[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Felices los puros de corazón, porque ellos verán al Padre

 ir al índice



Capítulo 7: Sexta Bienaventuranza


“Dios mío, crea en mí un corazón puro... no me arrojes lejos de tu rostro.”
(Salmo 50, 12.13)

 

corazón puro




1. Corazón

1) Esta Bienaventuranza anuncia la superación de las prescripciones de pureza de la Ley de Moisés, que se ponían en prácticas exteriores – aunque destinadas a ser practicadas, naturalmente, con religiosa intención -, por la pureza interior o del corazón, que enseña Jesús.

En la Sagrada Escritura el corazón es el centro de la persona, el núcleo de su conciencia y de su psicología, el asiento de la decisión y la responsabilidad, es decir su vida interior y espiritual. Dios habla al corazón del hombre porque es allí donde tiene sus raíces la vida religiosa y moral del hombre.

2) En el lenguaje de la Sagrada Escritura se habla del corazón para indicar lo más profundo de una cosa. Así por ejemplo, el corazón del mar significa mar adentro, alta mar o también el abismo, la profundidad del mar: Tarsis y su rey están engreídos en el corazón de los mares, pero irán a dar al corazón del mar (Ez 27,25 y 28, 1.8).

Moisés ve arder el fuego en el corazón de la zarza ardiente, o sea el interior, el centro de la zarza (Éx 3,2).

3) Y así el corazón del hombre indica lo más profundo de su ser, de su conciencia y de su voluntad. "Los hijos tienen cabeza dura y corazón empedernido, a ellos te envío para decirles" (Ez 2,4). El Señor anuncia que le cambiará el corazón: "Yo les daré un solo corazón y pondré en ellos un espíritu nuevo: quitaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que caminen según mis preceptos, observen mis normas y las pongan en práctica, y así sean mi pueblo y yo sea su Dios. En cuanto a aquellos cuyo corazón va en pos de sus monstruos y de sus prácticas abominables, yo haré recaer su conducta sobre su cabeza" (Ez 11, 19-21).

4) Isaías opone el culto puramente vocal, de los labios, y el del corazón: "este pueblo se me acerca de boca, me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí" (Isaías 29, 13; es un pueblo también: "de labios impuros" Isa 6,4).

Jeremías anuncia una nueva alianza escrita en corazones nuevos y sinceros: "He aquí que vienen días en que yo pactaré con la casa de Israel una nueva Alianza... pondré mi ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo... todos ellos me conocerán del más chico al más grande" (Jer 31, 31.33b.34c).

5) Esta nueva alianza, nuevo corazón, esta conversión de los corazones serviles en corazones filiales, es el anuncio de la alianza filial en la sangre del hijo. Estos son los corazones puros, los corazones filiales que viven de cara al Padre y obran todas sus obras buenas, oraciones, limosnas, y ayunos en lo secreto, en lo oculto de sus corazones, donde sólo el Padre lo ve (Mt 6,1.4.6.17). El corazón es ese recinto íntimo y secreto donde sólo tiene acceso el Padre y donde los hijos esconden su tesoro y ponen su seguridad: "donde está tu tesoro allí está tu corazón" (Mt 6,21). Allí debe estar también la pureza de los hijos.


2. La pureza de corazón

6) En las traducciones suele leerse: "bienaventurados los limpios de corazón". Pero ¿de qué limpieza se trata? La palabra griega katharós que traducen por limpio, significa puro. Se trata de una limpieza religiosa.

7) La Ley de Moisés prescribía un código de pureza ritual y religiosa al que los judíos habían ido agregando por tradición otras prescripciones. Como todos los demás aspectos de la Ley, Jesús no vino a abolirlas sino a llevarlas a su perfección mediante la justicia de los hijos (Mt 5,17). Esta Bienaventuranza es un ejemplo claro de cómo la pureza de los hijos debe exceder a la pureza de los escribas y fariseos y cómo la pureza del corazón de los hijos lleva a su perfección los códigos de pureza de la Ley antigua.

