SEXUALIDAD Y MATRIMONIO

EN LA ENSEÑANZA DE LA IGLESIA

     (Huftier, E. et Vie 1973)

 

     Si es verdad que Cristo ha venido para rescatar y salvar al hombre todo entero; si es verdad que el matrimonio cristiano y la vida sexual cristiana son testigos perpetuos de la inmensa dignidad del hombre rescatado en todas sus funciones físicas y espirituales, en lugar de preguntarse si ha cometido un pecado sexual, más vale preguntarse si uno ha favorecido el amor en sí mismo y alrededor suyo. Porque la sexualidad no existe para sí misma sino se comprende sólo en su relación con el amor auténtico.

 

     El creador no ha creado a la humanidad con los sexos distintos para "hacer trampa" a los esposos. Tampoco ha creado a los hombres y  las mujeres en una intención puramente biológica. Las dificultades  que  presenta la vida sexual deben  entonces   tener una cierta relación con la vida humana toda entera, y con la gracia.

 

     Dios ha querido a la mujer para el hombre y al hombre para la mujer para que puedan completarse y ayudarse.  Sin embargo, esto debe realizarse en  todos los niveles y, lo que es más, en una  humanidad tocada por el pecado y, en consecuencia, en medio de dificultades.

 

    Con todo, estas dificultades no son solamente obstáculos; son, a la vez, un empuje hacia un amor conyugal que será para los esposos fuerza y ayuda mutua: esta es la gracia misma del sacramento del matrimonio.

 

     La actividad sexual está hecha para ser integrada al amor; pero, al mismo tiempo que el hombre descubre que está hecho para amar, percibe la dificultad que le impide realizar esta misión.

 

     La gracia le permitirá colocar el amor donde debe ser situado y así alcanzará su meta porque entrará en una nueva dimensión. Si la vocación de la persona humana es amar, el único que pueda satisfacer este amor es Dios; es para ello que el hombre ha sido estructurado de esta manera. Pero esto se realizará a través de dificultades de las cuales no hay que admirarse porque pertenecen a las condiciones mismas en las cuales se desarrolla nuestra existencia.

 

LA DOCTRINA

     En el estado de inocencia (así como Dios había creado al hombre y a la mujer), la materia en la naturaleza humana debía ser, como todo,  instrumento de los deseos naturales y sobrenaturales bajo los impulsos del Espíritu Santo. La unidad y la armonía en el alma de Adán y Eva debieron extenderse también a la unión entre el hombre y la mujer en el matrimonio: su unión formaba parte integral de la unión del hombre con Dios. La unidad venía de lo alto, la discordia, en la unión entre el hombre y la mujer, será  consecuencia del hecho que, por el pecado, el hombre se había desconectado de Dios; y será de lo alto que será rehecha la unión.

 

     Por lo demás, desde el comienzo el matrimonio significaba mucho más que  una simple cooperación física en el acto biológico. Se trataba de un amor verdadero, puro, auténtico en el cual los fenómenos físicos de la sexualidad  estaban en armonía y en subordinación.

 

      Santo Tomás dice que el placer sexual en aquel entonces (en el estado de inocencia original)  era mucho más intenso que el que pueda experimentar el hombre caído, precisamente porque no era egoísta: el hombre, dice, tenía una naturaleza más delicada y más sensible (I. q 98, a.2). De este amor debían nacer los niños en la procreación, de la misma manera que la creación del universo ha sido un acto de amor de parte de Dios: "Los hijos de los hombres debían nacer como hijos de Dios  gracias al amor de un hombre y de una mujer por medio de los actos físicos por los cuales este amor debía insertarse  en el universo material... En el amor mutuo del hombre y de la mujer en Dios y por Él el universo físico mismo debía elevarse hasta la unión sobrenatural con su creador".

 

     Desde el comienzo entonces la sexualidad no es autónoma ni entregada a sí misma o, como se suele decir, a la  "naturaleza", porque la persona humana  no es un "un hombre animal" ni solamente una creatura racional, sino está destinada a vivir en Dios y por Dios y relacionar así con El todos sus actividades.

