.

Más que el perdón de los pecados, la salvación es también un contrato de todas las riquezas, una carta de todos los privilegios, un título de propiedad de todas las bendiciones.

Completos en Cristo

Charles H. Spurgeon
(1834 - 1892)

«Y vosotros estáis completos en él» (Colosenses 2:10).

El pecador perdonado está durante algún tiempo gozoso con el don del perdón, y está demasiado alborozado con un sentido de libertad de la esclavitud como para desear algo más que eso. Sin embargo, en un corto plazo, él medita acerca de su posición, sus necesidades y sus perspectivas. ¡Cuál es entonces su entusiasmo al descubrir que el decreto de su perdón también es un contrato de todas las riquezas, una carta de todos los privilegios, un título de propiedad de todas las bendiciones! Habiendo recibido a Cristo, ha obtenido todas las cosas en él. Mira a esa cruz en la que se ha clavado el acta de los decretos que le era contraria, y con sorpresa indecible, la ve florecer en misericordia, tal como el árbol de vida que produce doce frutos diferentes, todos los que él necesita para la vida, para la muerte, para el tiempo o para la eternidad.

He aquí, al pie del árbol una vez maldito, crecen plantas para su sanidad, y flores para su deleite; de los pies sangrantes del Redentor fluye el amor para guiarle a través del desierto; del costado herido mana el agua que limpia y purifica del poder del pecado; los clavos son un medio de afianzarlo a la justicia, mientras, más arriba, la corona se exhibe como el misericordioso galardón de la perseverancia. Todas las cosas están en la cruz; por esto nosotros conquistamos, por esto vivimos, por esto somos purificados, por esto proseguimos firmes hasta el fin. Mientras nos sentamos al amparo de nuestro Señor, nos sentimos más ricos, y los ángeles parecen cantar: «Vosotros estáis completos en él».

«¡Completos en él!» ¡Preciosa frase, más dulce que la miel a nuestra alma! Deberíamos adorar al Espíritu Santo por dictar tan gloriosas palabras a su siervo Pablo. ¡Oh, que podamos por su gracia ver que ellas realmente son nuestras! Y son para nosotros, si respondemos al carácter descrito en los versículos de apertura de la Epístola a los Colosenses. Si tenemos fe en Jesucristo, amor hacia todos los santos, y la esperanza puesta en los cielos, podemos apropiarnos de esta frase de oro.

Lector, ¿ha podido usted seguir en aquélla que se ha descrito como la «vía que conduce del destierro?» Entonces, la opción de esta frase es una porción de su herencia. Por débil, pobre e indigno que usted sea en sí mismo, en él –su Señor, su Redentor– usted está completo en el sentido más pleno, más amplio y más variado de esa palabra poderosa, y se alegrará de meditar en las maravillas de esta posición gloriosa. ¡Quiera el gran Maestro guiarnos en este misterio de la perfección de los escogidos en Jesús, y pueda nuestra meditación alegrar y enriquecer nuestros espíritus! Tomemos para nosotros estas palabras, y esforcémonos por gustar las mieles que hay en esta pequeña celdilla.

Detengámonos en estas dos pequeñas palabras: «En él». ¡En Cristo! Aquí está la doctrina de unión con Jesús, una doctrina de indudable verdad y consuelo. La Iglesia está tan unida con su Señor que ella es absolutamente una con él. Ella es la novia, y él el novio; ella es la rama, y él el tronco; ella el cuerpo, y él la cabeza gloriosa. Así es también cada creyente individual unido a Cristo. Como Leví permanecía en los lomos de Abraham cuando se reunió con Melquisedec, así es cada creyente, escogido en Cristo y bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en él. Nosotros hemos sido salvados, protegidos, convertidos, justificados, y aceptos exclusiva y completamente en virtud de nuestra unión eterna con Cristo.