8) En el Antiguo Testamento era considerado puro lo que aproximaba a Dios, e impuro lo que incapacita para el culto o excluía del culto. Todo lo que tenía que ver con las fuentes de la vida o con la muerte, era de alguna manera misterioso y sacro y por eso "intocable". Si se lo tocaba se incurría en una inhabilitación para la comunión cultual, equivalente a la que produce una irreverencia o desconsideración. Por otra parte, el pueblo elegido, portador de misterios de gracia, debía permanecer separado de los demás pueblos. Los paganos eran considerados impuros y el contacto con ellos contagiaba impureza (Cfr. Lev 20, 22-26).

9) La ley de Moisés contenía muchas y variadas disposiciones acerca de la pureza: prohibía comer animales y otros alimentos impuros (Lev 11,1-47); contenía también disposiciones acerca de los cadáveres (Lev 21,1.11; Núm. 19, 11-13) o de algunas enfermedades, como la lepra (Lev 13, 45ss; 14, 1-32), que hacían impuro ritualmente. También contenía disposiciones acerca de los flujos sexuales del varón y la mujer (Lev 15,1-33) y del trato con las mujeres durante sus períodos (Lev 15, 7.14.25); o alrededor del parto (Lev 12,1ss); que exigían mantenerse separadas y evitar contactos físicos, y hasta con objetos tocados por la persona, como sillas o lechos. La ley determinaba también minuciosos ritos de purificación para cada forma de impureza.

10) A estas leyes se habían agregado, por tradición otras prácticas que incluían el lavado de manos hasta el codo, vasos y vajilla antes de comer o de entrar al templo a sacrificar. Ni Jesús ni muchos de sus discípulos se ajustaban a estas prácticas tradicionales, por lo que eran objeto de crítica:

11) "Se acercaron a Jesús los fariseos y algunos de los escribas, que habían venido de Jerusalén; éstos, viendo a algunos de los discípulos de Jesús comer pan con manos impuras, esto es, no lavadas, [Nota: no se trata del lavado higiénico sino de una ablución religiosa] los condenaban, (pues los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si no se lavan muchas veces las manos, no comen. Y cuando regresan de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que se aferran en guardar, como las abluciones de los vasos para beber, de los jarros, de los utensilios de metal y de las camas.) Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: ‘¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos impuras?´" (Mc 7, 1-5).


3. La doctrina y la práctica de Jesús

12) Jesús modificará drásticamente esta doctrina, pero sobre todo impugnará algunas tradiciones relativas a la pureza. Lo hará
con su enseñanza
con su ejemplo

A los que le hacen objeciones les responde reprochándoles que invalidan la ley con sus tradiciones:

a) Doctrina

13) "¡Hipócritas! Bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, mas su corazón está lejos de mí, pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres", porque, dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber. Y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición, porque Moisés dijo: "Honra a tu padre y a tu madre" y "El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente," pero vosotros decís: "Basta que diga un hombre al padre o a la madre: ‘Es Corbán (que quiere decir: "Mi ofrenda a Dios") todo aquello con que pudiera ayudarte´", y no lo dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas" (Mc 7, 6-13).

14) Jesús interioriza el concepto de pureza e impureza. Jesús enseña que es del corazón del hombre de donde sale lo que lo hace puro o impuro: "lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre, porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.

Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre" (Mt 15, 17-20) "Nada hay fuera del hombre que entre en él, que lo pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre... ¿No entendéis que nada de fuera que entra en el hombre lo puede contaminar, porque no entra en su corazón sino en el vientre?... lo que sale del hombre, eso contamina al hombre, porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lujuria, la envidia, la calumnia, el orgullo y la insensatez. Todas estas maldades salen de dentro y contaminan al hombre" (Mc 7,15.18-19.20-23).

b) Práctica

15) A la nueva justicia de los hijos, que consiste en la interioridad de un corazón filial; corresponde, la visión que tiene y enseña Jesús acerca de lo que une o separa de Dios; de lo que pone en comunión o aparta de la comunión. Y a esta visión corresponde una nueva práctica en la que Jesús va adelante con su ejemplo.

