[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Los Discapacitados y la Visión de la Fe

Páginas relacionadas 

 

«Tu caminar cansado te hace también maestro de sufrimiento, pero de tu sufrimiento surge una sabiduría que, como la proa de un barco, surca las olas para trazar una estela que conduce al sentido de la vida y del sufrimiento», así le decía Francesca, una joven de 16 años con hidrocefalia, al Papa Juan Pablo II el 3 de diciembre del Año Jubilar 2000, en la gran fiesta del Jubileo de los discapacitados. Por la mañana de aquel primer domingo de Adviento, en la basílica de San Pablo Extramuros, completamente abarrotada con los 4.500 familiares y voluntarios que acompañaban a los que ya llenaban la basílica: 7.500 minusválidos, «en sillas de rueda, con muletas y con alegría» –así informó en su día Alfa y Omega–, antes de despedirse, Juan Pablo II manifestó que la palabra discapacitados no es quizá la más exacta, y él prefería considerarlos como personas con una habilidad diferente.

En la homilía, ya les había dicho: «Con vuestra presencia, reafirmáis que la minusvalidez no es sólo necesidad, sino también y sobre todo impulso y estímulo»; añadía esta reflexión: «Ciertamente, es petición de ayuda, pero ante todo es desafío frente a los egoísmos individuales y colectivos; es invitación a formas siempre nuevas de fraternidad. Con vuestra realidad, cuestionáis las concepciones de la vida vinculadas únicamente a la satisfacción, la apariencia, la prisa y la eficiencia».


Sin duda, no cabía definir mejor la radical incapacidad de la autosuficiencia hoy enaltecida, más que nunca, por la cultura dominante: creerse lleno de capacidades cuando falta la única indispensable, la que hace verdaderas a todas las demás, la de saberse amado y amar, aquella «sabiduría que conduce al sentido de la vida», que decía la joven Francesca.


La celebración jubilar de las personas con otras capacidades –dijo el Santo Padre al final de aquella jornada– «ha sido una de las más significativas y queridas para mí». No era una pura manifestación sentimental. Expresaba la certeza ante la verdad de toda vida humana, el «profundo estupor respecto al valor y a la dignidad del hombre», a que se refería el mismo Juan Pablo II para definir el cristianismo, en su primera encíclica, Redemptor hominis, y aquel día del gran Jubileo del año 2000 se hacía bien visible en Roma, en aquellos rostros marcados por la fragilidad y los límites, como el caminar cansado del Papa anciano, pero llenos de la felicidad por la presencia de ese secreto de la vida sin fin que es el amor. Así lo dijo en su homilía: «Sabemos que el discapacitado –persona única e irrepetible en su dignidad igual e inviolable– no sólo requiere atención, sino ante todo amor que se transforme en reconocimiento, respeto e integración: desde el nacimiento», y a lo largo de la vida entera. En el año 1984 ya lo había subrayado de modo magistral, en su Carta Salvifici doloris: «El mundo del sufrimiento humano invoca sin pausa otro mundo: el del amor humano; y aquel amor desinteresado, que brota en su corazón y en sus obras, el hombre lo debe de algún modo al sufrimiento». Palabras ciertamente evocadoras del «amor más grande –proclamado y vivido por el mismo Jesucristo– que es dar la vida por los amigos».


Ante el dolor que, sin duda, implica toda discapacidad, la mentalidad del mundo que se ha hecho incapaz del amor sólo sabe hablar de derechos y de justicia, ¡y termina por defender la mayor de las injusticias: su eliminación!, con el sarcasmo añadido de llamarlo muerte digna. Pero, como decía Juan Pablo II, hay otro mundo, en verdad. ¡Qué fácilmente se separan la caridad y la justicia, como si ésta pudiera existir sin la primera!

«Desde el siglo XIX –escribe Benedicto XVI en su encíclica Dios es amor, luz preciosa que todo lo ilumina, y especialmente esas otras capacidades– se ha planteado una objeción contra la actividad caritativa de la Iglesia, desarrollada después con insistencia, sobre todo por el pensamiento marxista: los pobres –se dice– no necesitan obras de caridad, sino de justicia». Y el Papa actual responde: «No hay orden estatal, por justo que sea, que haga superfluo el servicio del amor. Quien intenta desentenderse del amor se dispone a desentenderse del hombre en cuanto hombre». No cabe duda de que adquieren una extraordinaria actualidad estas palabras del hoy Siervo de Dios Juan Pablo II, en aquella memorable jornada del Jubileo de cuantos tienen una habilidad diferente: «Se deben tutelar vuestros derechos civiles, sociales y espirituales; pero es más importante aún salvaguardar las relaciones humanas: relaciones de ayuda, de amistad y de comunión». Ciertamente, la auténtica capacidad humana es el amor.


La enfermedad Catecismo de la Iglesia católica(nn. 1.500-1.508)

La enfermedad y el sufrimiento se han contado siempre entre los problemas más graves que aquejan la vida humana. En la enfermedad, el hombre experimenta su impotencia, sus límites y su finitud. Toda enfermedad puede hacernos entrever la muerte.


La enfermedad puede conducir a la angustia, al repliegue sobre sí mismo, a veces incluso a la desesperación y a la rebelión contra Dios. Puede también hacer a la persona más madura, ayudarla a discernir en su vida lo que no es esencial, para volverse hacia lo que lo es. Con mucha frecuencia, la enfermedad empuja a una búsqueda de Dios, un retorno a Él.


Conmovido por tantos sufrimientos, Cristo no sólo se deja tocar por los enfermos, sino que hace suyas sus miserias: Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades. No curó a todos los enfermos. Sus curaciones eran signos de la venida del Reino de Dios. Anunciaban una curación más radical: la victoria sobre el pecado y la muerte por su Pascua. En la Cruz, Cristo tomó sobre sí todo el peso del mal y quitó el pecado del mundo, del que la enfermedad no es sino una consecuencia. Por su pasión y su muerte en la Cruz, Cristo dio un sentido nuevo al sufrimiento: desde entonces éste nos configura con Él y nos une a su pasión redentora.


Cristo invita a sus discípulos a seguirle tomando a su vez su cruz. Siguiéndole, adquieren una nueva visión sobre la enfermedad y sobre los enfermos. Jesús los asocia a su vida pobre y humilde. Les hace participar de su ministerio de compasión y de curación.

El Espíritu Santo da a algunos un carisma especial de curación, para manifestar la fuerza de la gracia del Resucitado. Sin embargo, ni siquiera las oraciones más fervorosas obtienen la curación de todas las enfermedades. Así, san Pablo aprende del Señor que mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza.






[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]