[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

El Laico = 'Gigante dormido' o Testigo de la Fe: Examen de Conciencia 

 

Páginas relacionadas 

Laicos, el gigante dormido, despierta y levanta la cruz para evangelizar

 

 

¿Qué le parecen estas opiniones respecto a los laicos?

Un cristiano que renuncie a ser fermento del mundo, es porque está asustado, domesticado, acomplejado, o no ha entendido bien cuál es su misión en el mundo de hoy.
(Angel Gutiérrez Sanz, Arbil)


¿Es verdad lo que sigue?
"Los católicos tenemos una fe tambaleante, somos un gigante dormido; nuestra fe debe hablar por sí sola con obras, sin embargo no somos apóstoles activos y alegres, nos dormimos en nuestros laureles, estamos desganados, deprimidos, faltos de energía, casi siempre tristes, y por eso no respondemos al llamado del Señor y al compromiso que tenemos con Él".

"Hace falta una buena sacudida a la Iglesia para que despierte, se active, se renueve, se ponga las pilas; para que tome conciencia y actúe para que el mundo dé un giro en el que predominen las buenas voluntades, el amor, la paz, la unidad, la fraternidad, la ayuda mutua y el perdón. Muchos viven empecinados en sus odios y rencores que no los dejan ser felices, y dejan un profundo vacío en el alma, por eso muchas veces somos infelices, porque no sabemos perdonar y olvidar ofensas".
José Guadalupe Santos Pelayo

Habla un pastor protestante convertido al catolicismo
 Y dice doctor Rice, el ex-ministro protestante: “Entre más tiempo he sido católico y más estudio, más llego a estar absolutamente convencido de que la iglesia católica es asombrosa. La iglesia católica siempre ha sido apostólica - y nosotros debemos actuar como lo que es. Las señales, prodigios, milagros y todo lo demás que tuvo lugar en la iglesia hace 2.000 años, debería estar ocurriendo hoy, porque la iglesia no ha cambiado”.

Laicos, el gigante dormido: ¡despierta!




Había hombres (y los hay hoy) en la Iglesia que quieren remediar la laguna 
(El padre Tomás Morales ha sido) Un hombre que ha sido de los más grandes educadores y apóstoles del laicado del siglo XX. Sus libros más importantes son precisamente Laicos en marcha y Hora de los laicos; y que planteaba como la cuestión fundamental más grave de la Iglesia: la educación misionera para poner en pie a este gigante dormido de potencial inexplotado de mil millones de bautizados; ¡pero cuantos y cuantos que han dejado su bautismo como sepultado bajo una capa de indiferencia y olvido! (Guzmán Carriquirri, subsecretario del Consejo pontificio para los laicos).



Oremos
Dios quiera que pronto se haga el milagro de la Unidad y el Espíritu Santo despierte al Gigante Dormido del Laicado y todo el conjunto de nuestra amada Iglesia Católica Apostólica Romana, nacida de la sangre caliente de los martires y hoy con sangre tibia de "hombre light o... slow".
("Familias Solidarias")

¡Despierta gigante dormido? Los laicos a evangelizar



Reflexionemos acerca de las raíces del problema

El gigante dormido

El Papa San Pío X, a primeros del siglo veinte, sostenía una conversación con algunos Cardenales y Monseñores sobre lo más importante para revitalizar y actualizar la Iglesia, y les pregunta:

- ¿Qué creen ustedes que es lo más importante y más urgente?

Conociendo las ilusiones del Papa, respondían unos una cosa, otros otra: que si el Catecismo, que si la Liturgia, que si los Sacramentos, sobre todo la Eucaristía... El Papa iba moviendo la cabeza en sentido negativo. Al fin, responde él mismo: - ¿Saben ustedes qué es lo más importante? Que en cada parroquia haya un grupo de seglares, hombres y mujeres, que se aprieten al lado del Sacerdote y del Obispo, y se pongan a trabajar juntos.

 Con una respuesta como ésta daba inicio, podríamos decir, a la Acción Católica y al Apostolado moderno de los laicos, por tantos siglos olvidados en la Iglesia como agentes activos, directos y responsables del desarrollo, mantenimiento y mejoramiento de la misma Iglesia.

Hoy, ya no tiene que formularnos nadie una pregunta como la de aquel querido Papa, pues esto lo tenemos claro como la luz del día. ¿Qué es lo que nos falta a los laicos? Es ponernos a actuar con eficiencia en el campo que nos compete a nosotros. Sentirnos Iglesia para trabajar en ella responsablemente.