16) Jesús, que se proclama ‘Señor del Sábado´ (Mc 2,28) se aparta con igual libertad y con autoridad soberana de las leyes de pureza e impureza. Las ignora abiertamente:

a) Cuando toca al leproso que le pide que lo sane (Mt 8, 2-3; Mc 1, 41);
b) o cuando toma de la mano a la niña muerta, la hija de Jairo, para levantarla (Mt 9,25); o toca la camilla donde llevaban a enterrar al hijo de la viuda de Naim. (Lc. 7, 14)

d) Cuando se sienta a la mesa con publicanos y pecadores. (Mt 9, 10-13)

e) Cuando toma de la mano para levantarla a la suegra de Pedro que está en cama con fiebre (Mt 8, 14-15; Mc 1, 30-31 Cfr. Lc 4, 38-39). Ya el solo hecho de dar la mano o tocar a una mujer era contrario a los usos comunes entre judíos piadosos, escribas y fariseos, sobre todo entre rabinos. Pero dada la insistencia de los evangelistas en notar que la toma de la mano, puede presumirse que la fiebre fuese de origen menstrual con lo que se trataría de un caso más en que Jesús se aparta de las leyes de pureza ritual.)

f) Cuando no le da importancia al hecho de que la mujer con flujo de sangre lo haya tocado contrariando la ley, y, en vez de retarla por lo que ha hecho, como ella se esperaba y temía viéndose descubierta, se limita a alabarla por su fe (Mt 9, 20-22; Mc 5, 25-34.)

 

corazón puro




4. Pureza de corazón y pureza de vida filial

17) Las Bienaventuranzas en su conjunto y ésta en particular acentúan en primer lugar las cualidades filiales, pero éstas no excluyen sino que presuponen la rectitud de vida. La guarda de los mandamientos se da por supuesta en quienes buscan la justicia la perfecta que es la justicia filial. La justicia filial es superior, excedentaria; supera la de escribas y fariseos. La justicia filial es la que debe caracterizar a los hijos de Dios (Mt 5,20). Excluye toda duplicidad, toda hipocresía, todo intento de servir a dos señores (6, 22). Toda inflación de formas de piedad no respaldadas por una auténtica piedad filial del corazón. La pureza del corazón inspira una práctica de pureza.

18 ) En esto no puede haber engaño. Jesús propone el test de discernimiento, que pasa por el corazón: "donde está tu tesoro, allí está tu corazón" (Mt 6,21). La Bienaventuranza de los limpios de corazón es una promesa a los que tienen un corazón entero, no dividido entre el servicio de sí mismo y el servicio de Dios, entre la búsqueda de la propia gloria y la del Padre, que ponen su seguridad íntegramente en el Padre, sin cálculos ni desconfianzas.

19) Pero la pureza del corazón excluye también todo mal deseo de lujuria o fornicación: "Habéis oído que se dijo: ‘no cometerás adulterio´. Pero yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón" (Mt 5, 27-28.)

20) La condición fraterna de los hijos de Dios excluye que un hermano mire con mirada impura a una mujer ya que, por ser hija de Dios, es una hermana. La mirada de los hijos a sus hermanas, debe ser pura. Y el vicio de lujuria hace ciego para ver a Dios.


5. Pan puro, sin levadura

21) La pureza de corazón se refiere pues, primero, a la sinceridad del culto filial. Ella implica, en segundo lugar, el aborrecimiento del pecado, particularmente el pecado de lujuria, tanto en sí mismo como en la comunidad. Veamos lo que nos dicen Jesús y san Pablo acerca de los cristianos como panes ázimos, sin levadura, es decir, puros con la nueva pureza de corazón filial cristiana.


6. Sin la levadura de los fariseos

22) En cuanto a la falsedad interior: Jesús nos pone en guardia contra la levadura de los fariseos que es la hipocresía. Y esta hipocresía es buscarse a sí mismo en las cosas de Dios. Buscar la gloria propia y no la del Padre. Buscar su propio provecho en la religión. Tratar de servirse de Dios, en lugar de servir a Dios.

23) "Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes" (Mc 8,15) "Guardaos de los escribas que gustan pasear con amplio ropaje, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y que devoran la hacienda de las viudas con pretexto de largas oraciones" (Mc 12, 38-40).

