[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

EL SACERDOTE Y EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

Prof. Silvio Cajiao, Bogotá

Páginas relacionadas 

El sacerdote y la penitencia

 

 

En el contexto del Universalis Presbyterorum Conventus, tenido en Malta, y cuyo tema fue: “Sacerdotes forjadores de santos para el nuevo milenio. Siguiendo las huellas de Pablo”, se me ha solicitado este aporte sobre el sacerdote y el sacramento de la reconciliación. Precisamente con las ponencias que aportaron sobre la identidad sacerdotal a la luz del sacerdocio de Jesucristo, y de las exhortaciones que sostuvieron en las respectivas celebraciones de la reconciliación los Eminentísimos Señores Cardenales Francisco Álvarez Martínez, Marian Jaworski Jean-Louis Tauran y Peter Kodwo Appiah Turkson, he considerado que conviene destacar algunos de sus enriquecedores aportes.

El sacerdote si quiere ser instrumento de santificación de sus hermanos ha de tomar conciencia de su llamado radical a la santidad y a estar atento para responder a la inspiración del Señor que ante todo llama a la conversión. Esta aceptación de nuestra "condición pecadora" nos sitúa, como Pastores, en la humilde postura que nos corresponde delante de Dios. Veraces con nosotros mismos hemos de reconocer, sin embargo, nuestras faltas y desórdenes, lo que precisamente nos sitúa en humildad ante nuestra persona y ministerio. En esta postura el Sacramento de la Penitencia nos ofrece la conversión desde el Evangelio que predicamos, que muy particularmente a nosotros se nos revela como "fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree" (cf. Rom 1,16).

Tal percepción de pecado en nuestra vida de pastores, ha de llevarnos al humilde reconocimiento de nuestras debilidades. Pero lo haremos “confesando” ante todo el amor misericordioso de ese Padre dador de vida que con su perdón nos transforma y confirma como sus hijos. Y, solamente, quienes tengan la misma actitud de fe que descubre en la humanidad de Jesús la fuerza de la salvación de Dios que perdona, podrá también descubrir, en la humilde humanidad de la Iglesia, el ministerio de nuestra reconciliación.

Hemos de recordar que en la Exhortación Apostólica Reconciliatio et Poenitencia el Papa Juan Pablo II ha formulado la doctrina sobre el sacramento de la Penitencia, con el peso de su suprema autoridad magisterial y disciplinar nos recuerda que: "Con este llamamiento a la doctrina y a la ley de la Iglesia deseo inculcar en todos los Pastores el vivo sentimiento de responsabilidad, que debe guiarnos al tratar las cosas sagradas, que no son propiedad nuestra, como es el caso de los sacramentos, o que tienen derecho a no ser dejadas en la incertidumbre y en la confusión, como es el caso de las conciencias. Cosas sagradas, repito, son unas y otras -los sacramentos y las conciencias-, y exigen por parte nuestra ser servidas en la verdad" (R et P, n. 33)

Llamado a la disponibilidad para que los presbíteros ejerzan este servicio al pueblo de Dios y no lo evadan pues traerá como consecuencia el abandono por parte de los fieles quienes disminuirán su capital importancia para recibir la gracia de la vida de Dios si se ha perdido o esta se encuentra lánguida y enferma. Ejercicio igualmente de la consolación para el pueblo que busca en Jesús actuando en sus sacramentos al Buen Pastor que está dispuesto a cargar sobre sus hombros a la oveja perdida para fortalecerla y reincorporarla al redil (Cfr. Lc. 15).

El ministro ha de ser un sabio pedagogo para con el pueblo de Dios para que ellos logren el ejercicio de esa cuádruple reconciliación, con Dios, con los hermanos, con nosotros mismos y con la naturaleza pues en Cristo estaba Dios reconciliándolo todo consigo mismo.




[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]