[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Solemnidad de Santa María Madre de Dios (Octava de la Natividad del Señor) I: Preparemos con los Comentarios de Sabios y Santos la Acogida de la Palabra de Dios durante la celebración eucarística parroquial

 

Recursos adicionales para la preparación






A su servicio
Exégesis:
José María Solé – Roma, C.M.F.

Comentario Teológico:  Mons. Tihamér Toth - La Virgen Madre de Dios

Comentario Teológico: Gr P. Rolando Santoianni, I.V.E. - La maternidad divina y la maternidad espiritual de María

Santos Padres: San Agustín - LA MATERNIDAD DIVINA

Santos Padres: San Bernardo - La Virgen Madre

Aplicación: San Bernardo - María, Madre de Dios

Aplicación: P. Alfredo Sáenz, S. J. - Santa María, Madre de Dios

Aplicación: P. Gustavo Pascual, I.V.E. - La generosidad de la Madre de Dios - Lc 2, 16-21

Ejemplos

 

 

La Palabra de Dios y yo - cómo acogerla
Falta un dedo: Celebrarla

 

 

comentarios a Las Lecturas del Domingo

Exégesis: José María Solé – Roma, C.M.F.

NÚMEROS 6, 22-27:

La Liturgia inicia el primer día del año, Octava de la Navidad, con esta solemne bendición, con la que el Pontífice de Israel despedía al pueblo congregado para el sacrificio vespertino. El Sirácida (Ecclo 50, 20) nos lo narra del Sumo Sacerdote Simón: «Al terminarse el servicio del Señor (Simón), bajaba y elevaba sus manos sobre toda la asamblea de los hijos de Israel, para dar con sus labios la bendición del Señorytenerel honorde pronunciarsu Nombre. Y todos se postraban para recibir la bendición del Altísimo».

Pedir que brille sobre nosotros la luz del rostro de Dios es pedir su amor y benevolencia: « ¡Alza sobre nosotros la luz de tu Rostro!» (Sal 5, 7). «Haz que alumbre a tu, siervo tu Rostro. ¡Sálvame por tu amor!» (Sal 31, 17).

La Iglesia ahora nos da esta bendición en nombre de Jesús-Salvador. Y nos exhorta a comenzar, impetrando su bendición, todas nuestras obras.

Jesús nos dejó su bendición como Sumo Sacerdote de la Nueva Alianza al ofrecer su Sacrificio: «La paz os dejo. Mi paz os doy» (In 14, 27).

Singularmente aluden a este pasaje de Números aquellas palabras de nuestro Pontífice Jesús, que se despide de nosotros; y nos da su bendición Sacerdotal en Nombre del Padre y en el Nombre suyo de Hijo: «Padre Santo: tuyos eran y me los diste. Todas mis cosas tuyas son y las tuyas mías. Y Yo ya no estaré en el mundo, mientras ellos quedan en el mundo; Yo voy a Ti. Padre, guárdalos en tu Nombre, el que Tú me has dado; a fin de que sean Uno como Nosotros» (Jn 17, 6. 11). Bendecidos en el nombre divino de Jesús tendremos la paz.

Que así sea en este nuevo año «cristiano» que comenzamos: «Que invoquen mi Nombre sobre los hijos de Israel y Yo les bendeciré» (Nm 6, 27).

EPÍSTOLA Gál. 4, 4-7:

La Epístola nos da uno de los mejores fundamentos bíblicos de la Maternidad espiritual y universal de María:

Cristo, Hijo de Dios, nace súbdito de la Ley, inserto en la Historia de la Salvación (solidaridad con los judíos), nace de Mujer (solidaridad con toda la raza humana). Se sujeta a la Ley para «liberarnos». Se hace Hijo de Mujer para darnos la filiación divina. «Ved cuán grande caridad nos ha otorgado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios. ¡Y lo somos!» (1 Jn 3, 1). Tan cierto es que participamos con toda propiedad la filiación del Hijo, que San Pablo nos anima a vivir en plena intimidad filial con el Padre: «Y por cuanto sois hijos, envió Dios a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: Abba! ¡Padre! De manera que no eres ya esclavo, sino hijo. Y si hijo, también heredero por gracia de Dios» (Gál 4, 6).

La Mujer de quien es Hijo este Hermano nuestro es también Madre nuestra. Si somos hijos de Dios en Cristo, somos a la vez hijos de María en Cristo. Orígenes nos lo dice en unas palabras muy expresivas: «No teniendo María otro hijo que Jesús, cuando el Maestro dice: «He ahí a tu hijo» y no dice'Este es también tu hijo', es como si dijese: he ahí el Jesús que has engendrado; porque todo perfecto cristiano no vive ya su vida natural, sino que Cristo vive en él. Y porque Cristo vive en él se dice de él a María: «Este es tu Hilo, Cristo» (P. G. 14, 31). Si vivimos de Cristo y en Cristo, con pleno derecho llamamos a Dios «Padre» y a María «Madre». Si la Eucaristía nos forma y transforma más en Cristo debe desarrollar nuestra piedad con María: la vivencia de los sentimientos filiales de Jesús con su Madre Cristo que en lo es también nuestra.

EVANGELIO, Lc 2, 16-21:

En la narración evangélica notemos:

Los pastores de Belén adoran al Mesías. Son las «primicias» de los infinitos adoradores. La humildad, la sencillez, la pobreza, la austeridad, disposiciones que preparan el corazón a la fe. Ellos no se escandalizan por la pobreza del Mesías pobre.

El v 19 es una fina indicación. María oye atenta cuanto dicen los pastores y capta atenta todos los signos y acontecimientos. El Corazón de la Madre es el mejor archivo y la mejor biblioteca de los recuerdos y de los misterios del Hijo. Lucas ha bebido en buena fuente. Los devotos de la Virgen crecen en el conocimiento y amor de Cristo. ¡Y cuánto nos revelará María en el cielo!

Por la circuncisión, Jesús, hijo de Abraham, se solidariza con una raza pecadora (v. 21). Es entonces cuando se le impone el nombre de Jesús revelado por el cielo a María y a José. Jesús = Dios Salva, va a tener el sentido más pleno. Aquel que San Pablo sintetiza en esta tremenda expresión: «Dios a Aquel que no conoció el pecado, por nosotros le hizo pecado, a fin de que nosotros viniésemos a ser justicia de Dios en El» (2 Cor 5, 21). Nos salva de nuestros pecados porque los carga todos sobre Sí para expiarlos todos. Y partícipes de su vida (gracia), quedamos plenamente justificados, santificados y salvados: «Gozosos, Señor, hemos recibido los celestes sacramentos; concédenos que nos aprovechen para la vida eterna a quienes nos gloriamos de proclamara la siempre Virgen María Madre de tu Hijo y Madre de la Iglesia» (Postc.).
(JOSÉ Mª SOLÉ ROMA C.M.F., Ministros de la Palabra, ciclo A, Herder Barcelona 1979, 54-56)

Volver Arriba

 

Comentario Teológico Mons. Tihamér Toth - La Virgen Madre de Dios

El renombrado filósofo americano EMERSON consigna un episodio interesante de un viaje que hizo en autobús. Un día bochornoso de verano subió cansado y sin humor a un auto de línea. Con tedio iba realizando su viaje... de media hora. Con el mismo sopor, y sin pensar en nada, estaban sentados también los demás viajeros del coche... cuando, en una de las paradas, subió una mujer joven con su hijito, de cabellos rubios y ojos azules. Apenas se hubieron sentado en un rincón del coche, cambió del todo el humor de los pasajeros. Como si todas las preguntas, sonrisas, carcajadas del inocente niño trajesen el aire del paraíso perdido a los hombres cansados por el camino fatigosode la vida. Y la madre sostenía con tanto encanto y amor a su hijito, y le hablaba con tal cariño, que la mirada de todos se clavaba en ellos y un calor extraño derretía los corazones, sumidos antes en la indiferencia.

El autobús que los astrónomos llaman «Tierra» iba corriendo hacía ya millares de años, con millones y millones de viajeros: hombres agotados, maltrechos, sumidos en la indolencia, que ni sabían adónde iba el coche..., cuando un día, hace dos mil años, subió a él una madre joven, teniendo en los brazos a su hijito, rubio y sonriente; y apenas ocupó un asiento en un rincón del coche, allá en la cueva de Belén, el alma de los viajeros se sintió caldeada por un fuego jamás sentido, y el corazón, antes indiferente, recibió nuevas fuerzas, como por ensalmo, de una belleza y ternura desconocidas. Y desde aquel día, la Madre y el Hijo viajan siempre con nosotros e irradian un encanto indecible y una fuerza de aliento que refrigera las almas cansadas en las luchas de la vida.