24) Jesús compara a los discípulos, a los hijos de Dios, con panes. Panes que han de ser puros en sentido ritual, como los panes ázimos sin levadura. Expliquemos un poco esta comparación a la luz de la Sagrada Escritura.

25) La levadura, por ser un fermento, es un principio de corrupción. Si el pan leudado no se pone en el horno, se echa a perder totalmente por el efecto de la levadura. Por eso, en el Antiguo Testamento, no debía ponerse levadura en ninguna ofrenda (Ver Lev 2,11: "Toda oblación que ofrezcáis al Señor será preparada sin levadura, pues ni de fermento ni de miel quemaréis nada como manjar abrasado para el Señor.") Los panes que se ofrecían en sacrificio debían ser panes sin levadura, como eran los panes de la preposición depositados ante el altar en el santuario de Nob (1 Sam 21, 5; Cfr. Lev 24, 5-9).

26) Por eso, la hostia para la eucaristía, que se transformará en el cuerpo de Cristo, en el que no hay corrupción de pecado, que tiene un corazón totalmente puro, no puede tener levadura. Y si la tiene no es materia apta para consagrar.

27) El que recibe el pan consagrado tampoco puede tener en sí la levadura del pecado, ni la levadura de la doblez o la insinceridad con Dios. Porque él también es pan que se ofrece para ser transubstanciado y convertido en Hijo. El culto interesado, o doble, es una impureza, una suciedad que impide ver a Dios. Porque Dios es desinterés, sinceridad, fidelidad. Cuánto más -como veremos- hace impuro e inhabilita la lujuria, en cualquiera de sus formas, pero más que todas el adulterio, por lo que tiene de infidelidad.

28) Los judíos y samaritanos discutían acerca de dónde se daba el verdadero culto a Dios, si en el templo de Samaría o en el de Jerusalén. Jesús zanja la discusión anunciando el nuevo culto filial en el que se complacerá el Padre y será fundado por su Hijo: "Créeme mujer... que llega la ahora, y ya ha llegado en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en Espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren" (Jn 4,21.23). Ver a Dios no depende de un lugar exterior, sino de una cualidad interior del corazón. Los adoradores en espíritu y en verdad, los de corazón puro, serán los que verán a Dios.

29) El culto en Espíritu filial y en verdad filial, es el culto que Jesús rinde al Padre. Jesús no busca su propia gloria ni hacer su propia voluntad, sino que vive para la gloria del Padre y para hacer con gozo filial lo que el Padre quiere.

30) Jesús es el hombre de corazón puro. Jesús desafía a sus adversarios a que le prueben que ha pecado en algo: "¿Quién de vosotros me argüirá de pecado? (elénjei me peri hamartías)" (Jn 8, 46). Pedro atestigua acerca de Jesús: "no cometió pecado alguno, y en su boca no se halló engaño" (1 Pe 2, 22). Si queremos entender lo que esto significa, debemos contemplar su corazón y sobre todo pedirle: "Jesús limpio de corazón, dame un corazón semejante al tuyo".


7. El pecado impuro enceguece el espíritu

31) Todo pecado es impuro porque aparta de Dios. Pero el Señor revela en la Escritura que más que todos, el pecado de lujuria, especialmente el adulterio, apartan al hombre de Él y lo hacen impuro a sus ojos de Padre.

Santo Tomás de Aquino dice: "de la lujuria proviene la ceguedad de la mente, la cual excluye casi totalmente el conocimiento de los bienes espirituales . Y en otro lugar, tratando de “Las hijas de la lujuria” enumera los efectos siguientes: la ceguedad de la mente, la inconsideración, la precipitación, la inconstancia, el amor propio, el odio a Dios, el afecto al mundo presente y el horror al mundo futuro . De la lujuria proviene, en efecto, la ceguedad de la mente, la cual excluye casi totalmente el conocimiento de los bienes espirituales. Esto se debe, explica Santo Tomás, a que, a causa de la vehemencia de la pasión y de la delectación, la lujuria, por aplicar al hombre vehementemente al deleite carnal, desordena sobre todo las potencias superiores, que son la razón y la voluntad.