 

     Desde entonces, la caída implica mucho más  que regreso del hombre a una existencia puramente natural; es una naturaleza degradada y, en cierto sentido, desorganizada por el pecado. El hombre ha perdido la santidad y la integridad en las cuales se  realizaba armoniosamente su vocación primaria. Pero no pierde esta vocación; su sexualidad continúa mostrándose marcada por un signo de amor; continúa  siendo llamada a cooperar con la obra del creador; sigue siendo santificado por el Espíritu Santo.

 

     Se comprende que habrá allí una distorsión en esta vocación por la cual el hombre continúa y obra su realización práctica.  Esta distorsión misma es la consecuencia y la ilustración sensible de una ruptura con Dios: "Nuestra lucha no es contra la carena ni la sangre sino  contra los principados y poderes, contra los espíritus del mal" (Ef 6,12).

 

     (Diremos  de paso que  aquí se sitúa la esperanza y aparece la dignidad del hombre; dejado a sí mismo, sería sólo  campo de batalla y litigante, pero sólo con sus propias fuerzas. La revelación divina es también revelación de la grandeza del hombre y de su destino, en el poder de Cristo).

 

     La caída afecta la sexualidad como todo lo demás de la nuestra naturaleza y de nuestra vida: nuestras necesidades físicas y sexuales actúan de ahora en adelante con fuerzas que buscan su propio fin, independientemente del bien general de la persona toda entera.  Tenemos la tendencia de considerar el cuerpo de los demás como objetos para nuestro placer, así también consideramos nuestra sexualidad como fuente de dominación sobre otros - comprendamos esta expresión no sólo en el sentido "que el hombre dominará a la mujer" y la considera como que le permite satisfacer  sus propias necesidades sexuales, sino también en el sentido que la mujer conocerá  el poder que puede ejercer sobre las poderosas pasiones del hombre. La sexualidad se convierte así en un medio de dominación personal  sobre otros, cuando en realidad está hecha para expresar el amor del hombre hacia sus semejantes y finalmente hacia Dios.

 

     Ahora bien, después de la caída, lo que debería ser en el plan de Dios el instrumento de amor, llegará a tomar el lugar  del amor, a separarnos de los demás en lugar de unirnos a ellos.

 

      El hombre vive de ahora en adelante en un mundo de lucha. Siempre está expuesto al riesgo de ser 'posesivo', de querer "aprovecharse" antes de amar verdaderamente. Por su intensidad y la satisfacción que engendra, el placer sexual tiende a superar sus propios fines. En sí mismo no es un valor primario sino más bien signo de otro valor; el placer sexual querrá funcionar por si  mismo y ocupar un lugar que no le  corresponde.  Habrá allí una tentación permanente, una ocasión de centrarse sólo en el gozar, y esto sólo a su nivel de realización.

 

 Es, por lo tanto, normal que exista una tensión en el núcleo mismo del gozo del hombre en el amor: se trata  de una de las formas de la tentación y de la lucha que  de  ahora en adelante será parte de su existencia humana (Rm 7).  El amor verdadero, que sigue siendo la vocación verdadera del hombre, será el fruto de una conquista interior, siempre expuesto al riesgo y siempre a recomenzar  y a perfeccionar.

 

     La redención que los sacramentos y especialmente el matrimonio actualizarán en nosotros, va a permitir de restituir la unidad y de reencontrar en Cristo  la santidad y la unidad, de reencontrarnos en Cristo  uno, los unos con los otros, porque seremos uno en Dios. En Él y gracias a Él nuestra sexualidad podrá  re-insertarse en el plan de amor real y auténtico  Gracias a Cristo la sexualidad, igual que el hombre todo entero, es rescatada; la naturaleza humana es nuevamente asumida en la naturaleza divina.

