[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Sacerdotes forjadores de santos: Palabras de Introducción del Card. Castrillón

Páginas relacionadas 

Cardenal Castrillón

 

«A todos los amados de Dios que estáis en Roma, santos por vocación, a vosotros gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo» (Rm 1,7). Esta frase con la que el apóstol Pablo dirige su bendición a los cristianos de Roma, resonó con particular vigor en el corazón y la mente de más de mil sacerdotes, reunidos del 18 al 23 del mes pasado en la isla de Malta, en ocasión del VI Congreso Internacional de Sacerdotes, promovido por esta Congregación sobre el tema: «Sacerdotes, forjadores de santos en el tercer milenio». Y hoy, la misma expresión paulina resuena en esta 32a videoconferencia internacional, cuyo tema es el mismo y constituye, por ello, una ocasión privilegiada para todos los cristianos -y en particular para los sacerdotes-, de volver a descubrir la grandeza del misterio de la misericordia y el amor del que todo sacerdote ha sido consagrado ministro.

Amado por Dios y santo por vocación, el sacerdote ha sido capacitado para hablar con el yo de Cristo: en su gesto de bendición y sus manos alzadas en el Sacrificio eucarístico, fluyen la vida y la acción salvífica de Cristo mismo, por el bien de la humanidad. Ésta es la grandeza de la identidad del sacerdote de la Nueva Alianza, la vertiente de su alegría, la certidumbre de su vida (cfr. Giovanni Paolo II, Exhort. Ap. Pastores dabo vobis, n° 18).

A todos Cristo repite: «Sed pues perfectos así como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mt 5,48), llamando a la santidad a todos los hombres de cualquier estado y condición; y lo repite, sobre todo y ante todo, a los sacerdotes, a través de la exhortación que se encuentra en el Levítico: «Sed santos, porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo» (19,2).

Con su vida, el sacerdote atestigua que la finalidad de la santidad no se encuentra en sí misma, sino que es un itinerario hacia Dios, quien es santo, y hacia los hombres, quienes tienen sed de Dios (cfr. Concilio Vaticano II, Decr. Apostolicam actuositatem, n° 2).

Ante el sacerdote, el hombre contemporáneo tiene como única gran expectativa encontrar a Cristo. Los hombres piden poder contemplar en él el rostro misericordioso de Dios, anhelan conocer a la persona que, «constituida en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios» (Hb 5,1), pueda decir como San Agustín: «Nuestra ciencia es Cristo y también nuestra sabiduría es Cristo. Él es quien infunde en nosotros la fe respecto de las realidades temporales y es quien revela las verdades que se refieren a la vida eterna» (San Agustín, De Trinitate 13, 19, 24: NBA 4, p 555).

Es lo que, recientemente, el Santo Padre ha vuelto a afirmar, exhortando a los sacerdotes reunidos en Malta, a través de una conexión audiovisual desde el Palacio Apostólico del Vaticano: «Amadísimos, el Señor os invita a ser sus apóstoles, en primer lugar gracias a la santidad de vuestras vidas. Estáis llamados a hacer resonar en todo lugar el poder de la palabra de verdad del Evangelio, que es la única que puede cambiar profundamente el corazón del ser humano y concederle la paz» (Juan Pablo II, Discurso desde la Sala del Consistorio, 21 de octubre de 2004, n° 2: Osservatore Romano n° 245 del 22-10-2004, p. 4).

Es también lo que destacarán y aclararán en esta sesión las ponencias de los teólogos, en especial las de los ilustres Profesores Juan Esquerda-Bifet, Jean Galot, Antonio Miralles y Paolo Scarafoni, quienes hablarán desde Roma, sede de la Congregación del Clero, subrayando que el ministerio sacerdotal, llamado a estar constantemente en contacto con la santidad trascendente de Dios, se vuelve, en Cristo, portador de esta santidad «en el mundo», en la historia, en las moradas y los corazones de las personas.

Nos recordarán que los sacerdotes están llamados a irrigar de manera capilar el terreno de la sociedad humana, resecado a veces por la cultura de la muerte y el relativismo ético y existencial, fecundándolo con el agua viva de la santidad de Dios que, en los sacramentos, se vuelve caridad salvífica, capaz de dar a los hombres la vida eterna.

Las ponencias de los Prof. Michael Hull desde Nueva York, Ivan Kowalewsky desde Moscú, Alfonso Carrasco Rouco desde Madrid y Louis Aldrich desde Taiwan, tratarán en sus distintos aspectos el hecho de que el sacerdote se convierte en guía y maestro de santidad en la medida en que es testigo auténtico de la santidad de Cristo, de Aquel que ha venido a servir y no a ser servido, a redimir toda la realidad humana, humillándose en la gruta de Belén, en el madero salvífico de la Cruz y, en estos últimos tiempos, que son los tiempos del testimonio de la Iglesia, en el pan de vida eterna, convirtiéndose en alimento para todos en la Eucaristía. ¡Sacerdos et Hostia! El sacerdote vuelve a descubrir en la Eucaristía el verdadero sentido del amoris officium, de esa caridad pastoral de la que nos habla San Agustín (In Iohannis Evangelium Tractatus 123, 5: CCL 36,678): don de sí en Cristo a su Iglesia.

Desde Regensburg, Su Exc. Mons. Müller, desde Bogotá, el Prof. Silvio Cajiao, desde Sydney, Su Exc. Julian Porteous, desde Manila el Prof. José Vidamor Yu, desde Johannesburgo el Prof. Stuart Bate, nos permitirán comprender que, a través de sus sacerdotes la Iglesia, crece, en los cinco continentes, como «casa de la santidad» que «revela y hace revivir la riqueza infinita del misterio de Jesucristo, logrando así que la santidad de Dios entre en todo estado y situación de vida» (Juan Pablo II, Mensaje del 8.9.2001, para la 39° Jornada Mundial de oración por las vocaciones, 2002).

Puesto que la santidad que brota del sacramento del Orden y el ministerio de la evangelización son inseparables: son intimidad con Dios, imitación de Cristo, pobre, casto y humilde; son amor sin reserva hacia las almas y entrega a su bien auténtico; son amor a la Iglesia, que es santa y necesita sacerdotes santos, porque ésa es la misión que Cristo le ha confiado (cfr. Juan Pablo II, Exhort. Apost. Pastores dabo vobis, n° 33).

Concluyo esta presentación agradeciendo, como de costumbre, a los Prelados y Teólogos invitados y recordando que sus ponencias tienen lugar en conexión directa, desde diez países de los cinco continentes. Deseo a todos una buena audición.






[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]