[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_] [_Los MSC_] [_Testigos MSC_]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

VOCACIONES DE VIDA CRISTIANA. Reflexiones acerca del llamado que tiene todo cristiano

Páginas relacionadas 

 

En defensa de la Vocación

Donación de sí y matrimonio

Ilustración y cultura de muerte

NOTAS

 Llamada universal a la santidad

En defensa de la Vocación

La vocación a la vida cristiana se hace concreta en diferentes estados y condiciones de vida. Podemos encontrar una primera gran distinción en la forma de vivir la vida cristiana, ya en el celibato[26] ya en el matrimonio. En torno a esto ha habido muchos errores, que hoy felizmente se van superando entre personas maduras en la fe. Sin embargo, no parece que se esté libre de que los antiguos disparates se reaviven o surjan otros nuevos[27]. Precisamente el secularismo y el consumismo, y más aún una visión erotizada de la existencia presentan en no pocos ambientes una casi compulsividad social hacia el matrimonio o hacia sus inaceptables sustitutos como son uniones extra-maritales, el llamado «amor» libre, la poligamia u otras deformaciones que desconocen la gran dignidad del matrimonio[28]. No seguir tales caminos suele convertir a la persona que así procede en blanco de censuras. Y es que una de las trágicas características de la cultura de muerte, lamentablemente predominante, es la erotización extrema de la vida.

Por lo demás, dando testimonio de su opción radical por el ser humano y por su dignidad, fruto de su adhesión a la verdad, la Iglesia que peregrina tiene una recta visión de la sexualidad humana según el divino designio. Y es en ese sentido que ayer como hoy ha valorado muy en alto la castidad[29] así como el celibato por el Reino[30], y también, sin duda, lo seguirá haciendo en el tiempo por venir, dada la naturaleza de tan alto don[31]. En igual sentido es la Iglesia, maestra de humanidad, la que valora y defiende la gran dignidad del matrimonio y de la familia[32]. Precisamente, ante todo ello cabe reiterar con toda claridad que una forma como la otra son caminos legítimos y muy necesarios para que los hijos de la Iglesia puedan cumplir el designio de Dios en esta terrena peregrinación, según el llamado personal de cada cual. Estas dos realidades, el sacramento del matrimonio y el celibato por el Reino de Dios, vienen del Señor mismo. Es Él quien les da sentido y quien concede, a quien en cada caso llama, la gracia indispensable para vivir en ese estado conforme a su designio[33]. Escribiendo a los Corintios, precisamente sobre estos temas del matrimonio y el celibato por el Reino, San Pablo enseña: «cada uno ha recibido de Dios su propio don: unos de un modo y otros de otro»[34] Así pues, la estima del celibato por el Reino[35] y la estima por el sentido cristiano del matrimonio son inseparables para el hijo del la Iglesia[36]. A tal punto es esto verdad que denigrar uno es afectar seriamente a ambos, y valorar uno es también apreciar al otro. Cada cual es camino adecuado para quien ha sido llamado a él. Es pues asunto de vocación[37] divina.

Hay personas llamadas por Dios a consagrarse por entero a un valor que se les presenta como fundamental y que conlleva una entrega de tal grado que exige una disponibilidad plena en todo momento. Es una opción por una mayor libertad e independencia para poder cumplir con la sublime misión de servicio evangelizador que se experimenta como decisiva para cumplir con el divino designio y alcanzar así la realización personal. Las características de vida del Señor Jesús se presentan con una gran fuerza para quien como Él acepta libremente responder, amorosa y obediencialmente, al Plan divino y asumir las condiciones que un seguimiento de plena disponibilidad implica. El celibato queda definido por la libre respuesta a la gracia del llamado de seguir así al Señor Jesús, tornando disponible, a la persona que a él responde, a una dedicación exclusiva a las responsabilidades y tareas que el designio divino ponga delante de sí. Así, celibato y libre disponibilidad para el servicio y el apostolado son conceptos vinculados muy cercanamente. Las formas concretas que asume esta plena disponibilidad por el Reino son diversas en la Iglesia[38].