No se puede hablar de Jesucristo sin extenderse también a su Madre Virgen. No es posible dar a conocer la doctrina de Cristo, el cristianismo, sin mencionar a la Virgen María. Es la Virgen Santísima quien comunica hermosura, fragancia y encanto al cristianismo. Ella es la antorcha de la gruta de Belén, la estrella más hermosa de la noche. Su murmullo es el más dulce «Gloria». Nazaret no sería el hogar de Jesús si en este hogar no encontráramos a su Madre y al Arcángel; el Gólgota no sería tan admirablemente conmovedor si Jesús no hubiese plantado junto al árbol de la cruz el lirio del valle, el primero regado por la sangre preciosísima o esa rosa que sube por el árbol y florece en sentimientos de dolor. La Virgen Santísima logra el primer milagro, recorre la primera el camino de la cruz, encierra en su corazón la fe puesta en el Hijo muerto y en su obra; es la primera que besa, con el deseo y el consuelo de la felicidad eterna, las llagas de Jesús; hace, sola ella, la vigilia de la primera resurrección. Ella sola esperó treinta y tres años antes al Verbo en la noche de la Anunciación; ella sola Le recibió en la Navidad de Belén; ella sola Le aguardó en el amanecer de la Pascua Florida. (PROHÁSZKA.) «Nació de María Virgen» —así rezamos en el Credo. El Credo no contiene sino estas cuatro cortas palabras, a ella referentes: «Nació de María Virgen.» Breve frase; pero su contenido es tan profundo, que los nueve capítulos que vamos a escribir de la Virgen María casi no bastarán para descubrir cuanto encierra la frase.

Lo primero que haremos es examinar los fundamentos dogmáticos del culto de María. El árbol de magnífica fecundidad, el culto de María, que se despliega y despide su fragancia con miles y miles de flores perfumadas en nuestros templos, en nuestros cánticos, en nuestras imágenes, en nuestras fiestas, en nuestros santuarios, centros deromería, ¿de qué raíces se alimenta? ¿Con qué títulos honramos a la Virgen María? Tal será el tema de este capítulo. Y nuestra respuesta será doble: I. La honramos por ser Ella la Madre de Dios, y II. Porque la Sagrada Escritura nos inculca su culto.

I - LA MADRE DE DIOS

Como un gigantesco árbol lleno de bendiciones extiende sus ramas el culto de María sobretodo el mundo católico; y la raíz última del árbol inmenso, la raíz por donde toma su savia de vida, es esta breve frase: «Creo en Jesucristo..., que fue concebido por obra del Espíritu Santo y nació de María Virgen.» Todo el entrañableculto con que las almas católicas se inclinan ante María, brotade nuestra creencia en Cristo. Resumo en unas breves frases todo cuanto creemos de María.

La Virgen María es Madre de Jesucristo, por lo tanto es Madre de Dios; Madre, y con todo, siempre virgen, intacta; Madre de un Hijo único, Jesucristo, el cual fue concebido por obra del Espíritu Santo—no por obra de varón, como los demás hombres—: la Virgen María, precisamente por su dignidad de Madre de Dios, fue preservada por Dios aun de la culpa original, de modo que nació y vivió exenta siempre de toda clase de pecado.

He ahí en breves palabras nuestra fe tocante a María. Estudiemos ahora nuestra primera proposición: María es Madre de Dios.

Es interesante la manera como salió de un atolladero cierto orador de la antigüedad. Tuvo que hacer un discurso referente a Felipe de Macedonia; mas no alabó las cualidades de gobierno, ni las dotes guerreras de Felipe, sino que, con voz emocionada, dijo estas palabras: «Basta decir de ti, Felipe, que has sido el padre de Alejandro Magno.» También nosotros podríamos tratar largamente de la Virgen María, de la hermosura de su alma, de sus virtudes, de su amor a Dios, de su prontitud al sacrificio...; pero la ensalzamos del modo más digno diciendo: «Basta decir de Ti, Virgen Santa, que fuiste la Madre de Jesús.»

* * *

A)    Extraña un tanto ver lo poco que habla la Sagrada Escritura de la Virgen María. Pocas veces se la menciona en los acontecimientos. En cambio, las pocas frases que se refieren a ella son más que suficientes para probar la legitimidad del culto que le tributamos. Porque aquellas frases escasas afirman tales glorias de María, que nadie puede decirlas mayores. Leamos con atención estas pocas líneas. Así escribe SAN MATEO: «Y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, por sobrenombre Cristo» (Mt 1, 16). Y SAN JUAN añade: «Y el Verbo se hizo carne» (Jn 1,1 4), es decir, el que recibió de María carne mortal es el Hijo eterno de Dios. De modo que María es Madre de Dios. ¡Qué palabras más sencillas y, con todo, qué llenas de consecuencias! «De qua natus est Jesús», «de la cual nació Jesús» —esto es todo. ¡Esta mujer es tan grande, tan llena de gracia, tan admirable, tan santa, que puede ser Madre de Dios! También ella es hija de Adán; pero es tan conforme al pensamiento de Dios, que quiso el Señor su cooperación en lo más sublime del mundo: la Encarnación del Verbo.

* * *

B)    ¡Madre de Dios! ¡Dignidad excelsa, inefable! Recibir y llevar en su seno, cuidar, servir y educar al Dios aquel ante quien los ángeles puros se humillan hasta el polvo, y a cuya presencia los serafines y querubines esconden su rostro detrás de las alas; a Aquel que creó el universo, el sol, la luna, las estrellas y todas las cosas que hay en el mundo. ¡Llamar a éste su propio Hijo, cubrirle de besos, estrecharle contra el propio pecho con amor de madre! ¡Mandar a Aquel ante quien se someten y obedecen todas las fuerzas del cielo y de la tierra! Es

indeciblemente grande la dignidad de Madre de Dios. «Nadie hay semejante a María — exclama con entusiasmo SAN ANSELMO—; fuera de Dios, nadie hay más grande que María.»

La sublime distinción que significa el ser «Madre de Dios» puede sólo entenderse considerando que todos los sabios, reyes,sacerdotes y ángeles del cielo no valen tanto para nosotros como lo que nos dio María al darnos a Cristo. Hijo de Dios. Por una mujer entró el primer pecado en el mundo, de una mujer nació la culpa; pero de una mujer vino también su medicina. La Virgen Bendita era una mujer escogida, una Madre sin mancilla. Vino a esta tierra de pecado como lirio florido: sin mancha original. Vivió en esta tierra como rosa delicada: pura, sin mancha. Aun después del nacimiento de Jesús permaneció Virgen. Limpia y blanca como la nieve que acaba de caer.

¡Con qué timidez, con qué cautela dice al ángel!: «¿Cómo es posible que me nazca un hijo, habiendo consagrado mi virginidad a Dios, y no queriendo renunciar a ella?» “¡No temas, María!; porque has hallado gracia a los ojos de Dios. La virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra; por cuya causa, el santo que de ti nacerá será llamado Hijo de Dios.» Es decir, no temas por tu virginidad, porque serás madre por virtud del Dios omnipotente, no a costa de tu integridad, sino con la plenitud de tu pureza... La lengua húngara llama con acierto al día de la Anunciación «día de injertar frutos la Mujer bendita». Porque realmente hubo allí un injerto. Se injertó el ramo glorioso, el Hijo de Dios fue injertado en la Virgen Santísima, y por ella en toda la humanidad. Se hizo el injerto para que de la raíz milenaria de la humanidad no brotasen en adelante retoños podridos, pecaminosos, no saliesen ramas de frutos venenosos, ni agrias manzanas agrestes, sino frutos sanos, hermosos, palabras y obras que agraden a Dios. ¡Qué día de primavera fue aquél! ¡Día en que brotó la Vida! La Virgen Santísima se abandonó a la voluntad divina, y quedó tranquila. Y en el momento en que pronunció con toda su alma: «Hágase en mí según tu palabra...»; en el mismo instante, cuando con humildad santa inclinó su cabeza virginal, empezó Jesucristo su vida terrena junto al corazón de la Virgen Santísima. ¡Qué misterio infinito del inconcebible amor divino! ¡Cómo baja el Señor desde los cielos, cómo alienta en la humilde Virgen, y la estrecha y la envuelve en su amor, como un océano infinito! Flor virginal del cielo, oh Virgen María, mil parabienes del mundo entero.

