[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

San Ignacio de Loyola: 10. DE VENECIA A LA STORTA, DONDE TUERCE EL CAMINO

EMILIANO JIMENEZ HERNANDEZ

Páginas relacionadas

 

a) Comunicar lo que Dios le ha dado

b) La mejor escuela de los Maestros Parisienses

c) Somos la Compañía de Jesús

San Ignacio de Loyola peregrino ad maiorem Dei gloriam


a) Comunicar lo que Dios le ha dado

Llegado a Venecia, Ignacio escribe a Jaime Cassador, arcediano de Barcelona y uno de sus bienhechores: "Quince días antes de Navidad estuve en Bolonia siete días en la cama, con dolor de estómago, fríos y calenturas; así determiné venir a Venecia, donde hace mes y medio que estoy, en gran manera con mucha mejoría de mi salud, y en compañía y casa de un hombre muy docto y bueno".

El año de espera en Venecia es un tiempo de calma en la vida de Ignacio. Hasta su salud mejora. Aunque Venecia no tiene universidad, Ignacio puede dedicarse al estudio de la teología. Lo hace en privado. En casa del "hombre muy docto y bueno" halla acogida y descanso. Sin viajes ni preocupaciones por su sustento, Ignacio se puede dedicar al estudio y la oración. Las limosnas que le llegan de sus devotas de Barcelona y también desde París, le dispensan de mendigar. En carta a una dama protectora de París le escribe: "Me hallo bueno de salud corporal, esperando la cuaresma para dejar los trabajos literarios y abrazar otros mayores y de mayor calidad".

A Jaime Cassador, que le quiere con él, Ignacio le escribe: "El deseo que mostráis de verme allá y en predicación pública, el mismo tengo y habita en mí; no que en mí sienta gloria de hacer lo que otros no pueden, ni llegar allá donde los otros alcanzan; mas para predicar, como persona menor, las cosas inteligibles, más fáciles y menores, esperando en Dios nuestro Señor que, siguiendo las menores, pondrá su gracia para en algo aprovecharnos en su alabanza y servicio; para lo cual, acabado mi estudio, que será de esta cuaresma en un año, espero no detenerme en ningún otro lugar de España hasta que allá nos veamos, según por los dos se desea. Porque me parece, y no dudo, que más cargo y deuda tengo con esa población de Barcelona que con ningún otro pueblo de esta vida. Esto se debe entender si fuera de España en cosas más afrentosas y trabajosas para mí, Dios nuestro Señor no me pusiere; mas siempre en estado de predicar en pobreza".

En el priorato de la Santísima Trinidad, donde vive el "hombre docto y bueno", Andrés de Lipomani, hay jardines, quietud y silencio, algo añorado por Ignacio. En la biblioteca de la casa encuentra también buenos libros de San Agustín, San Ambrosio, San Jerónimo, San Cipriano, San León Magno y otros santos Padres. Dios le ha bendicido con el ambiente propicio para que realice sus deseos.

No es, sin embargo, todo calma y estudio. Ignacio ejerce desde Venecia su misión por escrito. Son varias las cartas de esa fecha, en las que da precisas normas sobre el discernimiento de espíritus y sobre la oración. En ellas se vuelca hacia los demás. Y no sólo con los lejanos; se vuelca hacia los venecianos, manteniendo conversaciones espirituales. Y, por supuesto, Ignacio se ocupa en dar Ejercicios Espirituales. No puede prescindir de lo que considera su principal misión: comunicar a los demás lo que Dios le ha dado a él.

Y los Ejercicios no son conferencias o clases anodinas. Ignacio lleva a las personas a encararse con su destino, con Dios y su voluntad, para llevarles a la gratitud a Dios, traducida en servicio: su mayor gloria y la salvación de las almas. Ignacio mismo recuerda algunas personas importantes que en este período practicaron los Ejercicios: el Maestro Pedro Contarini, el Doctor Gaspar de Doctis, un español llamado Rozas y Diego de Hoces, amigo éste de Juan Pedro Carafa, que pronto sería cardenal y, unos años más tarde, Papa con el nombre de Paulo IV. Tan cambiado sale Hoces de los Ejercicios que, como había ocurrido ya en París, quiere "seguir la vida del peregrino". Pero Juan Pedro Carafa, hombre ardiente y empeñado en la defensa de la fe, comienza ya en Venecia la oposición a Ignacio. Después de tantos procesos superados, Ignacio no logra nunca librarse de sospechas. La oposición de Carafa es muy profunda y de consecuencias largas. Con ser bastante análogas las aspiraciones de fondo, Carafa e Ignacio sienten un mutuo rechazo el uno hacia el otro.