Una concreción muy especial de la castidad perfecta por el Reino es la que han de asumir los clérigos que se obligan a guardar el celibato perpetuo. Esta continencia perfecta y perpetua por amor del Reino está vinculada en la Iglesia latina en forma especial al sacerdocio, por graves razones que se fundamentan en el misterio del Señor Jesús y en su misión. Al ponderar el celibato eclesiástico, el Concilio Vaticano II señala que éste «está en múltiple armonía con el sacerdocio. Efectivamente, la misión del sacerdote está integralmente consagrada al servicio de la nueva humanidad, que Cristo, vencedor de la muerte, suscita por su Espíritu en el mundo, y que trae su origen no de las sangres, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del varón, sino de Dios (Jn 1,13)»[39].

 

Llamada universal a la santidad vocación de todo bautizado

 

 

Encuentro y donación humana

Así pues, se ve muy claro cómo se hace concreto aquel hermoso pasaje del Concilio Vaticano II que tanto nos dice sobre la realidad de los dinamismos profundos del ser humano como orientados al horizonte comunitario: «Más aún, el Señor Jesús, cuando le pide al Padre que todos sean uno..., como también nosotros somos uno[40], ofreciendo perspectivas inaccesibles a la razón humana, sugiere cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad. Esta semejanza muestra que el ser humano, que es la única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma, no puede encontrarse plenamente sino en la sincera donación de sí mismo»[41]. Esta condición se encuentra firmemente arraigada en lo profundo de la naturaleza humana. Estamos aquí ante una de las verdades fundamentales de la antropología cristiana, una verdad sólidamente teológica. El ser humano es una creatura abierta hacia el encuentro. Desde su realidad fontal está impulsado al encuentro con Dios y con los demás seres humanos. Esta es una realidad óntico estructural que se manifiesta en múltiples formas. Lo fundamental es que el ser humano no está hecho para encerrarse en sí mismo en un individualismo[42] fatal. Tal individualismo es una anomalía. Sus dinamismos orientados al encuentro hacen que la persona, que está invitada estructuralmente a la auto-posesión, se posea cada vez más en la medida en que desenvuelve su acción en la dirección a la que apunta su ser más profundo, esto es en la apertura al encuentro con Dios Amor, y desde ese compromiso interior al encuentro con los hermanos. Así, tenemos que el ser humano es menos persona y se posee menos cuando se cierra en forma egoísta sobre sí que cuando se abre al encuentro con otros seres humanos, en un dinamismo que sigue el impulso análogo a la aspiración del encuentro definitivo con el Tú divino.

La donación de sí por el amor y el servicio, de la que es capaz el ser humano y que lleva a la comunión de las personas, en unos casos pide un tú específico al que se dirija la entrega personal y ser acogida por este tú específico; en otros casos, esta donación personal está dirigida hacia numerosas personas y pide ser acogida por ellas[43]. Esto nos pone ante un universo relacional que nace de la estructura fundamental del ser humano y que conduce a la comunión de personas.
 

Matrimonio para toda la vida

 

Donación de sí y matrimonio

La modalidad de la donación de sí en el matrimonio responde a este dinamismo. Yendo más allá de un mero aglomeración de dos individualidades[44], el matrimonio es un proceso íntimo de integración personal en el amor mutuo de los cónyuges. Se trata de un tipo especial de amistad entre el hombre y la mujer que se donan recíprocamente el uno al otro con la explícita intención de hacer permanente esa donación y se ponen uno a disposición del otro en respeto profundo, reconocimiento de lo singular e individualmente valioso del tú al que se donan, y lo expresan en una concreción espiritual y corporal construyendo un nosotros de amor como pareja, conformada por un hombre y una mujer abiertos a traer nuevas personas al mundo como fruto concreto de su amor.