C) Y María correspondió a la dignidad sin par que había recibido. Fue realmente Madre, madre amante, cuidadosa, quesacrifica su vida. Cuando el Niño Jesús no había nacido aún ya le dirige oraciones desde la profundidad de su alma humilde. Cuando la dureza de los hombres Le arrojó de Belén a un establo, el beso y el abrazo de la Virgen Santa calentaron al Niño Jesús, que tiritaba. Cuando la crueldad de Herodes los obligó a huir a Egipto, aquel pecho virginal fue refugio seguro del Niño Dios. Cuando el Salvador empezó acrecer, aquel purísimo rayo de sol Le vigilaba día y noche. Y cuando... agonizaba el Redentor en el Gólgota, y sus ojos, ya vidriosos, no veían más que rostros enemigos en torno suyo, su Madre, la Madre de Dios estaba firme, demostrando su fidelidad, al pie de la cruz, y la espada del dolor le atravesaba más que nunca el corazón.

La Virgen Madre merece realmente las alabanzas que le tributan los siglos. Mereció que se escribieran de ella los innumerables volúmenes que llenan las bibliotecas, cantando sus glorias. Mereció que la Iglesia instituyera fiestas para honrarla. Es digna de las innumerables estatuas e imágenes, a cual más bella, con que los mejores artistas presentaron sus homenajes en el correr de los siglos a la Mujer Bendita...

Así respondemos a la primera cuestión que propusimos: Honramos a la Virgen María, porque Dios la honró el primero, escogiéndola por Madre de su Hijo unigénito.
(TOTH, T., de su libro La Virgen María)

 

Volver Arriba

 

Santos Padres: San Agustín - LA MATERNIDAD DIVINA

Está escrito en el Evangelio que, habiéndose anunciado a Cristo que su madre y hermanos, es decir, sus parientes según la carne, le estaban esperando fuera, porque no podían llegarse a Él a causa de la muchedumbre, Jesús respondió: ¿Quién es mi madre o quiénes son mis hermanos? Y, extendiendo la mano sobre sus discípulos, dijo: Estos son mis hermanos, y todo el que hiciere la voluntad de mi Padre será mi hermano, mi madre y mi hermana. ¿Qué nos enseña con esto sino que debemos anteponer el parentesco espiritual a la consanguinidad carnal? Y a que no juzguemos felices a los hombres que están unidos por vínculos de sangre a varones justos y santos, sino a los que se unen a éstos por la obediencia e imitación de su doctrina y costumbres. La Virgen María fue más dichosa recibiendo la fe de Cristo que concibiendo la carne de Cristo. Pues al que le dijo: Bienaventurado el seno que te llevó, respondió Jesús: Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios y la practican. Finalmente, a sus hermanos, es decir, a los familiares según la carne, que no creyeron en él, ¿qué les aprovechó su parentesco? Tampoco hubiera aprovechado nada el parentesco material a María si no hubiera sido más feliz por llevar a Cristo en su corazón que en su carne.

MARÍA, VIRGEN POR UNA LIBRE ELECCIÓN DE AMOR

4. Su virginidad es también más grata y bienamable porque Cristo no la apartó, una vez concebido, de la posible violación del varón para conservarla, sino que antes de ser concebido la eligió para nacer de ella cuando ya la tenía consagrada a Dios. Así lo indican las palabras que María respondió al ángel que le anunciaba su concepción: ¿Cómo se podrá hacer esto—dijo—, si no conozco varón? Y ciertamente no lo hubiera dicho si antes no tuviera consagrada su virginidad a Dios. Más como las costumbres de los israelitas rechazaban todavía esto, fue desposada con un varón justo, que, lejos de ajarla violentamente, había de custodiar contra toda violencia su voto. Y aunque solamente hubiera dicho: Y cómo podrá hacerse esto, sin añadir porque no conozco varón, estaría igualmente claro, pues ciertamente no iba a preguntar cómo una mujer había de dar a luz a un hijo prometido si es que se hubiera casado con la intención de usar del matrimonio. Pudo también haber recibido orden de permanecer virgen para que el Hijo de Dios tomase en ella la forma de siervo por un apropiado milagro. Pero consagró su virginidad a Dios aun antes de saber que había de concebir, para servir de ejemplo a las futuras santas vírgenes y para que no estimaran que sólo debía permanecer virgen la que hubiera merecido concebir sin el carnal concúbito. Imitó así la vida celeste en el cuerpo mortal por medio del voto y sin estar obligada; lo hizo por elección de amor y no por obligación de servidumbre. Por ello, Cristo al nacer de una virgen prefirió aprobar a imponer la santa virginidad en una virgen que, aun antes de saber quién había de nacer de ella, había ya determinado permanecer virgen. Y así quiso que fuese libre la virginidad hasta en la mujer en la que Él tomó forma de siervo.

6. Por lo cual solamente esta mujer es madre y virgen, no sólo en el espíritu, sino también en el cuerpo. No es madre según el espíritu de nuestra Cabeza, el Salvador, de quien más bien es espiritualmente hija, porque también ella está entre los que creyeron en él y que son llamados con razón hijos del esposo; pero ciertamente es madre de sus miembros, que somos nosotros, porque cooperó con su caridad para que nacieran en la Iglesia los fieles, miembros de aquella Cabeza de la que es efectivamente madre según el cuerpo. Convenía que

nuestra cabeza por extraordinario milagro naciera, según la carne, de una virgen, para significarnos que sus miembros habían de nacer según el espíritu de la Iglesia virgen. Solamente María es, por tanto, madre y virgen según el cuerpo y según el espíritu: madre de Cristo y virgen también de Cristo. Más la Iglesia, en los santos que han de poseer el reino de Dios, es, según, el espíritu, toda ella madre y toda ella virgen de Cristo; pero no es toda ella según el cuerpo, pues en algunos miembros es virgen de Cristo y en otros es madre, pero no de Cristo. Son también espirituales madres de Cristo las mujeres fieles casadas y las vírgenes consagradas a Dios, porque cumplen la voluntad del Padre con sus santas costumbres, con la caridad de corazón puro, conciencia recta y auténtica fe. Las que en la vida conyugal engendran corporalmente, dan a luz a Adán y no a Cristo; y como saben qué es lo que han alumbrado, se apresuran a hacer miembro de Cristo el fruto de su seno, purificándolo con los sacramentos.
(SAN AGUSTÍN, Tratados morales. Sobre la santa virginidad III, 3. IV,4. VI, 6. O.C. XII, BAC Madrid 1973, 125-27.128-29)

Volver Arriba

Comentario Teológico: Gr P. Rolando Santoianni, I.V.E. - La maternidad divina y la maternidad espiritual de María


Introducción: Primer principio fundamental de la Mariología

La maternidad divina de María, considerada integralmente en sí misma, constituye el primer principio básico y fundamental de toda la Mariología.

Las razones son:

A. Es una verdad expresamente revelada por Dios en la Sagrada Escritura y expresamente definida por la Iglesia.

La Sagrada Escritura expresa en diversos pasajes que María es la Madre de Jesús:

“María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo” (Mt 1,16).

“Estaban junto a la cruz de Jesús su Madre...” (Jn 19,25).

“Todos éstos perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús...” (Hch 1,14).

La Iglesia ha definido solemnemente como verdad de fe la maternidad divina de María en el Concilio Ecuménico III de Éfeso en el 431: “Si alguno no confiesa que Dios es según verdad el Emmanuel, y que por eso la santa Virgen es Madre de Dios (pues dio a luz carnalmente al Verbo de Dios hecho carne), sea anatema” (Dz 113).

B. Expresa una sola verdad absoluta

La maternidad divina, como verdad única y absoluta, es necesario considerarla integralmente, es decir con todo lo que significa intrínseca y esencialmente desde cualquier punto de vista la realidad de que María es Madre de Dios.

Por otro lado toda pretendida composición, a pesar de presentarse en vinculación con la maternidad mariana, atentan contra la claridad del carácter absoluto que debe guardar un Primer Principio.

C. Constituye el último fundamento y la base objetiva de todas las demás verdades mariológicas

“La maternidad divina es la base de la relación de María con Cristo; de aquí que es la base de su relación con la obra de Cristo, con el Cristo total, con toda la Teología y el cristianismo; es, por lo tanto, el principio fundamental de toda la Mariología” (Cyril Vollert).

De esto se desprenden todas las otras verdades mariológicas, desde su predestinación hasta su gloriosa asunción a los cielos y todos los atributos y privilegios excepcionales concedidos a María. Todo le fue concedido en atención a la divina maternidad, sea porque había de ser la Madre del verbo Encarnado, sea porque ya lo era.


1. La maternidad divina

Como se vio al exponer el principio primario y fundamental de toda la Mariología, la maternidad divina está en el centro ontológico de la existencia de María. Todos los dones, gracias y privilegios excepcionales de que gozó la Virgen, fueron a ella otorgados en atención al hecho de que ella estaba predestinada desde toda la eternidad a ser la Madre de Dios.