Carafa inculca en Hoces una honda sospecha respecto a la ortodoxia de Ignacio, y estos recelos se manifiestan públicamente. Aparte las discusiones cara a cara entre los dos, nos queda una carta de Ignacio al obispo Carafa, en la que con sencillez "pide que se acoja su exposición con disposición paralela al amor y voluntad sincera con que la escribe". Pasa luego a analizar y "censurar" la "orden teatina" fundada por Carafa. Esta franca censura le traería a Ignacio graves consecuencias cuando Carafa sea nombrado Cardenal y, finalmente, Papa. La ruptura no se cicatrizó en el alma de Carafa. A él probablemente se refería Ignacio cuando escribía a Francisco de Borja que "puede ser que el mismo espíritu divino me mueva a mí por unas razones y a otros al contrario, por otras".

Por estas fechas Ignacio lleva a término la revisión del libro de los Ejercicios. De este tiempo es la redacción definitiva del "Principio y fundamento", donde escribe: "Es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en tal manera que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce al fin para que somos criados: gloria, alabanza de Dios y salvación del alma".

b) La mejor escuela de los Maestros Parisienses

No olvida Ignacio a sus compañeros de París. Por escrito siguen en contacto. Ellos, tras la partida de Ignacio, siguieron completando sus estudios, mantuvieron las prácticas de confesión y comunión semanal, ayudándose mutuamente en todo. En el aniversario del voto de Montmartre renovaron sus votos y con gozo acogieron a los nuevos compañeros, que llevó al grupo Fabro, dos de ellos ya sacerdotes. En el mes de octubre obtuvieron el título de Maestros en Artes Fabro, Simón Rodrigues, Salmerón, Bobadilla, Jay, Codure y Broet. Laínez y Javier ya lo eran.

Culminados los estudios, Ignacio les avisa que se vengan a Venecia. Ellos mismos ya habían decidido adelantar la partida, pues los españoles en París corrían serios peligros, debido a la guerra entre el emperador y el rey de Francia. Por ello, vestidos con las ropas talares de estudiantes, con hábito largo, bordón en la mano, cubierta la cabeza con sombreros de ancho vuelo y saco de cuero al hombro donde llevar los libros de estudio, salterio y Biblia, y el rosario colgado del cuello, emprendieron el camino a pie hacia Venecia, pasando por Alemania y Suiza. En Francia hablaban los franceses y en Alemania los españoles, con lo que superaron todos los tropiezos con las tropas de ambos ejércitos. Esta repentina desaparición de París parecía una huida y años más tarde se dirá en Italia que "habían huido de París como herejes".

Ignorando la lengua y los caminos, más de una vez se perdieron. Atrave-sando tierras protestantes les tocó sufrir toda clase de penalidades, burlas y amenazas. Pero los nueve compañeros llegaron a Venecia a principios del año 37. Con alegría indecible por parte de Ignacio y de todos los demás, se abrazan en Venecia el ocho de enero, dos meses y medio antes de lo previsto. Ignacio conoce personalmente a los tres nuevos compañeros, que Fabro había conquistado dándoles los Ejercicios en París. Igualmente Ignacio les presenta a Hoces.

Hechas las gestiones para embarcarse rumbo a Jerusalén, se enteran de que no hay nave hasta Pentecostés. Tienen medio año por delante de espera. Los Maestros parisinos deciden dedicar ese tiempo a cuidar enfermos en los hospitales venecianos de los Incurables y en el de San Juan y San Pablo. Hacer camas, lavar ropas, limpiar llagas, vestir y enterrar muertos es la mejor escuela para curar la vanidad de sus títulos. Francisco Javier siente repugnancia ante las llagas de un sifilítico y las vence limpiándolas con la lengua; Rodrigues comparte su cama con un leproso. Los dos por aprensión se sintieron contagiados, pero en realidad fueron realmente curados.

Tras dos meses en los Hospitales, al llegar la primavera se ponen en marcha hacia Roma, para obtener los permisos indispensables para ir a Tierra Santa. En pobreza absoluta, viviendo de limosna, en grupos de tres, con un sacerdote en cada grupo, mezclando lenguas y naciones, parten todos menos Ignacio, contentos y entonando salmos por los caminos lluviosos y enlodados. Duermen en hospitales, pajares y hasta en un establo. Comen en el acto lo que les dan, sin guardar provisiones. En Loreto se reúnen todos para un pequeño descanso de dos días, visitando la casa de Nazaret. El domingo de Ramos, 25 de marzo, llegan a Roma.