 

     La redención es mucho más que la simple supresión de la falta. Por medio de la vida sacramental, la naturaleza material podrá nuevamente servir para reintegrar a la naturaleza y al hombre en el orden sobrenatural; el hombre podrá de nuevo servir a Cristo y a sus designios: los cristianos que se unen son dos miembros del Cuerpo Místico; los fines del matrimonio podrán nuevamente llegar a ser sobrenaturales. El hombre puede inclusive debe, en el sacramento del matrimonio, hacer uso de sus funciones sexuales por amor de Dios, expresando con toda su persona su amor al ser querido. Como lo expresa Scheeben en su capítulo sobre el matrimonio cristiano:

 

"La unión misma y todas las condiciones naturales necesarias para su fin tienen una base sagrada; en razón de su relación directa con Dios las obligaciones que entraña tienen un carácter más venerable y más santo que otras obligaciones humanas o contractuales. Cuando el hombre y la mujer se unen en vista de la procreación no solamente se obligan el uno para con el otro y los dos frente a sus hijos sino se consagran mutuamente al servicio de Dios...

 

    Por ende, la significación del contrato y de la  unión conyugal es transformada en su misma esencia. El bien del cual disponen en el contrato, el cuerpo como principio de generación, está reservado a Dios mismo como instrumento que le pertenece, como una cosa sagrada de la cual los contrayentes deben disponer solamente en nombre de Dios. Si deben disponer de ello y consagrarse mutuamente en el nombre de Dios deben igualmente  tomar posesión sólo en virtud de una delegación divina. Son, pues, menos los esposos que se unen,  es más bien Dios quien los une por medio de su voluntad...

 

     El lugar del matrimonio cristiano en la unión de Cristo y dela Iglesia puede representarse de una manera muy impresionante como una ramificación de esa unión. Esta imagen muestra como  los esposos, englobados en  la unión de Cristo con la Iglesia, se unen a Cristo cuando se casan; ellos prolongan la unión de Cristo y de la Iglesia bajo un aspecto particular y con un fin determinado;  ellos reproducen bajo una forma particular  y ponen a disposición un nuevo organismo para colaborar a su fin... Así es la rama en relación con el árbol: es, al mismo tiempo, prolongación, imagen y organismo...

 

     El matrimonio cristiano está inseparablemente tejido en la trama sobrenatural de la Iglesia; el daño más grande que se le puede infligir es la separación... En ninguna parte la vida mística de la Iglesia penetra más profundamente en las relaciones naturales. En ninguna parte la verdad ha iluminado de una manera más impactante este hecho que la naturaleza toda entera, hasta  en sus raíces más profundas, tiene su parte en la consagración sublime del hombre-Dios, quien ha asumido nuestra naturaleza".

 

     Por lo tanto:

      "En el matrimonio la sexualidad está consagrada a la obra divina de la redención. Hacer uso de ella como si nunca hubiera sido  rescatada llega a despojarla de la gracia y de la gloria que ha recibido cuando Cristo le ha devuelto la significación más profunda. La sexualidad y la humanidad divinas están unidas: separándolas, el hombre blasfema contra el hombre-Dios y, entregándose a las pasiones sexuales fuera del matrimonio, destruye la obra de Cristo (en sí mismo)".

 

     En consecuencia, el amor de la pareja, que tiene su raíz  en el amor que Cristo siente por los hombres, asume la ley biológica y  el proceder mismo del amor sexual y los santifica. La pareja humana llega a ser el sacramento del mismo hombre-Dios y de su amor por la Iglesia, su esposa bienamada. Pero también esto implica una renuncia a la actividad sexual fuera del matrimonio o a todo acto sexual ilegítimo dentro del matrimonio. El hombre y la mujer son consagrados al servicio de Dios el uno por el otro. La sexualidad reencuentra su función primordial: un medio para servir a Dios por el amor mutuo de los esposos.

 

     Ciertamente, esta  gracia sacramental no suprimirá las tensiones; los esposos no serán dispensados de todo sufrimiento. La gracia del sacramento existe, no para suprimir tensiones o sufrimientos sino para permitir hacer de ellos un instrumento de amor. Sabemos en adelante que Cristo lucha en nosotros contra el pecado que permanece en nosotros, contra estos impulsos instintivos de la sexualidad, como lo hace contra el orgullo o la agresividad.