1.1. Fundamento escriturístico

La Santísima Virgen María es propia, real y verdaderamente Madre de Dios, puesto que engendró según la carne al Verbo de Dios encarnado.

En la Sagrada Escritura no se usa explícitamente la fórmula María, Madre de Dios, pero se deduce con certeza y evidencia de dos verdades contenidas en la Revelación: que María es la Madre de Jesús, y que Jesús es Dios.

A. María es Madre de Jesús: Mt 1,16; 2,11; Lc 2,37-48; Jn 2,1; Hech 1,14; etc. Además Jesús es presentado como concebido (Lc 1,31) y nacido (Lc 2,7-12) de la Virgen.

B. Jesús es Dios: Jn 1,1-14; Mt 26,63-64; etc. También comprobado por sus milagros hechos en nombre propio (Lc 7,14; Jn 11,43; etc), por la prueba definitiva de su propia resurrección (Mt 28,5-6; etc.), anunciada previamente por Él mismo antes de su muerte (Mt 17,22-23; etc.).


1.2. La definición dogmática

La primera proclamación dogmática oficial de la Maternidad Divina de María aparece con el Concilio de Éfeso (431) que condena en bloque la doctrina herética de Nestorio (+451), monje antioqueno y luego patriarca de Constantinopla hasta su deposición.

Nestorio sostenía que en Cristo no había solamente dos naturalezas sino también dos personas, una humana y otra divina, y por lo tanto María fue Madre de la persona humana y no de la divina, proponiendo el título de la Virgen como Xristotókos y no Theotókos.

En Éfeso se dio lectura y aprobó la segunda carta de San Cirilo de Alejandría contra Nestorio en donde se deja en claro el tema de la única Persona divina de Cristo bajo las dos naturalezas y por consiguiente la Maternidad Divina de María (Dz 111a).

Más adelante, bajo el pontificado de San León Magno se celebró el Concilio de Calcedonia (451) contra la herejía monofisita de Eutiques, definiendo que en Cristo hay dos naturalezas y una sola Persona o hipóstasis: la Persona divina del Verbo (Dz 148), y también se dejó constancia de la real y verdadera Maternidad Divina de María.

En el Concilio II de Constantinopla (553), celebrado bajo el pontificado del papa Vigilio, se retoman y confirman las declaraciones de Éfeso (Dz 113-114.226-227).

Considerando estos documentos y el proceso histórico se puede decir que la divina maternidad de María fue uno de los dogmas marianos más antiguos confesados por la Iglesia, incluso antes de una definición oficial.


1.3. Razón teológica

La explicación teológica se basa en un principio sencillo: Las madres son madres de la persona de sus hijos, compuesta de alma y cuerpo, aunque ellas proporcionen únicamente la materia del cuerpo, al cual infunde Dios el alma humana, convirtiéndola entonces en persona humana. Pero Cristo no es persona humana, sino persona divina, aunque tenga una naturaleza humana desprovista de personalidad humana, que fue sustituida por la personalidad divina del Verbo en el mismo instante de la concepción de la carne de Jesús (Cf. S.Th. III, Q.33, a.3).

Así, María, concibió realmente y dio a luz a la persona divina de Cristo, única persona que hay en Él, y por consiguiente cabe llamarla Madre de Dios. No es un escollo que María no haya concebido la naturaleza divina en cuanto tal como tampoco las madres conciben el alma de sus hijos sin dejar de ser madres de la persona de ellos. La naturaleza divina subsiste en el Verbo eternamente y, por consiguiente, es anterior a la existencia de la Virgen. María es Madre de Dios porque concibió, según la carne, a la persona divina del Verbo.

Sólo se podría negar que María sea Madre de Dios si la humanidad de Cristo hubiese sido concebida antes de que se efectuase la unión entre ella y el Verbo de Dios o en el caso de que la humanidad de Cristo no hubiese sido tomada por el Verbo de Dios en la unidad de persona o hipóstasis, y estas hipótesis son erróneas, heréticas y condenadas por la Iglesia, la primera sostenida por Fotino y la segunda por Nestorio (Cf. S.Th.III, Q.35, a.1.3.4, Q.33, a.3).


1.4. Consecuencias teológicas

A. La maternidad divina, eleva a la Santísima Virgen al orden hipostático relativo. Esto es consecuencia de la relación esencial e inevitable que hay entre una madre y su verdadero hijo, y como el Hijo de María es el Verbo de Dios encarnado, ella tiene una relación real con Él, con su persona o hipóstasis, aunque de modo relativo.

En las obras de Dios existen tres órdenes:

a. Natural: Orden de la naturaleza toda.

b. Sobrenatural: Orden de la gracia y de la gloria.

c. Hipostático: Orden de la encarnación del Verbo.

María se encuentra incluida de una manera absoluta en los dos primeros y de manera relativa en el tercero, ya que el orden hipostático absoluto pertenece exclusivamente a Cristo porque en Él subsisten las dos naturalezas, humana y divina, bajo una sola hipóstasis o persona: la persona divina del Verbo. Esta característica ubica a la Virgen por sobre todas las demás criaturas en excelencia y dignidad.

B. Aunque la maternidad divina eleva a María al orden hipostático relativo, y en este sentido está muy por encima de todo orden sobrenatural de la gracia y de la gloria, sin embargo, en sí misma no santifica formalmente a la Virgen, aunque lleva consigo la exigencia moral de la gracia y de la gloria en grado muy superior a otra criatura humana o angélica.

La santidad formal consiste en una forma sobrenatural, la gracia santificante, físicamente inherente e intrínsecamente recibida en el alma, y la maternidad divina no es forma intrínsecamente inherente al alma de María, sino una pura relación, relación que existe entre una madre y su hijo, que en sí misma es extrínseca al sujeto y al término.

En lo que toca a la virtud de santificar, una cosa es la maternidad divina y otra la unión hipostática. En la unión hipostática, la humanidad de Cristo, unida al Verbo según su propia subsistencia, no puede ser ajena a la santidad del mismo Verbo. En la maternidad divina, la generación del Verbo según su naturaleza humana, dice sólo una relación real a Dios Hijo, y no puede ser santificada formalmente en el término de su relación, es decir, en la persona de su Hijo, porque María, incluso como Madre de Dios, sigue siendo persona propia, distinta del Hijo de Dios y de las otras divinas personas. Sin embargo la maternidad divina conlleva la exigencia moral de la gracia y de la gloria por sobre cualquier otra criatura humana o angélica, porque el Hijo de María es Dios, y santifica a la Virgen, no con una santidad intrínseca o absoluta, que proviene de la gracia santificante, pero sí con una santidad extrínseca y relativa.

C. En virtud de su maternidad divina, María, contrae una verdadera afinidad y parentesco con Dios. Ella tiene consanguinidad en primer grado de línea recta con el Hijo de Dios según su naturaleza humana, y por esto, contrae una especial relación y parentesco con la naturaleza divina del Hijo y de allí con las tres personas de la Santísima Trinidad.

D. La Santísima Virgen conoció perfectísimamente desde el momento de la anunciación que iba a concebir en sus entrañas virginales al Mesías, Hijo de Dios y Redentor de la humanidad. Esta aseveración sale al cruce de teorías modernistas como la de Karl Adam, que confunden la fe que tenía ciertamente María, con la ignorancia de Aquel que concibió en sus entrañas, y que en realidad le fue perfectamente revelado, anunciado por el ángel, por Santa Isabel, por los Reyes Magos, los pastores y, además tenía toda el profetismo mesiánico veterotestamentario. Las hipótesis de este tipo no son novedosas sino reedición de otras antiguas y condenadas. Erasmo de Rotterdam, en el siglo XVI, sostenía lo mismo y fue rebatido por la Universidad de París en 1526 calificando su opinión como fruto de una “crasa ignorancia de los Evangelios”.


2. La maternidad espiritual

2.1. Fundamento teológico

La maternidad espiritual de María tiene su base fundamental en nuestra incorporación a Cristo. En virtud de la encarnación redentora, el Verbo encarnado en el seno virginal de María queda constituido Cabeza mística de toda la humanidad y la humanidad queda constituida Cuerpo místico suyo. Cristo puede ser considerado como Hombre-Dios, por lo cual tiene un cuerpo físico como todos los demás hombres; y como Redentor del género humano, por lo que tiene un Cuerpo místico, que es la sociedad de todos los que creen en Él (Rm 12,5).

La Virgen Santísima, al engendrar física y naturalmente a Cristo, engendra espiritual y sobrenaturalmente a todos los cristianos, miembros místicos de Cristo. La Cabeza y los miembros místicos son frutos de un mismo seno constituyéndose María, en Madre del Cristo total, aunque de modo diverso: físicamente de la Cabeza y espiritualmente de los miembros.