Ignacio, "el peregrino", no les acompaña "por causa del Doctor Ortiz y también del nuevo Cardenal teatino". En Roma está, ya cardenal, Carafa y también Pedro Ortiz, el doctor que le había denunciado a la Inquisición en París. La presencia de Ignacio, al frente del grupo, podía levantar sospechas y dificultar las cosas en Roma. Dios bendijo la prudencia de Ignacio. Será el mismo Pedro Ortiz, embajador de Carlos V en Roma, quien les presente al Papa "como maestros parisienses", "que han hecho concebir grandes esperanzas de saber y virtud". El mismo ruega al Papa que, dado que desean peregrinar a Jerusalén en suma pobreza, les conceda el permiso correspondiente. Aficionado como era el Papa a las disputas teológicas, le dijo al doctor Ortiz:

-Traédmelos mañana mismo a mi presencia y convocad a otros maestros de modo que, después de la comida, les oigamos discutir alguna tesis teológica.

De este modo, al día siguiente, los nueve compañeros se sientan a la mesa del Papa. Al final, satisfecho de la discusión teológica, el Papa les abraza y concede el permiso para la peregrinación. Les da además la autorización para que, los aún no ordenados, reciban el sacerdocio, y a los ya sacerdotes le concede que puedan oír confesiones y absolver incluso los pecados reservados a los obispos. Con estas noticias, que superan sus deseos, regresan a Venecia a mediados de mayo, alegrando el corazón de Ignacio, como expresa él mismo en carta a un amigo: "En pobreza, sin dinero, sin favor, confiando y esperando sólo en Dios, hallaron, y sin trabajo alguno, mucho más de lo que ellos querían".

Como describe Ribadeneyra: "Los compañeros volvieron a Venecia del mismo modo que se habían marchado, es decir, a pie y mendigando, porque ellos no quisieron aprovecharse de la limosna -recibida del Papa y otras personas que estaban en Roma- ni tomarla en sus manos hasta el tiempo de embarcarse. Y así con la misma pobreza y desnudez con que habían venido a Roma, se tornaron, pidiendo por amor de Dios, a Venecia, a donde llegados se repartieron por los hospitales como antes habían estado".

Ignacio está abierto a la catolicidad de la Iglesia y, para ello, rompe con todos los nacionalismos. Así sigue la descripción de Ribadeneyra: "Los compañe-ros tornaron a Venecia distribuidos en tres grupos de forma que siempre eran de diversas naciones". Esto quiso Ignacio que fuera un distintivo de la Compañía. Hablando de los orígenes del colegio de Messina, observa: "Y para darle principio les envió a los PP. Jerónimo Nadal, español; y a Andrés Frusio, francés; Pedro Canisio, alemán; y Benedicto Palmio, italiano; y algunos otros, también de diversas naciones. Los cuales iban con suma unión y concordia". Ribadeneyra canta esta unión y concordia: "¡Cuán maravillosa es la igualdad que aquí vemos de hombres tan desiguales en naturaleza, en fortuna e industria y costumbres! ¡Cuan suave armonía hace la unión y concordia tan entrañable entre sí de naciones tan diversas y discordes!".

Con el corazón agradecido, en el permiso del Papa para la ordenación ven la voz de Dios, que les indica su voluntad: había llegado la hora de recibir las órdenes. En días casi seguidos reciben las órdenes menores, el subdiaconado, el diaconado y el presbiterado. Todo se llevó a cabo del 10 al 24 de junio en la capilla privada del obispo de Orbe, Vicente Negusanti. Salmerón, que no ha cumplido aún los 22 años, debió esperar hasta octubre. El nuncio Veralli, que entonces estaba en Venecia, concede a Ignacio y a los nuevos ordenados los privilegios que los demás han recibido directamente del Papa. "Se ordenaron a título de pobreza, haciendo todos votos de castidad y pobreza". Ordenados a "título de pobreza" renunciaban a todo beneficio eclesiástico.