El alma persuadida no obtendrá paz hasta que, como Rut, encuentre reposo en la casa del pariente que será su esposo, Jesús el Señor. Joseph Irons, un eminente pastor, dijo en uno de sus sermones: «Ahora estoy tan seguro como lo estoy de mi propia existencia que, dondequiera que Dios el Espíritu Santo despierta al pobre pecador por su gracia poderosa, e imparte vida espiritual en su corazón, nada satisfará jamás a ese pobre pecador sino una firme convicción de su eterna unión con Cristo. A menos que el alma obtenga una dulce y satisfactoria conciencia de ello en el ejercicio de una fe viva, nunca entrará en el reposo en esta parte de la eternidad».

Es ante todo de la unión con Cristo que recibimos toda misericordia. La fe es la preciosa dádiva que discierne esta unión eterna, cimentada por otra, una unión vital, para que nos veamos uno no sólo a los ojos de Dios, sino en nuestra propia feliz experiencia: uno en propósito, uno en corazón, uno en santidad, uno en comunión, y, finalmente, uno en gloria.

Es sumamente deseable que cada santo alcance una plena convicción de su unión con Cristo, y es extremadamente importante que él tenga un sentimiento constante de ella; porque aunque la misericordia es la misma, su consuelo en ella variará según sea su aprehensión de ella. Un paisaje de noche es tan hermoso como de día, pero, ¿quién puede percibir sus bellezas en la oscuridad? Aun así, nosotros debemos ver, o más bien creer, esta unión para regocijarnos en ella.

Ninguna condición fuera del Paraíso puede ser más bienaventurada que aquella que es producida por un sentido vivo de unidad con Jesús. Saber y sentir que nuestros intereses son mutuos, que nuestros lazos son indisolubles, y que nuestras vidas están unidas, es de hecho untar nuestro bocado en el plato dorado del cielo. No hay cántico más dichoso para los labios mortales que el dulce cantar: «Mi amado es mío, y yo soy suyo».

Ciertamente, el manantial de vida fluye fácilmente cuando está conectado con Aquel que es nuestra vida. Caminar con nuestro brazo en el hombro del Amado no es solamente seguro, sino delicioso; y vivir su vida es una noble vía de inmortalidad que puede disfrutarse en la tierra. Sin embargo, estar fuera de Cristo es miseria, debilidad y muerte. Aparte de Jesús nosotros no tenemos nada, excepto malos presentimientos y recuerdos terribles. Amados, no hay promesa del evangelio que sea nuestra a menos que nosotros sepamos lo que es estar en él. Fuera de él todo es pobreza, penurias, aflicción y destrucción. Es sólo en él que nosotros podemos esperar disfrutar sus misericordias, o regocijarnos en las seguras bendiciones de la salvación. ¿Sentimos que somos parte del cuerpo de Cristo, y que una unión real existe entre nosotros? Entonces podemos reconocer y proceder a apropiarnos de los privilegios mencionados.

Nosotros estamos completos en él. La palabra ‘completo’ no expresa todo el significado del vocablo original pepleiromenoi. Es, en general, la mejor palabra que puede encontrarse en nuestro idioma, pero su significado puede ser ampliado más allá por la adición de otras lecturas auxiliares.

I. COMPLETOS EN ÉL

Consideremos el significado de la frase. Nosotros estamos completos. En todas las materias que involucran nuestro bienestar espiritual, y la salvación de nuestra alma, estamos completos en Cristo.

1. Completos sin la ayuda de ceremonias judías

Los judíos tenían sus costumbres. La ley, como un maestro de escuela, enseñaba a la iglesia judía infantil; pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues en la clara luz del conocimiento cristiano no necesitamos la ayuda de símbolos. Terminaron los tipos y sombras de la ley ceremonial.