2.2. La maternidad espiritual y el Magisterio

La maternidad espiritual de María ha sido enseñada expresa y formalmente por el Magisterio de la Iglesia con distintos documentos.

León XIII: Encíclica Quamquam pluries (18/8/1889); San Pío X: Encíclica Ad diem illum (2/2/1904); Pío IX: Encíclica Lux veritatis (25/12/1931). Igualmente otros pontífices hicieron referencia a la maternidad espiritual como Pío XII: Encíclica Mystici corporis (29/6/1943) y Juan XXIII. En la Constitución dogmática sobre la Iglesia Lumen gentium del Concilio Vaticano II (Nº61). Paulo VI en el discurso de clausura de la III Sesión del Concilio Vaticano II, en donde proclama a María como Madre de la Iglesia: “...por ser Madre de Aquel que desde el primer instante de la encarnación en su seno virginal se constituyó en cabeza de su cuerpo místico que es la Iglesia, María, pues, como Madre de Cristo, es Madre también de los fieles y de todos los pastores, es decir, de la Iglesia”. Y más recientemente con Juan Pablo II, sobre todo en la Encíclica “Redemptoris Mater” (25/3/1987).


2.3. Dimensión de la maternidad espiritual de María

La real maternidad espiritual de María no tiene un sentido metafórico ni tampoco adoptivo sino un verdadero sentido sobrenatural. De este modo, las palabras de Jesús en la cruz: “Mujer, ahí tienes a tu hijo” y dirigiéndose al discípulo: “Ahí tienes a tu Madre” (Jn 19,26), tiene las características de una proclamación solemne y testamentaria del Señor respecto al ejercicio de la maternidad espiritual de su Madre sobre toda la humanidad representada allí por el apóstol San Juan, pero no significa que esa maternidad espiritual tenga solamente características de una adopción, sino que es algo mucho más profundo e íntimo.

Nuestro alumbramiento como hijos espirituales de María comienza en Belén, al dar a luz a Cristo, nuestra Cabeza, pero no se completó de una manera formal y definitiva hasta el Calvario, cuando se consumó de hecho la redención de los hombres por Cristo Redentor. Lo mismo que nuestra regeneración espiritual, iniciada en el misterio de la encarnación, recibió su cumplimiento en el de la redención, así la maternidad espiritual de María, que comenzó en aquel primer misterio se consumó en el segundo.





Volver Arriba


Santos Padres: San Bernardo - La Virgen Madre

5. A esta ciudad, pues, fue enviado el ángel Gabriel por Dios. ¿A quién? A una virgen desposada con un varón, cuyo nombre era José. ¿Qué virgen es ésta tan respetable que un ángel la saluda? ¿Tan humilde, que está desposada con un artesano? Hermosa es la mezcla de la virginidad y de la humildad; y no poco agrada a Dios aquella alma en quien la humildad engrandece a la virginidad y la virginidad adorna a la humildad. Mas ¿de cuánta veneración, te parece, que será digna aquella cuya humildad engrandece la fecundidad y cuyo parto consagra la virginidad? Oyes hablar de una virgen, oyes hablar de una humildad; si no puedes imitar la virginidad de la humilde, imita la humildad de la virgen. Loable virtud es la virginidad, pero más necesaria es la humildad: aquélla se nos aconseja, ésta nos la mandan; te convidan a aquélla, a ésta te obligan. De aquélla se dice: E1 que la puede guardar, guárdela; de ésta se dice: El que no se haga como este párvulo, no entrará en el reino de los cielos. De modo que aquélla se premia, como sacrificio voluntario; ésta se exige, como servicio obligatorio. En fin, puedes salvarte sin la virginidad, pero no sin la humildad. Puede agradar la humildad que llora la virginidad perdida; más sin humildad (me atrevo a decirlo) ni aun la virginidad de María hubiera agradado a Dios. ¿Sobre quién descansará mi espíritu, dice el Señor, sino sobre el humilde y manso? Sobre el humilde, dice, no sobre el que es virgen. Con que si María no fuera humilde, no reposara sobre ella el Espíritu Santo; y, si no reposara sobre ella, no concibiera por virtud de Él. Porque, ¿cómo pudiera concebir de El sin Él? Es claro, pues, que para que de Él hubiese de concebir., como ella dice: Miró el Señor a la humildad de su sierva mucho más que a la virginidad; y, aunque por la virginidad agradó a Dios, con todo eso, concibió por la humildad. De donde consta que la humildad fue la que hizo agradable su virginidad también.

6. ¿Qué dices, virgen soberbia? María, olvidada de que es virgen, se gloria de la humildad, y tú, menospreciando la humildad, ¿te glorías en tu virginidad? Miró, dice ella, a la humildad de su sierva el Señor. ¿Quién es ella? Una virgen santa, una virgen pura, una virgen devota. ¿Por ventura eres tú más casto que ella? ¿O más devoto? ¿O será tu castidad más agradable a Dios que la de María, para que puedas tú sin humildad agradarle con la tuya, no habiéndole ella, sin esta virtud, agradado con la suya? Finalmente, cuanto más digno de honor eres por el don singular de la castidad, tanto mayor injuria te haces a ti mismo, afeando en ti la hermosura de ella con la mezcla de tu soberbia; y mejor te estaría no ser virgen que hacerte soberbio por la virginidad. No es de todos la virginidad, ciertamente, pero es de muchos menos todavía la humildad acompañada de la virginidad. Pues, si no puedes más que admirar la virginidad de María, procura imitar su humildad, y te basta. Pero si eres virgen y al mismo tiempo humilde, grande eres, cualquiera que seas.

7. Con todo eso, hay en María otra cosa mayor de que te admires, que es la fecundidad junta con la virginidad. Jamás se oyó en los siglos que una mujer fuese madre y virgen juntamente. O si también consideras de quién es madre, ¿adónde te llevará tu admiración sobre su admirable excelencia? ¿Acaso no te llevará hasta llegar a persuadirte que ni admirarlo puedes como merece? ¿Acaso a tu juicio o, más bien, al juicio de la verdad, no será digna de ser ensalzada sobre todos los coros de los ángeles la que tuvo a Dios por hijo suyo? ¿No es María la que confiadamente llama al Dios y Señor de los ángeles hijo suyo, diciéndole: Hijo, ¿cómo has hecho esto con nosotros? ¿Quién de los ángeles se atrevería a esto? Es bastante para ellos y tienen por cosa grande que, siendo espíritus por su creación, han sido hechos y llamados ángeles por gracia, testificando David: El Señor es quien hace ángeles suyos a los espíritus. Pero María, reconociéndose madre de aquella Majestad a quien ellos sirven con reverencia, le llama confiadamente hijo suyo. Ni se desdeña Dios de ser llamado lo que se dignó ser; pues poco después añade el evangelista: Y estaba sujeto a ellos. ¿Quién?, ¿a quiénes? Dios a los hombres. Dios, repito, a quien están sujetos los ángeles, a quien los principados y potestades obedecen, estaba obediente a María, ni sólo a María, sino a José por María. Maravíllate de estas dos cosas, y mira cuál es de mayor admiración, si la benignísima dignación del Hijo o la excelentísima dignidad de tal Madre. De ambas partes está el pasmo, de ambas el prodigio: que Dios obedezca a una mujer, humildad es sin ejemplo, y que una mujer tenga autoridad para mandar a Dios, es excelencia sin igual. En alabanza de las vírgenes se canta como cosa singular que siguen al Cordero a cualquiera parte que vaya. ¿Pues de qué alabanzas juzgarás digna a la que también va delante y el Cordero la sigue?

8. Aprende, hombre, a obedecer; aprende, tierra, a sujetarte; aprende, polvo, a observar la voluntad del superior. De tu Autor habla el evangelista y dice: Y estaba sujeto a ellos; sin duda a María y a José. Avergüénzate, soberbia ceniza: Dios se humilla, ¿y tú te ensalzas? Dios se sujeta a los hombres, ¿y tú, anhelando dominar a los hombres, te prefieres a tu Autor? Ojalá que a mí, si llego a tener tales pensamientos, se digne Dios responderme lo que respondió también a su apóstol reprendiéndole: Apártate detrás de mí, Satanás, porque no tienes gusto de las cosas que son de Dios. Puesto que, cuantas veces deseo mandar a los hombres, tantas pretendo ir delante de mí Dios; y entonces verdaderamente ni tengo gusto ni estimación de las cosas que son de Dios, porque del mismo se dijo: Y estaba sujeto a ellos. Si te desdeñas, hombre, de imitar el ejemplo de los hombres, a lo menos no puedes reputar por cosa indecorosa para ti el seguir a tu Autor. Si no puedes seguirle a todas partes adonde Él vaya, síguele al menos con gusto adonde por ti bajó. Quiero decir: si no puedes subir a la altura de la virginidad, sigue siquiera a tu Dios por el camino segurísimo de la humildad, de la cual, si las vírgenes mismas se apartan, ya no seguirán al Cordero en todos sus caminos. Sigue al Cordero el humilde que se manchó, le sigue el virgen soberbio también; pero ni el uno ni el otro a cualquiera parte que vaya; pues ni aquél puede subir a la limpieza del Cordero, que no tiene mancha, ni éste se digna bajar a la mansedumbre de quien enmudeció paciente, no delante de quien le esquilaba, sino delante de quien le mataba. Sin embargo, más saludable modo de seguirle eligió el pecador en la humildad que el soberbio en la virginidad; pues purifica la humilde satisfacción de aquél su inmundicia, cuando mancha la castidad de éste su soberbia.

