[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Dichos de los Sabios de Israel: 34. Corrección - 35. La Gracia supera el Castigo - Epílogo, Dichos sobre los Sabios

E. JIMENEZ HERNANDEZ

Páginas relacionadas 

                                                    

Dichos de los Sabios de Israel - La Corrección y la Gracia ante el castigo

 

34. CORRECCION  


1. Ismael fue mimado  


2. Esaú no fue corregido


3. David sufrió con Absalón y Adonías

4. El Santo, en su amor, castiga a Israel


5. Sólo castiga quien ama


6. Muchas son las pruebas del justo


7. El necio no entiende la corrección

 

35. LA GRACIA SUPERA EL CASTIGO 


1. La medida de la gracia


2. El Señor está en la tribulación


3. El Señor vive el sufrimiento de Israel 


4. Eterna es su misericordia

 

EPILOGO: DICHOS SOBRE LOS SABIOS

 

 

Dichos de los Sabios de Israel - La Corrección

 

34. CORRECCION

Enseñan los sabios, bendita sea su memoria: Está escrito: “Quien escatima la vara, odia a su hijo; quien tiene amor, le castiga” (Pr 13,24). El que priva a su hijo de la corrección le conduce a una mala educación y, en consecuencia, le odia.

 

 

1. ISMAEL FUE MIMADO

 

Así lo encontramos en Ismael que era muy mimado por su padre Abraham, y éste no le castigaba, de modo que creció mal educado y Abraham tuvo que rechazarlo y echarlo de su casa sin nada. Cuando Sara dijo “expulsa a esta esclava y a su hijo” (Gn 21,10), para que mi hijo no aprenda sus modales, al punto “el asunto resultó muy penoso a Abraham, pues se trataba de su hijo” (Gn 21,11), que se comportaba mal. “Pero Dios dijo a Abraham: haz caso a Sara en todo lo que te diga” (Gn 21,21). Y Abraham “madrugó” (21,14) para enseñarte que repudió a Ismael, que se había conducido inadecuadamente, y lo expulsó de casa sin nada.

Al final, cuando Ismael creció, se dedicó a atacar a todos, “alzando su mano contra todos” (16,12).

 

 

2. ESAU NO FUE CORREGIDO

 

De la misma manera, se dice que “Isaac amaba con preferencia a Esaú” (Gn 25,28) y, por eso, resultó mal educado, porque no le corregía, tal como hemos aprendido: Cinco pecados cometió el malvado Esaú aquel día: sedujo a una joven prometida, mató a una persona, negó la resurrección de los muertos, renegó de la fe y desdeñó la primogenitura. Y más aún, deseó la muerte de su padre y planeó matar a su hermano, tal como está escrito: “se acercan los días de duelo por mi padre y podré matar a mi hermano Jacob” (Gn 27,41), y obligó a Jacob a huir de junto a sus padres, y también él se fue hacia Ismael, para aprender de él la mala conducta y aumentar su maldad, pues está escrito: “se fue Esaú hacia Ismael” (Gn 28,9).

 

3. DAVID SUFRIO CON ABSALON Y ADONIAS

 

Igualmente David, que no corrigió a su hijo Absalón, tuvo que sufrir, viendo cómo se acostó con sus concubinas. Y este hijo fue la causa de que David anduviera descalzo y llorando; y de que murieran millares de israelitas; así hizo que su padre sufriera penalidades sin fin (Sal 3,1-2).

De igual manera actuó David con Adonías, no imponiéndole correcciones y, por eso, actuó desviadamente, pues está escrito “nunca le había corregido su padre preguntándole por qué has hecho esto. Era, además, muy bien parecido y a él lo había parido su madre después de Absalón” (1R 1,6).

 

 

4. EL SANTO, EN SU AMOR, CASTIGA A ISRAEL

 

“Quien le tiene amor, le castiga”, como el Santo, bendito sea, que, puesto que ha amado a Israel, le prodiga castigos. El Santo, bendito sea, otorgó a Israel tres regalos magníficos, y los tres fueron concedidos por medio de castigos: La Torá, como está escrito: “feliz el hombre al que reprendes, oh Yahveh, y le instruyes con tu Torá” (Sal 94,12); la Tierra de Israel, pues se dice “has de saber en tu corazón que tal como un padre corrige a su hijo, Yahveh, tu Dios, te castiga” (Dt 8,5) y a continuación dice “porque Yahveh, tu Dios, te lleva a un país bueno” (8,7); y la vida del mundo futuro, pues está escrito “un mandato es como una lámpara y una enseñanza como una luz, y un camino de vida las amonestaciones de la educación” (Pr 6,23).