Ignacio se siente colmado de gozo y agradecimiento por los dones del Señor: "Así en Roma como en Venecia, y todo gratis, nos dio el mismo Delegado pontificio autoridad cumplida para que en todo el dominio de Venecia pudiésemos predicar, enseñar e interpretar la Escritura, en público y en privado; asimismo confesar y absolver de casos episcopales, de Arzobispos y Patriarcas. Menciono todo esto para manifestar nuestra mayor carga y confusión, que si no nos ayudamos donde Dios tanto nos ayuda, que sin pedir ni saber parece que todas las cosas y medios por nosotros deseados nos vienen a las manos. Quiera la Divina Bondad infundir su gracia, para que no escondamos en la tierra las mercedes y gracias, que siempre nos hace y esperamos siempre nos hará, si por nosotros no falta. Os ruego que oréis por nosotros, pues veis cuánta necesidad tenemos, pues quien más recibe, más deudor se hace".

Dios les colma de bendiciones, aún por encima de sus deseos. Sólo queda en su corazón uno: la peregrinación a Jerusalén. Pero lo que no había ocurrido en cuarenta años, ocurrió precisamente en aquel: no pudo zarpar la nave peregrina. Como dice Ribadeneyra, Dios, "que con infinita sabiduría rige y gobierna todas las cosas, iba enderezando los pasos de sus peregrinos para servirse de ellos en cosas más altas de lo que ellos entendían y pensaban. Y así, con admirable consejo, les cortó el hilo y les atajó el camino, que ya tenían por hecho, de Jerusalén, y los desvió a otras ocupaciones". Sólo aquel año no hubo nave de peregrinos. Los venecianos, aliados con el Emperador Carlos y el Pontífice, han declarado la guerra al turco Solimán. El mar se ve surcado de navíos de guerra, que impiden toda otra embarcación. Dios ha hablado claro a los entusiasmados peregrinos. Otros son sus planes.

En vez de rebelarse, deciden prepararse para su primera misa. Si no pueden seguir las huellas geográficas de Cristo, seguirían sus huellas espirituales. Deciden apartarse cuarenta días "al desierto" para prepararse a subir al altar. En grupos de dos, excepto el grupo de Ignacio que es de tres, se dirigen a diversos lugares apartados dentro de las tierras venecianas. Ignacio, con Fabro y Laínez, se retira a un ruinoso monasterio de Vicenza, llamado San Pietro Vivarolo. El monasterio, desamparado y medio derribado no tiene puertas ni ventanas; el aire sopla por todos lados, lo mismo que la lluvia; "había quedado así yermo y malparado del tiempo de la guerra, que no muchos años antes se había hecho en aquella tierra". En él se recogen, y para no perecer del frío y humedad, buscan un poco de paja y se preparan la cama para dormir. "Dos de ellos iban siempre a buscar limosna a la ciudad dos veces al día, y tenían tan poca cosa que casi no se podían sustentar. Normalmente comían algo de pan cocido, cuando lo tenían; lo cocía aquel que se quedaba en casa. Así pasaron cuarenta días, no atendiendo a otra cosa que a la oración".

Ignacio, ya por entonces, ha recibido el "don de lágrimas" y llora con frecuencia; sus ojos están estropeados y son muy sensibles a la luz y al aire. En vista de ello, son Fabro y Laínez quienes salen a mendigar a la ciudad, dejando a Ignacio en casa como cocinero. Un eco de la alegría de aquellos días le encontramos en la carta que Ignacio escribe a Pedro Contarini: "Hasta el presente, por la bondad de Dios, siempre hemos estado bien, experimentando más y más cada día la verdad de aquella palabra: 'Como quienes nada tienen y todo lo poseen' (2Cor 6,10): todas las cosas, digo, que el Señor prometió dar por añadidura a cuantos buscan primero el reino de Dios y su justicia (Mt 6,33). ¿Podrá faltar algo a los que únicamente buscan el reino de Dios y su justicia? ¿A aquellos, digo, cuya bendición no es el rocío del cielo y la abundancia de la tierra (Gén 27,28), sino sólo el rocío del cielo?. Me refiero a aquellos que no están divididos; digo aquellos que tienen fijos los dos ojos en lo celestial... Cerca de Vicenza, a una milla de la puerta llamada de Santa Cruz, hemos encontrado una casa monástica, que tiene por nombre San Pedro de Vivarolo, donde nadie habita... Aquí permaneceremos algunos meses, si Dios lo permite. Así que no tendríamos perdón si no fuésemos buenos y perfectos; porque Dios de su parte nunca falta. Rogad al Señor juntamente con nosotros que nos dé a todos gracia para cumplir su santa voluntad, que es la santificación de todos".