9. Dichosa en todo María, a quien ni faltó la humildad ni la virginidad. Singular virginidad la suya, que no violó, sino que honró la fecundidad; no menos ilustre humildad, que no disminuyó, sino que engrandeció su fecunda virginidad; y enteramente incomparable fecundidad, que la virginidad y humildad juntas acompañan. ¿Cuál de estas cosas no es admirable? ¿Cuál no es incomparable? ¿Cuál no es singular? Maravilla será si, ponderándolas, no dudas cuál juzgarás más digna de tu admiración; es decir, si será más estupenda la fecundidad en una virgen o la integridad en una madre; su dignidad por el fruto de su castísimo seno o su humildad con dignidad tan grande; sino que ya, sin duda, a cada una de estas cosas se deben preferir todas juntas, y es incomparablemente más excelencia y más dicha haberlas tenido todas que precisamente algunas. ¿Y qué maravilla que Dios, a quien leemos y vemos admirable en sus santos, se haya mostrado más maravilloso en su Madre? Venerad, pues, los que os halláis en estado de matrimonio, la integridad y pureza del cuerpo en el cuerpo mortal; admirad también vosotras, vírgenes sagradas, la fecundidad de una virgen; imitad, hombres todos, la humildad de la Madre de Dios; honrad, ángeles santos, a la Madre de vuestro Rey, vosotros que adoráis al Hijo de nuestra Virgen, nuestro Rey y vuestro juntamente, reparador de nuestro linaje y restaurador de vuestra ciudad. A cuya dignidad, pues entre vosotros es tan sublime y tan humilde entre nosotros, sea dada, por vosotros igualmente que por nosotros, la reverencia que se le debe; y a su dignación, el honor y la gloria por todos los siglos. Amén.
(San Bernardo, Sobre la excelencia de la Virgen Madre, I, 5-9)

Aplicación: San Bernardo - María, Madre de Dios

"Y dijo María al ángel: ¿cómo puede ser esto, sino conozco varón? Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo y por eso lo santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios. Y he aquí que Isabel, tu parienta, también ha concebido un hijo en su vejez, porque no hay cosa alguna imposible para Dios. Y dijo María: he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra."

"Y dijo María al ángel: ¿cómo puede ser esto, si no conozco varón?" Primero, sin duda, María calló como prudente, cuando todavía dudosa pensaba entre sí, qué salutación sería ésta, queriendo más por su humildad no responder que temerariamente hablar lo que no sabía. Pero ya confortada, y habiéndolo premeditado bien, hablándole en lo exterior el ángel, pero persuadiéndola interiormente Dios -que estaba con ella según lo que dice el ángel: "El Señor es contigo"-, expeliendo sin duda la fe al temor, la alegría a la turbación, dijo al ángel: "¿cómo puede ser esto, si no conozco varón?"

No duda del hecho, sino que pregunta acerca del modo y del orden, no pregunta si se hará esto, sino cómo se hará. Al modo que si dijera: sabiendo mi Señor que su esclava tiene hecho voto de virginidad, ¿con qué disposición, con qué orden le agradará que se haga esto? Si Su Majestad ordena otra cosa, si dispensa este voto para tener tal Hijo, alégrome del Hijo que me da, pero me duele la dispensa del voto; sin embargo, hágase su voluntad en todo; pero si he de concebir virgen y virgen también he de alumbrar, lo cual ciertamente no es imposible, entonces ciertamente conoceré que miró la humildad de su esclava.

"¿Cómo pues se hará esto, ángel del Señor, si no conozco varón?" Y respondiendo el ángel le dijo: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo". Había dicho antes que estaba llena de gracia; pues ¿cómo dice ahora "el Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo?"

¿Por ventura podría estar llena de gracia y no tener todavía al Espíritu Santo, siendo Él el dador de todas las gracias? Y si el Espíritu Santo estaba en ella, ¿cómo se le vuelve a prometer que vendrá sobre ella nuevamente? Por esto sin duda no se dijo vendrá "a ti", sino que vendrá "sobre ti", porque aunque a la verdad primero estuvo con María por su copiosa gracia, ahora se le anuncia que vendrá sobre ella por la más abundante plenitud de la gracia que en ella ha de derramar.

Pero estando ya llena, ¿cómo podria caber en ella algo más? Y si todavía puede caber más en ella, ¿cómo se ha de entender que antes estaba ya llena de gracia? La primera gracia había llenado solamente su alma y la siguiente había de llenar también su seno a fin de que la plenitud de la Divinidad, que ya habitaba en ella antes espiritualmente como en muchos de los Santos, comenzase también a habitar corporalmente corno en ninguno de los mismos.

Dice "el Espíritu Santo vendrá sobre ti y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo"-. Y ¿qué quiere decir "y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo?" El que pueda entender, que entienda. Porque exceptuada acaso la que sola mereció experimentar en sí esto felicísimamente, ¿quién podrá percibir con el entendimiento y discernir con la razón de qué modo aquel esplendor inaccesible del Verbo eterno se infundió en las virginales entrañas, y para que pudiese sostener que el inaccesible se acercase a ella, de la partecia del mismo cuerpo a la cual se unió Él mismo, hiciera sombra a todo lo demás? Quizá por esto principalmente se dijo: "Te cubrirá con su sombra", pues sin duda este hecho era un misterio, y lo que la Trinidad sola por sí misma en sola y con sola la Virgen quiso obrar, sólo se concedió saberlo a quien sólo se concedió experimentarlo. Dígase "el Espíritu Santo vendrá sobre ti", el cual con su poder te hará fecunda, "y te cubrirá con su sombra la virtud del Altísimo", esto es, aquel modo con que concebirás del Espíritu Santo a Cristo, virtud y sabiduría de Dios, lo encubrirá y ocultará en su secretísimo consejo haciendo sombra, de suerte que sólo será conocido de Él y de ti.

Como si el ángel respondiera a la Virgen: ¿por qué me preguntas a mí lo que experimentarás en ti dentro de poco? Lo sabrás, lo sabrás y felicísimamente lo sabrás, siendo tu Doctor el mismo que es el Autor. Yo he sido enviado a anunciar la concepción virginal, no a crearla. Ni puede ser enseñada sino por quien la da, ni puede ser aprendida sino por quien la recibe. "Y por eso también lo santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios", esto es, no sólo el que viniendo del seno del Padre a ti te cubrirá con su sombra, sino también lo que de tu sustancia unirá en sí, desde aquel instante, se llamará Hijo de Dios, y el que es engendrado por el Padre antes de todos los siglos, se reputará desde ahora Hijo tuyo. De tal suerte lo que nació del mismo Padre será tuyo y lo que nacerá de ti será suyo, que no serán dos hijos, sino uno solo. Y aunque ciertamente una cosa es de ti y otra cosa es de Él, sin embargo, ya no será de cada uno lo suyo, sino que un solo Hijo será de los dos.

"Por eso también lo santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios". Atiende, oh hombre, con cuánta reverencia dijo el ángel: "lo santo que nacerá de ti". Dice lo santo absolutamente sin añadir otra cosa, y esto sin duda porque no encontraba palabras con que nombrar propia y dignamente aquello tan singular, aquello tan magnífico, aquello tan venerable, que formado de la purísima carne de la Virgen, se había de unir con su alma al único del Padre. Si dijera carne santa u hombre santo, o cualquiera cosa semejante, le parecería poco. Por eso dijo "santo" indefinidamente, porque cualquiera cosa que sea lo que la Virgen engendró, es santo sin duda y singularmente santo, así por la santificación del Espíritu como por la asunción del Verbo.