 

 

5. SOLO CASTIGA QUIEN AMA

 

Todo el que reprende a su hijo acrecienta en él amor y respeto por su padre, pues está escrito: “si corriges a tu hijo te dará descanso y te proporcionará goces” (Pr 29,17). Y el padre acrecienta su amor hacia él, porque se dice “quien le tiene amor, le castiga”, es decir, puesto que le castiga es que le ama.

Así está escrito: “Me has seducido, Señor, y yo me he dejado seducir; me has agarrado y has podido” (Jr 20,7).

Los sabios, bendita sea su memoria, comentan este texto, colocando a la comunidad de Israel ante el Santo, bendito sea, diciéndole:

-¡Señor del mundo! Tú me has seducido antes de darme la Torá, y después has puesto sobre mi cuello el yugo de los mandamientos, de forma que, si los infringía, sería castigado. Si no hubiese aceptado la Torá, sería como cualquier otro pueblo, que ni es premiado ni castigado.

 

 

6. MUCHAS SON LAS PRUEBAS DEL JUSTO

 

El Santo, bendito sea, es llamado “Pastor de azucenas”, porque su vara sólo se preocupa de las personas que son delicadas como las flores. ¿Cómo se entiende esto?

Dijo Rabbí Elazar: Se asemeja a un propietario que tenía dos vacas: una fuerte y otra débil. ¿A cuál de ellas dará más trabajos?

-Ciertamente a la fuerte.

-Así también el Santo, bendito sea, no pone a prueba a los malvados.

-¿Por qué?

-Porque no podrían resistir, como está escrito: “Pero los impíos son como el mar agitado” (Is 57,20).

-¿A quién pone a prueba?

-A los justos, como está escrito: “Al justo escruta Yahveh” (Sal 11,5).

Dijo R. Yosé ben Janina: Un fabricante de cáñamo no lo macera demasiado cuando es basto.

-¿Por qué?

-Porque se rompería. Pero si el cáñamo es de buena calidad, cuando más se lo golpea, mejor resulta.

Así también el Santo, bendito sea, no prueba a los malvados, porque no podrían resistir, pero prueba a los justos, como está escrito: “Al justo escruta Yahveh”.

Así, pues, los justos son las flores delicadas, que el Santo, bendito sea, pastorea con su vara.

 

 

Dichos de los Sabios de israel - La Corrección

 

 

 

7. EL NECIO NO ENTIENDE LA CORRECCION

 

Rabbí Jiyá enseñó: Se parece a un rey que se enojó con su hijo y lo entregó en manos de su siervo. ¿Qué hizo el siervo? Se puso a golpearlo con un bastón y a decirle:

-¡No hagas caso a tu padre!

Pero el hijo le replicó:

-¡Qué necio eres! El único motivo por el que mi padre me entregó a ti fue por no haberle hecho caso y tú me dices “no hagas caso a tu padre”.

Así mismo, cuando a causa de las transgresiones de Israel, el templo fue destruido y los israelitas deportados a Babilonia, Nabucodonosor les dijo:

-No hagáis caso de la Torá de vuestro Padre que está en los cielos, sino “arrodillaos y adorad la estatua que he fabricado” (Dn 3,15).

Le replicaron:

-¡Qué necio eres! El único motivo por el que el Santo, bendito sea, nos entregó en tus manos fue porque nos postramos ante una estatua, como está escrito: “Representaciones de caldeos pintadas con minio” (Ez 23,14) ¡y tú nos dices: “arrodillaos y adorad la estatua que he fabricado”.

Entonces es cuando el Santo, bendito sea, dijo: “Mi viña es sólo para mí” (Ct 8,12).

Y Rabbí Natán añadió: Se parece a un rey que se irritó con algunos de sus vasallos y los encerró en el calabozo. ¿Qué hizo el rey? Tomó a todos sus oficiales y fue a escuchar qué himno cantaban.

Entonces oyó que entonaban: “Nuestro señor, el rey, es nuestra alabanza, él es nuestra vida”. Entonces el rey exclamó:

-Hijos míos, alzad vuestras voces para que todos lo escuchen.

Así mismo, aunque los israelitas tengan que dedicarse durante seis días a sus ocupaciones y pasen tribulaciones, el sábado madrugan y van a la sinagoga y recitan el Šemá, danzan ante el armario que guarda los rollos y leen la Torá. Entonces el Santo les dice:

-Hijos míos, alzad vuestras voces para que todos lo escuchen.