El sacrificio perfecto obra a nuestro favor; no necesitamos ningún otro. En Cristo estamos completos sin ningún agregado de circuncisión, sacrificios, pascua, o rituales del templo. Éstos no son sino pobres elementos. ¿Para qué podríamos necesitar de ellos cuando estamos completos en Cristo? ¿Qué tenemos nosotros que ver con la luna o las estrellas, ahora que Cristo resplandece como el sol en su fuerza? Las pálidas lumbreras se han apagado. No despreciamos la ley ceremonial –era la sombra de lo que habría de venir– y como tal la valoramos; pero ahora que la sustancia ha aparecido, no estamos satisfechos con suposiciones de gracia, sino más bien nos asimos de quien es la gracia y la verdad.

2. Completos sin la ayuda de la filosofía

En el tiempo de Pablo, algunos pensaron que la filosofía podría ser usada como un suplemento a la fe. Ellos discutieron, contendieron, y envolvieron en misterio cada doctrina de la revelación. ¡Felizmente, la Iglesia había considerado las palabras de Pablo, y guardado fielmente la sencillez del evangelio, gloriándose sólo en la cruz de Cristo! El cristiano tiene tan sublime forma de doctrina que él no necesita tomar las vanas especulaciones de una falsa ciencia, ni los sofismas de los sabios mundanos para sostener su fe – él está completo en Cristo. Nunca hemos oído hablar de un creyente agonizante que pida a la filosofía mundana palabras de consuelo en la hora de debilidad. ¡No! Él tiene suficiente en su propia fe, suficiente en la consolación del Espíritu.

Ningún hombre puede agregar nada a la fe de Jesús. Todo lo que es consistente con la verdad ya está incorporado en ella, y no puede formar ninguna alianza con lo que no es verdadero. No hay nada nuevo en teología a menos que sea falso. Aquéllos que buscan mejorar el Evangelio de Jesús no hacen sino mutilarlo. Es tan perfecto en sí mismo, que todo lo agregado a él son sólo excrecencias de error; tan completo, que algo que le agreguemos es redundancia, o peor que eso. David no fue a la lucha con la armadura de Saúl, porque él no la había probado; así nosotros podemos decir: «La honda y la piedra son para nosotros armas suficientes; en cuanto al bagaje de la filosofía, dejemos que lo use el orgulloso Goliat».

3. Completos sin las invenciones de la superstición

Dios es el Autor de toda revelación espiritual; pero el hombre quiere escribir un apéndice. Prescribe obras de caridad, hechos de penitencia, actos de mortificación, o agregados que nunca pueden perfeccionar al pobre prosélito. Así, cuando él ha aplicado el látigo vigorosamente, cuando incluso ha ayunado hasta agotarse, cuando ha hecho todo lo humanamente posible, todavía no está seguro de haber hecho bastante; él nunca puede decir que él está completo. Pero el cristiano verdadero, sin nada de lo anterior, siente que está completo por aquellas últimas palabras de su Salvador: «¡Consumado es!». Su única y absoluta confianza está en la sangre de su Señor agónico. Él desprecia las absoluciones y las indulgencias sacerdotales; él pisotea el refugio de mentiras que el engañador ha construido. Su gloria reside en el hecho de estar completo en Cristo.

4. Completos sin mérito humano

Nuestras justicias son consideradas como trapos de inmundicia. ¡Cuántos hay que, mientras alegan fervorosa-mente contra el catolicismo, están adoptando sus principios en sus propias mentes! La esencia del catolicismo es la confianza en las obras propias; y a los ojos de Dios el formalista y el legalista, si se encuentran en una iglesia ortodoxa, son despreciables, como si fueran seguidores declarados del anticristo. Hermanos, nosotros descansamos exclusivamente en la justicia de Jesús; él es el todo en todos para nosotros. Nunca olvidemos que somos perfectos sólo en él. Aunque nosotros fomentamos diligentemente obras de santidad, cuidemos de no agregar nada a la obra perfecta de Jesús. La vestidura de justicia que la naturaleza carnal hila y teje es demasiado frágil para resistir el soplo del Omnipotente; por consiguiente, debemos arrojarla lejos. Los hechos de la criatura no deben unirse a –o pretender complementar– la satisfacción divina.