"Y he aquí que Isabel, tu parienta, ha concebido un hijo en su vejez". ¿Qué necesidad había de anunciar a la Virgen la concepción de esta estéril? ¿Por ventura por estar dudosa todavía e incrédula la quiso asegurar el ángel con este prodigio? Nada de eso. Leemos que la incredulidad de Zacarías fue castigada por este mismo ángel, pero no leemos que María fuese reprendida en cosa alguna, antes bien, reconocemos alabada su fe en lo profetizado por Isabel: "Bienaventurada eres por haber creído, porque todo lo que te ha sido dicho de parte del Señor será cumplido en ti." Se participa a la Virgen la concepción de su prima para que añadiéndose un milagro a otro

milagro se aumente su gozo con otro gozo. Ciertamente era preciso fuese inflamada anticipadamente con un no pequeño incendio de amor y. alegría, la que había de concebir luego al Hijo del amor paterno en el gozo del Espíritu Santo. Ni podía caber si en un devotísimo y alegrísimo corazón tanta afluencia de dulzura y de gozo.

O tal vez se notifica esto a María porque era razón que un prodigio que se debía divulgar después portodas partes, lo supiera la Virgen por el ángel antes que lo oyese de los hombres, para que no pareciese que la Madre de Dios estaba apartada de los consejos de su Hijo, si permanecía ignorante en las cosas que tanto le interesaban.

0 bien para que siendo instruida, así de la venida del Salvador corno de la venida del Precursor, y fijando en la memoria el tiempo y el orden de las cosas, refiera después mejor la verdad a los Escritores y Predicadores del Evangelio, como quien ha sido informada desde el principio por noticias que el cielo le ha comunicado de todos los misterios.

0 quizá para que oyendo hablar de una parienta suya anciana y estado avanzado, piense ella que esjoven en obsequiarla, y dándose prisa a visitarla, se dé de este modo lugar y ocasión al niño Profeta de ofrecer las primicias de su servicio a su Señor, y fomentándose mutuamente la devoción de ambas madres, excitada por uno y otro infante, se haga más admirable un milagro con otro milagro.

Pero mira cristiano, estas cosas tan magníficas que escuchas anunciadas por el ángel, no las esperes cumplidas por él. Y si preguntas por quién, oye al mismo tiempo que te dice: "para Dios nada es imposible". Como si dijera: Esto que tan firmemente prometo, lo presumo en el poder de quien me envió, no en el mío, "porque para Dios nada es imposible." ¿Qué será imposible para aquel Señor que hizo todas las cosas con el poder de su palabra? Y fíjate que llaman la atención las palabras, el no decir expresamente "porque no será imposible para Dios" todo hecho sino "toda palabra" ["quia non est impossibile apud Deum omne verbum" = "para Dios nada es imposible"]. Tal vez se dijo "toda palabra" porque así como pueden hablar los hombres tan fácilmente lo que quieren, aún aquello que de ningún modo pueden hacer, así también y aún sin comparación con mayor facilidad puede Dios cumplir con la obra todo lo que ellos pueden explicar con las palabras. Lo diré más claramente: si fuera tan fácil a los hombres hacer como decir lo que quieren, tampoco para ellos sería imposible toda palabra. Más porque como dice el proverbio, del dicho al hecho hay un gran trecho, no respecto de Dios sino respecto de los hombres, para solo Dios, en quien es lo mismo hacer que hablar y lo mismo hablar que querer, no será imposible toda palabra.

Pudieron prever y predecir los Profetas que la Virgen o la estéril habían de concebir y alumbrar, ¿pero pudieron hacer por ventura que concibiese y alumbrase? Mas Dios les dio a ellos el poder de predecirlo, con la facilidad con que entonces pudo predecirlo por medio de ellos, pudo ahora, cuando quiso, cumplir por sí mismo lo que había prometido. Porque en Dios ni la palabra se diferencia de la intención porque es Verdad, ni el hecho de la palabra, porque es Poder, ni el modo del hecho, porque es Sabiduría, y por eso no será imposible para Dios toda palabra.

Oísteis, oh Virgen, el hecho, oísteis también el modo. Lo uno y lo otro es cosa maravillosa, lo uno y lo otro es cosa agradable. Gozáos, pues, hija de Sión, alegraos, hija de Jerusalén. Ya que ha dado el Señor a vuestros oídos gozo y alegría, oigamos de vuestra boca la respuesta que deseamos, para que con ella entre la alegría y gozo en nuestros huesos afligidos y humillados. Oísteis, vuelvo a decir, el hecho y lo creísteis: creed lo que oísteis también acerca del modo. Oísteis que concebiréis y daréis a luz un hijo; oísteis que no será por obra de varón sino por obra del Espíritu Santo. Mirad que el ángel aguarda vuestra respuesta, porque ya es tiempo que se vuelva al Señor que lo envió.

Esperamos también nosotros, Señora, esta palabra de misericordia, a los cuales tiene condenado a muerte la divina sentencia, de la que seremos librados por vuestra palabra. Ved que se pone en vuestras manos el precio de nuestra salud, al punto seremos librados si consentís. Por la palabra eterna de Dios fuimos todos creados y con todo eso morimos, pero por vuestra breve respuesta seremos ahora restablecidos para no volver a morir. Os suplica esto, oh piadosa Virgen, el triste Adán desterrado del paraíso con toda su miserable posteridad. Abraham y David con todos los otros Santos Padres, los cuales están detenidos en la región de la sombra de la muerte. Esto mismo os pide el mundo todo postrado a vuestros pies.
(San Bernardo, Tomado de su libro "Las grandezas de María")

Volver Arriba



Aplicación: P. Alfredo Sáenz, S. J. - Santa María, Madre de Dios

Resuenan todavía en nuestros oídos los cantos y villancicos de Navidad. La Iglesia desea que permanezcamos en este ambiente sagrado y navideño dedicando el día de hoy a venerar a María, Madre de Dios. El evangelio nos la presenta junto al pesebre en que reclinó a su Hijo y circundada por los pastores maravillados. San Pablo, en la segunda lectura de hoy, no podía ser más conciso para expresar este misterio: "Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer". Es la sencillez propia de las cosas grandes. Dios, por así decirlo, retomó en el seno de María su creación original, en ese seno virginal fecundado por el Espíritu Santo, vínculo de amor entre el Padre y el Hijo. Así como al comienzo de la historia, el Espíritu reposó sobre las aguas primitivas para suscitar la primera creación, así ahora reposa sobre el seno de María para suscitar la segunda creación o, mejor, al primogénito de la segunda creación.

¡Qué admirable el misterio de la Anunciación en que se consuma la maternidad de María! A la invitación del ángel, María sólo sabe responder: Hágase en mí según tu palabra. Hágase. Palabra que nos recuerda una vez más la primera creación: Hágase el sol, había entonces dicho Dios. Hágase en mi seno el nuevo Sol, el que iluminará a todas las generaciones, a todos los siglos de la historia que hoy comienza.

En la primera creación, luego del pecado, Adán y Eva, en lugar de ser los propagadores de la vida divina, se habían convertido en difusores de la muerte. Pues bien, resuelve Dios, voy a retomarlo todo; voy a crear un nuevo Adán y una nueva Eva, un hombre-Dios y una virgen purísima. Tal es el gran designio de Dios: un prevaricador fue quien interrumpió la propagación de la vida; un hombre-Dios va a restaurarlo todo. Eva, que significa madre de los que viven, se ha convertido en madre de los muertos; una nueva Eva, María, será la madre verdadera, la corrección de la primera Eva, la madre de los que realmente viven. El nuevo Adán ya no dirigirá a la nueva Eva las terribles palabras de acusación que consigna el Génesis sino que ahora podrá decir a Dios: "La mujer que me diste, me dio del fruto del árbol de la vida y comí; y ha sido más dulce que la miel para mi paladar, porque en él me has dado la vida". En el origen había pecado Adán y había pecado Eva. Ahora el Hijo de Dios se hace hombre, hijo de Adán, y nace de una madre, mujer como Eva. Los dos sexos, que habían cooperado para nuestra muerte, concurren ahora a 'nuestra salvación.

Así, pues, amados hermanos, el Verbo tomó carne en el seno de la Virgen María. Sí, la sangre de la Virgen contribuyó a la formación de aquel cuerpo divino, tanto que, cuando mecía en sus brazos al Niño Jesús recién nacido, hubiera podido afirmar con verdad lo que el viejo Adán dijo al contemplar a Eva por vez primera: "Tú eres hueso de mis huesos, carne de mi carne, y sangre de mi sangre". María dio su sangre a su Hijo, esa sangre que luego el Señor derramaría por nuestra redención. Le dio su carne, esa carne que después el Señor ofrecería como alimento en la Eucaristía. María le dio su carne, le dio su sangre; le dio, sobre todo, su fe. De modo que cuando profesamos en el Credo: Nació de Santa María Virgen, no significamos sólo un hecho biológico sino que afirmamos con ello el comienzo de nuestra salvación. Por el "sí" de su fe, por el vacío de la humildad de aquella que se consideró esclava del Señor, María se llenó de Dios, María dio a luz a nuestro Salvador. Por ella el Verbo recibió nuestra carne para salvar nuestra carne. O, como

lo dice magníficamente San Ambrosio: "Recibió de nosotros lo que debía ofrecer por nosotros, para librarnos de lo nuestro y poder darnos lo suyo".