 

 

 

Dichos de los Sabios de israel - La Gracia supera el Castigo

 

 

 

                                35. LA GRACIA SUPERA EL CASTIGO

 

1. LA MEDIDA DE LA GRACIA

 

Pero los sabios, bendita sea su memoria, también enseñaron: La medida de la gracia es quinientas veces mayor que la medida del castigo. Para el castigo está escrito: “hasta la tercera y cuarta generación” (Ex 20,5). Sin embargo para la gracia está escrito: “hasta millares de generaciones” (Ex 20,6). El texto habla de “millares” (alaphim); el plural significa, al menos, dos: “dos mil generaciones”. De ello, se deduce que la gracia del Santo, bendito sea, es quinientas veces mayor que la medida de su castigo.

En verdad, como enseñan los sabios, bendita sea su memoria, el Santo, bendito sea, no es como los reyes de carne y sangre. Estos, cuando salen de noche, sus príncipes y siervos van delante de ellos con teas y antorchas, y durante el día les preceden, dándoles sombra para defenderlos del sol.

Sin embargo, el Santo, bendito sea, no hace así. El camina delante de Israel, por el inmenso amor que le tiene. Si no estuviera escrito, no nos atreveríamos a decirlo. Pero así está escrito: “Y el Señor iba al frente de ellos, de día en columna de nube para guiarlos por el camino y de noche en columna de fuego para alumbrarlos, de modo que pudiesen marchar de día y de noche” (Ex 13,21).

Así está escrito: “Guiaste en tu misericordia al pueblo que Tú rescataste; lo condujiste con poder a la morada de tu santidad” (Ex 15,13).

 

 

2. EL SEÑOR ESTA EN LA TRIBULACION

 

Si no estuviera escrito no nos atreveríamos a decirlo:

Cuando los israelitas fueron exiliados en Egipto, la Morada fue con ellos, como está escrito: “Y bajaré contigo a Egipto” (Gn 46,4).

Fueron exilados en el mundo, y la Morada fue con ellos, según está escrito: “Pondré mi trono en el mundo” (Jr 49,38).

Fueron exilados en Babilonia, y la Morada fue con ellos, como está escrito: “Por amor vuestro he sido mandado a Babilonia” (Is 43,14).

El Santo, bendito sea, acompaña siempre a Israel, “como un rey que dijese a su siervo: Si me buscas, estoy con mi hijo”.

Cuando los hijos de Israel salieron de Egipto, la Morada subió con ellos, como está escrito: “Y Yo mismo te subiré” (Gn 46,4).

Bajaron los hijos de Israel al mar, y la Morada estaba con ellos, como está escrito: “Y el ángel de Dios que iba al frente del ejército de Israel, pasó a la retaguardia” (Ex 14,19).

Caminaban por el desierto, y la Morada caminaba con ellos, como está escrito: “Y el Señor iba al frente de ellos” (Ex 13,21).

 

 

3. EL SEÑOR VIVE EL SUFRIMIENTO DE ISRAEL

 

Durante todo el tiempo que Israel es esclavo, la Morada es esclava con ellos.

En verdad, -exclama R. Aqiba-, si no estuviera escrito, no nos atreveríamos a decirlo: Pero Israel puede decir al Señor: Tú te has redimido a ti mismo, al redimirnos a nosotros, como está escrito: “¿Quién es ese que viene de Edón, de Bosrá, con vestidos manchados de sangre?” (Is 63,1).

Al volver Israel del exilio, la Morada volverá con ellos, como está escrito: “Y volverá el Señor, tu Dios, de tu cautividad” (Dt 30,3s).

Sí, en verdad se puede decir que el Santo, bendito sea, “en todas las tribulaciones El es atribulado” (Is 63,9).

“Sí, -dice el Santo, bendito sea-, estoy con él en las tribulaciones” (Sal 91,15).

Si Israel está en angustia es como si el Señor estuviera en angustia. Y también, si Israel está alegre, el Señor se alegra también, como está escrito: “Me he alegrado en tu salvación” (1S 2,1).

Si no estuviera escrito, ¿quién se atrevería a decirlo? Pero David, mediante el Espíritu Santo, dijo: “Aunque camino por el valle de la sombra de la muerte, no temeré ningún mal, pues Tú estás conmigo” (Sal 23,4).

 

 

Dichos de los Sabios de israel - La Gracia supera el Castigo

 

 

4. ETERNA ES SU MISERICORDIA

 

Ved qué inmensa es la misericordia del Santo, bendito sea, exclaman los sabios, bendita sea su memoria.

