[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

15 días con el P. Julio Chevalier msc
Segundo día:  ¿QUÉ ES EL HOMBRE?

 

Páginas relacionadas 

 

¡Qué maravilloso es ese mundo material! ¡Qué unidad tan perfecta en esa indescriptible variedad!¡Ningún ser aislado! Al contrario, en todas partes hay unión de fuerzas, combinación de in­fluencias; cada uno sirve a todos y todos a cada uno; es una inmensa red donde todas las mallas se entrecruzan y coinciden en un punto central: el hombre. Sí, en el hombre es donde se cumple esta unidad maravillosa; y también es en el hombre y por medio del hombre como esta materia partici­pa en el culto del alma... Dios quiere ser conocido para ser amado: el amor es la última consecuencia de nuestra relación con Él, el resumen de toda la religión (S 72-73).

 

Dios crea al hombre por amor

 

El mundo mineral, el mundo vegetal, el mundo animal... son creaturas que Dios ha hecho para mostrar su Corazón. Pero —se inquieta Chevalier ­ si Dios quiere mostrarse más y mejor todavía, ¿dónde encontraría un modelo para esta nueva creación sino en su propio Hijo, que había de nacer de la Virgen María? «Al llamar al hombre... Dios tenía en vistas a Cristo Jesús», dice Tertu­liano (De Res. carnis, VI); y Chevalier comenta con emoción: Al hacer el corazón del primer hom­bre, su mirada [del Padre] estaba fijada evidente­mente en el de su Hijo, que el Espíritu Santo habría de formar más tarde de la sangre de una Virgen (S 115).

Por eso Dios, que no es sino amor, nos mode­ló a imagen de su «predilecto», para que todo hombre pudiera creer en un «Dios que nos ama». «Lo que nos hace ser Misioneros del Sagrado Co­razón —comenta el padre E. J. Cuskelly — es que "hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en él." (1 Jn 4, 16). Este versículo es para el misionero del Sagrado Corazón del siglo XXI, sea laico o religioso, un texto clave que ex­presa nuestro espíritu y nuestra identidad» (C 65).

¡Qué maravilla es el hombre! En él la materia se vuelve religiosa. Su naturaleza es ser el con­cierto sustancial... de las distintas vidas que exis­ten: No es sólo un mineral que florece, un arbusto que siente, un animal que razona; es un mineral, un árbol, un animal que reza, que adora, que da gracias: en nosotros la materia se vuelve religiosa (S 72). En él la materia se vuelve capaz de «orar». Dios y el hombre están abiertos el uno al otro. Dios ruega al hombre: Hijo mío, dame tu cora­zón (S 73), y el corazón del hombre se convierte en un altar de holocaustos en el que se precisa que todo lo que existe, todo lo que acontece... sea ofrecido allí a Dios y como quemado, consumido en su honor (S 73). Por la oración cotidiana del Ave Admirabile, Chevalier se une a esta ofrenda: Te saludamos, Corazón adorable de Jesús, te ala­bamos, te bendecimos, te glorificamos. Te damos gracias, te ofrecemos nuestro corazón, te lo en­tregamos y consagramos...

Una «nota» para Dios...

Chevalier sabe que también él es una palabra de Dios; no sólo un número, sino que tiene un nombre: En el cielo, cada uno de nosotros recibirá su nombre personal... que dirá eternamente quién es el que lo lleva (S 91). De ahí nuestro deseo íntimo, profundo, invencible de que se nos distin­ga, de ser nosotros, de ser para Dios lo que nadie más será (S 90). Chevalier tenía empeño en decir «su palabra», la que nadie dirá en su lugar. Él, que rara vez es poeta, encuentra para decirlo palabras conmovedoras por su sencillez y humildad.

¡Oh mi adorable Salvador,

oigo el concierto armonioso de vuestros santos.

 ¡Qué magníficos cantos!

¡Cómo quisiera yo tener en este concierto una parte que fuera exclusiva mía!

No pido una parte brillante o principal;

pido la última: es más de lo que merezco;

 una nota solamente será suficiente;

pero esa nota la cantaré solo;

será mía;

y será una armonía más

en el concierto universal.

Ayudaré a todo el cielo a cantaros mejor:

¡ Vos recibiréis de mí

ese poquito de gloria

que sin mí no tendríais! (S 90).

