[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

Los Laicos llevaron adelante la primera Evangelización de Corea

 

Jesús Colina, aleteia
Páginas relacionadas
 

 

 

El sábado 14 de agosto de 2014, casi un millón de coreanos han sido testigos de la verdadera revolución que está trayendo a la Iglesia católica el Papa Francisco.

Papa Francisco beatifica a 124 mártires coreanos



Los 124 mártires coreanos, asesinados entre 1791 y 1888, que el pontífice beatificó durante una misa presidida en la Puerta de Gwanghwamun, en Seúl, tenían un elemento común y caracterizador: no se trataba de sacerdotes ni religiosos; eran laicos. Algunos nunca vieron a un sacerdote en su vida.

Tras la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, y su peregrinación a Tierra Santa, Francisco ha venido hasta estas latitudes para presentar el mensaje que lanza a toda la Iglesia la evangelización de Corea: una Iglesia creada por laicos y regada por la sangre de laicos.

En cierto sentido, Francisco es un Papa “anticlerical”. Ciertamente su vida y palabra (basta leer sus homilías) son un testimonio del valor insustituible del sacerdocio. Ahora bien, su enseñanza no es para nada “clerical”: no le da a los obispos y sacerdotes un papel que no les corresponde ni en la vida social, ni siquiera en la vida eclesial.

Después de cinco décadas del Concilio Vaticano II, la Iglesia católica es todavía demasiado “clerical”, demasiado dependiente de sacerdotes que en ocasiones no son sólo dispensadores de los Sacramentos, sino también, “managers” de obras o instituciones, en papeles que serían más propios de los laicos.

La verdadera revolución que trae a la Iglesia el Papa Francisco no es tanto la reforma de la Curia Romana, vital ciertamente para el testimonio cristiano, dados los problemas de los últimos años, sino sobre todo el despertar de ese “gigante dormido”, el laicado.

Incluso la reforma de la Curia Romana gira en torno a este objetivo, como lo demuestra el papel decisivo que el Papa ha dado a los laicos en la administración económica de la Santa Sede.

En este sentido, el origen de la Iglesia en Corea es un mensaje de profética actualidad: el Papa visita una Iglesia que fue creada sin un solo sacerdote y que hoy constituye una de las comunidades más dinámicas del continente asiático, con unos cien mil bautismos de adultos al año.

Cuando el primer sacerdote misionero llegó a Corea, en 1794, procedente de China, ya había 4.000 bautizados, que recibieron el sacramento de manos de laicos. Los primeros católicos del país eran hombres de cultura, que entraron en contacto con textos bíblicos y cristianos traducidos al chino por algunos misioneros occidentales en Pekín, en particular por el padre jesuita Matteo Ricci.

Entre estos, se encontraba Lee Seung Hun, funcionario, que viajó de Corea, país vasallo del imperio, a Pekín, en 1784. Durante el viaje, en la capital china, contactó a los misioneros y les pidió el bautismo, así como libros religiosos para alimentar la fe de sus amigos coreanos que estaban descubriendo el cristianismo.

Al regresar a su patria, bautizó a los demás miembros del grupo, quienes a su vez bautizaron a coreanos que iban descubriendo en la figura de Jesús al Hijo de Dios. No existe ningún otro caso en la historia del catolicismo como éste.El obispo de Pekín les envió diez años después al primer sacerdote chino para que finalmente pudieran celebrar la Eucaristía.

Muy pronto la visión cristiana del hombre y de la mujer, que chocaba con las enseñanzas confucianas de división en clases, con diferente dignidad, acarreó la persecución contra los cristianos.

Uno de los factores desencadenantes fue el rechazo a la tradición coreana de rendir culto a los ancestros, lo cual era percibido como idolatría por parte de la Iglesia, pues en la tradición eran sustitutivos de la divinidad. Pero el régimen coreano pasó a considerar el cristianismo como un “culto malvado”; que destruía las relaciones humanas y el orden moral tradicional.

El rey de Corea emanó, en 1802, un edicto de Estado en el que ordenaba el exterminio de los cristianos, como única solución para sofocar la semilla de esa locura, como era percibido el cristianismo. El primer y único sacerdote fue asesinado, pero en medio de la persecución, estos laicos siguieron evangelizando el país, a costo de la vida.

Mártires coreanos



En las persecuciones de los católicos de Corea murieron, según fuentes locales, más de diez mil mártires. Entre ellos se encuentran los nuevos beatos proclamados por el Papa, Paul Ji-chung Yun y 123 compañeros mártires.

Perteneciente a una familia noble coreana, Paul al descubrir a Jesús, como Hijo de Dios, se negó a ofrecer el culto a los antepasados. Por este motivo, al morir su madre, no quiso enterrarla según el rito tradicional, sino según el cristiano. Esto llevó a las autoridades a abrir una investigación, que daría lugar a una gran persecución, llamada la persecución de Sin-hae. Paul murió mártir en 1791.

Estos mártires son hoy profetas de la Iglesia del siglo XXI, según el Papa Francisco, pues muestran cómo los laicos ponen en el centro de la Iglesia a Jesucristo y la fraternidad de los hijos de Dios, que surge del bautismo.

Estos laicos y mártires, explicó el Papa, “nos invitan a poner a Cristo por encima de todo y a ver todo lo demás en relación con él y con su Reino eterno. Nos hacen preguntarnos si hay algo por lo que estaríamos dispuestos a morir”.

Además, explicó, enseñan que el testimonio de Cristo se transmite viviendo “la igual dignidad de todos los bautizados”, que “cuestionaba las rígidas estructuras sociales de su época”.

“Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros, que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; donde rara vez se escucha el grito de los pobres; y donde Cristo nos sigue llamando, pidiéndonos que le amemos y sirvamos tendiendo la mano a nuestros hermanos necesitados”.

Esta es la revolución que trae el Papa Francisco, la de una Iglesia que es capaz de superar la “clericalización” de los laicos y la “laicización” de los sacerdotes. Una Iglesia en la que el “gigante dormido”, los laicos, se convierten en protagonistas de la evangelización, a través del testimonio en su vida cotidiana.

Casi un millón de coreanos reunidos para celebrar la beatificación de los mártires coreanos


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]