[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

CASTIDAD CONSAGRADA EN LA VIDA RELIGIOSA

 

Páginas relacionadas 

 

Vida consagrada: Castidad consagrada

 

 

Pregunta:

¿Qué es eso lo de la castidad consagrada?

 

Respuesta.

Desde los comienzos de la Iglesia, el consejo evangélico de la castidad consagrada ha tenido una especial influencia en la vida religiosa. Los Religiosos que viven el celibato consagrado lo hacen en respuesta a un llamado directo de Dios y llegan a ser signos vivos de la fe en la vida más allá de los limites de este mun­do. Para fundamentar el sentido del voto de la obediencia nos sirven mucho las exigencias de la sociología de la organización. También el voto de la pobreza nos parece rápidamente com­prensible al tener en cuenta la vida religiosa como una alternativa a la sociedad de consumo y rentabilidad que esclaviza a los hombres de hoy. Pero parece que el celibato voluntario contradice a todo lo que el hombre moderno y sus conocimientos procedentes de la sicología y sociología exigen para la realización integral del ser humano.

Sin embargo las instrucciones de Jesús a sus discípulos culminan claramente en el consejo de la castidad consagrada. San Pedro lo expresa diciendo: “Nosotros lo hemos dejado todo para seguirte”, y Jesús contesta: "Ninguno que haya dejado su casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o campos por amor a mí y a la Buena Nueva quedará sin recompensa. Pues re­cibirá cien veces mas... (Mc 10,28-30) 

Estas expresiones nos muestran que con la castidad consagrada no se exige solamente abstinencia sexual, sino renuncia a la seguridad, al recogimiento, al ambiente recogedor que incluye la renuncia a la unión matrimonial.. Ya desde muy temprano en la historia de la Iglesia el celibato consagrado, motivado por el Reino de Dios, forma parte integral de la vida religiosa

Es verdad que a veces no se entendía bien el llamado de dios a la castidad evangélica interpretando como desprecio del cuerpo y de la vida afectiva. Pero estas equivocaciones fueron siempre corregidas en el contacto directo con el mensaje del Evangelio.

 

Una renuncia existencial

El consejo evangélico de la castidad consagrada significa mas que vida en castidad y sol­tería, incluye también una renuncia al ambiente hogareño de una familia y la incorporación en la más amplia comunidad religiosa. Incluye la renuncia a la relación íntima entre él yo y él tú y la renuncia a hijos propios que son corno el autorretrato de sus padres. Jesús continua diciendo en el mencionado versículo(Mc 10,30: Pues recibirán cien veces más en la presente vida en casas, hermanos, hermanas, hijos y campos; esto no obstante las persecuciones. Y en el mundo venidero: la vida eterna."

De esta manera indica Jesús por un lado que el hombre consagrado es enraizado en una nueva comunidad, pero por el otro lado existe real­mente una renuncia existencial que experimenta­rá cada Religioso que hace el voto de la casti­dad evangélica. Renuncia pues de algo esencial de su manera de ser, de su existencia humana, creada por Dios. La castidad consagrada repre­senta hoy en día un gran valor en el mundo don­de aumentan cada vez más los matrimonios fraca­sados y se endurece el conflicto entre las ge­neraciones; no obstante hay que tener bien presente que Se trata de una renuncia que toca profundamente al hombre.

 Esta clase de celibato obliga a confrontarse sinceramente con la siguiente pregunta: ¿Confías tu tanto en el llamado de Jesús que estás dispuesto a renunciar a una derecho y deseo fundamentales del hombre?

Es probable que esta pregunta no se presente tan tajante y tan concretamente en la vida normal; pero el que se decide a vivir según el consejo de la castidad consagrada pasará en su vida religiosa por momentos donde esta renuncia le puede resultar muy pesada. Por eso es muy necesario que todos tengan bien presentes las consecuencias de esta decisión antes de arriesgarse por el camino de Jesús. El desprecio o el temor a la vida matrimonial no deben jamás tener influencia alguna en nuestra decisión. Inclinación homosexual tampoco no vale como motivo.    

El único motivo aceptable para mi decisión en favor de la vida religiosa es mi vocación, el llamado de Dios que se dirige a mí personalmente y me llama a mí para vivir como religioso - mientras que a mis contemporáneos los llama al matrimonio.

 

Experiencia de Jesús

En la castidad consagrada puede permanecer solo et que mantiene una relación personal con Jesús e integra esta experiencia de Jesús en su vida de cada día. Con otras palabras: solo el que reza y se toma el tiempo para la meditación, el que queda en contacto con Dios. Esto es una tarea para todos los religiosos, una obligación que continua durante toda la vida(sacerdotes jóvenes, trabajo pastoral) Debemos de tratar de establecer una relación personal con Dios. El Tú de Jesús es la meta del camino de la castidad consagrada. Después de haber escogido este camino tengo que reorientarme constantemente para no perder de la vista la meta propuesta sino siempre esforzarme en acercarme más hacia ella.

