[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

VII. Jesús, respuesta al problema del mal

SAN Juan Pablo II
9 Catequesis sobre la Providencia de Dios


Páginas relacionadas

 

La Providencia divina es el Amor de Dios que actúa en todo momento

 


VII. Jesús, respuesta al problema del mal (11.VI.86)
1. En la catequesis anterior afrontamos el interrogante del hombre de todas las épocas sobre la Providencia Divina, ante la realidad del mal y del sufrimiento. La Palabra de Dios afirma de forma clara y perentoria que 'la maldad no triunfa contra la sabiduría (de Dios)'(Sab 7, 30) y que Dios permite el mal en el mundo con fines más elevados, pero no quiere ese mal. Hoy deseamos ponernos en actitud de escuchar a Jesucristo, quien en el contexto del misterio pascual, ofrece la respuesta plena y completa a ese atormentador interrogante.

Reflexionemos antes de nada sobre el hecho que San Pablo anuncia: Cristo crucificado como 'poder y sabiduría de Dios' (1 Cor 1, 24) en quien se ofrece la salvación a los creyentes. Ciertamente el suyo es un poder admirable, pues se manifiesta en la debilidad y el anonadamiento de la pasión y de la muerte en la cruz. Y es además una sabiduría excelsa, desconocida fuera de la Revelación divina. En el plan eterno de Dios y en su acción providencial en la historia del hombre, todo mal, y de forma especial el mal moral -el pecado- es sometido al bien de la redención y de la salvación precisamente mediante la cruz y la resurrección de Cristo. Se puede afirmar que, en El, Dios saca bien del mal. Lo saca, en cierto sentido, del mismo mal que supone el pecado, que fue causa del sufrimiento del Cordero inmaculado y de su terrible muerte en la cruz como victima inocente por los pecados del mundo. La liturgia de la Iglesia no duda en hablar, en este sentido, de la 'felix culpa' (Cfr. Exultet de la Liturgia de la Vigilia Pascual).

Providencia divina - el amor de Dios

 



2. Así pues, a la pregunta sobre, cómo conciliar el mal y el sufrimiento con la verdad de la Providencia Divina, no se puede ofrecer una respuesta definitiva sin hacer referencia a Cristo. Efectivamente, por una parte, Cristo -el Verbo encarnado- confirma con su propia vida -en la pobreza, la humillación y la fatiga- y especialmente con su pasión y muerte, que Dios está al lado del hombre en su sufrimiento; más aún, que El mismo toma sobre Sí el sufrimiento multiforme de la existencia terrena del hombre. Jesús revela al mismo tiempo que este sufrimiento posee un valor y un poder redentor y salvífico, que en él se prepara esa herencia que no se corrompe, de la que habla San Pedro en su primera Carta: 'la herencia que está reservada para nosotros en los cielos' (1 Pe 1, 4). La verdad de la Providencia adquiere así mediante 'el poder y la sabiduría' de la Cruz de Cristo su sentido escatológico definitivo. La respuesta definitiva a la pregunta sobre la presencia del mal y del sufrimiento en la existencia terrena del hombre la ofrece la Revelación divina en la perspectiva de la 'predestinación de Cristo', es decir, en la perspectiva de la vocación del hombre y la vida eterna, a la participación en la vida del mismo Dios. Esta es precisamente la respuesta que ha ofrecido Cristo, confirmándola con su cruz y con su resurrección.

3. De este modo, todo, incluso el mal y el sufrimiento presente en el mundo creado, y especialmente en la historia del hombre, se somete a esa sabiduría inescrutable, sobre la cual exclama San Pablo, como transfigurado: '¡Oh profundidad de la riqueza, de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán inescrutables son sus juicios e insoldables sus caminos!' (Rom 11, 33). En todo el contexto salvífico, ella es de hecho la 'sabiduría contra la cual no puede triunfar la maldad' (Sab 7, 30). Es una sabiduría llena de amor, pues 'tanto amó Dios al mundo que le dio su unigénito Hijo' (Jn 3, 16).

4. Precisamente de esta sabiduría, rica en amor compasivo hacia el hombre que sufre, tratan los escritos apostólicos para ayudar a los fieles atribulados a reconocer el paso de la gracia de Dios. Así, San Pedro escribe a los cristianos de la primera generación: 'Exultad por ello, aunque ahora tengáis que entristeceros un poco, en las diversas tentaciones' (1 Pe 1, 6). Y añade: 'para que vuestra fe, probada, más preciosa que el oro, que se corrompe aunque acrisolado por el fuego, aparezca digna de alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo' (1 Pe 1, 7). Estas últimas palabras se refieren al Antiguo Testamento, y en especial al libro del Eclesiástico, en el que leemos: 'Pues el oro se prueba en el fuego, y los hombres gratos a Dios, en el crisol de la humillación' (Sir 2, 5). Pedro, tomando el mismo tema de la prueba, continúa en su Carta: 'Antes habéis de alegraros en la medida en que participáis en los padecimientos de Cristo, para que en la revelación de su gloria exultéis su gozo' (1 Pe. 4, 13).