Pasados los cuarenta días, salen a predicar a las calles. "Fueron a diversas plazas y el mismo día y a la misma hora empezaron su predicación, gritando fuerte primero y llamando a la gente con el bonete". Sin apenas saber italiano, "quien entonces mirara el lenguaje de aquellos Padres, no hallara en él sino toscas y groseras palabras; que, como todos eran extranjeros y tan recién llegados a Italia, su lenguaje era como una mezcla de diversas lenguas. Más estas mismas palabras eran muy llenas de doctrina y espíritu de Dios; las gentes les escuchaba y pedían confesión". "Estas predicaciones levantaron mucho ruido en la ciudad y muchas personas se movieron a devoción. A partir de entonces resolvían sus necesidades corporales con mayor holgura". Ignacio recuerda aquel tiempo como tiempo de gracia, "con muchas consolaciones, lo contrario de París; sobre todo cuando empezó a prepararse para el sacerdocio y para decir misa. Durante todos aquellos viajes tuvo grandes visitaciones espirituales, como aquellas que había tenido en Manresa".

Allí, en Vicenza, les llega la noticia de que Simón Rodrigues esta agonizando en su hospedaje de Bossano. Junto con Fabro, Ignacio se pone en camino de inmediato, "aunque se encontraba también enfermo y con fiebre. A pesar de esto, emprendió el viaje, y andaba tan rápido que Fabro, su compañero, no le podía seguir". Su solicitud por los demás no le permite pensar en sí. Y con su presencia, Simón recibe tal consuelo que mejoró y a los pocos días estaba fuera de peligro. Vuelto a Vicenza, Ignacio se encuentra con las ya consabidas acusaciones y sospechas de alumbrado. Nuevo proceso y una vez más con sentencia absolutoria y reconocimiento de ortodoxia por parte de la autoridad eclesiástica. Ignacio, a quien no le importan otros insultos e injurias, en esto no cede. Para su misión exige que se le reconozca oficialmente libre de sospechas de herejía.

Estas persecuciones las resume Ignacio en su autobiografía: "En Venecia el peregrino tuvo otra persecución: muchos decían que su estatua había sido quemada en España y en París. Este asunto llegó tan adelante que se hizo proceso y se dio sentencia a favor del peregrino". El doctor Gaspar de Doctis, en nombre del Legado Pontificio, declara que las acusaciones contra "el presbítero Ignacio de Loyola" son frívolas, vanas y falsas.

c) Somos la Compañía de Jesús

Aunque con la salud quebrantada por los ayunos y penitencias, todos se reúnen de nuevo en Vicenza para celebrar sus primeras misas. Lo hacen todos, excepto Simón, debido a su enfermedad, e Ignacio, que quiere aún esperar. El tiene aún la esperanza de hacerlo en Jerusalén, según sus deseos. "En Vicenza estuvieron los diez juntos por algún tiempo. Algunos iban a buscar limosnas por los alrededores". Desde Vicenza, otra vez, se dispersan de dos en dos por las universidades de Italia para captar para su forma de vida nuevos estudiantes, aún a la espera de embarcarse para Tierra Santa, pues no ha concluido el año que se habían fijado como fecha para sentirse liberados del voto de la peregrinación. Antes de partir deliberan sobre qué respuesta dar a quienes les pregunten por su nombre y profesión. Aún no tienen una identidad. No son ya seglares, tampoco son monjes y, aunque se parecen a los mendicantes, se diferencian de ellos en muchas cosas. La pregunta tiene su importancia. Ignacio, como si se tratase de algo obvio, responde: "Somos la Compañía de Jesús". A todos les pareció bien.

Esparcidos por Italia, se ejercitan en la predicación, edificando con su vida de pobreza a cuantos se dirigen: "Trabajaban cuanto podían en encaminar los prójimos al camino de su salvación, tratando de encender en ellos el amor y santo deseo de las cosas espirituales y divinas. Pedían por amor de Dios de puerta en puerta. Predicaban en las plazas públicas. Antes del sermón, llamaban al pueblo a voces y meneando el bonete, para que viniesen a oír la palabra de Dios. Oían las confesiones de muchos que lo pedían...".

Durante este tiempo, muere el primero de ellos, el último en llegar al grupo: Diego de Hoces, que estaba con Cordure en Padua. Ignacio lo acepta como voluntad de Dios. Pero le cuesta más aceptar lo que parece cada día más clara voluntad de Dios. Va pasando el año y el viaje a Jerusalén no se logra. Le duele renunciar a su deseo de celebrar la primera misa en la tierra donde Jesús instituyó la Eucaristía. En sus oraciones encomienda a la Virgen que interceda ante su Hijo para que le conceda esa gracia.