Saber tomar iniciativas, que, sometidas siempre a quienes tienen el gobierno de la Iglesia, los Pastores, contribuyan eficazmente al bien de todo el Pueblo de Dios. ¿Dónde estaba el mal anterior, un mal que nunca debería haberse producido en la Iglesia? Estaba en el excesivo clericalismo. El obispo y el sacerdote lo eran todo. Ellos pensaban, ellos dirigían, ellos determinaban, ellos llevaban en exclusiva el culto, ellos debían de responder de todo, y todo lo hacían en el recinto de la casa episcopal o en el despacho de la parroquia... ¿Los laicos? Un elemento pasivo y nada más.

El gigante dormido, el laico despega de su modorra y vuela

Actualmente han cambiado las cosas y se han colocado en su debido lugar. El Obispo y el Sacerdote tienen el ministerio del gobierno, el de la santificación por los Sacramentos, el de la Palabra como servicio propio. A ellos les compete el dirigir y el discernir y el empujar.

Pero ellos y nosotros somos una misma y sola Iglesia. Y nosotros los laicos, metidos dentro de la masa, tenemos como misión el fermentar de Evangelio todas las estructuras sociales, tanto la familia, como el trabajo, como la política, como todas las realidades humanas.

De este modo, se nos abren ante los ojos perspectivas inmensas. ¿Nos damos cuenta de lo que puede hacer un médico, o un profesor, o un publicista, o un negociante, o una enfermera, o una maestra, o un político, o un policía, o una artista, o un deportista, o un empresario, o un entregado a los medios de comunicación yo que les hablo? Podemos seguir y seguir mencionando profesiones u oficios, para preguntarnos: ¿Qué llegarán a hacer si todos son católicos de verdad, si se sienten miembros vivos de la Iglesia, si tienen celo por la gloria de Dios y la salvación de los hombres, si se ponen al servicio de Jesucristo, en una palabra, si quieren hacer algo por el Reino?...

En el mismo desarrollo de la vida de la Iglesia, a nosotros, los laicos, nos toca ser miembros activos en el culto, y no unos meros espectadores.  En el apostolado, hoy se dan ya casos y modos de acción en que antes ni se soñaba.

Por ejemplo, ¿quién podía pensar que iban a ser tantas las parejas que, hasta con los propios hijos, si Dios se los ha dado, se iban a ir a las Misiones?... ¿Quién inspira hoy a tantos el enrollarse en el voluntariado para las empresas más difíciles dentro de la evangelización?...

En un Congreso de Laicos, que tuvo gran resonancia, se llamó al laicado de la Iglesia “El gigante dormido”. Muy bien llamado. Porque el día en que nosotros, los laicos, despertemos de nuestra modorra y apatía, y nos levantemos dispuestos a hacer algo por Jesucristo y por el Reino, se habrán multiplicado las fuerzas vivas de la Iglesia de manera sorprendente.

Nuestros ojos han contemplado ya muchos prodigios de santidad y de apostolado de los seglares en nuestros días. Por eso hablamos con tanto optimismo. Basta ver lo que han sido, son y siguen siendo y haciendo, por ejemplo, la Legión de María, la Confraternidad de la Doctrina Cristiana, las Conferencias de San Vicente de Paúl, los Cursillos de Cristiandad, los Focolares, los Neocatecumenales, los Carismáticos, el Movimiento Familiar Cristiano, los Clubs Newman de las Universidades, los laicos del Opus Dei, sin olvidar a los tan beneméritos y clásicos miembros de las Terceras Ordenes.

 Cuando se miran serenamente estas realidades, no caben los pesimismos entre nosotros. Al revés, todos sentimos el estímulo a enrollarnos en las avanzadas, tan nutridas, del apostolado seglar de la Iglesia. Jesucristo se tiene que sentir orgulloso de los muchos voluntarios con que cuenta.

 Todo lo que se nos pide, como una exigencia natural, es que nuestra vida sea un testimonio fehaciente de lo que predicamos y hacemos. Trabajamos porque sentimos las realidades del Reino. Y tanto más sentimos las realidades del Reino cuanto más trabajamos por él.

A nuestros pastores, Obispos y Sacerdotes —y no digamos ya al Papa—, los tenemos en gran veneración por la gracia especial de consagración que han recibido de Dios para guiar a la Iglesia. Pero nosotros, los laicos, no somos miembros de segunda categoría. Ellos en su puesto y nosotros en el nuestro, todos somos Iglesia, la misma Iglesia, sin más privilegio personal que el poder gastarnos en el trabajo por el Reino de Dios.
(RIIAL 070)

Laicos: el gigante dormido despierta y evangeliza






[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]