Providencia de Dios


5. De forma análoga se expresa el Apóstol Santiago cuando exhorta a los cristianos a afrontar las pruebas con alegría y paciencia: 'Tened, hermanos míos, por sumo gozo, veros rodeados de diversas tentaciones, considerando que la prueba de vuestra fe engendra la paciencia. Más tenga obra perfecta la paciencia, para que seáis perfectos y cumplidos' (Sant 1, 2-4). Por último, San Pablo, en la Carta a los Romanos, compara los sufrimientos humanos y cósmicos con una especia de 'dolores de parto' de toda la creación, subrayando los 'gemidos', de quienes poseen las 'primicias' del Espíritu y esperan la plenitud de la adopción, es decir, 'la redención de nuestro cuerpo' (Cfr. Rom 8, 22-23). Pero añade: 'Ahora bien, sabemos que Dios hace concurrir todas las cosas para el bien de los que le aman' (Ib. 28), y más adelante, '¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada?' (Ib. 35), concluyendo al fin: 'Porque estoy persuadido que ni muerte ni vida ni ninguna otra criatura podrá separarnos del amor de Dios (manifestado) en Cristo Jesús, nuestro Señor' (Ib. 38-39).

Junto a la paternidad de Dios, que se manifiesta mediante la Providencia Divina, aparece también la pedagogía de Dios: 'Sufrís en orden a vuestra corrección (paideia, es decir educación). Como con hijos se porta Dios con vosotros; pues, ¿qué hijo hay a quien su padre no le corrija (eduque)? Dios, mirando a nuestro provecho, nos corrige para hacernos participantes de su santidad' (Heb 12, 7.10).

6. Así, pues, visto con los ojos de la fe, el sufrimiento, si bien puede presentarse como el aspecto más oscuro del destino del hombre en la tierra, permite transparentar el misterio de la Divina Providencia, contenido en la revelación de Cristo, y de un modo especial en la cruz y en su resurrección. Indudablemente, puede seguir ocurriendo que, planteándose los antiguos interrogantes sobre el mal y sobre el sufrimiento en un mundo nuevo creado por Dios, el hombre no encuentre una respuesta inmediata, sobre todo si no posee una fe viva en el misterio pascual de Jesucristo. Pero gradualmente y con la ayuda de la fe alimentada por la oración se descubre el verdadero sentido del sufrimiento que cada cual experimenta en su propia vida. Se trata de un descubrimiento que depende de la palabra de la divina revelación y de la 'palabra de la cruz' (Cfr. 1 Cor 1, 18) de Cristo, que es 'el poder y la sabiduría de Dios' (Ib. 24). Como dice el Conc. Vaticano II: 'Por Cristo y en Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte que fuera del Evangelio nos envuelve en absoluta obscuridad' (Gaudium et spes 22). Si descubrimos mediante la fe este poder y esta 'sabiduría', nos encontramos en las sendas salvadoras de la Divina Providencia. Se confirma entonces el sentido de las palabras del Salmista: 'El Señor es mi Pastor Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo porque Tú vas conmigo' (Sal 22, 1.4). La Providencia se revela así como el caminar de Dios junto al hombre.

7. Concluyendo: la verdad sobre la Providencia, que está íntimamente unida al misterio de la creación, debe comprenderse de una forma orgánica, en la verdad de la Providencia entran la revelación de la 'Predestinación' (praedestinatio) del hombre y del mundo en Cristo, la revelación de la entera economía de la salvación y su realización en la historia. La verdad de la Providencia Divina se halla también estrechamente unida a la verdad del reino de Dios, y por esta razón tienen una importancia fundamental las palabras pronunciadas por Cristo en su enseñanza sobre la Providencia: 'Buscad primero el reino de Dios y su justicia y todo eso se os dará por añadidura'. La verdad referente a la Divina Providencia, es decir, al gobierno transcendente de Dios sobre el mundo creado se hace comprensible a la luz de la verdad sobre el reino de Dios, sobre ese reino que Dios proyectó desde siempre realizar en el mundo creado gracias a la 'predestinación en Cristo', que fue 'engendrado antes de toda criatura' (Col 1, 15).

Providencia de Dios


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]