[_Sgdo Corazón de Jesús_] [_Ntra Sra del Sagrado Corazón_] [_Vocaciones_MSC_]
 [_Los MSC_] [_Testigos MSC_
]

MSC en el Perú

Los Misioneros del
Sagrado Corazón
anunciamos desde
hace el 8/12/1854
el Amor de Dios
hecho Corazón
y...
Un Día como Hoy

y haga clic tendrá
Pensamiento MSC
para hoy que no se repite
hasta el próximo año

Los MSC
a su Servicio


Free Sitemap Generator

 

free counters

15 días con el P. Julio Chevalier msc
Sexto día: «VENID TODOS LOS QUE ESTÁIS CANSADOS» (Mt 1 1, 28)

Páginas relacionadas 

 

Vengan a mí los que están cansados y agobiados que yo los aliviaré




Si seguimos a Nuestro Señor en su vida pública, vemos cómo extiende su Corazón sobre todo los infortunios y todas las miserias morales y físicas. ¿De dónde procede ese perdón que concede tan generosamente a la Samaritana, a la mujer adúltera, a María Magdalena? De su Corazón ¿De dónde procede esa misericordia infinita que prodiga a los pecadores, esa compasión tan tierna por los que sufren? De su Corazón... Por eso el Evangelio que lo relata podría denominarse e Evangelio del Sagrado Corazón (S 20).

En esta compasión por los excluidos de toda clases es donde Jesús muestra de continuo el Co razón de Dios. «Que vea, que oiga, que camine aumenta mi fe», le gritan por todas partes. Él oye Es feliz por la confianza que inspira a esos desgraciados, y también se siente conmovido. Su Co razón le duele. ¡Maravilla de maravillas! Los dos Corazones, el suyo y el de su Padre, no forman más que uno, experimentan los mismos sentimientos, se ven invadidos de la misma compasión: «No necesitan médico los que están sanos, sino los enfermos» (Lc 5, 31; Mc 2, 17). Y Jesús cita también el ejemplo de los pajaritos y de los lirios del campo... Vuestro Padre celestial, que vela sobre ellos, no podría abandonaros... ¿Por qué preocuparnos más de la cuenta? Nuestras des­confianzas y nuestros miedos serían una injuria para Él (M2 300).

Vengan a mí que están cansados



Chevalier escucha. ¿Qué enseña Jesús? Sólo «lo que el Padre me ha enseñado» (Jn 8, 28): Un padre tenía dos hijos... «Ve al más joven irse con su hatillo al hombro... Si un día vuelve, ¿pondrá el Padre límites a sus favores? ¡No!, su ternura no conoce límites (MS 26). Para expresar su emo­ción, Chevalier no encuentra otras palabras que las del mismo Jesús (M1 373), y recuerda tam­bién el encuentro con Pedro a orillas del lago, poco después de la resurrección: Jesús lo levanta. ¿Hará alusión a su negación?... No... Como el padre del hijo pródigo, le habla con ternura, le habla con el Corazón (M1 487).

Chevalier escucha y observa. ¿Qué hace Jesús? Nada que no haya visto en su Padre: lo propio de Dios es bondad, perdón y misericordia y: ..la misión [de Jesús] en la tierra no era condenar, sino perdonar; ni rechazar a los que sufren, sino consolados; ni alejar a los pecadores, sino instruirlos y convertirlos; ni echar a los enfermos, sino curarlos; ni abandonar a la oveja perdida, sino traerla al redil; ni apagar la mecha que aún humea, sino avivarla; ni romper la caña frágil, sino enderezarla. ¡Éste es el Sagrado Corazón! ¡Qué bon­dad! ¡Qué misericordia! (M2 642).

¿Por qué asombrarse de ello?, preguntarán al­gunos. Todo el mundo sabe que Dios es un Padre. Sería como olvidar que Chevalier debe nadar con­tra la corriente de su tiempo: el jansenismo (1 Doctrina de Jansenio (+ 1640) que exageraba las ideas de san Agustín acerca de la influencia de la gracia divina para obrar el bien, negando el libre albedrío en el hombre. En el siglo XVIII, tendencia que propugnaba la autoridad de los obispos y la limitación del poder papal [NdE) mantiene y alimenta siempre el miedo; los artistas gus­tan de representar al Crucificado con los brazos tendidos al cielo y muy cerca uno de otro, como si sólo un pequeñísimo número pudiera ser acogido entre ellos.

El buen Pastor



Uno de los mejores biógrafos de Chevalier (C 22-23) ha buscado en los catecismos de su época a ver si encontraba uno que tratara en detalle del amor de Dios. Resultado: «Una sola alusión —es­cribe—, y además estaba en el contexto inverosímil de la condenación eterna. El catecismo decía: "Los que mueren en estado de pecado mortal serán privados para siempre del amor de Dios"». Y Chevalier cita a Mons. Landriot: Ciertamente, hay cristianos que razonan y actúan como si es­tuvieran satisfechos de ver salvarse el menor nú­mero posible de almas, y que sienten poco menos que la indignación de los puritanos cuando se les habla de la infinita misericordia de Dios (S 259).

Chevalier no niega que Jesús ha dicho: «Muchos son llamados, mas pocos escogidos» (Mt 22, 14) y otros pensamientos parecidos, pero sufre al ver estas palabras desviadas de su sentido hasta el punto de hacer decir a Jesús lo contrario de lo que piensa: Y entonces —se indigna— esta ternura infi­nita y todopoderosa ¿sólo llevaría a dejar que se perdiera la mayoría de los que quería salvar?... ¡No, no! Dios no murió en la cruz para entresa­car aquí y allá unos pocos elegidos... Al llevarse a los abismos su raquítico botín, no lanzará Satanás un grito de triunfo, sino un grito de rabia. ¡Bon­dad infinita del Corazón de Jesús, tú has vencido! (S 258). Sostener lo contrario, como hacen los jan­senistas, sería para Chevalier como un insulto a Dios, que quiere salvar y reunir a todos los hom­bres. ¡Qué mentira para un Chevalier que no co­noce a Dios sino como un corazón abierto a todos!

