antes de adentrarnos en el tema anticipo una precisión terminológica: en el desarrollo del pensamiento de Juan Pablo II usaremos la palabra «sufrimiento» tanto para englobar el dolor físico como cualquier otra clase de dolores

El enigma del sufrimiento
Así comienza el Papa a tratar el problema del sufrimiento. No esconde que se trata de algo complejo y enigmático, intangible, y que se debe tratar con todo respeto, con toda compasión y aun con temor; pero ello no excusa de tratar de comprenderlo, pues sólo así se podrá superar.

Dice el Papa: el sufrimiento va más allá de la enfermedad, pues existe el sufrimiento físico y el espiritual. Además del sufrimiento individual, está el sufrimiento colectivo, que se da debido a los errores y transgresiones de los humanos, en especial en las guerras. El sufrimiento tiene un sujeto y es el individuo quien lo sufre. Sin embargo, no permanece encerrado en el individuo, sino que genera solidaridad con las demás personas que también sufren; ya que el único en tener una conciencia especial de ello es el hombre y todo hombre. El sufrimiento entraña así solidaridad. Es difícil precisar la causa del sufrimiento, o del mal que va junto al sufrimiento. El hombre se la pregunta a Dios y con frecuencia reniega de él, porque piensa no encontrar dicha causa.

Primero se necesita situar el enigma en su justa dimensión y empezar a buscar su causa. El sufrimiento, dice el Papa, consiste en la experiencia de la privación del bien. La privación del bien es el mal. La causa del sufrimiento es así un mal. Siendo su principio la privación, se impone la pregunta: ¿por qué hubo esta privación, quién la causó?
Para responder, abandona el Papa ya el terreno del enigma y se pasa al del misterio. Dentro de la fe cristiana, el misterio no es oscuridad sino claridad deslumbrante. Nos ayuda a comprenderlo un poco su raíz etimológica; viene del griego muo o muein, que significa cerrar los ojos. No en el sentido de proceder a ciegas, sino en el de cerrar los ojos, que se origina cuando viene un encandilamiento. Además, el misterio cristiano no es sólo algo que se contempla, sino que se experimenta. Sólo en la experiencia del misterio puede adentrarse en su comprensión. Sólo viviendo el misterio del sufrimiento cristiano se puede comprender un poco qué significa el sufrimiento.

El mal y el sufrimiento
Nos dice el Papa que en el lenguaje bíblico del Antiguo Testamento, inicialmente sufrimiento y mal se identifican. Pero, gracias a la lengua griega, especialmente en el Nuevo Testamento, se distingue sufrimiento y mal. Sufrimiento es una actitud pasiva o activa frente a un mal, o mejor, frente a la ausencia de un bien que se debiera tener.

En efecto, en el libro de Job y en algunos otros libros la respuesta es que la causa del mal es la transgresión del orden natural creado por Dios. Sufrimiento y desorden serían lo mismo, o al menos se piensa que el sufrimiento es causado por el desorden. Ésta es la tesis de los amigos de Job. Sin embargo, Dios refuta esta tesis aprobando la inocencia de Job; su sufrimiento queda como misterio: no todo sufrimiento viene por transgresión; éste es una prueba de la justicia de Job. Es un preanuncio de la pasión del Señor. Más aún, se afirma que el sufrimiento es una pena infligida para corregirse, esto es, para que del mal se siga un bien, para la conversión.

Cristo transforma el sufrimiento
Da ahora el Papa otro paso y llega al centro del misterio de la siguiente forma: Cristo en su vida mortal suprime con los milagros el dolor, asume el dolor de todos y conscientemente lo padece en su cruz. La única respuesta podrá venir sólo del amor de Dios en la cruz. La solución al problema del sufrimiento la da Dios Padre: consiste en que «entrega» a su Hijo. El mal es el pecado, y el sufrimiento la muerte. Con la cruz vence al pecado, y con su resurrección, la muerte.

En el cántico del siervo de Dios, en el profeta Isaías, se ve todavía con mayor fuerza que en los evangelios lo que significa el sufrimiento en la pasión de Cristo. Es un sufrimiento redentor. Su profundidad se mide por la profundidad del mal histórico en el mundo y en especial porque la persona que lo padece es Dios. Cristo da respuesta al problema del sufrimiento con la misma materia de la pregunta.

El sufrimiento genera amor hacia el que sufre, un amor desinteresado para ayudarlo aliviándolo. La parábola del buen samaritano converge con lo dicho por Cristo en el Juicio final: «Estuve enfermo y me visitasteis»: Cristo mismo es el que es curado y socorrido en el que cayó en manos de bandidos. El sentido del sufrimiento es hacer el bien con el sufrimiento y hacer el bien al que sufre.


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]