7.1 Fornicación e idolatría

32) El pecado de lujuria se llama impuro con especial propiedad porque:
a) Aparta el corazón del hombre del amor a Dios, como una especie de idolatría.
b) Porque atenta contra el cuerpo haciendo de él y de la pasión, un ídolo.

33) Por eso los profetas fustigan la prostitución como una idolatría y la idolatría como una prostitución. Esto se explica históricamente porque la idolatría y la fornicación ritual iban juntas en los ritos de la fecundidad de los dioses cananeos. Los israelitas se apartaban del Señor yéndose tras esos cultos sensuales.

Los profetas, especialmente Oseas, fustigan ese pecado considerando que ambos, tanto la idolatría como la lujuria, son impurezas del corazón que apartan de Dios y oponen a él.

34) "Comerán y no se saciarán, se prostituirán, y no tendrán descendencia porque han abandonado al Señor para entregarse a la prostitución. La fornicación es vino y embriaguez que arrebata el corazón. Mi pueblo consulta a su ídolo de madera, y su leño lo adoctrina porque un espíritu de prostitución lo tiene extraviado y se prostituyen sacudiéndose de su Dios. En las cimas de los montes sacrifican, queman incienso en las colinas, bajo la encina, el álamo y el terebinto, cualquier sombra es buena. Por eso, cuando vuestras hijas y vuestras nueras cometan adulterio, no visitaré yo a vuestras hijas porque se prostituyan ni a vuestras nueras porque cometan adulterio, pues sus maridos también acuden a esas prostitutas y ofrecen sacrificios con las consagradas a la prostitución. ¡Así se pierde un pueblo insensato!" (Oseas 4, 10-14)

35) Esta manera de ver las cosas no cambia en el Nuevo Testamento. Al contrario. Jesús, como hemos visto, no sólo exige la pureza de vida exterior, sino la vigilancia sobre la pureza del corazón, del deseo y de las intenciones, donde mira y ve "el Padre que ve en lo secreto".

36) Veamos un ejemplo tomado de San Pablo. El Apóstol corrige un grave escándalo de impureza sexual existente en la comunidad de Corinto, ante el cual la comunidad se mostraba, sin embargo, tolerante y como insensible. Corinto era una ciudad licenciosa. Pero se trataba de un caso de incesto. Un cristiano, miembro de la comunidad, convivía con una concubina de su padre. La ley judía tipificaba esta acción entre los gravísimos pecados y las más graves ofensas al Señor. Amós condena que "padre e hijo se alleguen a la misma mujer" (Amós 2,7) Y el Deuteronomio ordena bajo amenaza de maldición: "Nadie tomará a la mujer de su padre... maldito aquél que se acueste con la mujer de su padre" (Deuteronomio 23, 1; 27, 20).

37) Pablo, alarmado por la insensibilidad religiosa de los corintios, les advierte que si se tolera esta mala conducta en la comunidad, terminará por corromper el criterio de todos. Pablo les escribe usando la imagen de la levadura que termina por fermentar y corromper toda la masa.

38) "Se ha sabido que hay entre vosotros fornicación, y fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; a tal extremo que alguno tiene a la mujer de su padre. Y vosotros estáis envanecidos... No es buena vuestra jactancia. ¿Acaso no sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa? Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, como sois, sin levadura, porque nuestra Pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad" (1Cor 5, 1-2. 6-8).

 

corazón puro



7.2 Pureza individual y pureza eclesial

39) Al miembro de la comunidad que muestra, con su vida, que la ofensa del Padre le resulta indiferente, no se lo puede seguir tratando como si no pasara nada. Porque si la comunidad actúa así, también ella se va haciendo indiferente a las ofensas al Padre y pierde su filialidad de corazón y de conciencia. Se instala así una perniciosa indulgencia con las ofensas al Padre, mientras que, por otra parte, no son capaces de perdonares nada entre ellos y acuden a los tribunales paganos a ventilar sus pleitos.