Vengan a mí que están agobiados



Querido padre —le había susurrado en su lecho de muerte el sacerdote Quentin, su párroco de Aubigny-sur-Nére—, que sus preferencias sean antes para los pequeños, los pobres, los ignorantes y los abandonados que para los grandes, los ricos, los sabios y los mundanos (N 18). Chevalier escuchó: Se lo prometí; después me arrodillé y su débil mano se tendió sobre mí para bendecirme (N 18). Esta bendición inspiró toda su vida. Sus mayores preocupaciones no le hicieron nunca olvidar a los pequeños y a los humildes, que son la porción ele­gida del rebaño del Divino Pastor; los amigos pri­vilegiados de su Corazón (M1 74). Si no quere­mos olvidar a nadie, hay que empezar por el más pequeño; así estaremos seguros de que no falta ninguno. Y pone a Jesús como ejemplo: ¿No dio su vida por nosotros? Desde su cuna hasta la tumba, nos dedicó todos los latidos de su Cora­zón; y todo en Él se resumía en un solo grito: «Misereor super hanc turbam - Siento compasión de vosotros» (Mc 8, 2). Así pues, si queremos ser semejantes a Jesucristo..., debemos ser buenos y compasivos con los desgraciados... (M2 116).

De ello es testigo esta carta del 27 de junio de 1859 a una de sus bienhechoras: Buenísima y muy honrada señora: Una señora de Chátillon-sur­Indre, muy caritativa pero poco afortunada, le ruega que le haga usted un favor, si puede... El Sr. Cloquemin de Buzenlay, que usted debe de cono­cer, va a menudo a París; este señor tiene en su poder un billete de mil francos de un tal Lemoine a nombre de esta pobre señora; ella reclama su di­nero desde hace tiempo. Cuando pase este año, el billete dejará de tener validez... Dígnese aceptar..



Reflexión

El mundo sufre: ¿Qué hacer para curarlo y salvarlo? Darle a conocer, a amar y a abrazar la de­voción al Sagrado Corazón, que le dará todo lo que le falta. Es el único remedio que Dios mismo nos ha dado para curar a los países modernos, es decir, para volver a llevarlos por el camino de la salvación, que un día abandonaron. Perfeccionar la industria, multiplicar los telégrafos y los ferro­carriles, aumentar el bienestar y centuplicar todos los goces es como ofrecer manjares exquisitos y lujosos vestidos a una persona que se está asfi­xiando.... ¡Insensatos! Lo que necesita esta ago­nizante no es seda ni diamantes: es aire. ¡Abrid las puertas, romped las ventanas! Que el aire entre a raudales, que circule para que pueda respirar, ¡y así se salvará! De igual forma, devolved a las almas la gracia que con tanto amor nos ofrece el Corazón de Jesús; dad Dios al mundo, que respi­ra esta atmósfera, y la humanidad quedará satis­fecha y apaciguada (S 243).

 

vengan a mí que están agobiados y yo los aliviaré

 

1. Día: Átomo ] 2. Día ¿Qué es el Hombre? ] 3. Día Apareced Sol ] 4. Día: Me diste un cuerpo ][ 5. Día: Síganme ] 6. Día: cansados ]
 
7. Día: el Pastor ] 8. Día: Corazón impaciente ] 9. Día: Don perfecto ] 10. Día: Corazón traspasado ][ 11. Día Contemplación ]
 
12. Día: Hombre nuevo ] 13. Día: Remedio de nuestros males ] 14. Día: Nuestra Señora SC ] 15. Día: Venid benditos ]


[_Principal_]     [_Aborto_]     [_Adopte_a_un_Seminarista_]     [_La Biblia_]     [_Biblioteca_]    [_Blog siempre actual_]     [_Castidad_]     [_Catequesis_]     [_Consultas_]     [_De Regreso_a_Casa_]     [_Domingos_]      [_Espiritualidad_]     [_Flash videos_]    [_Filosofía_]     [_Gráficos_Fotos_]      [_Canto Gregoriano_]     [_Homosexuales_]     [_Humor_]     [_Intercesión_]     [_Islam_]     [_Jóvenes_]     [_Lecturas _Domingos_Fiestas_]     [_Lecturas_Semanales_Tiempo_Ordinario_]     [_Lecturas_Semanales_Adv_Cuar_Pascua_]     [_Mapa_]     [_Liturgia_]     [_María nuestra Madre_]     [_Matrimonio_y_Familia_]     [_La_Santa_Misa_]     [_La_Misa_en_62_historietas_]     [_Misión_Evangelización_]     [_MSC_Misioneros del Sagrado Corazón_]     [_Neocatecumenado_]     [_Novedades_en_nuestro_Sitio_]     [_Persecuciones_]     [_Pornografía_]     [_Reparos_]    [_Gritos de PowerPoint_]     [_Sacerdocip_]     [_Los Santos de Dios_]     [_Las Sectas_]     [_Teología_]     [_Testimonios_]     [_TV_y_Medios_de_Comunicación_]     [_Textos_]     [_Vida_Religiosa_]     [_Vocación_cristiana_]     [_Videos_]     [_Glaube_deutsch_]      [_Ayúdenos_a_los_MSC_]      [_Faith_English_]     [_Utilidades_]