Esta realidad del matrimonio, que como tal responde al designio divino desde la primera unión[45], está, también por ese mismo designio, consagrado por su condición de sacramento, y es, como lo enseña León XIII, «en cuanto concierne a la sustancia y santidad del vínculo, un acto esencialmente sagrado y religioso[46]. El dinamismo santificador del sacramento del matrimonio llega al esposo y a la esposa en su experiencia de donación y entrega en el amor y el servicio, experimentando la fuerza del amor divino que los mueve a acercarse más y más al Señor, así como entre sí, madurando como personas, poseyéndose cada vez más, siendo cada vez más libres y creciendo en el amor a Dios y entre sí, y sobreabundando en amor hacia sus hijos, tornándose la familia un cenáculo de amor. Un santuario de la vida y de los rostros del amor humano que en él se viven[47], en el que en la medida de la fidelidad cristiana de los esposos y la vida en el Señor de los hijos, se sienten impulsados los miembros de la familia al anuncio de la Buena Nueva que viven en el hogar. Obviamente esto sucede en la medida en que se acepta la gracia amorosa que el Espíritu derrama en los corazones y se ponen los medios correspondientes para cooperar con el designio divino. No pocas veces el ideal descrito, sin embargo, no es alcanzado, pues las personas que no avanzan por el camino de su felicidad no llegan a comprender que la vocación matrimonial es un camino de vida cristiana que lleva anejas todas las exigencias que el seguimiento del Señor Jesús implica.

Santo Domingo lo dice muy hermosamente: «Jesucristo es la Nueva Alianza, en Él el matrimonio adquiere su verdadera dimensión. Por su Encarnación y por su vida en familia con María y José en el hogar de Nazaret se constituye en modelo de toda familia. El amor de los esposos por Cristo llega a ser como Él: total, exclusivo, fiel y fecundo. A partir de Cristo y por su voluntad, proclamada por el Apóstol, el matrimonio no sólo vuelve a la perfección primera sino que se enriquece con nuevos contenidos[48]. El matrimonio cristiano es un sacramento en el que el amor humano es santificante y comunica la vida divina por la obra de Cristo, un sacramento en el que los esposos significan y realizan el amor de Cristo y de su Iglesia, amor que pasa por el camino de la cruz, de las limitaciones, del perdón y de los defectos para llegar al gozo de la resurrección[49].

Así pues, el matrimonio cristiano es un ideal muy hermoso en el que el mismo amor del esposo y la esposa, puesto ante todos de manifiesto en la alianza sacramental, expresa como público símbolo el amor de un hombre y una mujer que han aceptado el Plan divino, tornándose testimonio de la presencia pascual del Señor[50], y que se comprometen establemente a donarse a sí mismos y constituir una comunidad de amor, una Iglesia doméstica en la que se forja una parte irremplazable del destino de la humanidad y en la que se concreta una nueva frontera del proceso de la Nueva Evangelización[51].

A Dios gracias, hay familias que, como dice el Documento de Santo Domingo, «se esfuerzan y viven llenas de esperanza y con fidelidad el proyecto de Dios Creador y Redentor, la fidelidad, la apertura a la vida, la educación cristiana de los hijos y el compromiso con la Iglesia y con el mundo[52]. Pero lamentablemente son también muchos, demasiados, los que desconocen «que el matrimonio y la familia son un proyecto de Dios, que invita al hombre y la mujer creados por amor a realizar su proyecto de amor en fidelidad hasta la muerte, debido al secularismo reinante, a la inmadurez psicológica y a causas socio-económicas y políticas, que llevan a quebrantar los valores morales y éticos de la misma familia. Dando como resultado la dolorosa realidad de familias incompletas, parejas en situación irregular y el creciente matrimonio civil sin celebración sacramental y uniones consensuales[53].