Pero, "al acabar el año y no encontrar pasaje para Jerusalén, decidieron ir a Roma; y esta vez también el peregrino, pues aquellos dos de los que dudaba se habían mostrado benévolos. Fueron a Roma repartidos en grupos". Siempre a pie, los tres de Vicenza llegan a las afueras de Roma, a un pueblecito llamado la Storta. Ignacio, buscando luces sobre el futuro, entra en la capilla solitaria y abandonada. Allí Ignacio vive un momento de gracia similar al de las orillas del Cardoner. Es curioso o providencial que el nombre del lugar -Storta- se debe a que allí la Via Cassia hace un recodo, torciéndose en aquel punto. Era el símbolo geográfico de la vida del peregrino. Leamos en la Autobiografía lo sucedido: "Había determinado, después que fuese sacerdote, estar un año sin decir misa, preparándose y rogando a nuestra Señora le quisiese poner con su Hijo. Y estando un día haciendo oración en una iglesia, sintió tal mutación en su alma y vio tan claramente que Dios Padre le ponía con Cristo su Hijo, que no tendría ánimo para dudar de esto, sino que Dios Padre le ponía con su Hijo".

Allí oye Ignacio las palabras que ha recogido su compañero Laínez: "Ego ero vobis Romae propitius": "Yo os seré propicio en Roma". Esto, en un primer momento, desconcierta a Ignacio que piensa que, tal vez, serían crucificados en Roma. Después "le parecía ver a Cristo cargado con la cruz y junto a él al Padre eterno que le decía:

-Quiero que Tú tomes a éste por servidor tuyo.

Y Jesús mismo lo tomaba y le decía:

-Quiero que tú me sirvas.

Por esto quiso que la Congregación se llamase la Compañía de Jesús".

El P. Jerónimo Nadal comenta las palabras Yo seré con vosotros como la expresión clara de que Cristo les ha elegidos como compañeros suyos en su misión: "Ayuda ejercitarse y considerar y sentir que seguimos a Jesucristo, que lleva aún su cruz en la Iglesia militante, a quien nos ha dado por siervos su Padre eterno, para que le sigamos con nuestras cruces, y no queramos más del mundo que lo que El quiso y tomó, es decir, pobreza, oprobios, trabajos, dolores, hasta la muerte, ejercitando la misión para la que Dios a El había mandado al mundo, que era salvar y perfeccionar las almas, con toda obediencia y perfección de todas las virtudes. Mas es muy gustosa nuestra cruz, porque tiene ya esplendor y gloria de la victoria de la muerte, resurrección y ascensión de Jesús".

La experiencia de la Storta queda grabada a fuego en el alma de Ignacio. Ignacio lo guarda en su corazón como un secreto, sólo revelado a Laínez. Pero Ignacio sabe que Dios les quiere en Roma. Aunque en Roma ve "ventanas y puertas cerradas", no duda que es allí donde Dios les quiere, aunque eso suponga renunciar a Jerusalén y seguramente también dificultades y pruebas.

La visión de la Storta, donde Ignacio sintió aquella unión íntima con Cristo, fue un signo de la especial protección de Dios y una llamada al servicio de Cristo. Es una gracia concedida personalmente a Ignacio, pero supera su persona: "os seré propicio". Marca al mismo tiempo el cambio de vida. No es en Jerusalén donde encontrarán esta protección, sino en Roma. Al año siguiente, oyéndoles hablar aún de Jerusalén, el Papa Paulo III, exclamaría:

-¿Por qué suspiráis tanto por ir a Jerusalén? Buena y verdadera Jerusalén es Italia, si deseáis hacer fruto en la Iglesia de Dios.

En realidad, el mundo entero es la tierra de Jesús. Cada rincón de la tierra necesita su palabra y redención. Dios, con su Espíritu y con la palabra del Papa, marca a Ignacio su voluntad. El ha formado a sus compañeros, "preparados para todo", a no tener miedo a distancias ni lenguas extrañas. Disponibles para todo, abiertos al Espíritu, que sopla donde quiere y cuando quiere, Ignacio se quedará para siempre en Roma, aunque recorrerá el mundo acompañando con sus cartas y oración a su compañeros, enviados hasta los confines del mundo.


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]