Nosotros seremos santos, así como Dios es, pero estamos seguros que esto no será complementando la gran justicia que ya es nuestra por imputación. No; aunque rodeados por el pecado y rodeados por nuestra depravación, sabemos que estamos tan completos en Jesús que no podríamos estarlo más, incluso fuimos librados de todas estas cosas, y glorificados con los espíritus de los justos hechos perfectos.

II. TOTALMENTE SUPLIDOS EN ÉL

Teniéndolo a él, nosotros tenemos todo lo que podemos necesitar. El hombre de Dios está completamente equipado en la posesión de su gran Salvador. Él nunca necesita mirar por algo más, porque en Cristo está atesorado todo. ¿Necesitamos el perdón por el pasado?

El perdón, generoso y gratuito, está con Jesús. La gracia para cubrir todos nuestro pecados está allí; la gracia para sobreponernos a nuestras locuras y nuestras culpas. ¿Nos falta sabiduría? Él ha sido hecho sabiduría de Dios para nosotros. Su dedo guiará nuestro andar en el desierto; su vara y su cayado nos guardarán cuando atravesemos el valle de sombra de muerte. ¿Necesitamos fuerza en nuestros combates con el enemigo? ¿No es él el Señor, poderoso para salvar? ¿No aumentará el poder al débil, y socorrerá al caído? ¿Necesitamos ir a Asiria o acudir a Egipto por ayuda? No, ésas son cañas rotas. Ciertamente, en el Señor tenemos justicia y fuerza.

La batalla está ante nosotros, pero no temblamos ante el enemigo; estamos totalmente armados, vestidos de coraza impenetrable, equipados totalmente en él. ¿Deploramos nuestra ignorancia? Él nos dará conocimiento. Él puede abrir nuestros oídos para oír los misterios ocultos. Aun los bebés aprenderán las maravillas de su gracia, y los niños serán enseñados por el Señor. No se requiere otro maestro; él solo es eficaz y plenamente suficiente. ¿Estamos en aflicción? No necesitamos inquirir por consuelo, pues en él, el consuelo de Israel, hay abundante óleo de alegría, y ríos del vino de acción de gracias. Los deleites del mundo son como nada para nosotros, porque tenemos infinitamente más gozo, recibido en quien nos ha hecho completos.

La palabra traducida por «completos» es usada por Demóstenes describiendo una nave totalmente tripulada. Y de verdad la nave del cristiano, de la proa a la popa, está bien tripulada por su Capitán quien dirige el timón, calma la tormenta, alimenta a la tripulación, hincha las velas, y conduce la nave segura al puerto anhelado. En toda situación de peligro o deber el propio Cristo es todo suficiente para protegernos o sostenernos. Bajo cada prueba posible o imposible, encontramos en él la gracia suficiente: cuando todo arroyo terrenal se ha secado, hay bastante en él, en ausencia de todos ellos. Su persona gloriosa es fuente de toda provisión. «En él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad».

Siendo la plenitud de la Deidad suficiente para crear y sostener todo el universo, y mundos enteros de criaturas vivientes, ¿podemos suponer que será incapaz de suplir las necesidades de los santos? Semejante temor sería tan necio como si un hombre temiera que la atmósfera no proveyera lo suficiente para su respiración, o que los ríos fuesen demasiado poco profundos para su sed. Imaginar que las riquezas del Dios encarnado puedan fallar sería concebir un Dios en bancarrota, o un infinito gastado. Por consiguiente, alcemos pendón en Su nombre, y regocijémonos grandemente.