Si no estuviera escrito no nos atreveríamos a decirlo: Alabado sea el nombre del Santo, bendito sea, por el inmenso amor que tiene a Israel, que le llama: “hijo mío, mi primogénito” (Ex 4,22).

Si no estuviera escrito no nos atreveríamos a decirlo: El esclavo es el que viste a su señor, pero el Santo, bendito sea, viste a Israel, como está escrito: “te puse vestidos recamados” (Ez 16,10).

El esclavo es el que lava a su señor, pero el Santo, bendito sea, lava a Israel, según está escrito: “Y te lavé con agua” (Ez 16,9).

El esclavo es el que calza a su señor, pero el Santo, bendito sea, calza a Israel, como está escrito: “Y te puse zapatos de cuero fino” (Ez 16,10).

Normalmente es el discípulo el que lleva al maestro, pero el Santo, bendito sea, llevó a Israel, como está escrito: “Os he llevado sobre alas de águila” (Ex 19,4).

Normalmente el maestro duerme y el discípulo vigila a su lado, pero el Santo, bendito sea, vela por su pueblo, como está escrito: “No duerme ni reposa el guardián de Israel” (Sal 121,4).

 

 

 

 Dichos de los Sabios de Israel - Sobre los Sabios

 

 

 

                              EPILOGO: DICHOS SOBRE LOS SABIOS

 

Rabban Yojanan ben Zakkay tuvo cinco discípulos y a cada uno de ellos lo llamaba con un apodo:

A Eliezer ben Hyrcanos le llamaba: cisterna impermeabilizada que no pierde gota; es como jarra untada con pez que guarda su vino.

A Yehosúa ben Janahyah le llamaba: “el hilo triple que no se rompe de prisa”.

A Yosé el sacerdote le llamaba: “El piadoso de su generación”.

A Simón ben Netanel le llamaba: “Oasis en el desierto que se aferra a su agua”.

A Elazar ben Arak le llamó: Río que se desborda, “manantial que siempre fluye”, cuyas aguas corren siempre y se salen fuera.

Del mismo modo R. Yehudah el príncipe:

A R. Tarfón le llamaba: “Montón de nueces”. Cuando alguien coge una de ellas, todas se mueven y se precipitan sobre él. Así era R. Tarfón: Cuando un discípulo venía a él y le pedía: “enséñame”, R. Tarfón le recitaba la Escritura, la Misnah, el Midrás, la Halakah y la Haggadah. Cuando el discípulo salía de su presencia, salía colmado de bendición y bondad.

A R. Aqiba le llamaba: “Almacén bien provisto”. ¿A qué se puede comparar R. Aqiba? A un trabajador que coge su cesto y sale fuera. Encuentra trigo y lo mete en él; encuentra cebada y la mete en él; habas y las mete en él; lentejas y las mete en él. Cuando llega a su casa clasifica el trigo por una parte, la cebada por otra, las habas por otra y las lentejas por otra. Así actuaba R. Aqiba: ordenaba la Torá en eslabones, formando una gran cadena.

A R. Elazar ben Azaryah le llamaba: “caja de buhonero”. ¿Y a qué se parece R. Elazar? A un buhonero que coge su caja y entra en una ciudad. Acude la gente de la ciudad y le pregunta: ¿Tienes buen aceite?, ¿traes ungüento?, ¿traes bálsamos? Y resulta que tiene de todo. Así era R. Elazar. Cuando los discípulos se presentaban ante él, si preguntaban sobre la Escritura, él respondía; si acerca de la Misnah, él respondía; sobre el Midrás, él respondía; sobre la Halakah, el respondía; sobre la Haggadah, él respondía. Cuando el discípulo salía de su presencia, partía lleno de bien y bendición.

A R. Yojanán ben Nuri le llamaba “cesto de halakoh”. A R. Yosé el galileo le llamaba excelente recolector de tradiciones sin arrogancia alguna, pues mantuvo con firmeza la humildad proveniente del monte Sinaí y se la inculcó a todos los sabios de Israel.

Isí ben Yehudah solía también dar sobrenombres a los sabios:

A R. Meir le llamó “Sabio y escriba”. A R. Yehudah: “Sabio cuando quiere”. A R. Eliezer ben Yacob: “Una pequeña cantidad pero bien cribada”. A R. Yosé: “Su argumentación va con él”. A R. Simón ben Gamaliel: “Una tienda llena de preciosa púrpura”. A R. Simón ben Yojay: “Estudia mucho y olvida poco”, y lo poco que olvida no es más que el salvado de la enseñanza.


Dichos de los Sabios de Israel - La Gracia supera el Castigo


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]