[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

El Sufrimiento: cargar con la cruz

Páginas relacionadas 

Sufrimiento: cargar con la cruz


Consulta
Estimado Padre:
¿Cómo puedo cargar con mi cruz que es tan pesada?
gracias nsscorazon


Repuesta

Apreciado nsscorazon:

He aquí que le tengo un texto que he guardado desde hace mucho tiempo.
--------------------------------------

CRUZ SOPORTADA O CRUZ ABRAZADA


"Porque, como les decía muchas veces, y ahora lo repito con lágrimas en los ojos, hay muchos que andan como enemigos de la cruz de Cristo. (Flp 3,18)

No. El sufrimiento no madura.

Quiero decir, que el sufrimiento no madura por sí solo, no obra automáticamente.

El hombre, en el sufrimiento, no es un objeto sometido a la acción benéfica - aunque sea dolorosa- de la cruz. También en el sufrimiento el hombre es sujeto que actúa, no simplemente un objeto que padece.

Por eso el sufrimiento madura únicamente a quienes lo aceptan, a quienes desean madurar. Los que colaboran con su acción. Los que participan con lucidez, inteligencia y corazón. En una palabra: el sufrimiento madura exclusivamente a aquellos que cooperan, o sea, que actúan con ‚l, en perfecta, aunque lacerante armonía.

No basta decir que una persona ha madurado, ha conseguido ciertas metas, ha obtenido determinados resultados en la vida porque "palpó" el sufrimiento.

Es necesario, mas bien, precisar: ha llegado a ser lo que es, porque ha sabido sufrir de una determinada manera. Que en última instancia es la manera del amor.

No basta haber conocido el dolor. Hay que ver qu‚ cara hemos puesto al dolor. Cómo hemos soportado aquella experiencia decisiva.

Durante estos años he podido acercame a miles de personas en los hospitales. También a muchísimas religiosas.

Ante el lecho de muchos me han dado ganas de ponerme de rodillas, como ante un altar.

En otras habitaciones, sin embargo, tenía la impresión de encontrarme ante un monumento. Un monumento de exigencias, de pretensiones, de lamentos, de quejas, de impaciencias. Criaturas descontentadizas, insatisfechas de todo y de todos. Ni una palabra de gratitud por lo que recibían. Sólo oía letanías interminables de lamentos por deficiencias verdaderas o presuntas, por faltas reales o exageradas.

Hay quien acepta el sufrimiento y lo vive intensamente en una dimensión de interioridad.

Otros, por el contrario. Se ponen el sufrimiento como una flor en el ojal para sentirse privilegiados, dignos de compasión y para tener "derecho" a todas las atenciones.

Hay quien lleva la cruz, decididamente incómoda, sobre la espalda sin tantas historias, y, sobre todo, sin hablar demasiado de ella.

Y hay quien "hace teatro" con la cruz. Necesita quintales de algodón para proteger y mitigar los golpes (y entonces son los otros - los que tienen que proporcionarle el algodón - los que realmente llevan la cruz).

Hay quien sufre con el corazón.

Hay quien sufre con la boca. Estos últimos, sin duda, sufren m s. Pero no maduran.

También aquí la línea divisoria pasa a través de la persona. Por eso repito que el sufrimiento no madura a la persona por un procedimiento automático.

Algunos, por la cruz, "crecen". Otros, desgraciadamente, disminuyen. Y el sufrimiento, en su caso, evidencia todavía m s la crudeza de su loco egoísmo y su infantilismo "acaparador".

En el primer caso se acepta y se ofrece el dolor. Se convierte en holocausto, en sacrificio. En acto de amor.

En el segundo, por el contrario. Se sufre y se empalma con las propias tendencias egoístas. Y así se convierte en mutilación, tormento para sí y para los demás.

En el primer caso el dolor hace de locomotora, empuja a la persona hacia la anchura, hacia el aire libre, la estimula a crecer en el amor.

En el segundo, la persona se repliega tristemente sobre sí misma.

¿Cómo es tu cruz? ¿Es una cruz soportada o abrazada?

También el sufrimiento, como el amor, implica la capacidad de salir fuera de sí mismo. Por otra parte, el sufrimiento se coloca en una lógica de amor.

Y un amor cerrado en sí mismo es lo contrario del amor.

"Aun en los momentos en que sufro más, sufro con una pequeña, pequeñísima sonrisa interior" (A. Strindberg). Aquella pequeña, pequeñísima sonrisa interior es sin duda la señal del crecimiento. La prueba de madurez.
(Pronzato)



[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]