III. SATISFECHOS EN ÉL

La satisfacción es una perla rara y preciosa. Feliz es el mercader que la encuentra. Podemos buscarla en las riquezas, pero no está allí. Podemos acumular oro y plata, montón a montón, hasta que seamos ricos más allá del sueño de un avaro, y entonces meter las manos en nuestro tesoro, y buscar satisfacción allí, pero no la tendremos. Nuestro corazón, como una sanguijuela, llora: «¡Dame, dame!» Podemos erigir un palacio y conquistar naciones poderosas, pero entre los trofeos que decoran el vestíbulo, no hay esa cosa preciosa que los mundos no pueden comprar. Pero dennos a Cristo, seamos unidos a Él, y nuestro corazón estará satisfecho. Estamos satisfechos: en la pobreza, somos ricos; en el dolor, lo tenemos todo y en abundancia. Estamos llenos, porque estamos satisfechos en Él.

De nuevo, exploremos los campos del conocimiento; apartémonos, y escudriñemos en toda la sabiduría; buceemos en los secretos de la naturaleza; dirijamos a los cielos el telescopio, y a la tierra nuestra investigación; repasemos las páginas del folio poderoso; tomemos nuestro asiento entre los sabios, y hagámonos profesores de ciencia; pero, ay! pronto lo aborreceremos todo, porque «el mucho estudio es fatiga de la carne» (Ecl. 12:12). Pero regresemos de nuevo a la fuente original, y bebamos de las aguas de su revelación: entonces estaremos satisfechos. Cualquiera sea la búsqueda, si invocamos la trompeta de fama para nuestro homenaje, o recibimos el incienso del honor, o buscamos los placeres del pecado, y bailamos una ebria ronda de alegría, o seguimos los movimientos menos erráticos del comercio, y adquirimos influencia entre los hombres, todavía seremos defraudados, todavía tendremos un dolor inútil, un vacío interior; pero cuando recogemos nuestros torcidos deseos y los traemos a un punto al pie del Calvario, sentimos una satisfacción tan sólida que el mundo no puede privarnos de ella.

¡Oh, que podamos constantemente morar en la cumbre dichosa de gozo espiritual, gloriándonos de continuo en la integridad de nuestra salvación en él, y procuremos mantener siempre nuestro grande e inestimable privilegio! Vivamos según nuestra posición y calidad, según las riquezas dadas a nosotros por el pacto eterno. Como los grandes príncipes se atavían de manera que usted puede ver su posición por sus vestidos, y discierne sus riquezas por sus mesas, así nuestra presencia exprese a otros el valor que nosotros hemos puesto en las bendiciones de su gracia. La murmuración es un trapo de inmundicia, no el vestido de un alma que es propiedad de Jesús; un espíritu quejumbroso es un estorbo para quien es heredero de todas las cosas. Que los mundanos vean que nuestro Jesús es, sin duda, una porción suficiente.

En cuanto a aquellos de nosotros que están continuamente llenos de gozo, cuidemos que nuestra compañía y conversación sean consecuentes con nuestra alta posición. Que nuestra satisfacción en Cristo engendre en nosotros un espíritu demasiado noble como para inclinarse a los hechos bajos de los impíos. Vivamos en la generación de los justos; habitemos en las cortes del gran Rey, contemplemos su rostro, esperemos ante su trono, proclamemos su nombre, anunciemos sus virtudes, cantemos sus alabanzas, exaltemos su honra, velemos por sus intereses, y reflejemos su imagen. No es propio de príncipes reunirse en rebaño con mendigos, o vestir como ellos lo hacen. Que todos los creyentes, entonces, salgan del mundo, y asciendan a las colinas de vida alta y santa. Así demostrarán que están satisfechos con Cristo, cuando abandonen absolutamente las cisternas rotas.

IV. ESTAMOS PLENOS EN ÉL

Tener a Jesús en el alma es plenitud. Nuestro gran Creador nunca pensó que el corazón debía estar vacío, y ha estampado allí la antigua ley de que la naturaleza aborrece el vacío. El alma nunca puede estar acallada hasta que está totalmente ocupada en todas sus áreas. Es tan insaciable como la tumba, hasta tener cada rincón de su ser lleno con tesoros. Ahora, puede decirse de la salvación cristiana que ella, y ella sola, puede llenar la mente. El hombre es un ser compuesto, y mientras una porción de su ser puede estar llena, otra puede estar vacía. No hay nada que pueda llenar al hombre entero excepto la posesión de Cristo.