Pero avancemos un paso más. Por el hecho de ser Madre de Dios, María fue constituida Madre nuestra. Desde el instante en que dio su consentimiento al ángel de la Anunciación, desde ese preciso momento María nos llevó de algún modo en su seno. Porque cuando el Verbo se anidó en sus entrañas, en cierta manera todos estuvimos allí contenidos, resumidos en El. Así como fuimos injertados en Adán por la generación carnal, de manera semejante hemos sido recapitulados en Cristo Salvador por la semilla de la regeneración. Nada de extraño: nosotros pertenecemos a la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo. No es lógico que el cuerpo esté separado de su cabeza. Tor eso, según enseña San León Magno, "al honrar el nacimiento del Salvador, honramos nuestro propio nacimiento, puesto que la generación de Cristo es el origen del pueblo cristiano y el nacimiento de la cabeza es el nacimiento de su cuerpo".

¡Tan grande fue la bondad de Dios! Porque la paternidad requiere la maternidad. Donde hay un padre, debe haber una madre. Y Dios, al admitirnos en su familia divina, al querer ser nuestro Padre, quiso darnos también una Madre en el cielo. De ahora en adelante no sólo nos atreveremos a decir: "Padre nuestro que estás en el cielo", sino que también podremos decir con todo derecho: "Madre nuestra que estás en el cielo".

María, Madre de Cristo, es también Madre de los miembros del Cuerpo de Cristo, es decir, Madre del Cristo total, cabeza y miembros. En cuanto madre de los miembros del cuerpo de Cristo, precedió figurativamente a la Iglesia. Pues la Iglesia, como dijimos en otra ocasión, no hace otra cosa que engendrar, a lo largo de los siglos, sucesivas generaciones de cristianos. Digna, por tanto, de todo honor, nuestra santa madre la Iglesia, tan semejante a María, virgen y madre. Es madre porque engendra a hijos, hijos sin número; es virgen, porque no conoce contacto de varón alguno sino de sólo Dios, fecundada por Dios. La maternidad de la Iglesia es, así, semejante a la maternidad de María. Esta fue fecundada por el Espíritu Santo y dio a luz al Verbo encarnado. La Iglesia ofrece sus aguas bautismales, esas aguas sobre las que reposa el Espíritu para hacerlas fecundas y capaces de dar a luz a los nuevos hijos de Dios y de la Iglesia. Esas aguas son el seno de la Iglesia, de esa Iglesia que es madre y que es virgen, de esa Iglesia que es fecunda en su virginidad. Podemos ahora contemplar el misterio de manera panorámica: así como el Espíritu, reposando sobre las aguas primitivas, suscitó la primera creación, y descansando sobre el seno de María, engendró al Hijo de Dios, reposando por tercera vez sobre las aguas bautismales —seno virgen de la Iglesia madre— da a luz en ella a los hijos de Dios.

Nos dice el evangelio que María "conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón". Pidámosle su intercesión para que nos alcance de su Hijo la gracia de ser capaces de penetrar un poco más en la hondura y en la belleza de este misterio inefable. Nunca olvidemos que en el cielo tenemos una Madre sublime, que nos ama con una ternura infinitamente mayor que nuestra madre terrena, y que a la vez se nos ofrece como un camino —el camino más corto— para llegarnos a su Hijo Jesús: a Jesús por María.

Pronto nos vamos a acercar a recibir el Cuerpo de Jesús, ese cuerpo tierno que María acunó entre sus brazos en la cueva de Belén. El Hijo de Dios hubiera querido hacerse carne en cada uno de nosotros. Pero esto era imposible. Y entonces inventó la Eucaristía —¡ese invento de amor hasta el colmo!— para entrar en nuestro interior y hacerse carne de nuestra carne, sangre de nuestra sangre, hueso de nuestros huesos. Nuestro cuerpo se parecerá al de María: alojaremos en él al Hijo de Dios. La Eucaristía es la continuación de la Encarnación. Y así como María dio a luz al Cristo terrestre, así en la misa la Iglesia da siempre de nuevo a luz al Cristo eucarístico. Acunemos a Jesús en nuestro interior, dejémosle crecer allí, para que un día podamos decir: Ya no soy yo quien vivo sino que es Cristo el que vive en mí.
(Saenz a., Palabra y Vida, Ciclo B, Gladius Buenos Aires 1993, 40-43)



Volver Arriba



Aplicación: P. Gustavo Pascual, I.V.E. - La generosidad de la Madre de Dios - Lc 2, 16-21

Hoy se constata un cierto miedo a los grandes compromisos: se nota este miedo ante el compromiso de contraer matrimonio para toda la vida. Se nota en la escasez de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Ambos implican una entrega de por vida. Se nota en la poca participación en la Iglesia. Nadie se quiere comprometer demasiado.
Se ponen muchas excusas: después no voy a poder cumplir, soy joven, soy viejo, no sirvo para eso, no tengo capacidad.
¿Cuál es en el fondo la falta de entrega, la falta de compromiso? El egoísmo, el amor propio, la falta de generosidad. El egoísmo lleva a fundar todas las actividades y compromisos en las propias fuerzas y a olvidar que es Dios el que obra en mí y por mí cuando lo dejo.
María fue una jovencita virgen. Había consagrado a Dios su virginidad perpetuamente. A esta jovencita la llamó Dios para ser su Madre. ¡Menudo compromiso, menuda vocación! Y respondió que sí, que quería lo que Dios le pedía.
¿En qué se funda esta respuesta, esta entrega de por vida? Se funda en el abandono en Dios y en el olvido de las propias fuerzas. “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”… “¡Feliz la que ha creído!”… “Porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava”…“Todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso”.
No es el compromiso ofrecido por el cura, por el responsable del grupo, por el papá, la mamá, etc., algo caprichoso. Detrás de cada llamada a servir a Dios y al prójimo está el mismo Dios que llama por las causas segundas y si Dios llama va a dar todo lo necesario para que el llamado haga lo que El quiere. Sólo quiere la respuesta libre y positiva del elegido. Él es el que lo elige y lo llama y quiere realizar ciertas obras por él y no por otro.
El comienzo de la obra es de Dios y su cumplimiento es obra de Él primariamente, pero quiere el sí de la libertad humana.
¡Qué sabe ese joven que le ha dicho sí al Señor si no ha vivido la vida! ¡Qué sabe la niña María para ser madre! ¡Y qué sabe para ser Madre de Dios! Sabe que no puede ser madre porque no conoce varón y pregunta al ángel cómo será, sabe que para Dios nada es imposible y sobre todo sabe lo que es la humildad. Sabe que la santidad está en el abandono en Dios y sabe que su gracia es don de Dios lo mismo que su vocación y su respuesta. Sabe que en su pequeñez tiene que dar una respuesta libre, que Dios espera su respuesta afirmativa para poder encarnarse y que sin ella no podrá.
María sabe lo que tiene que saber, lo único necesario, su absoluta dependencia de Dios y la manifiesta en su respuesta “hágase”.
María con su abandono derrite las frías tentaciones de futuro, moviliza la parálisis del desánimo y la pereza, irradia su ser para servir a Dios y a los hombres descentrando el egoísmo.
¿Por qué tienes miedo cristiano de entregarte más? ¿Por qué no quieres comprometer tu vida dándote en amor a Dios y al prójimo? ¿No ves el ejemplo de tu Madre?
Y si temes pide a tu Madre, que es la Madre del que todo lo puede, que te aliente y te de fuerzas. Ella es la omnipotencia suplicante porque es Madre del Todopoderoso.
Si temes confíate a Ella, que Ella te enseñará a confiarte en Dios, “haced lo que él os diga”[1].
¿Por qué dejarnos encadenar de miedos? “No temas”, le dijo el ángel a María. ¿Qué nos faltará si tenemos el amor de Cristo? Si Dios nos llama nos dará todo lo necesario para cumplir con nuestra vocación. No temamos decirle sí al Señor. Muchas veces nos llama, estemos atentos y sigamos su llamado como María, en un abandono absoluto en Él.

Ejemplos

El tío Antonio

¿Qué es el Año Nuevo?

Cargando piedras


Pedir lo que es importante

Acudamos siempre a nuestra Madre

(cortesía iveargentina.org y otros)

Volver Arriba

 




[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]