Vocación universal a la santidad

Ilustración y cultura de muerte

En verdad estas situaciones de carácter negativo que amenazan al matrimonio y a la familia, no sólo como casos aislados y como defectos de las personas en ellos involucradas sino como un fenómeno cultural concretado en lo que conocemos como cultura de muerte [54], parecen tener su origen en la Ilustración. Al menos ya a mediados del siglo XVIII se percibe una muy grave inquietud por el fenómeno que está ocurriendo. Así se expresaba ya el Papa Benedicto XIV [55] en la encíclica Matrimonii, en el primer año de su pontificado: «Los hechos que se nos refieren atestiguan el menosprecio en que se tiene al matrimonio... Por lo cual no existen lágrimas ni palabras aptas para expresaros toda Nuestra preocupación, y el dolor tan acerbo de Nuestro espíritu de Pontífice»[56]. No vamos a abundar en la historia de cómo la Ilustración y el proceso naturalista, racionalista y subjetivista que la acompaña van afectando socio-culturalmente al matrimonio y a la familia. Seguir los documentos pontificios puede dar una idea bastante aproximada de la extensión y malignidad de ese proceso. Baste en esta ocasión señalar su existencia y apuntar que el problema de hoy hunde sus raíces en un proceso de pérdida de identidad de no pocos hijos de la Iglesia. Precisamente de allí la inmensa trascendencia de la Nueva Evangelización que se nos presenta hoy como horizonte.

NOTAS

[26] Es muy importante distinguir el celibato o virginidad por el Reino de la simple situación de no casado, soltero (ver p. ej. Mulieris dignitatem 20g; Catecismo de la Iglesia Católica 1618ss. y 1658; Carta a las familias 18f).

[27] Los Padres en Santo Domingo ubican el tema del matrimonio y la familia en el campo de promoción humana, considerándolo un desafío de especial urgencia, precisamente por los graves problemas que hoy amenazan a esa célula base de la vida social y venerable institución querida por Dios desde el principio.

[28] Ver Gaudium et spes 47b.

[29] Todos los hijos de la Iglesia están llamados a una vida casta, cada uno según su estado de vida. Existe castidad para los no casados, así como existe otra, diversa, para quienes viven el estado matrimonial. Esta última implica la unión conyugal según los sagrados fines y características cristianas del matrimonio. Ver Catecismo de la Iglesia Católica 2348-2350.

[30] Puede verse algunos ejemplos: Mt 19,11ss.; 1Cor 7,25ss. y 38-40; Concilio de Trento, c. 10, sesión XXIV; Sacra virginitas; Lumen gentium 42c; Presbyterorum ordinis 16; Perfectae caritatis 12a; Optatam totius 10a; Evangelica testificatio 13-15; Novo incipiente 8-9; Redemptoris Mater 43c; Redemptoris missio 70; Mulieris dignitatem 20s.; Redemptionis donum 11; Medellín 11,21; 12,4; 13,12; Puebla 294; 692; 749; Santo Domingo 85ss.; Catecismo de la Iglesia Católica 915; 922; 2053; 2349.

[31] Ver el comentario del Papa Juan Pablo II a Mt 19,10, en el que menciona cómo el Señor Jesús «aprovecha la ocasión para afirmar el valor de la opción de no casarse en vistas del Reino de Dios» (Carta a las familias 18f).

[32] Son numerosísimos los pronunciamientos del Magisterio sobre el matrimonio y la familia. Entre ellos están: de Pío XI, la encíclica Casti connubii; del Papa Pío XII, la serie de mensajes conocidos como Familia y sociedad (20/9/49), Familia humana (1951: 18/9, 29/10, 27/11), Familias numerosas (20/1/58), Mensaje al Congreso Mundial de la Familia (10/6/58); de S.S. Juan XXIII, Santidad del matrimonio (25/10/60); Gaudium et spes, segunda parte, cap. 1 (47ss.); de S.S. Pablo VI, Dignidad de la familia a la luz de la fe cristiana (20/6/73), El programa de los esposos cristianos (13/4/75); de S.S. Juan Pablo I, La familia cristiana (21/9/78); de S.S. Juan Pablo II, Familiaris consortio y Carta a las familias. También Medellín, Puebla y Santo Domingo traen valiosas referencias a estos temas.