40) Pablo les reprocha a los corintios que se jactan y se glorían en vano. Muy por el contrario, como cristianos, están siendo muy censurables. A quien le resulte indiferente la gloria del Padre, y lo dejen insensible las ofensas al Padre, no pueden gloriarse de ser hijo ni tener corazón filial. Por eso Pablo les enseña a continuación:

41) "Os he escrito por carta que no os juntéis con los fornicarios. No me refiero en general a todos los fornicarios de este mundo, ni a todos los avaros, ladrones, o idólatras, pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. Más bien os escribí para que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho o ladrón; con el tal ni aun comáis, porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? A los que están fuera, Dios los juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros" (1 Cor 5, 9-13).

42) San Pablo enumera los pecados que impiden entrar en el Reino del Padre, es decir, los pecados que son incompatibles con la condición de hijos de Dios: "¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios" (1 Corintios 6,9-10). "si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley. Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios" (Gálatas 5, 18-21)


8. La Promesa: Ellos verán a Dios

43) El "verán a Dios" que promete la
Bienaventuranza que estamos comentando, es sinónimo de "conocer a Dios". También son equivalentes las expresiones "ver el Reino" o "entrar en el Reino" (Jn 3, 3.5).

También se dice: "ver la gloria de Dios" (1 Tes 2,12: que os llamó a su reino y a su gloria) Es bueno tener en cuenta estas equivalencias, para entender los textos bíblicos que citamos a continuación para ilustrar el sentido de esta promesa.

44) Hay una íntima relación entre la filiación y la visión o conocimiento del Padre. El que ve al Padre no peca y el que peca no conoce al Padre. Por otra parte, vivir como hijos asegura una visión futura del Padre, en la vida eterna, que será mucho más perfecta y clara que el conocimiento que nos permite desde ahora vivir como hijos. Esa es la doctrina contenida en el siguiente pasaje de la Primera Carta del apóstol San Juan:

45) "Mirad qué caridad (agapê) nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios;, por esto el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él. Amados, ahora somos hijos de Dios pero aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Y todo aquél que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. Todo aquel que comete pecado, infringe también la Ley, pues el pecado es infracción de la Ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Todo aquel que permanece en él, no peca. Todo aquel que peca, no lo ha visto ni lo ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquél que es nacido de Dios no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia y que no ama a su hermano, no es de Dios" (1 Jn 3,1-10).

46) La misma relación entre el ser hijos o "ser nacidos de Dios" y la visión de Dios, o del Reino, encontramos en el diálogo de Jesús con Nicodemo: "Le respondió Jesús: ‘Amén, Amén, te aseguro que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios´. Nicodemo le preguntó: ‘¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?´ Respondió Jesús: Amén, amén, yo te aseguro que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. o que nace de la carne, carne es; y lo que nace del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: ‘Os es necesario nacer de nuevo´. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo aquel que nace del Espíritu" (Jn 3, 3-8).

47) Jesús considera que lo que viene a traer es la revelación del Padre y que en eso está la vida eterna, en conocer al Padre. Se nace como hijo de Dios, conociéndolo, oyendo su palabra y practicándola con gozo filial:

48) "En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: ‘Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos y las has revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó. Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar». Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: ‘Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis, pues os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron" (Lc 10, 21-24 Ver Mt 11, 25-28).

49) Jesús promete a los que creen que verán la gloria de Dios: "Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: ‘Señor, hiede ya, porque lleva cuatro días´. Jesús le dijo: ‘¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?´" (Jn 11, 39-40).

50) Pablo expresa la misma idea diciendo que: "Ahora vemos en espejo, confusamente. Entones lo veremos cara a cara. Ahora conozco de un modo imperfecto, pero entonces conoceré como soy conocido" (1 Corintios 13,12) "Así pues, siempre llenos de buen ánimo, sabiendo que, mientras habitamos en el cuerpo, vivimos lejos del Señor, pues caminamos en la fe y no en la visión" (2 Corintios 5,7).

51) A la luz de estos textos, es posible afirmar que la fe es la pureza del corazón filial en esta vida, que asegura la visión plena en la vida futura.


Sugerencias para la oración con la sexta Bienaventuranza

“Felices los puros de corazón porque ellos verán al Padre.”