El hombre calculador, el amante de los hechos, puede llenar su mente y hambrear su corazón; los sentimentales pueden completar su medida de emoción, y negar su comprensión; el poeta puede agigantar su imaginación y empequeñecer su juicio; el estudiante puede dar a su cerebro el mismo refinamiento de la lógica, y su conciencia puede estar muriendo: pero dennos a Cristo por nuestro estudio, Cristo por nuestra ciencia, Cristo por nuestra búsqueda, y nuestro ser entero está lleno. En su fe, encontramos bastante para ejercitar las facultades del razonador más agudo, mientras aún nuestro corazón, por la divina contemplación, arderá dentro de nosotros. En él hay espacio para el desarrollo sumo de la imaginación, mientras su mano amorosa nos libra de visiones naturales y románticas. Él puede satisfacer cada parte de nuestra alma. Nuestro ser entero siente que su verdad es el alimento apropiado para nuestra alma, que las capacidades de ella fueron hechas para apropiarlo a él; mientras él es constituido así, él se adapta a cada necesidad.

Busque, querido lector cristiano, conocer a Jesús cada vez más. Piense, no en que usted es maestro de la ciencia de Cristo crucificado. Usted sabe bastante de él para ser bendecido supremamente; pero usted aún está en el principio. Pese a todo lo que ha aprendido de él, recuerde que sólo ha entrado al primer curso para niños; no tiene aún un grado en la escuela sagrada. Usted ha sumergido el dedo de su pie en ese arroyo en que los glorificados están nadando ahora. Usted es sólo un espigador, no ha cargado las gavillas con que los redimidos vuelven a Sion. El Rey Jesús no le ha mostrado todos los tesoros de su casa, ni puede usted más que adivinar el valor de la menor de sus joyas. Usted tiene en este momento una idea muy débil de la gloria a la que su Redentor lo ha levantado, o la integridad con la que él lo ha enriquecido. Sus alegrías son sólo sorbos de la copa, migajas debajo de la mesa. Venga entonces a su herencia, la buena tierra está ante usted, recórrala e inspeccione la porción de su herencia; pero sepa esto, que hasta que usted haya sido lavado en el Jordán, usted será sólo un principiante, no sólo en la ciencia entera del amor divino, sino aun en esta breve pero comprensiva lección: «Completos en él».

***


Volver al Inicio del Documento


Portal ]  [ Adopte a un Seminarista ] [ Aborto ]  [ Biblia ]  [ Biblioteca ]  [ Blog siempre actual ]  [ Castidad ]  [ Catequesis ]  [ Consulta]  [ Domingos ]  [ Espiritualidad ]  [ Familia ] [ Flash]  [ Gracias ]  [ Gráficos-Fotos ]  [ Homosexuales ] [ Intercesión ]  [ Islam ] [ Jóvenes ] [ Liturgia ] [ Lecturas DomingosFiestas ]  [ Lecturas Semana TiempoOrdin ]  [ Lecturas Semana AdvCuarPasc ]  [ Mapa ]   [ Matrimonio ]  [ La Misa en 62 historietas ] [ Misión-Evangelización ]  [ MSC: Misioneros del Sagrado Corazón ]  [ Neocatecumenado ]  [ Novedades ]  [ Persecuciones ]  [ Pornografía ] [ Reparos]]  [ Sacerdotes ]  Sectas ]  [ Teología ]   [ Testimonios ]  [ Textos ]  [ Tv Medios Comunicación ]  [ Útiles ]  [  Vida Religiosa ]  [ Vocación a la Santidad ]  [ ¡Help Hilfe Ayude! ]  [ Faith-English ]  [ Glaube-Deutsch ]  [ Búsqueda ]  [  ]