 

     Si no nos reconocemos pecadores, es decir  en la necesidad de salvación, no podemos aprovechar la salvación de Cristo. La gracia nos libera porque, ante todo, nos ilumina para que veamos como somos en realidad: pecadores. Si alguien pretende ser justo  y por lo tanto, no cree tener necesidad del salvador, permanecerá en el pecado. La gracia  permite liberarnos poco a poco y con nuestro concurso; es a la vez  revelación, llamado y remedio permitiéndonos dar testimonio en nuestra vida sexual como en muchas otros campos;     ¿por qué, entonces querer separar la vida sexual y tratarla como una realidad aparte de las otras dimensiones de la vida humana?

 

     "En el sacramento del matrimonio, el signo de la realidad consagrada, en su plenitud, es la misma unión física y espiritual de los esposos. El signo conserva toda su densidad, está situado en la plena realidad humana; y no hay realidad humana constitutiva, es decir, importante  que sea extraña a la significación mística. Podeos decir que en el matrimonio cristiano la gracia divina  reviste en plenitud toda la realidad del signo humano. Esto es un rasgo típico de este sacramento que lo sitúa bien aparte de los demás, ya que lleva hacia algo profundamente natural y universal, algo que del lado humano es una gran realidad profana y que por la fe y el bautismo anterior se vuelve sagrado". (Aubert)

 

     La gracia del sacramento del matrimonio consiste precisamente en situar el amor de Cristo en la plena realidad humana, de hacer pasar por el cuerpo el intercambio, la comunicación, la comunión, de hacer del lenguaje del amor divino algo corporal; de consagrar el uno al otro con toda la persona. Es en este sentido que se ha podido escribir: "La castidad es la presencia el espíritu  en la vida sexual. Ella procura a la vista, si fuera necesario, la prueba que el sexo está animada de una vida espiritual" (J.Sarrano).

 

     La gracia del sacramento permite al hombre realizar su vocación al amor, en el Amor. Se le pide amar a su mujer, de darse a ella, de ser su salvador, como Cristo ha amado a su Iglesia  y se ha entregado por ella. El hombre será el salvador: de su mujer en la medida de su amor -físico y espiritual - por ella, así permitirá que su personalidad se desarrolle plenamente en su amor mutuo y gracias a él. El amor sexual permite la unión total de dos seres a un nivel mucho más elevado que lo pueda hacer por ejemplo la amistad, porque contiene el todo de la naturaleza del hombre y de la mujer, su ser espiritual, racional y corporal.

 

     Se ve claramente: la palabra clave es amor; no el instinto sexual que, como lo dice con razón Kinsey, responde automáticamente a los estímulos,  sino el amor sexual que dirige las reacciones  en vista a fines más elevados. Para ser humanos los actos sexuales deberán ser la expresión exterior de aquel amor que engloba a toda la persona. Y la educación al amor consistirá, entre otros, para los hombres a educar sus cuerpos de manera que respondan al amor más que a los estímulos externos. A la inversa, si es verdad que el amor se expresa normalmente en la unión sexual -que le sigue subordinada- el amor puede continuar de existir aun cuando, por una razón cualquiera, la unión sexual ha llegado a ser imposible.

 

ALGUNAS CONSECUENCIAS

1. -    Si es verdad que la sexualidad no puede ser separada del amor tampoco pude separarse el placer de la sexualidad de su fin: amor mutuo y unión de los esposos, crecimiento  del Cuerpo Místico de Cristo. La sexualidad no es una fuente de gozo considerado como un fin en sí mismo. Un hombre puede ser experto en gozar el mismo y  guiar a su mujer al gozo físico sin  por ello llegar a realizar con ella aquella unión total que es el fin de su amor.

 

     Si se despoja estas relaciones de su aspecto de la donación recíproca se llegará al egoísmo que mata la armonía, la unidad y el amor. Es verdad, la armonía sexual es una componente de ese amor: pero, precisamente, es sólo una componente. El arte de practicar el amor bajo todos sus aspectos forma parte de la vida conyugal de todos los días. La sexualidad y el comportamiento sexual de una persona son la expresión de amor que dirige su vida, de su amor por el otro y por Dios quien se la ha dado; si no es capaz de comprometerse por un amor desinteresado seguirá con la incapacidad de vivir una amor auténtico aunque, en cuanto a las relaciones sexuales, tenga una técnica depurada que le permita encontrar y procurar placer y satisfacción.