 

Y los creó hombre y mujer

 

Y ¿qué nota musical será la suya? Poco le importa con tal de que sea de verdad «su» nota. Desde hace muchísimo tiempo Dios la ha elegido para él. Contrariamente a lo que pide, no se li­mitará a ser una insignificante «semicorchea» en la partitura de la gran orquesta de Dios. Man­tendrá, sin perder el aliento, una especie de «con­tinuo» que acompañe «todo el canto de las crea­turas». Será un «bajo continuo» que, sin cesar, nos lleve a lo esencial: «Somos amados por Dios». «Somos amados por Dios». «Somos amados por Dios»... Cualesquiera que sean las circunstancias, todo lo convierte en ocasión de «dar gracias» al Corazón adorable del «Hijo predilecto». No hay frase en que no lo nombre ni silencio que no se llene de Él. Chevalier no hace música de cámara; pero su nota, repetida sin cesar, adquiere la cate­goría de una «marcha» que nos acompañará, a nosotros y á Dios, hasta la eternidad: La vida del hombre —dice con profundidad Chevalier— es un canto entre dos. En nosotros y por medio de no­sotros, Dios se dice, Dios se canta fuera de sí mismo y quiere que nosotros lo digamos, que lo cantemos con Él (S 291). Por eso nos ha hecho inteligentes, capaces de amar y libres.

 

He aquí al hombre, Rey y Pontífice; Rey por inteligencia

y Pontífice por el corazón.

¡Qué dignidad!

Mira a tus pies, ¡oh Pontífice!,

he aquí la materia: abajo, rozando con la nada,

está el reino mineral,

 la inercia, la muerte;

más arriba está el reino vegetal,

la vida que comienza, aún medio muerta;

más cerca de ti está el [reino] animal,

con sus instintos y sus sentidos:

poderes maravillosos

que hacen de su vida un esbozo de la tuya.

Ahora, levanta la cabeza, ¡oh Pontífice!; ese hogar luminoso

(por suerte velado,

o su esplendor te cegaría),

ese hogar es Dios;

por debajo, los espíritus puros [...];

los últimos de estos espíritus están cerca de ti;

su mano tendida solicita tu mano.

Mientras tus pies reposan sobre la tierra,

¡oh hombre!, por tu causa la creación es una;

gracias a la doble naturaleza, admirable lazo de unión,

sólo hay un mundo,

el Universo, que canta a una sola voz.

 ¡Gloria a Dios! (S 74).

 

Como le sucede a veces, Chevalier se deja entonces llevar por su propio entusiasmo: Dios, tal como se muestra en el átomo y en el hombre, ¡es tan extraordinario! Después prosigue: por admi­rable que sea, el hombre tiene sus límites; no deja de ser más que un pálido reflejo del Corazón de Dios. Chevalier duda, avanza, retrocede, se pre­gunta: ¿quién soy yo para juzgar las maravillas de Dios? Ya lo he dicho y lo repito ahora, y es ver­dad: Dios mira con inmenso amor al más pequeño, al último de los seres creados por Él; envuelve este conjunto magnífico con una mirada de amor absolutamente indescriptible (S 74).

Para meditar un poco y orar..., si se quiere

Y Dios no nos crea a distancia, enviándonos la existencia como el sol proyecta sus rayos. Nos crea en nosotros, en lo más íntimo de nuestro ser; más presente en nosotros que nosotros mismos. Es lo más íntimo que hay en nosotros. Nuestro Dios está en todas partes y de forma igual en todas partes; todo entero en el arcángel y en el grano de arena; no podría estarlo más en uno que en otro. Pero no actúa de una manera igual en todos los seres. Esta acción íntima, creadora, da la existencia con tales o cuates propiedades; a la planta le da la vida, al anima!!,  ¡Una vida más perfecta; al hombre y al ángel, la inteligencia en grados diversos. De ese modo, produciendo en todos los seres efectos diferentes, tos va colocando en una jerarquía maravillosa (S 23 9-240).

 

Creado por amor y para amar

 

1. Día: Átomo ] 2. Día ¿Qué es el Hombre? ] 3. Día Apareced Sol ] 4. Día: Me diste un cuerpo ][ 5. Día: Síganme ] 6. Día: cansados ]
 
7. Día: el Pastor ] 8. Día: Corazón impaciente ] 9. Día: Don perfecto ] 10. Día: Corazón traspasado ][ 11. Día Contemplación ]
 
12. Día: Hombre nuevo ] 13. Día: Remedio de nuestros males ] 14. Día: Nuestra Señora SC ] 15. Día: Venid benditos ]

 


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]