También los que viven en la castidad consagrada siguen en camino, no han llegado todavía a su meta. Por lo tanto tienen que preocuparse en mantener la misma ruta emprendida en la celebración de sus primeros votos religiosos. Lo que significa concretamente: mantener la vida espiritual, rezar, meditar, silencio, examen de conciencia, lectura espiritual, formación espiritual permanente; significa pues vida comunitaria, celebración eucarística y oración en común.

Jesús resucitado nos llama del más allá, pero nos llama a ser sus discípulos en este mundo, a luchar por su causa en esta tierra.

 El que ama  verdaderamente a Dios ama también a sus semejantes. Así es que la caridad practi­cada en la vida diaria es el mejor criterio para valorar la vida religiosa. De esta manera es la sonrisa, la preocupación constante de una Religiosa enfermera que motivada por el amor a Dios Se entrega totalmente a los enfermos, un signo elocuente de amor abundante a Dios. Lo mismo vale para el sacerdote que siempre tiene tiempo para sus feligreses, que sabe escuchar con atención y al que todos se dirigen con confianza. Lo que vale también para la Religiosa de vida contemplativa que viven en el silencio de su clausura y ofrece su vida como servicio a los demás. La castidad consagrada vi­ve en la relación íntima  y personal con Dios (semejante al matrimonio), pero no es una relación excluyente (como en el matrimonio). De la entrega total a Dios nace más bien  el amor al prójimo.

 La castidad consagrada de la vida religiosa resulta ser una misión con una doble tarea: entre­ga total a Dios y estar dispuesto para el prójimo.

 Es oportuno subrayar una vez más que este cami­no no corresponde a la lógica de la naturaleza humana, sino que es una respuesta a la llamada directa de Dios. Pues según su naturaleza el ser humano es creado para vivir en matrimonio y familia. Allí es donde debe desarrollar su vida afectiva y emotiva. La persona que por el Reino de Dios renuncia de este camino natural tiene que ver como desarrollar su propia sensi­bilidad. El vacío producido por la renuncia al matrimonio tiene que ser llenado para que la vida religiosa no termine en frustración o fra­caso. La relación intensiva con el Tú de Dios es un primer reemplazo pero esta relación tiene que envolver a toda la persona - con cuerpo y alma, con todos sus sentidos y su creatividad. El Religioso que vive en castidad consagran tiene la tarea de prestar una especial atención a su vida afectiva. El Religioso se entrega integralmente a Dios , no solo su inteligencia o su voluntad, sino con cuerpo y alma, con todos sus sentidos.

Y es todo el hombre que se pone al servicio de los demás. En la vida diaria son a veces pequeñeces que nos recuerdan este aspecto importante: flores, conversaciones, atención mutua, disposición para ayudar, salas ambientadas con cariño, música etc. El hombre que vive en el celibato cristiano tiene que dar importancia a estas pequeñeces para que su vida emotiva y su sensibilidad no se marchiten.

 Por lo tanto como para resumir lo expuesto: Hemos de concebir y presentar la realidad de la castidad consagrada como una vocación, como una vinculación a Cristo, como un don en la fe y en el amor de convivencia fraterna y de entrega a nuestros hermanos en dinamismo de creatividad, y por lo tanto, como signo, quizá el más elocuente, del Reino Dios.

 

 


[_Principal_] [_Aborto_] [_Adopte_a_un_Seminarista_] [_La Biblia_] [_Biblioteca_] [_Blog siempre actual_] [_Castidad_] [_Catequesis_] [_Consultas_] [_De Regreso_a_Casa_] [_Domingos_]  [_Espiritualidad_] [_Flash videos_] [_Filosofía_] [_Gráficos_Fotos_]  [_Canto Gregoriano_] [_Homosexuales_] [_Humor_] [_Intercesión_] [_Islam_] [_Jóvenes_] [_Lecturas _Domingos_Fiestas_] [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_] [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_] [_Mapa_] [_Liturgia_] [_María nuestra Madre_] [_Matrimonio_y_Familia_] [_La_Santa_Misa_] [_La_Misa_en_62_historietas_] [_Misión_Evangelización_] [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_] [_Neocatecumenado_] [_Novedades_en_nuestro_Sitio_] [_Persecuciones_] [_Pornografía_] [_Reparos_] [_Gritos de PowerPoint_] [_Sacerdocip_] [_Los Santos de Dios_] [_Las Sectas_] [_Teología_] [_Testimonios_] [_TV_y_Medios_de_Comunicación_] [_Textos_] [_Vida_Religiosa_] [_Vocación_cristiana_] [_Videos_] [_Glaube_deutsch_] [_Ayúdenos_a_los_MSC_] [_Faith_English_] [_Utilidades_]