 

   

2.En lo que se requiere al ejercicio de la sexualidad antes del matrimonio o fuera del matrimonio: No se trata de negar o de reprimir la sexualidad, más bien se trata de educarla y de orientarla hacia un amor desinteresado.

 

     Cuando un ser se une a otro ser, física y espiritualmente, como es el caso en las relaciones sexuales -en la medida en que sean humanas-, se realiza una comunión profunda con la otra persona con quien se compromete a crecer, no importa lo que piensa el hombre que pretende que  sólo los sentidos o una necesidad fisiológica -y no el amor y la entrega de la persona total- están en juego. Si el amor conyugal es verdadero entonces se extiende a toda la persona. Igual que el soltero, el casado no tiene el derecho de hacer uso de su poder sexual con fines egoístas. ¿Acaso eso mismo no es el llamado de San Pablo? :

 

     ""Que cada hombre tenga su mujer y la mujer su marido. Que el marido cumpla con su deber hacia la esposa y la esposa hacia el marido. La mujer no dispone de su cuerpo sino el marido. Ni el esposo dispone de su cuerpo sino la esposa. No se nieguen el uno al otro si no por acuerdo común, por un tiempo, para dedicarse a la oración" (1 Cor 7,25)

 

     Separar la unión sexual del amor y del matrimonio equivaldría a una perversión semejante a la que representaría la inseminación artificial, por ejemplo. Es Dios quien dona, cuando un hombre y  se una mujer se unen, en y por la donación total; en cierto sentido. Sólo Dios  puede hacerlo puesto que son miembros del Cuerpo de Cristo y no se pertenecen a ellos mismos, son propiedad de Dios quien los ha creado y rescatado..

 

    

3. - Aunque sea verdad que el amor y la sexualidad han sido rescatados y pueden ser integrados de nuevo a la caridad verdadera, no es menos verdad que continúan siendo amenazados. El matrimonio seguirá siendo  una escuela de ascética. En las técnicas de placer no se deben buscar recetas, 'trucos' que dispensen de la ascética en esta dimensión como en todas las demás.

 

    Aquí, el amor es esencialmente donación de sí, vida para el otro. En este espíritu se aceptarán las dificultades, las pruebas que entraña la vida conyugal. Se cuenta que Romano Guardini dijo en uno de sus cursos: "Si alguien les ofrece soluciones hechas para los problemas difíciles de la vida, no las retengan ni un momento. ¡Tírenlas por la ventana!" El sacramento del matrimonio crea entre los esposos una indisoluble comunidad de salvación; pero es un  hecho que el matrimonio en su indisolubilidad primitiva  no pretendía proponer un camino fácil; tampoco  ha dejado que sus oyentes se vayan diciendo: No hay nada que hacer. Él ha dicho: con la gracia de Dios es posible. En previsión de nuestras debilidades ha añadido en otra parte: "Vengan a mi todos los que están cargados y agobiados que yo los aliviaré" (Mt 11,28).

 

     Sabemos que Cristo lucha con nosotros, que Él, el todopoderoso, es capaz de hacer el bien más allá, infinitamente más allá de lo que nosotros podemos pedir o concebir (Ef 3,20). Con Él, a través  de nuestras deficiencias mismas, podremos crecer en su amor y llegar a ser más y más responsables y libres, dando  su lugar a la expresión del amor verdadero.

 

     Encontramos de nuevo la misma enseñanza sea en la encíclica Huamnae Vitae n. 25: "Si el pecado tiene todavía poder sobre ellos, que no-se desanimen sino que  recurran con  humilde perseverancia a la misericordia de Dios que les será otorgado en el sacramento de la penitencia", sea en la Nota Pastoral de los Obispos Franceses (n.15) que hace eco a esta enseñanza: "Sucede que los esposos crsitianos se reconocen culpables de no haber respondido  a las exigencias que precisa la encíclica. Que su fe y su humildad les ayude a no desanimarse... No deben alejarse de los sacramentos, al contrario..... Que no dejen crecer la obsesión por el problema de las relaciones conyugales donde se sitúan sus dificultades sino que centren más bien su esfuerzo espiritual en la generosidad de su hogar".