[33] Ver Mt 19,3-12.

[34] 1Cor 7,7b.

[35] Es importante señalar acentuadamente que la vocación a la castidad perfecta por el Reino implica, como enseña el Papa Pío XII, «que Dios comunique desde arriba su don», y el libre ejercicio de la libertad (Sacra virginitas III, a).

[36] Ver Catecismo de la Iglesia Católica 1620.

[37] Cabe precisar que vocación proviene del latín vocatio, vocationis, que significa "acción de llamar", llamar.

[38] En el Código de Derecho Canónico se pueden ver enumeradas las principales manifestaciones concretas que asume este desarrollo de la gracia bautismal en el celibato por el Reino de los Cielos. Ver Libro II, Parte III; también ver el c. 277 <185 1.

[39] Presbyterorum ordinis 16b. Ver también p.ej. S.S. Pío XI, Ad catholici sacerdotii; S.S. Pablo VI, Sacerdotalis caelibatus; S.S. Juan Pablo II, Redemptor hominis 21d; Pastores dabo vobis 44; Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis 48; Congregación para el Clero, Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros 57-60.

[40] Jn 17,21-22.

[41] Gaudium et spes 24c.

[42] Ver Carta a las familias 14e.

[43] Para este pasaje me he inspirado en las reflexiones del Cardenal Karol Wojtyla, tomadas de Person and Community. Selected Essays, Peter Lang, Nueva York 1993, p. 322.

[44] Ver el radiomensaje del Papa Pío XII, Unión de familias, 17/6/45.

[45] P. ej., Santo Domingo recuerda que tanto el matrimonio como la familia «en el proyecto original de Dios son instituciones de origen divino y no productos de la voluntad humana» (Santo Domingo 211).

[46] » Ci siamo, Carta sobre el matrimonio civil en el Piamonte (Italia).

[47] En Puebla (583), en relación a la familia, se habla de cuatro rostros del amor humano que las familias cristianas han de vivir. La nupcialidad, la paternidad y maternidad, la filiación y la hermandad serían esas experiencias fundamentales, análogas a las experiencias de amor del Señor Jesús por su Iglesia, de Dios como Padre, de «hijos en, con y por el Hijo», y de Cristo Jesús como hermano.

[48] Ver Ef 5,25-33.

[49] » Santo Domingo 213. Ver también Puebla 585.

[50] Ver Puebla 583.

[51] Ver Santo Domingo 210a. Ver también S.S. Juan Pablo II, Discurso Inaugural en Santo Domingo 18; y Familiaris consortio 86e.

[52] » Santo Domingo 214. Ver también Puebla 579.

[53] » Santo Domingo 217. Ver también Puebla 571-578; 94; Medellín 3,1ss.

[54] Si bien el término «cultura de muerte» es ya de uso común e incluso personalmente lo utilizo con frecuencia, cabe señalar sin embargo que estrictamente hablando el sentido neutro de «cultura» se suele inclinar hacia lo positivo y, como es evidente, una cultura calificada por muerte tiene un enfoque contrario. Esta reflexión ha surgido al leer en el Documento de Santo Domingo (219c) la expresión «anticultura de la muerte», que refleja el sentido negativo y anticivilizado de lo que usualmente llamamos «cultura de muerte». En su Carta a las familias (13i), el Papa Juan Pablo II utiliza un término análogo: «anticivilización».

[55] Nacido en Bolonia en 1675, fue elegido Papa en 1740 hasta 1758, fecha de su tránsito.

[56] Matrimonii, 11 de abril de 1741. Y esto ocurría buen tiempo antes de Freud y del subsecuente proceso de erotización de la cultura que hoy se sufre.

 

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]