[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

LA PALABRA DE DIOS Y SU PLENITUD EN CRISTO

Páginas relacionadas 

 (más)

 
Iglesia y Palabra de Dios plenitud en Cristo

 

"Agradó a Dios, en su bondad y sabiduría, revelarse y manifestar el misterio de su voluntad, mediante el cual los hombres por medio de Cristo, Verbo hecho hombre, en el Espíritu Santo, tienen acceso al Padre y son hechos partícipes de la naturaleza divina" (DV 2).

Los hechos, los signos y las palabras, íntimamente unidos entre si, con los cuales Dios interviene en la historia de los hombres, para invitarlos y admitirlos a la comunión con El, constituyen la entera Revelación y son, en su significado más amplio, la palabra de Dios.

Desde el inicio, y con la promesa de la redención, Dios no ha dejado de cuidar el género humano; en particular, varias veces y de diversos modos, ha hablado a su pueblo, que se ha había elegido para hacerse reconocer como el sólo Dios vivo y verdadero y preparar, en la espera del Salvador prometido, el camino del Evangelio. Toda la historia de la salvación, también en su fase preparatoria y en la antigua alianza, es revelación del amor del Padre y funda el diálogo salví fico de los hombres con El.

Pero la verdad toda entera, sea acerca de Dios, sea acerca de nuestra salvación, resplandece para nosotros en Cristo, el Hijo unigénito del Padre, que ha habitado entre nosotros. El es la Palabra viviente de Dios.

Jesucristo es el Verbo hecho carne, enviado como hombre entre los hombres, y que a ellos habla las palabras de Dios. El cumple en sí mismo  todo aquello que el antiguo testamento ha preanunciado sobre El, y completa la Revelación llevándola a su plenitud. El mismo es la plenitud: en El, toda obra y toda palabra es revelación de Dios y de su designio de salvación.

Toda aquello que Cristo es y ha obrado entre nosotros se contiene en la Revelación y en los medios de salvación que El ha confiado a su Iglesia para que Ella descubra y realice el misterio del amor de Dios hacia el hombre. Todo lo que Cristo ha hecho y enseñado, o en El se ha cumplido para la salvación del genere humano, debe ser anunciado y difundido en el mundo entero para que se realice completamente en los siglos.

Los Apóstoles aprendieron de la voz misma de Cristo que todo el antiguo testamento convergía en El y en El se cumplía. Por ello, El les ordenó de trasmitir al mundo su Evangelio, ya prometido por medio de los profetas y ahora por El mismo cumplido y promulgado. A todos debían predicarlo, como fuente de toda verdad salvífica y de toda regla de vida vivida según Dios, comunicando los dones divinos.

Los Apóstoles trasmitieron fielmente todo aquello que habían recibido de la palabra del Maestro, de su convivencia con El, de sus obras; y todo aquello que seguidamente aprendieron del Espíritu Santo, que los conducía a la compresión plena de Cristo y de su obra. Esta transmisión fue realizada por los Apóstoles por medio de la predicación oral, de su testimonio personal, de las instituciones que establecieron en la Iglesia. Algunos de ellos y algunos de sus discípulos trasmitieron el anuncio de la salvación también a través de escritos, que forman el nuevo testamento.

Por disposición de Cristo, los Apóstoles confiaron a sus sucesores, los Obispos, su propio oficio de Maestros y Pastores, para que el Evangelio venga siempre trasmitido de modo integral y vivo en la Iglesia. Así, por la asistencia activa del Espíritu Santo, todos recibieron de los Apóstoles la genuina palabra de Cristo y los bienes que El ha destinado para nuestra salvación.

Por ello, en la Iglesia, los legítimos Pastores trasmiten auténticamente la palabra de Dios, ayudados por los sacerdotes, los diáconos, y todos los fieles; a todos, Cristo por medio de su Espíritu, los constituye sus testigos, proveyéndolos, en varios modos y grados, del sentido de la fe y de la gracia de la palabra.

Todos los fieles reconocen, en la unidad de la Revelación, las pruebas vivas que Dios da de su amor por los hombres, en la Tradición, en la Escritura, en la liturgia, en la vida de la Iglesia y en todas las cosas creadas.

La Sagrada Escritura
La Escritura es el documento preeminente de la predicación de la salvación, en fuerza de su divina inspiración. Ella contiene la palabra de Dios; en cuanto inspirada es verdaderamente palabra de Dios para siempre. Esta palabra, que manifiesta la condescendencia y benignidad de Dios, en cuanto su lenguaje se ha hecho similar al lenguaje del hombre, contiene la revelación del misterio de Cristo y, en El, de todo el misterio de Dios.

A la Escritura, la Iglesia vuelve siempre para su enseñanza, para su vida y su culto; por ello, la Escritura tiene siempre el primer puesto en las varias formas de ministerio de la palabra, como en toda actividad pastoral. Ignorar la Escritura sería ignorar a Cristo.

Para que la Escritura descubra realmente la plenitud del misterio de Cristo, se deben tener presentes sus características fundamentales.

Tales son el origen mismo de la Escritura, la cual expresa en lenguaje humano la genuina palabra de Dios; la concretizacion de la revelación bíblica, en la cual hechos y palabras están íntimamente unidos y recíprocamente se integran; la progresividad de la manifestación de Dios y de su iniciativa de salvación; la profunda unidad entre los dos testamentos; la tensión de la antigua alianza hacia Jesucristo, en el cual se cumplen todas las esperanzas y todas las promesas; la relación continua entre la Escritura y la vida de la Iglesia, que la trasmite íntegra, la interpreta con autoridad y la cumple, mientras reconoce en ella su fundamento y su regla.

La Escritura es el "Libro"; no un subsidio, aunque fuera el primero. Para comprender el mensaje, es necesario también conocer los modos históricamente diversos de los cuales Dios se ha servido para revelarse. La interpretación segura puede ser hecha solamente teniendo presente la unidad de todas la Escrituras y recurriendo a la fe y a la mente de la Iglesia, que se manifiestan en su Tradición y en la enseñanza viva de su magisterio.

No se debe olvidar nunca que la Escritura debe ser leída e interpretada con la ayuda del Espíritu Santo, que la ha inspirado y que hace todavía resonar la voz viva del Evangelio en la Iglesia.


 Palabra de Dios Plenitud en Cristo

 

 







[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]