Me pongo en oración y le pido a Jesús que me ilumine acerca de mi estado en relación con la sexta Bienaventuranza. Le pido al Espíritu Santo que me ilumine para comprender cómo la vivió Jesús. Y le pido al Padre que me engendre a imagen y semejanza de su Hijo Jesús, para que pueda vivirla como Él la vivió y pueda entrar en el Reino de los Hijos. Que pueda recibir y tener la pureza de Corazón que imprime el Espíritu puro y santo que viene del Padre y permite conocerlo y verlo con una visión pura y espiritual. Pueden ayudarme algunas preguntas como las que siguen. Pero recordaré que las Bienaventuranzas no son leyes o mandamientos, ni se trata de hacer un examen moral, sino de pedir conocimiento interno de mi estado espiritual de hijo y de motivarme para pedir.

¿Creo en la promesa del Señor que cambiará mi corazón, dándome un Espíritu nuevo? ¿O bien, incrédulo ante su poder y amor, miro mis tendencias, vicios y pecados, confesándome más o menos ocultamente que “sí, Dios es misericordioso, pero mi pecado”?

¿Sigo o resisto a las inspiraciones de este Santo Espíritu en mi interior queriendo formar en mí la imagen de Jesús, sumo agrado del Padre o las dejo pasar por carnal, por negligente, por déficit de conciencia de hijo, y corazón desamorado?

¿Vivo con un corazón dividido por rencores, vicios, pecados, faltas advertidas y constantes, afectos desordenados a personas, cosas o circunstancias, recuerdos, etc.? ¿Quiero que la gracia me disponga a padecer por amor al Padre, sabiendo que el sufrimiento lo glorifica y purifica mi alma como el oro en el crisol?
¿Soy transparente a los ojos del Padre solamente o caigo en la hipocresía, pretendiendo ser otro ante los hombres?
¿Deseo ser visto solamente por mi Padre que ve en lo secreto y en lo secreto premia o más bien publico las buenas obras, sacrificio, caridad, dolor físico o moral soportado, etc.? ¿Tengo hábito de entrar "a mi cuarto y cerrar la puerta" o me gusta vivir en vidriera? ¿Por qué? ¿Para qué?

Como laico, sacerdote, consagrado ¿cómo vivo la pureza en el culto que celebro al Padre? ¿Me preparo para los oficios sagrados, pensando adónde voy y con quién voy a tratar, como dicen S. Ignacio y Santa Teresa de Jesús? ¿O entro en el recinto sagrado con mis acedias, enojos, heridas de amor propio, desvirtuando el poder de la alabanza? En todo caso, al advertirlo y aún en presencia del Señor sacramentado ¿le pido gracia para serenar, limpiar, suavizar el alma para alabarlo? "Dios mío, ven en mi auxilio" ¿Para qué se lo digo?

La pureza que más agrada a Dios es la virginidad de espíritu, la castidad guardada en todos los estados según nuestras promesas.

¿Cómo cuido esta forma de limpieza del corazón donde habita la Trinidad; recinto de encuentro con El en la oración; instrumento de comunicación humana y divina con los demás? ¿Qué lugar ocupan en mi vida las revistas frívolas, pornográficas o cercana, la TV. con todos los programas nocivos a este fin; justificando la contemplación de filmes, propagandas, programas pecaminosos con el pretexto de que tengo que estar al día para poder evangelizar, sabiendo en el fondo de mi corazón que estoy dando gusto a mis pasiones, engañándome y sabiendo que a Dios no se le engaña?

Repaso mi vida, de la mano de mi Padre bondadoso y de Jesús misericordioso y con humildad, recojo mi lista de pecados y faltas y los vuelvo a confesar si Dios me da la gracia, para obtener mayor pureza y fuerza contra el demonio, autor de toda oscuridad e impureza.

¿Entendí que el remedio contra el pecado en todas sus formas es vivir gozosamente como hijo de Dios?

Al confesarme y antes de recibir la absolución, pediré humildemente al sacerdote que con la gracia sacramental me confirme en este deseo: vivir gozosamente como hijo/a del Padre. ¡Amén!


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]