 

4.- Si se quiere que se desarrolle esa generosidad del hogar, el esfuerzo será centrado en un amor auténtico, vale decir como aquel   con el que Cristo ama a su Iglesia, un amor que ante todo será gratuito o, como dice Cristo, sin  esperar nada en recompensa; un amor que se centra en el otro, un amor que se olvida de sí mismo, un amor que es don de sí. Cristo no ha buscado su gusto sino se ha entregado  a la muerte para salvarnos. Uno no ama a alguien "para algo"; simplemente ama. No se busca el dominio sino más bien, como lo dice Cristo, a servir.

 

     Lo que caracteriza el amor conyugal, además, es la intercomunicación personal de dos seres que se donan el uno al otro de una manera total y definitiva  para ser  un corazón y un alma en una sola carne. Es, pues, la totalidad del don mutuo. El acto conyugal es por eso a la vez signo y logro, pero no es el todo.

 

     En este sentidos la Constitución Gaudium et Spes dice muy bien: "Los actos que realizan la unión íntima y casta de los  esposos son  actos honestsos y dignos. Vividos de una manera verdaderamente humana promueven y significan  el don recíproco por el cual los esposos se enriquecen  los dos en la alegría y en la gratitud".

 

     Pero ¿acaso no existe la tendencia de propalar indebidamente una importancia de la expresión física del amor? Existen hogares donde reina una armonía sexual técnicamente perfecta pero en  los cuales hay poco o nada de amor conyugal auténtico. Puede haber allí una 'técnica' de relaciones conyugales, puede haber una sicología de amor que permite evitar errores  y  podrá prestar un gran servicio; pero no deben confundirse con el amor el cual es don de sí  y encuentra su gozo más en dar que en recibir. Lo esencial en el amor conyugal es la autenticidad.

 

     Otra característica del amor conyugal: constantemente se hace más profundo y se crea:

 

     "El misterio  pascual  se realiza, por ende, en el amor conyugal cuando el hombre y la mujer, renunciando a su egoísmo, se abren plenamente al amor del otro... Tanto que dura el amor espontáneo uno no desea más que esto: mirar y escuchar. Uno tiene la impresión de comprender. Con todo este esfuerzo de presencia del uno para el otro debe durar toda una vida. Si un hombre cree haber comprendido totalmente a una mujer se equivoca. Jamás habrá concluido con comprender todas las riquezas que Dios ha puesto en ella.... El cariño más delicado y la unión carnal mejor armonizada no podrán jamás dispensar del esfuerzo necesario para conocer y comprender al otro... Hay que aprender a mirar  largamente buscando a comprenderse"

 

      Pero, después de todo, Dios nos ama y nos perdona así como somos, con nuestras limitaciones, nuestras deficiencias y faltas. Sin paciencia y sin perdón el amor no puede ser fiel. Gracias a la paciencia y al perdón, gracias a la delicadeza y a la atención hacia el otro el amor puede crecer sin cesar. Es esto lo que recuerda  Gaudium et Spes n.50:

"Esta unión  íntima, don recíproco de dos personas, no menos que el bien de los hijos exigen una fidelidad entera y requieren de su indisolubilidad".

 

     No hay que admirarse entonces que existen dificultades en la vida conyugal. Pero no hay nada razonable que pueda decir cómo estas dificultades pueden justificar excepciones a la fidelidad conyugal, también cuando se pretende que estas excepciones no  tocan el amor conyugal mismo. La vida en el amor es una marcha en Cristo y hacia Cristo; se engaña él que cree  ya habar llegado. No se engaña menos él que  toma su parte y se repliega en su egoísmo. El Evangelio es un ideal hacia el cual  uno camina  y que jamás  será alcanzado plenamente aquí abajo. San Pablo decía:"No he llegado a la meta ni soy perfecto... pero, olvidando el camino recorrido me lanzo hacia adelante con todo mi ser y corro hacia la meta" (Fil 3,12s).

 

 

(volver al inicio)

 

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]